FEED­BACK:

Domus en Español Guatemala - - FEEDBACK - EL TU­RÍN DE CAR­LO OLMO

Vía Cu­neo es una pe­que­ña calle que en una épo­ca se­pa­ra­ba las dos par­tes de una de las fá­bri­cas más gran­des de Tu­rín, Fiat Gran­di Mo­to­ri. Una calle, ol­vi­da­da in­clu­so por los ta­xis­tas, en la que se lle­va­ban a ca­bo las reunio­nes del CLN (Co­mi­té de Li­be­ra­ción Na­cio­nal) de la re­sis­ten­cia de la fá­bri­ca y la re­gión du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. ¿Cuán­tos ciu­da­da­nos con­ser­va­rán al­gún re­cuer­do de lo que ocu­rrió en es­ta pe­que­ña, ocul­ta y si­len­cio­sa calle y cuán­tos sa­ben quién fue An­to­nio Ban­fo? ¡El neón!

So­lo Rem Kool­haas se ha atre­vi­do a pro­po­ner­los, al­gu­nos en­mar­ca­dos en ca­jas de vi­drio, en la aho­ra un po­co opa­ca Ca­sa de la Mú­si­ca de Opor­to. Tu­rín es la ciudad ilu­mi­na­da por esa luz fría e im­per­so­nal. Ca­da ha­bi­ta­ción te­nía su neón in­dus­trial: la en­tra­da del edi­fi­cio de ofi­ci­nas de Lin­got­to, la tien­da de ma­le­tas Vía Po, el pa­si­llo cen­tral de la ofi­ci­na de co­rreos en la calle Al­fie­ri. Tal vez se pen­só que la luz ga­ran­ti­za­ría la mo­der­ni­dad que que­ría en­car­nar Tu­rín. Pe­ro, las lu­ces se apa­ga­ron ca­si to­das jun­tas. A fi­na­les de 1989 re­co­rrer la aho­ra inexis­ten­te ave­ni­da De­lla Spi­nae­ra era en­trar en un de­sier­to ur­bano. Se ha­bían apa­ga­do las lu­ces de las gran­des fá­bri­cas que ilu­mi­na­ron du­ran­te más de 80 años. Los nom­bres y la to­po­ni­mia de los lu­ga­res que per­te­ne­cían al len­gua­je co­ti­diano (Ma­ter­fe­rro, Ofi­ci­na de Gran­des Re­pa­ra­cio­nes, Mi­che­lin) ha­bían des­apa­re­ci­do y se ha­bían con­ver­ti­do en va­cíos ur­ba­nos.

Po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios y ad­mi­nis­tra­do­res co­men­za­ron un con­teo ca­si per­ver­so de cuán­tos mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos aban­do­na­dos po­drían me­dir­se: cin­co, sie­te, diez. Al igual que los per­so­na­jes me­die­va­les, ca­ye­ron en las ga­rras del ho­rror al va­cío, por lo que es­ta­ban dis­pues­tos a em­bar­car­se en cual­quier aven­tu­ra pa­ra eli­mi­nar esos es­pa­cios del ma­pa de la ciudad y, jun­to con ellos, los re­cuer­dos, los nom­bres e in­clu­so los apo­dos iró­ni­cos: ¿quién re­cuer­da hoy en Tu­rín cuál edi­fi­cio fue apo­da­do Por­to Lon­go­ne?

Si bien es di­fí­cil pa­ra to­dos no ha­cer, con sus pro­pios ins­tru­men­tos de lectura, un ma­pa men­tal de la ciudad, lo es mu­cho más pa­ra un

his­to­ria­dor de la mis­ma. Pe­ro, ¿pue­de ha­ber una ciudad in­te­li­gen­te, el des­tino que pa­re­ce cer­nir­se so­bre Tu­rín, si se eli­mi­nan los re­cuer­dos e his­to­rias, co­mo si por me­dio de una gi­gan­tes­ca go­ma, hu­bie­sen si­do bo­rra­das las per­so­nas, los nom­bres, los so­ni­dos e in­clu­so las pers­pec­ti­vas vi­sua­les? Ayer fui al Mu­seo de la mon­ta­ña con dos ami­gos de vein­ti­tan­tos años. Cuan­do le pre­gun­té que veían des­de el ex­tra­or­di­na­rio bal­cón con vis­tas a la ciudad, tra­ta­ron de re­co­no­cer las imá­ge­nes que su te­lé­fono in­te­li­gen­te les ofre­cía. Re­co­no­cer...

¿Pue­de exis­tir una ciudad sin­cró­ni­ca e in­te­li­gen­te que, so­lo por­que es­tá co­nec­ta­da, es ne­ce­sa­rio re­co­no­cer los lu­ga­res y que, aún sin esa he­rra­mien­ta, no se pier­da su di­rec­ción, pa­ra no que­dar mu­dos y ex­tra­ña­dos, in­clu­so cuan­do lo que se tie­ne a la vis­ta es una ca­si di­dác­ti­ca ra­ra mez­cla de pes­ca­do­res, em­ba­ja­das y ar­te­sa­nos?

¿Pue­de la ciudad de las pie­dras con­ver­tir­se en irre­co­no­ci­ble y ser sus­ti­tui­da por una ciudad de ar­chi­vos pa­ra, por lo tan­to, ser con­si­de­ra­da in­te­li­gen­te? Cam­biar su ma­te­ria in­clu­so cuan­do pa­re­ce se­guir una tra­di­ción: es un hi­lo que la na­rra.

El la­dri­llo del Pa­laz­zo Ca­rig­nano o el Pa­la­cio Real, se con­vier­te en una me­ta­mor­fo­sis que so­lo una reac­ción a la uni­for­mi­dad del “es­ti­lo in­ter­na­cio­nal” ayu­da a ex­pli­car, en una re­fe­ren­cia eru­di­ta al fren­te de la tien­da de Eras­mo Ga­bet­ti e Iso­la, o en la pa­red so­bre la calle Ver­di del Tea­tro Re­gio, de Car­lo Mo­llino. Así, el hor­mi­gón ar­ma­do de la ram­pa sur del Lin­got­to, cua­dra­do y bru­ta­lis­ta, bas­tan­te an­tes de Smith­son, se vuel­ve del­ga­do y ca­si trans­pa­ren­te en el pa­be­llón B, de Ner­vi, en la ex­po de Tu­rín. ¡Re­co­no­cer en Tu­rín es co­mo per­der­se, in­clu­so si se cues­tio­na el material con el que es­tá cons­trui­da la ciudad!

Par­ce­las y tra­zas pue­blan la ciudad de in­di­cios que con­du­cen a otra par­te. La des­orien­ta­ción y la ocul­ta­ción son los otros hi­los que nos des­cri­ben a es­ta ciudad. Ba­jo una ca­te­dral de pe­que­ñas pro­por­cio­nes hay otras dos, una ba­rro­ca, y re­na­cen­tis­ta la otra. Hoy, ba­jo las hue­llas de las tres igle­sias me­die­va­les es­tá el Mu­seo Dio­ce­sano. A par­tir de ahí se abre una vía sub­te­rrá­nea que se acer­ca a la es­ca­le­ra, di­se­ña­da por Ju­va­rra,

del cam­pa­na­rio de la ca­te­dral al an­fi­tea­tro ro­mano, pa­ra di­vi­dir­se y mo­rir en el Mu­seo de An­ti­güe­da­des y en los jar­di­nes reales. Sin em­bar­go, quien vi­si­ta hoy las sa­las de la nue­va Ga­le­ría de Sa­bo­ya no ima­gi­nan es­tar ca­mi­nan­do ca­si sus­pen­di­do en otro mo­men­to de la his­to­ria.

Tu­rín des­mien­te a las imá­ge­nes que la han he­cho triste: des­de la Ciudad Real has­ta la Com­pany Town. Es una ciudad dia­cró­ni­ca y es­tra­ti­fi­ca­da, aún sin las rui­nas. La Ma­ni­fat­tu­ra Ta­bac­chi es­tá en una ra­ra ubi­ca­ción, pe­ro aún más ra­ras son las hue­llas que el ca­nal en­tre­te­je has­ta lle­gar a la con­fluen­cia de los ríos Po y Stu­ra. De­sem­bo­can en al­gu­nos ca­na­les que na­cen ca­si 16 km más al nor­te y que cru­zan ca­si la to­ta­li­dad de lo que es hoy la pe­ri­fe­ria más au­tén­ti­ca de la ciudad, la Ba­rrie­ra di Mi­lano, que to­da­vía con­ser­va en sus só­ta­nos las hue­llas de las cas­ca­das y los mo­to­res hi­dráu­li­cos que ali­men­ta­ron la tem­pra­na in­dus­tria­li­za­ción de la ciudad en las úl­ti­mas dé­ca­das. Es­te Tu­rín es­tá ocul­to y con­fu­so, co­mo la red de ca­rre­te­ras, de nin­gu­na ma­ne­ra cua­dra­da, que se reúnen al lle­gar a la su­per­fi­cie, a me­nu­do po­bla­da por los mer­ca­dos ét­ni­cos. A Tu­rín le gus­ta re­fu­tar la re­tó­ri­ca de sus des­crip­cio­nes o la for­ma en que se la quie­re pre­fi­gu­rar. La Co­le­gia­ta, ca­si siem­pre ce­rra­da,

Santa Pe­la­gia se ocul­ta, co­mo la sa­la oval que da la bien­ve­ni­da a los es­tu­dian­tes y los pro­fe­so­res de la Aca­de­mia Al­ber­ti­na, blo­ques en­te­ros de una ciudad que al­ber­ga­ban a un con­jun­to de her­man­da­des y ór­de­nes, no so­lo re­li­gio­sas.

A la sa­li­da de la Ga­le­ría Um­ber­to I, gi­ran­do a la izquierda, es­tá una de las far­ma­cias más an­ti­guas de Tu­rín, la de la Or­den de San Mau­ri­cio, crea­da por la Ca­sa de Sa­bo­ya al lle­gar a la ciudad pa­ra lle­var a ca­bo po­lí­ti­cas so­cia­les, no so­lo mi­li­ta­res.

El Hos­pi­tal de San Mau­ri­cio, en la ca­rre­te­ra que con­du­ce al Edi­fi­cio Stu­pi­ni­gi, cons­trui­do en el cen­tro de la pro­pie­dad, es co­mo la ma­te­ria­li­za­ción de su mi­sión: ofre­cer el se­gun­do de los tres hos­pi­ta­les en los que, por su mor­fo­lo­gía pan­óp­ti­ca, los pa­be­llo­nes, la dis­tri­bu­ción y fi­nal­men­te los in­ter­mi­na­bles pa­si­llos, acom­pa­ñan la his­to­ria de Tu­rín res­pec­to a la aten­ción de la sa­lud.

Tal co­mo las pa­re­des que so­bre­vi­ven a la tie­rra arra­sa­da de Na­po­león, los mu­ros mar­ca­ron y mar­can la vi­da de la ciudad, que ex­clu­ye a los en­fer­mos men­ta­les o a los sol­da­dos; no im­por­ta. In­me­dia­ta­men­te más allá es­tán las pa­re­des en las cua­les los mi­gran­tes pro­ce­den­tes de ca­da re­gión ita­lia­na de­ja­ron sus cos­tum­bres, sus dia­lec­tos, a ve­ces su dig­ni­dad; y se con­vir­tie­ron en tra­ba­ja­do­res y ciu­da­da­nos: por­que las fá­bri­cas de Tu­rín les en­se­ña­ron que so­lo el con­flic­to crea con­cien­cia de sus de­re­chos.

Por lo que in­clu­so la re­tó­ri­ca pa­ci­fi­ca­do­ra y be­né­vo­la de la ciudad in­te­li­gen­te se des­va­ne­ce tan pron­to co­mo se in­gre­sa a otros dos edi­fi­cios ex­tra­or­di­na­rios, el Ins­ti­tu­to pa­ra la Ve­jez, un im­pre­sio­nan­te edi­fi­cio de la­dri­llos que se en­cuen­tra en la ave­ni­da que con­du­ce a Stu­pi­ni­gi; y las dos alas de la Of­fi­ci­na Gran­di Ri­pa­ra­zio­ni, en los que es­tán, o es­ta­rán, los la­bo­ra­to­rios Big Da­ta. Am­bos edi­fi­cios se­ña­lan los dos ex­tre­mos de la so­cie­dad in­dus­trial: la mar­gi­na­ción y el orgullo por las téc­ni­cas con­quis­ta­das y com­par­ti­das, que hoy se pue­den con­ver­tir en ele­men­tos que pue­den ra­di­ca­li­zar las de­sigual­da­des, aun­que su ti­tu­la­ri­dad no se con­vier­ta en una fuen­te de con­flic­tos y el orgullo de lo­grar­la no sea so­lo per­so­nal. Mi Tu­rín es la de los anacro­nis­mos y con­quis­tas, de una de­mo­cra­cia que se gana y se pier­de, co­mo los res­tos más im­por­tan­tes de su his­to­ria: las fá­bri­cas des­apa­re­ci­das.

El Tu­rín que ha ayu­da­do a mu­chos a no te­ner mie­do de de­fen­der, aun­que no es­pe­cial­men­te con el con­flic­to, los de­re­chos de la ciu­da­da­nía; una ciudad que ha­bla de las mi­sio­nes so­cia­les, bur­lán­do­se de las per­so­nas con las que se desea iden­ti­fi­car.

Gua­ri­ni y Ju­va­rra en una mis­ma igle­sia, el óva­lo y el círcu­lo en una con­vi­ven­cia ca­si im­po­si­ble, con la ca­pi­lla la­te­ral de las ofren­das. La Con­so­la­ta no es so­lo la igle­sia aba­cial de Tu­rín, es tam­bién par­te de la le­gen­da­ria to­po­gra­fía de la ciudad, el lu­gar des­de el cual em­pe­zar a co­no­cer­la en sus ca­pas, sus me­mo­rias, su ca­pa­ci­dad de in­te­grar y ex­cluir, de cu­rar y mar­gi­nar; siem­pre tra­tan­do de ha­cer com­pa­ti­bles al óva­lo y al círcu­lo de una de­mo­cra­cia po­si­ble, pe­ro nun­ca lo­gra­da de una vez por to­das.

Arri­ba: Vía Cu­neo, lo que que­da de la fa­cha­da de las Of­fi­ci­ne Gran­di Fiat Mo­tors. Opues­to: par­te nor­te de la Of­fi­ci­na Gran­di Ri­pa­ra­zio­ni (1895). An­te­pe­núl­ti­ma pá­gi­na: Ro­ber­to Ga­bet­ti y Ai­ma­ro Iso­la, Bot­te­ga d’eras­mo (19531956). Úl­ti­ma ima­gen:...

En es­ta pá­gi­na, des­de la izquierda: Gua­rino Gua­ri­ni, Pa­laz­zo Ca­rig­nano (1679-1685); Car­lo Mo­llino, Tea­tro Re­gio (1972), fren­te a Vía Ver­di, de­ta­lle. Pá­gi­na opues­ta: Fi­lip­po Ju­va­rra, al­tar del Santuario de la Con­so­la­ta, vis­ta de la cú­pu­la.

To­das las fo­tos son de Zo­ne­crea­ti­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.