LA EVO­LU­CIÓN DE LOS SIS­TE­MAS DE MO­BI­LIA­RIO PA­RA OFI­CI­NA

Domus en Español Guatemala - - CALEIDOSCOPIO - Con­tex­to de la in­dus­tria Las es­ta­cio­nes de tra­ba­jo Gui­ller­mo Can­ju­ra, Aris­ta Re­fe­ren­cias de Ha­worth

La trans­for­ma­ción del mo­bi­lia­rio pa­ra ofi­ci­nas, co­men­zó du­ran­te la re­vo­lu­ción in­dus­trial, cuan­do se dio la ne­ce­si­dad de rea­li­zar tra­ba­jo de es­cri­to­rio y pro­ce­sos pa­ra apo­yar la pro­duc­ción en ma­sa.

Lue­go, en los años se­ten­ta se crea­ron las es­ta­cio­nes de tra­ba­jo ba­sa­das en pa­ne­les mo­du­la­res pa­ra dar más pri­va­ci­dad acús­ti­ca y vi­sual a los co­la­bo­ra­do­res. Y en los ochen­ta, con la ne­ce­si­dad de con­du­cir ma­yor can­ti­dad de ca­blea­do de co­mu­ni­ca­cio­nes y elec­tri­ci­dad, se desa­rro­lló el mo­bi­lia­rio uti­li­zan­do, tan­to pa­ne­les con más ca­pa­ci­dad, co­mo los pi­sos ele­va­dos.

Pos­te­rior­men­te, la in­dus­tria ha ex­plo­ra­do otras po­si­bi­li­da­des co­mo sis­te­mas ba­sa­dos en es­cri­to­rios au­to so­por­ta­dos, su­per­fi­cies de tra­ba­jo con una ba­se de ga­bi­ne­tes de al­ma­ce­na­je, en­tre otras.

En nues­tros tiem­pos, con la in­cor­po­ra­ción de la fuer­za la­bo­ral de los “mi­lle­nials”, sur­ge una nue­va evo­lu­ción y bús­que­da de mo­bi­lia­rio que se adap­tó a las cua­tro ge­ne­ra­cio­nes de usua­rios que con­vi­ven en los es­pa­cios de ofi­ci­na.

Los clien­tes ge­ne­ral­men­te con­si­de­ran el mo­bi­lia­rio co­mo un gas­to y el bien raíz co­mo una in­ver­sión. Los pro­yec­tos usual­men­te son de dos ti­pos, sim­ples transac­cio­nes en las que hay una idea cla­ra de lo que se ne­ce­si­ta o pro­yec­tos com­ple­jos en los que hay que lle­var a ca­bo un aná­li­sis de los ob­je­ti­vos a lograr. Las con­si­de­ra­cio­nes de com­pra es­tán ba­sa­das hoy en cua­tro gran­des as­pec­tos: el di­se­ño, la tec­no­lo­gía, la re­con­fi­gu­ra­ción y el pre­cio.

De ca­ra al futuro, existen as­pec­tos que no se pue­den de­jar de con­si­de­rar co­mo la sos­te­ni­bi­li­dad y la construcción mo­du­lar. En el ca­so de la sos­te­ni­bi­li­dad, se de­be uti­li­zar ca­da vez más ma­te­ria­les re­ci­cla­dos y re­ci­cla­bles en lu­gar de nue­vos. En po­cos años, los pro­duc­tos hoy fa­bri­ca­dos de­ben po­der re­uti­li­zar­se y re­con­fi­gu­rar­se, en lu­gar de bo­tar­se a la ba­su­ra, lo que lle­va a fa­bri­car equi­pa­mien­tos con ma­te­ria­les y ca­li­da­des que lo per­mi­tan.

Los pro­ce­sos de construcción in­te­rior de­ben ser más ági­les y efi­cien­tes pa­ra re­du­cir la in­ver­sión ini­cial, pe­ro tam­bién de­be per­mi­tir aho­rros en los gas­tos de ope­ra­ción. En el ca­so de la construcción mo­du­lar, la adap­ta­bi­li­dad a nue­vos usos y la fle­xi­bi­li­dad pa­ra cam­bios rá­pi­dos son vi­ta­les.

El uso de pi­sos ele­va­dos y pa­re­des mo­du­la­res se ha­cen ne­ce­sa­rios tan­to pa­ra los as­pec­tos an­te­rio­res, co­mo pa­ra per­mi­tir es­pa­cios in­te­rio­res con una bue­na ca­li­dad de ai­re que pro­mue­va el bienestar y la sa­lud de los co­la­bo­ra­do­res, pues es­tá de­mos­tra­do que la pro­duc­ti­vi­dad, la leal­tad y el com­pro­mi­so es­tán di­rec­ta­men­te li­ga­dos a la sa­lud y el bienestar.

La construcción mo­du­lar per­mi­te que to­dos los com­po­nen­tes in­ter­ac­túen en­tre sí; pi­sos ele­va­dos, pa­re­des mo­du­la­res, mo­bi­lia­rio, ca­blea­do mo­du­lar e ilu­mi­na­ción, en­tre otros. De esa ma­ne­ra no son con­si­de­ra­dos un gas­to sino una bue­na in­ver­sión a lar­go pla­zo, que per­mi­te re­cu­pe­rar­la en me­nor tiem­po y ade­más con­tri­bu­ye en as­pec­tos fis­ca­les.

Las nue­vas ten­den­cias de es­ti­lo de tra­ba­jo y cul­tu­ras, nos llevan a bus­car pro­pues­tas que sa­tis­fa­gan la ma­yor can­ti­dad de re­que­ri­mien­tos po­si­bles.

Ya no es ne­ce­sa­rio te­ner una es­ta­ción de tra­ba­jo pa­ra ca­da co­la­bo­ra­dor, pues de­pen­dien­do de las ta­reas que reali­cen du­ran­te el horario la­bo­ral pue­den te­ner ac­ce­so a di­fe­ren­tes ti­pos de es­pa­cios, ya que hay mó­du­los pa­ra con­cen­tra­ción, in­ter­ac­ción y co­la­bo­ra­ción, que pue­den per­mi­tir que los co­la­bo­ra­do­res los uti­li­cen in­di­vi­dual­men­te o si­mul­tá­nea­men­te. Por tal ra­zón, se uti­li­zan en las plan­tas de dis­tri­bu­ción, mo­bi­lia­rio pri­ma­rio y se­cun­da­rio. El pri­me­ro es el que se pue­de uti­li­zar pa­ra las ac­ti­vi­da­des in­di­vi­dua­les y el se­gun­do pa­ra las de co­la­bo­ra­ción e in­ter­ac­ción.

Es­to ha lle­va­do a la com­bi­na­ción de di­ver­sos ele­men­tos in­ter­ac­tuan­do al mis­mo tiem­po. En la me­di­da en que las or­ga­ni­za­cio­nes se trans­for­men de es­ta­cio­nes de tra­ba­jo in­di­vi­dua­les a es­pa­cios más co­la­bo­ra­ti­vos, se ha­ce a la vez más im­por­tan­te sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de las per­so­nas pa­ra un me­jor con­trol y uti­li­za­ción de los es­pa­cios de tra­ba­jo.

El nue­vo con­cep­to es un sis­te­ma ba­sa­do en una es­pi­na dor­sal que per­mi­te la con­duc­ción y un ac­ce­so fá­cil a las ins­ta­la­cio­nes de ener­gía y datos, des­de la su­per­fi­cie de tra­ba­jo. El sis­te­ma pue­de ser au­to so­por­ta­do y per­mi­te tan­to el uso de me­sas de al­tu­ra nor­mal, fi­jas y mó­vi­les, co­mo las de al­tu­ra ajus­ta­ble. Ofre­ce la con­ve­nien­cia de pla­near­se co­mo una apli­ca­ción de sis­te­ma tra­di­cio­nal, pe­ro con apa­rien­cia de es­pa­cio abier­to de es­cri­to­rios. Y la gran ven­ta­ja es que per­mi­te adap­tar­se con ele­men­tos exis­ten­tes pro­te­gien­do la in­ver­sión ini­cial, así co­mo uti­li­zar otros com­po­nen­tes adap­ta­bles.

Es­ta­cio­nes de tra­ba­jo in­di­vi­dua­les in­ter­ac­tuan­do con es­pa­cios co­la­bo­ra­ti­vos

Sis­te­ma com­po­se­con­nec­tions de Ha­worth

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.