Par­que Luis Mu­ñoz Ma­rín

Domus en Español Guatemala - - SUMARIO - Ma­ría Isa­bel Oli­ver Fo­tos Maribel Or­tiz, An­to­nio Her­nán­dez y An­drés Mig­nuc­ci

En Puerto Ri­co, la in­ter­ven­ción de es­te si­tio re­fle­xio­na so­bre las po­lí­ti­cas que in­ci­den so­bre el es­pa­cio pú­bli­co, los efec­tos de la dis­con­ti­nui­dad ur­ba­na y las es­tra­te­gias ne­ce­sa­rias pa­ra en­mar­car la reha­bi­li­ta­ción del en­torno an­te los re­tos de la ciudad del si­glo XXI

Más que un bri­co­la­ge de edi­fi­cios, ca­lles, pla­zas y par­ques, la ciudad es una an­to­lo­gía de de­ba­tes, con­sen­sos y dis­cur­sos, que han con­fi­gu­ra­do el te­ji­do so­cial, ur­bano y el fun­cio­na­mien­to del te­rri­to­rio. A par­tir de los años cin­cuen­ta, la cul­tu­ra del au­to­mó­vil con­fi­gu­ró el or­den de la ciudad mo­der­na a tra­vés de ex­ten­sas vías de ve­lo­ci­dad que ge­ne­ra­ron se­gre­ga­ción, ba­rre­ras y frag­men­ta­ción te­rri­to­rial. Co­mo consecuencia, el es­pa­cio pú­bli­co que­dó in­vi­si­bi­li­za­do an­te la idea utó­pi­ca de la mo­vi­li­dad y la fun­cio­na­li­dad en la ciudad. Vol­ver a cons­truir ciudad im­pli­ca en­ton­ces el re­cla­mo de es­pa­cios que res­pon­dan a la con­so­li­da­ción de zo­nas ur­ba­nas dis­per­sas jun­to a for­mas con­tem­po­rá­neas de ha­bi­tar.

An­te es­tos re­tos, la in­ter­ven­ción al Par­que Luis Mu­ñoz Ma­rín del ar­qui­tec­to An­drés Mig­nuc­ci, re­fle­xio­na so­bre las po­lí­ti­cas que in­ci­den so­bre el es­pa­cio pú­bli­co, los efec­tos de la dis­con­ti­nui­dad ur­ba­na y las es­tra­te­gias ne­ce­sa­rias pa­ra en­mar­car la reha­bi­li­ta­ción del en­torno pú­bli­co an­te los re­tos de la ciudad del si­glo XXI. El par­que es un or­ga­nis­mo vi­vo de uni­fi­ca­ción y con­so­li­da­ción, sur­gió co­mo par­te del Plan Re­gio­nal pa­ra el Área Me­tro­po­li­ta­na de San Juan en 1956. Ba­jo la di­rec­ción del ur­ba­nis­ta uru­gua­yo Eduar­do Ba­ra­ñano, el plan pro­pu­so la creación de un sis­te­ma me­tro­po­li­tano de par­ques que ser­vi­ría de cin­tu­rón ver­de es­la­bo­nan­do es­pa­cios abier­tos, de­por­ti­vos y re­crea­ti­vos. La vi­sión de un gran par­que me­tro­po­li­tano pa­ra San Juan y de un sis­te­ma de in­fra­es­truc­tu­ra ver­de co­mo or­de­na­do­ra de la ciudad, dio pa­so al Par­que Luis Mu­ñoz Ma­rín, ori­gi­nal­men­te lla­ma­do Par­que Las Amé­ri­cas, pro­yec­ta­do a prin­ci­pios de la dé­ca­da del 1960 por la fir­ma Sa­sa­ki Walker con Pe­dro Mi­ran­da y Aso­cia­dos.

Lo­ca­li­za­do en los te­rre­nos de­li­mi­ta­dos por la Ave­ni­da Roo­se­velt al nor­te, la Ave­ni­da Pi­nei­ro al sur, el Ex­pre­so Las Amé­ri­cas al es­te y la Que­bra­da Jo­se­fi­na al oes­te, el plan maes­tro ori­gi­nal es­bo­zó una es­tra­te­gia de di­se­ño ba­sa­da en el de­sa­rro­llo de dos gran­des áreas: el sec­tor nor­te, ad­ya­cen­te a la Ave­ni­da Roo­se­velt, de­di­ca­do prin­ci­pal­men­te a equi­pa­mien­tos de­por­ti­vos y en­tre­te­ni­mien­to a gran es­ca­la; y el sec­tor sur, ad­ya­cen­te a la Ave­ni­da Pi­ñei­ro, de­di­ca­do a la re­crea­ción pa­si­va ex­ten­dién­do­se me­dian­te puen­tes so­bre el río Pie­dras con una gran la­gu­na ar­ti­fi­cial pro­yec­ta­da co­mo zo­na de transición en­tre las dos áreas prin­ci­pa­les.

Es­ta vi­sión uni­fi­ca­da del par­que se­ría com­pro­me­ti­da por los cam­bios de te­nen­cia y con­trol de los te­rre­nos en los años sub­si­guien­tes. En­tre los te­rre­nos ba­jo con­trol del go­bierno cen­tral y aque­llos ba­jo con­trol mu­ni­ci­pal se crea­ría una fi­su­ra, una ba­rre­ra tan­to fí­si­ca co­mo ad­mi­nis­tra­ti­va y pro­gra­má­ti­ca, que afec­ta­ría la pla­ni­fi­ca­ción y construcción de los pro­yec­tos pro­gra­ma­dos en el plan maes­tro.

Más la­men­ta­ble aun, es­te quie­bre com­pro­me­te­ría el ac­ce­so y la con­ti­nui­dad fí­si­co-es­pa­cial del es­pa­cio pú­bli­co re­du­cien­do los pro­yec­tos a par­ce­las cer­ca­das con po­ca o nin­gu­na re­la­ción sig­ni­fi­ca­ti­va con su con­tex­to in­me­dia­to o con el te­ji­do de la ciudad.

En 1992 y más re­cien­te en el 2010, el par­que ha re­sis­ti­do ame­na­zas y es­fuer­zos de pri­va­ti­za­ción pro­duc­to de vi­sio­nes neo-li­be­ra­les so­bre la ciudad que con­si­de­ran el es­pa­cio pú­bli­co co­mo ac­ti­vo in­mo­bi­lia­rio en lu­gar de bien co­mún de to­da la ciu­da­da­nía. El cie­rre del par­que co­mo par­te de es­te úl­ti­mo in­ten­to de pri­va­ti­za­ción, lo de­jó vul­ne­ra­ble al van­da­lis­mo, al robo de su in­fra­es­truc­tu­ra pri­ma­ria y en es­ta­do de to­tal aban­dono y de­te­rio­ro fí­si­co.

El pro­yec­to pro­pues­to a par­tir del 2013 por An­drés Mig­nuc­ci ope­ra a tres es­ca­las. La ur­ba­na que pro­po­ne un nue­vo plan maes­tro fun­da­men­ta­do en re-co­nec­tar los tres sec­to­res in­co­ne­xos e in­te­grar el pro­yec­to a su con­tex­to ma­yor me­tro­po­li­tano. El plan su­tu­ra la fi­su­ra del río Pie­dras me­dian­te nue­vos puen­tes que hil­va­na el par­que con el trans­por­te co­lec­ti­vo del Tren Ur­bano (es­ta­cio­nes Tu-roo­se­velt, Tu-do­me­nech y Tu-pi­ñei­ro). Un nue­vo Cen­tro de Cul­tu­ra Con­tem­po­rá­nea for­ma­rá par­te del con­jun­to de equi­pa­mien­tos del par­que en su en­cuen­tro con la Ave­ni­da Roo­se­velt.

A es­ca­la re­gio­nal, el par­que se ex­ten­de­rá co­mo par­te del pa­seo li­neal, pro­duc­to de la vi­sión ori­gi­nal de Ba­ra­ñano, co­nec­tan­do con el jar­dín bo­tá­ni­co ha­cia el sur y ha­cia el nor­te con el sis­te­ma de par­ques, pa­seos y ve­re­das has­ta lle­gar a la pun­ta de El Mo­rro en la ciudad mu­ra­da.

Fi­nal­men­te, a es­ca­la de pro­yec­to y co­mo pri­me­ra fa­se eje­cu­ta­da, Mig­nuc­ci reha­bi­li­ta la ex­ten­sión prin­ci­pal del par­que al sur del río Pie­dras, mo­der­ni­zan­do las fa­ci­li­da­des exis­ten­tes, re-con­cep­tua­li­zan­do su es­truc­tu­ra pai­sa­jís­ti­ca y am­plian­do su di­ver­si­dad pro­gra­má­ti­ca.

El par­que se ase­me­ja a la con­fi­gu­ra­ción de una com­ple­ja cé­lu­la ve­ge­tal. En la pe­ri­fe­ria, la pa­red ce­lu­lar se de­li­mi­ta a tra­vés de las vías rá­pi­das y la au­to­pis­ta. El pro­yec­to rom­pe el an­ti­guo con­jun­to de ver­jas y mu­ros abrien­do y vi­si­bi­li­zan­do el par­que an­te la ciudad y su ciu­da­da­nía. Un nue­vo pa­seo cen­tral sir­ve de es­pi­na dor­sal unien­do la en­tra­da prin­ci­pal con nue­vos ele­men­tos pro­gra­má­ti­cos.

En su in­te­rior, la mem­bra­na ce­lu­lar crea una se­gun­da ca­pa com­pues­ta de nue­vos vo­lú­me­nes en hor­mi­gón ex­pues­to que de­li­mi­tan los es­pa­cios lí­qui­dos y ver­des. Los or­ga­nis­mos vi­vos con­te­ni­dos den­tro de es­tas mem­bra­nas con­for­man hi­tos en el pai­sa­je que a tra­vés de gol­pes de agua ema­nan­do de mo­nu­men­ta­les to­rres en tren­ca­dis, par­ques de jue­go, pa­seos ele­va­dos y el le­gen­da­rio ár­bol sem­bra­do por Mu­ñoz Ma­rín, re­vi­ta­li­zan el es­pa­cio pú­bli­co y con­for­man nue­vos am­bien­tes de re­crea­ción pa­si­va y es­par­ci­mien­to.

Un tra­ba­jo ex­ten­so de reha­bi­li­ta­ción del material ve­ge­ta­ti­vo, sis­te­mas de re­co­lec­ción de agua, in­cor­po­ra­ción de lu­mi­na­rias so­la­res, cen­tros de re­ci­cla­je y el de­sa­rro­llo de un vi­ve­ro di­ri­gi­do a re­ge­ne­rar el te­ji­do ve­ge­tal del par­que, apues­tan a una vi­sión so­bre la sos­te­ni­bi­li­dad ba­sa­da en el po­der del di­se­ño y el sen­ti­do co­mún por en­ci­ma de tác­ti­cas de­pen­dien­tes en al­tas tec­no­lo­gías.

So­bre to­do, el Par­que Mu­ñoz Ma­rín es la construcción de nue­vos lu­ga­res de en­cuen­tro e in­te­gra­ción so­cial. En­mar­ca­do en un es­pí­ri­tu de aper­tu­ra, ac­ce­si­bi­li­dad, di­ver­si­dad e in­clu­sión, el pro­yec­to in­sis­te que el su­je­to prin­ci­pal de la ciudad es su ciu­da­da­nía y que las gran­des trans­for­ma­cio­nes ur­ba­nas so­lo pue­den sur­gir de ac­cio­nes pú­bli­cas con­cer­ta­das con los con­ve­nios so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.