Con­jun­to de­por­ti­vo Ti­rra­ses

Domus en Español Guatemala - - SUMARIO - Luis Die­go Ba­raho­na Fo­tos Ós­car Abar­ca

Es­ta obra for­ma par­te de un gru­po de sie­te in­ter­ven­cio­nes de re­no­va­ción ur­ba­na en el dis­tri­to de Ti­rra­ses (San Jo­sé de Cos­ta Ri­ca) las cua­les se crea­ron co­mo un ejem­plo pa­ra re­pen­sar la ciudad des­de los sis­te­mas de acu­pun­tu­ras ur­ba­nas

Hoy se com­pren­de que “exis­te el pe­li­gro de que va­ya des­apa­re­cien­do el mun­do abier­to al pú­bli­co y la cul­tu­ra de lo ci­vil pa­ra rei­nar un pla­ne­ta he­cho de frag­men­tos ais­la­dos, de se­gre­ga­ción so­cial” co­mo men­cio­nan Jo­sep Ma­ría Mon­ta­ner y Zai­da Mu­xí. Ra­zón por la que hay ur­gen­cia por va­lo­rar ac­tua­cio­nes que op­ti­mi­cen re­cur­sos fi­nan­cie­ros y fo­men­ten el de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble en las ur­bes.

Rem Kool­haas en sus li­bros S,M, L, XL y Mu­ta­tions ex­clu­ye la es­ca­la “XS” y cues­tio­na ¿cómo cons­truir una ciudad?

Es­ta in­te­rro­gan­te con­lle­va a pen­sar más en la “ma­cro­es­ca­la”, por lo que, por razones eco­nó­mi­cas, eco­ló­gi­cas y lo­gís­ti­cas ac­tua­les, nos cues­tio­na­mos ¿cómo cons­truir una ciudad con lo mí­ni­mo? Al res­pon­der, se in­clu­ye la es­ca­la “XS” y se fa­vo­re­ce la creación de las acu­pun­tu­ras ur­ba­nas. Es­ta ac­ti­tud re­cuer­da la idea de “ha­cer más con me­nos” de Ri­chard Buck­mins­ter Fu­ller y fo­men­ta lo que po­dría­mos de­no­mi­nar un “mi­ni­ma­lis­mo ur­bano”, al omi­tir “to­do lo que no es esen­cial”. En Bra­sil, Luiz Pau­lo Con­de creó Rio-ci­da­de, pro­gra­ma que in­clu­yó co­mo ase­so­res a

Jor­di Bor­ja, Oriol Bohi­gas y Nuno Por­tas e ini­ció se­gún Ro­ber­to Se­gre las obras de “acu­pun­tu­ra ur­ba­na”. Mi­quel Adrià por su par­te, co­men­ta que Con­de hi­zo una “re­no­va­ción sin pre­ce­den­tes” y que Oriol Bohi­gas in­ter­vino las “me­tás­ta­sis ur­ba­nas” con “acu­pun­tu­ra ur­ba­na”. Con res­pec­to a es­ta for­ma de tra­ba­jar la ciudad, Jor­di Bor­ja y Zai­da Mu­xí co­men­tan que “la de­gra­da­ción se re­du­ce por me­dio de es­tra­te­gias que com­bi­nan la aper­tu­ra de al­gu­nos ejes y es­pa­cios pú­bli­cos con acu­pun­tu­ra múl­ti­ple en los pun­tos más críticos”. Es por lo an­te­rior que las “acu­pun­tu­ras ur­ba­nas” se plan­tean in­ter­re­la­cio­nar­las en­tre sí en lo que se pro­po­ne co­no­cer co­mo Sis­te­mas de Acu­pun­tu­ras Ur­ba­nas. És­tos se ubi­can en la ciudad exis­ten­te y fo­men­tan el es­pa­cio ur­bano abier­to, de­mo­crá­ti­co y ope­ra­ti­vo. Asi­mis­mo, bus­can re­de­fi­nir, re­ge­ne­rar, ac­ti­var, com­pac­tar, fo­ca­li­zar y eco­no­mi­zar las ac­tua­cio­nes ur­ba­nas.

Con­jun­to Ti­rra­ses

És­te es un ejem­plo de di­chos sis­te­mas, se ubi­ca en el can­tón de Cu­rri­da­bat, en San

Jo­sé, Cos­ta Ri­ca, un sec­tor de la ciudad que pre­sen­ta una gran ri­que­za so­cial, una to­po­gra­fía abrup­ta que ge­ne­ra am­plias vi­sua­les, una zo­na mon­ta­ño­sa al sur y un bor­de flu­vial al nor­te. Los ba­rrios que lo con­for­man ca­re­cen, en va­rias zo­nas, de in­fra­es­truc­tu­ra y es­pa­cios pú­bli­cos dig­nos. Es por es­to que la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Cu­rri­da­bat y el Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da y Asen­ta­mien­tos Hu­ma­nos de Cos­ta Ri­ca (MIVAH) han im­pul­sa­do la eje­cu­ción de es­tos pro­yec­tos. Den­tro de es­tas obras, hay dos zo­nas con am­plia in­ten­si­dad de uso: una de­por­ti­va (en el cen­tro) y otra cul­tu­ral (al es­te). A es­tas se su­man ac­tua­cio­nes de es­pa­cio pú­bli­co in­ser­tas en las zo­nas den­sas con vi­vien­da formal e in­for­mal. La mo­vi­li­dad se va­lo­ra co­mo te­ma prio­ri­ta­rio en es­te con­jun­to, el cual ge­ne­ra nue­vos flu­jos pea­to­na­les y for­ma­li­za re­co­rri­dos es­ta­ble­ci­dos por la co­mu­ni­dad, pe­ro que es­tán en cla­ro de­te­rio­ro. Las sie­te in­ter­ven­cio­nes co­rres­pon­den a las si­guien­tes obras: Con­jun­to De­por­ti­vo Ti­rra­ses, Cen­tro Comunal de De­sa­rro­llo Hu­mano Ti­rra­ses, Pa­ra­da de bu­ses y Mi­cro­pla­za Pinos del Es­te, Par­que Las Mer­ce­des, Par­que Pon­de­ro­sa, Pa­seo Pea­to­nal Las Mer­ce­des. De és­tas, el Cen­tro De­por­ti­vo Ti­rra­ses lo con­for­ma un gim­na­sio mul­ti­uso y una can­cha de fút­bol. Los as­pec­tos prio­ri­ta­rios de la in­ter­ven­ción ur­ba­na se cen­tran en la co­nec­ti­vi­dad de ba­rrios, la creación de nue­vos es­pa­cios de­por­ti­vos, au­men­tar la con­ver­gen­cia so­cial, for­ta­le­cer la mo­vi­li­dad y dig­ni­fi­car es­pa­cios pú­bli­cos con gran po­ten­cial de in­fluen­cia en la zo­na. El pro­gra­ma del gim­na­sio in­clu­ye can­cha mul­ti­usos (bás­quet, vo­lei­bol, con­cier­tos), gim­na­sio de pe­sas, ci­ne pú­bli­co, ofi­ci­nas, mi­cro­co­mer­cio, mi­cro­pla­za y pa­sa­je ur­bano. El es­pa­cio es fle­xi­ble al per­mi­tir que la can­cha mul­ti­uso pue­da ser can­chas de­por­ti­vas, ring de bo­xeo, al­ber­gue (en ca­so de emer­gen­cias), ci­ne pú­bli­co, lu­gar de con­cier­tos, fe­rias, bai­les, etc. Es­tos se or­ga­ni­zan ba­jo un techo en for­ma de sie­rra que se abre al nor­te pa­ra fa­vo­re­cer la ilu­mi­na­ción y ven­ti­la­ción, al tiem­po que cu­bre dos edi­fi­cios de con­cre­to en sus ex­tre­mos y la can­cha mul­ti­uso al cen­tro. El vo­lu­men nor­te lo con­for­man las ofi­ci­nas y el mi­cro­co­mer­cio. En el vo­lu­men sur se di­se­ña­ron los ca­me­ri­nos en plan­ta ba­ja -tan­to del gim­na­sio co­mo de la can­cha de fút­bol- y un gim­na­sio pú­bli­co de pe­sas en la plan­ta al­ta con abun­dan­te ilu­mi­na­ción y vis­ta al pai­sa­je. La can­cha de bás­quet de co­lor azul pre­sen­ta una gra­de­ría la­te­ral, la cual sur­ge de una su­til di­fe­ren­cia en los ni­ve­les del te­rreno. Ad­jun­to a la gra­de­ría, un nue­vo pa­sa­je in­terno pú­bli­co sir­ve pa­ra acor­tar las dis­tan­cias al tran­si­tar por es­ta zo­na de Ti­rra­ses, a la vez que fo­men­ta la con­ver­gen­cia so­cial. La ma­te­ria­li­dad es en con­cre­to ex­pues­to -don­de se prio­ri­za más área y me­nos aca­ba­dos- y es­truc­tu­ras me­tá­li­cas en co­lum­nas y cu­bier­ta. Asi­mis­mo, la obra se mi­me­ti­za con la tex­tu­ra del con­tex­to, el cual in­cor­po­ra de ma­ne­ra cons­tan­te. La plan­ta se com­po­ne de una cua­drí­cu­la de 9 x 12 me­tros. Los flu­jos ur­ba­nos se in­cor­po­ran en un pa­sa­je de do­ble al­tu­ra. Es­te se ilu­mi­na du­ran­te la no­che y pre­sen­ta unas es­ca­le­ras que per­mi­ten in­gre­sar al gim­na­sio de pe­sas y al puen­te pea­to­nal. El gim­na­sio se con­ci­be co­mo un es­pa­cio pú­bli­co abier­to, con po­si­bi­li­dad de tran­si­tar­lo “24/7” y el cual po­ten­cia: la plu­ra­li­dad de usos, la eco­no­mía de ma­te­ria­les, el dis­fru­te de la luz en el es­pa­cio in­terno, los flu­jos pea­to­na­les y so­bre to­do, fo­men­ta la con­ver­gen­cia so­cial y el en­cuen­tro ciu­da­dano en Ti­rra­ses. El pro­yec­to re­to­ma la ubi­ca­ción de la an­ti­gua can­cha de fút­bol e in­cor­po­ra una gra­de­ría, una ace­ra, dos mi­cro­pla­zas y un puen­te pea­to­nal. La can­cha es sin­té­ti­ca, la cual di­bu­ja fran­jas bi­co­lo­res que di­ri­gen la vis­ta ha­cia el ba­rrio La Pon­de­ro­sa. La to­po­gra­fía se op­ti­mi­za al co­lo­car la gra­de­ría en la di­fe­ren­cia de ni­ve­les con la calle ad­jun­ta, la cual tie­ne una ca­pa­ci­dad de 200 es­pec­ta­do­res, es en con­cre­to ex­pues­to y sir­ve de mu­ro de con­ten­ción. Di­cho mu­ro ge­ne­ra unas “ma­ce­te­ras ur­ba­nas” con ár­bo­les de Gua­chi­pe­lín y crea el ba­ran­dal de la nue­va ace­ra que de­fi­ne un nue­vo eje de cir­cu­la­ción que an­tes era inexis­ten­te. En el cen­tro se plan­teó un en­san­cha­mien­to que sir­ve de “pal­co ur­bano” y da som­bra a la gra­de­ría. Al sur se op­ti­mi­za el es­pa­cio con una mi­cro­pla­za en un pe­que­ño en­san­cha­mien­to to­po­grá­fi­co. Asi­mis­mo, en la obra se co­lo­can lu­mi­na­rias pa­ra am­pliar el horario de uso. Por úl­ti­mo, una es­ca­le­ra re­sul­ta un pun­to de in­fle­xión don­de se vi­sua­li­za el con­jun­to de­por­ti­vo y su con­tex­to. Su des­can­so fun­ge co­mo “mi­cro­mi­ra­dor” que in­vi­ta a los lu­ga­re­ños a vi­sua­li­zar la ri­que­za y el cre­ci­mien­to de su dis­tri­to.

Pá­gi­na de por­ta­da: con­jun­tos abier­tos. Se plan­tean co­mo in­ter­ven­cio­nes es­pe­cí­fi­cas, ubi­ca­das de ma­ne­ra abier­ta den­tro de un sec­tor de la ciudad. Es­tos prio­ri­zan el be­ne­fi­cio de la so­cie­dad y po­ten­cian la iden­ti­dad de ba­rrio. Pá­gi­na an­te­rior cen­tro: pa­sa­je in­terno. Apar­te de vin­cu­lar un es­pa­cio con otro, se plan­tea el pa­sa­je co­mo un es­pa­cio li­neal in­terno vin­cu­la­do con los even­tos du­ran­te su re­co­rri­do.

Derecha: en es­te sen­ti­do, se plan­tea que al “se­llar las ven­ta­nas” se ge­ne­ra

un efec­to po­si­ti­vo en ca­de­na y en au­men­to. Lo que es lo mis­mo, si se “sa­na” un si­tio ur­bano que es­ta­ba en de­te­rio­ro, se ge­ne­ra una mo­ti­va­ción en la gen­te, quienes po­ten­cian, cui­dan y am­pli­fi­can la in­ter­ven­ción ur­ba­na.

En es­ta pá­gi­na: can­chas de­mo­crá­ti­cas. Aque­llas que son abier­tas y no cuen­tan con un con­trol de ac­ce­so, lo cual las con­vier­te en es­pa­cios pú­bli­cos uti­li­za­dos por quien desee ha­cer uso de es­tas ins­ta­la­cio­nes. En el ca­so del Con­jun­to De­por­ti­vo Ti­rra­ses, la obra es abier­ta,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.