Edi­to­rial: El eterno ro­man­ce del ar­qui­tec­to con la ca­sa

Siem­pre hay una ca­sa pa­ra ad­mi­rar. No im­por­ta el ta­ma­ño. No im­por­ta el lu­gar del mun­do en que se en­cuen­tre. La se­duc­ción que ge­ne­ra una vi­vien­da en el al­ma y la san­gre de un di­se­ña­dor, no de­ja de ser sor­pren­den­te. Po­si­ble­men­te por las ca­rac­te­rís­ti­cas de n

Domus en Español Guatemala - - SUMARIO - Die­go Le­vin­son

Cuan­do ha­ce 90 años, Gio Pon­ti fun­dó Do­mus en Mi­lán, bus­ca­ba mos­trar al mun­do lo que una Ita­lia de post gue­rra era ca­paz de ha­cer. El es­pí­ri­tu del mun­dial­men­te co­no­ci­do “Ma­de In Italy” se es­ta­ba for­jan­do y el mo­vi­mien­to mo­derno se apo­de­ra­ba del di­se­ño ita­liano y mun­dial.

La ca­sa ita­lia­na mo­der­na, he­re­de­ra de la ca­sa ro­ma­na – aque­lla jo­ya pom­pe­ya­na de pa­tios con ga­le­rías pe­ri­me­tra­les -, de­bía adap­tar­se a los nue­vos mé­to­dos cons­truc­ti­vos y ade­lan­tos tec­no­ló­gi­cos, y a la vez re­cu­pe­rar­se del do­lor que im­pli­ca los es­tra­gos y la des­truc­ción cau­sa­dos por la gue­rra.

Qué me­jor que lla­mar Do­mus a la nue­va re­vis­ta y re­cu­pe­rar el es­pí­ri­tu de la an­ti­gua Roma.

El sur­gi­mien­to del mo­vi­mien­to mo­derno en Eu­ro­pa, de la mano de maes­tros co­mo Le Cor­bu­sier o Lud­wig Mies van der Rohe, por nom­brar un par, cam­bió por com­ple­to la vi­sión universal de la vi­vien­da, sim­pli­fi­cán­do­la en mu­chos as­pec­tos, pe­ro a la vez do­tán­do­la de una es­pa­cia­li­dad car­ga­da de li­ber­tad. No obs­tan­te, di­cha vi­sión se ins­pi­ró cons­tan­te­men­te en la his­to­ria, re­in­ter­pre­tán­do­la con­cep­tual­men­te. La con­cep­ción tra­di­cio­nal ha te­ni­do una per­ma­nen­cia sos­te­ni­da a tra­vés de los si­glos y los ver­ti­gi­no­sos avan­ces de los úl­ti­mos cien años, no pro­du­je­ron cam­bios sus­tan­cia­les, con ex­cep­ción, cla­ro, de cues­tio­nes es­té­ti­cas. Más de 1020 edi­cio­nes de Do­mus In­ter­na­cio­nal lo de­mues­tran. Cien­tos o mi­les de ca­sas que­da­ron in­mor­ta­li­za­das en sus pá­gi­nas. Esa co­mu­nión y fas­ci­na­ción de los di­se­ña­do­res – es­pe­cial­men­te los ita­lia­nos - por de­jar su im­pron­ta en una vi­vien­da y cam­biar la vi­da de sus ha­bi­tan­tes, no per­dió vi­gen­cia con el pa­so de ca­si un si­glo. In­de­pen­dien­te­men­te de las ten­den­cias y mo­das, ca­da es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co po­see sus ca­sas icó­ni­cas, esas que re­pre­sen­tan la ma­te­ria­li­za­ción de sus pos­tu­la­dos y que si­guen los cá­no­nes es­ta­ble­ci­dos pa­ra ese mo­men­to y lu­gar. El mun­do en­te­ro sir­ve de lo­te pa­ra la cons­truc­ción de ca­da una de ellas. El con­tex­to, la idio­sin­cra­sia y cul­tu­ra lo­cal, las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias del lu­gar, los clien­tes y sus ve­ci­nos ha­cen que ca­da vi­vien­da sea úni­ca e irre­pe­ti­ble, in­clu­so las que per­te­ne­cen a con­do­mi­nios, ba­rrios ce­rra­dos o con­jun­tos ha­bi­ta­cio­na­les. Dos ca­sas idén­ti­cas, no son igua­les. La vi­da dia­ria les agre­gó par­ti­cu­la­ri­da­des dis­tin­ti­vas, has­ta vol­ver­las úni­cas y ori­gi­na­les.

El Si­glo XX de­jó de le­ga­do tan­tas ca­sas ma­ra­vi­llo­sas que no po­de­mos de­jar de es­tu­diar­las, y a pe­sar de es­tar bus­can­do nue­vas obras pa­ra ad­mi­rar, ca­da cier­to tiem­po vol­ve­mos a bus­car aque­lla vie­ja re­vis­ta, o ese li­bro con un po­co de pol­vo, que leí­mos cuan­do es­tu­diá­ba­mos. Los me­ló­ma­nos nos­tál­gi­cos, co­mo yo, sen­ti­mos la mis­ma emo­ción al apo­yar la agu­ja o púa del to­ca­dis­cos en aquel vi­ni­lo de nues­tra ban­da pre­fe­ri­da.

La in­me­dia­tez de las co­mu­ni­ca­cio­nes ac­tua­les, nos per­mi­te co­no­cer las obras de cual­quier lu­gar del mun­do. Po­de­mos dis­fru­tar­las y es­tu­diar­las on­li­ne ca­si el mis­mo día en que sus due­ños lle­va­ron su ro­pa y se pa­sa­ron a vi­vir allí. Y ha­cer zoom pa­ra ver el más mí­ni­mo de los de­ta­lles. Guar­dar ese con­te­ni­do pa­ra vol­ver a leer­lo o dis­fru­tar­lo, a ve­ces se trans­for­ma en una re­co­pi­la­ción de in­for­ma­ción vir­tual abru­ma­do­ra. Ca­si com­pul­si­va. Ya no tie­ne ese aro­ma ins­pi­ra­dor de la tin­ta y el pa­pel, ni el or­gu­llo de lu­cir­se en la bi­blio­te­ca de la sa­la o la ofi­ci­na. Pe­ro nos acom­pa­ña a don­de va­mos, pa­ra re­leer­lo.

De­di­car un tiem­po a ad­mi­rar una ca­sa, re­sul­ta siem­pre una ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra. Ca­da rin­cón es im­por­tan­te y ca­da de­ta­lle es par­te de un to­do. Si el di­se­ña­dor es­tá in­vo­lu­cra­do por com­ple­to, re­sal­ta su vi­sión en la lám­pa­ra que cuel­ga so­bre la me­sa, co­mo así tam­bién en el co­lor de las cor­ti­nas. Se com­por­tan co­mo una uni­dad. Un con­jun­to de pe­que­ñas de­ci­sio­nes que se com­ple­men­tan.

Los as­pec­tos men­cio­na­dos de­ter­mi­nan la im­por­tan­cia de se­guir di­vul­gan­do ar­qui­tec­tu­ra, apro­ve­chan­do la opor­tu­ni­dad que nos re­ga­la la tec­no­lo­gía, pe­ro sin ol­vi­dar las co­sas que nos ha­cen sen­tir y so­ñar. Co­mo aque­lla ca­sa de esa vie­ja re­vis­ta o la que vi­mos re­cién en una pá­gi­na de in­ter­net.

So­ñar con di­se­ñar ca­sas, pu­do ser la ra­zón por la que des­de ni­ño qui­se ser ar­qui­tec­to. Pe­ro po­der co­no­cer una o leer so­bre to­das, o ca­si to­das, y a la vez ser ca­paz de ana­li­zar­las y des­me­nu­zar­las, es el com­bus­ti­ble pa­ra se­guir ha­cien­do ar­qui­tec­tu­ra. Una ar­qui­tec­tu­ra que va más allá del sim­ple di­se­ño y su­pera a la ca­sa co­mo un ob­je­to ar­qui­tec­tó­ni­co úni­co y ais­la­do.

Es im­po­si­ble se­pa­rar la ar­qui­tec­tu­ra de la ca­sa. Y vi­ce­ver­sa. Aun­que exis­tan mi­llo­nes de ejem­plos sin ar­qui­tec­tos. El ob­je­to cons­trui­do se con­fir­ma y ve­ri­fi­ca con la vi­da dia­ria de sus mo­ra­do­res. En re­su­men, se evi­den­cia la esen­cia de la ar­qui­tec­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.