La mo­der­ni­dad en el tró­pi­co

Domus en Español Guatemala - - SUMARIO - Andrés Fer­nán­dez e Ilea­na Vi­ves En­ri­que Eduar­do Maroto Mon­te­jo

“Yo le ha­go la ca­sa, pe­ro us­ted no opi­na”, le di­jo el ar­qui­tec­to a su se­ño­ra. Con esas pa­la­bras, ini­ció En­ri­que Eduar­do Maroto Mon­te­jo (1920-2001) la que se con­ver­ti­ría con el tiem­po en la obra más des­ta­ca­da de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. La ca­sa Maroto Her­nán­dez es una apli­ca­ción lo­cal de los prin­ci­pios uni­ver­sa­les del mo­vi­mien­to mo­derno en Cos­ta Ri­ca

Mar oto se ha­bía gra­dua­do co­mo in­ge­nie­roar­qui­tec­to en la Uni­ver­si­dad deI­lli no is en Chica­go, Es­ta­dos Uni­dos y en fe­bre­ro de

1948 ha­bía re­gre­sa­do al país, don­de pu­do par­ti­ci­par en­ton­ces en la gue­rra ci­vil de marzo-abril de ese año, que dio ori­gen a una nue­va Cos­ta Ri­ca: la del Es­ta­do Be­ne­fac­tor. Vuel­ta la nor­ma­li­dad al país, a fi­na­les del mis­mo año Maroto fun­dó jun­to al ve­te­rano in­ge­nie­ro-ar­qui­tec­to ale­mán Paul Eh­ren­berg Brink­man, la em­pre­sa de di­se­ño y cons­truc­ción “Eh­ren­berg & Maroto, LT­DA.”; ra­zón so­cial con la cual lle­va­ría a ca­bo to­da su obra pro­fe­sio­nal.

En 1952, Maroto se ha­bía ca­sa­do con Clo­til­de Her­nán­dez Luts­chau­ning, por lo que su ca­sa de ha­bi­ta­ción se con­vir­tió en un im­pe­ra­ti­vo. Aque­lla ne­ce­si­dad, por otra par­te, coin­ci­día con una as­pi­ra­ción so­cial vi­gen­te en­ton­ces en­tre las cla­ses me­dias ur­ba­nas cos­ta­rri­cen­ses, es tra­tos pro­fe­sio­na­li­za­dos y fuer­te­men­te in­fluen­cia­dos por el ame­ri­can way of li­fe.

En efec­to, si bien el desa­rro­llo de la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na en Cos­ta Ri­ca tu­vo su ori­gen en la lle­ga­da de jó­ve­nes ar­qui­tec­tos for­ma­dos en el ex­tran­je­ro en sus prin­ci­pios prác­ti­cos y doc­tri­na­les, es­ta en­con­tró su ba­se so­cial en los cam­bios cul­tu­ra­les pro­du­ci­dos por la se­gun­da pos­gue­rra, en­tre di­cha po­bla­ción.

La in­fluen­cia nor­te­ame­ri­ca­na trans­mi­ti­da por la mú­si­ca y el ci­ne, y aquí ma­te­ria­li­za­da por la apa­ri­ción de la te­le­vi­sión, de los ar­te­fac­tos elec­tro­do­més­ti­cos yla­ma­si­fi ca ción del au­to­mó­vil, se cons­ti­tu­yó en el marco re­fe­ren­cial pa­ra un nue­vo es­ti­lo de vi­da, en el que la lla­ma­da “ca­sa ame­ri­ca­na” pa­só a ser el pa­ra­dig­ma de aque­lla cla­se me­dia en as­cen­so so­cial y eco­nó­mi­co.

Ta­les ca­sas es­ta­rían dis­pues­tas pa­ra ser equi­pa­das con lo úl­ti­mo en tec­no­lo­gía do­més­ti­ca y se ubi­ca­rían en nue­vos barrios re­si­den­cia­les don­de dis­fru­tar de los es­pa­cios abier­tos y su re­la­ción con el en­torno; lo­ca­li­za­dos fue­ra de la ciu­dad, pe­ro lo su­fi­cien­te­men­te cer­ca de ella aun pa­ra ha­cer­los atrac­ti­vos a sus pro­pie­ta­rios. El pri­me­ro de aque­llos su­bur­bios que se desa­rro­lla­ron en la épo­ca, era el de Los Yo­ses, si­tua­do en una vie­ja fin­ca ca­fe­ta­le­ra, a po­cos ki­ló­me­tros del cen­tro jo­se­fino y en tan­gen­cia con la ex­ten­sión de la Ave­ni­da Cen­tral en su ru­ta a Car­ta­go. Ahí, en un te­rreno de 698 m2 ubi­ca­do en una es­qui­na de la ave­ni­da 8 con la ca­lle 41, jus­to don­de la to­po­gra­fía ur­ba­nís­ti­ca em­pie­za a des­li­zar­se ha­cia el sur, se cons­trui­ría la ca­sa Maroto Her­nán­dez, en 1953.

Di­se­ñan­do pa­ra el lu­gar

Co­mo ge­ne­ra­do­res del pro­yec­to, es cla­ro que en pri­mer lu­gar se to­ma­ron las par­ti­cu­la­ri­da­des to­po­grá­fi­cas, cli­má­ti­cas y pai­sa­jís­ti­cas del lu­gar, no so­lo pa­ra sin­gu­la­ri­zar­lo sino tam­bién pa­ra sua­vi­zar así la ri­gi­dez de su re­fe­ren­te mo­derno.

Jun­to a esas ca­rac­te­rís­ti­cas, el pro­yec­to en­fren­tó tam­bién las con­di­cio­nan­tes del pro­gra­ma fun­cio­nal pa­ra una re­si­den­cia uni­fa­mi­liar y de cla­se me­dia, se­gún los pa­rá­me­tros e idea­rio de la épo­ca; a saber, áreas pri­va­das y de ser­vi­cios, áreas pa­ra ac­ti­vi­da­des so­cia­les, ade­más de te­rra­zas, jar­di­nes y co­che­ra.

Al pri­mer re­que­ri­mien­to, Maroto res­pon­dió ubi­can­do la ca­sa en el te­rreno lon­gi­tu­di­nal­men­te, en di­rec­ción es­teoes­te, lo que le per­mi­tió crear áreas ver­des en la fa­cha­da prin­ci­pal y la pos­te­rior, ais­lan­do así la cons­truc­ción en­tre áreas de amor­ti­gua­mien­to ge­ne­ra­das por el an­te­jar­dín y el jardín pos­te­rior.

A tal dis­po­si­ción en si­tio, res­pon­de tam­bién una ri­ca vo­lu­me­tría don­de se yux­ta­po­nen los pla­nos, se frag­men­tan los con­tor­nos en for­mas an­gu­la­res y se crean es­pa­cios de tran­si­ción en­tre el ex­te­rior y el in­te­rior de la ca­sa, cu­yas di­ná­mi­cas for­mas geo­mé­tri­cas ge­ne­ran uni­dad a par­tir del uso de en­sam­bles asi­mé­tri­cos.

To­do lo an­te­rior be­ne­fi­ció la ilu­mi­na­ción y la ven­ti­la­ción na­tu­ral en la ma­yor par­te del es­pa­cio edi­fi­ca­do de acuer­do con los vien­tos pre­do­mi­nan­tes, que corren prin­ci­pal­men­te en di­rec­ción no­res­te la ma­yor par­te del año del mis­mo mo­do que se apro­ve­cha al má­xi­mo el re­co­rri­do so­lar de nues­tra la­ti­tud. Con ello, se op­ti­mi­za­ron las con­di­cio­nes pro­pias del lu­gar pa­ra ma­xi­mi­zar y ca­rac­te­ri­zar el uso de los es­pa­cios con­for­me su fun­ción pro­yec­ta­da.

Cons­tru­yen­do con el me­dio

Co­mo ter­cer ge­ne­ra­dor del pro­yec­to, ca­be men­cio­nar la dis­po­ni­bi­li­dad lo­cal de ma­te­ria­les y téc­ni­cas cons­truc­ti­vas, pues la ca­sa Maroto Her­nán­dez se cons­tru­yó bá­si­ca­men­te uti­li­zan­do la téc­ni­ca del la­dri­llo mix­to, es de­cir, los pa­ños de la­dri­llo mam­pues­to, con­fi­na­do en mar­cos es­truc­tu­ra­les de con­cre­to ar­ma­do.

Así, si bien, la cons­truc­ción de la obra que nos ocu­pa no usó tec­no­lo­gía de avan­za­da, es un elo­cuen­te ejem­plo de adap­ta­ción tan­to de los ma­te­ria­les aquí dis­po­ni­bles en ese mo­men­to, co­mo de las téc­ni­cas cons­truc­ti­vas lo­ca­les, a las no­ve­do­sas so­li­ci­tu­des for­ma­les del len­gua­je de la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na.

Con tan li­mi­ta­dos re­cur­sos cons­truc­ti­vos, el ar­qui­tec­to Maroto lo­gró por una par­te la ni­ti­dez y la pu­re­za, la trans­pa­ren­cia y la flui­dez for­ma­les pro­pias de la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na, mien­tras que, por otra, con su atre­vi­mien­to vo­lu­mé­tri­co se ade­lan­tó a lo que so­lo en la dé­ca­da de 1980, vino a de­no­mi­nar­se la de­cons­truc­ción.

Del mis­mo mo­do, con el di­se­ño abs­trac­to-geo­mé­tri­co en el te­rra­zo del pi­so del área so­cial de la ca­sa, se ade­lan­tó tam­bién a la lle­ga­da de esa co­rrien­te plás­ti­ca al me­dio pic­tó­ri­co cos­ta­rri­cen­se, pues es­ta so­lo se dio en la se­gun­da mi­tad de los años cin­cuen­ta. En esa mis­ma lí­nea, ade­más, di­se­ñó Maroto los mue­bles de su ca­sa que res­pon­dían así al en­fo­que uni­ta­rio desea­do por el “es­ti­lo in­ter­na­cio­nal”.

En sín­te­sis, la ca­sa Maroto Her­nán­dez es un tem­prano ejem­plo de la apli­ca­ción de los idea­les del mo­vi­mien­to mo­derno de la ar­qui­tec­tu­ra, al par­ti­cu­lar con­tex­to na­tu­ral, téc­ni­co y cul­tu­ral cos­ta­rri­cen­se de la épo­ca. Con ple­na con­cien­cia de las im­pli­ca­cio­nes teó­ri­cas y fi­lo­só­fi­cas del nue­vo len­gua­je que em­plea­ba, es­ta obra del ar­qui­tec­to Maroto, crea­ba un es­pa­cio de re­pre­sen­ta­ción del nue­vo es­ti­lo de vi­da, ca­sual, re­fi­na­do y al ai­re li­bre… que era el su­yo y el de su pro­pia fa­mi­lia.

Pá­gi­na an­te­rior: la vo­lu­me­tría de la ca­sa re­pre­sen­ta la vi­sión van­guar­dis­ta del ar­qui­tec­to, ade­lan­tán­do­se a su épo­ca y so­bre­sa­lien­do en el pai­sa­je del ba­rrio. En es­ta pá­gi­na: la ca­sa se abre ha­cia el en­torno y sus gran­des ven­ta­na­les fa­vo­re­cen la...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.