Po­seer, man­te­ner y re­no­var

Domus en Español Guatemala - - SUMARIO - Ad­lai Pulido

“La idea que ten­go de una ca­sa es la de una má­qui­na com­pli­ca­da, en la que ca­da día se ave­ría al­gu­na co­sa: bom­bi­lla, gri­fo, desagüe, ce­rra­du­ra, bi­sa­gra… Por eso, con­si­de­ro he­roi­co po­seer, man­te­ner y re­no­var una ca­sa… por­que en ella no­so­tros nos sen­ti­mos fe­li­ces, ol­vi­dan­do nues­tras an­gus­tias de nó­ma­das bár­ba­ros”, Ál­va­ro Si­za, vi­vir una ca­sa, 1981

La vi­vien­da co­mo mo­ra­da es una ex­ten­sión de nues­tras vi­das, tan­to per­so­na­les co­mo com­par­ti­das, ya sea con los pa­dres, her­ma­nos, abue­los, ami­gos, mas­co­tas, en­tre otros, a lo que hoy lla­ma­mos fa­mi­lia. Si bien la ca­sa sir­ve pa­ra al­ber­gar a la “fa­mi­lia” ha­bría que to­mar en cuen­ta que hoy és­ta de­fi­ni­ción ha cam­bia­do y que la ar­qui­tec­tu­ra po­ne su mi­ra­da en ella con­tem­plan­do un sin fin de con­di­cio­nes pa­ra que és­ta (co­mo un de­re­cho), sea dig­na y ofrez­ca el es­pa­cio de ha­bi­tar pa­ra lue­go no­so­tros de­jar atrás nues­tras an­gus­tias de nó­ma­das bár­ba­ros co­mo lo men­cio­na Si­za.

Po­seer, man­te­ner y re­no­var tie­nen co­mo ejem­plo el ejer­ci­cio de ex­pe­ri­men­ta­ción que rea­li­za Fran­cis­co Pardo ar­qui­tec­to (Ciu­dad de Mé­xi­co) pa­ra el IN­FO­NA­VIT (Ins­ti­tu­to de Fon­do Na­cio­nal de la Vi­vien­da pa­ra los Tra­ba­ja­do­res) y el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción pa­ra el Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (CIDS) con el nom­bre ofi­cial de “me­jo­ra y am­plia­ción” pa­ra el cual vie­ne a bien men­cio­nar el ejer­ci­cio co­mo Un cuar­to más.

La his­to­ria de Un cuar­to más tie­ne co­mo pa­sa­do in­me­dia­to una pre­exis­ten­cia: la vi­vien­da pre­via­men­te otor­ga­da a cré­di­to por di­cha ins­ti­tu­ción que con­tem­pla pa­ra es­ta ti­polo­gía un pro­gra­ma bá­si­co de es­pa­cios con un so­lo dor­mi­to­rio. Pardo en su ex­pe­ri­men­ta­ción pa­ra el pro­gra­ma de me­jo­ra y am­plia­ción men­cio­na: “…la ca­sa me­xi­ca­na cre­ce, po­co a po­co, por ca­pas, la fa­mi­lia se aco­mo­da, arri­ba, aba­jo, al la­do. Es­te pro­to­ti­po pro­po­ne una es­truc­tu­ra fi­ja que más que un cre­ci­mien­to es una ba­se pa­ra cre­cer”. En es­tos tér­mi­nos, la re­fe­ren­cia de “ba­se” ha­ce sen­ti­do al es­pa­cio pre­exis­ten­te y asi­mis­mo, a su con­cep­ción de vi­vien­da mí­ni­ma en Mé­xi­co que de­be res­pon­der, no so­lo al nú­me­ro de ha­bi­tan­tes por vi­vien­da sino a la mul­ti­pli­ci­dad de de­fi­ni­cio­nes de fa­mi­lia me­xi­ca­na en la que has­ta el 2010 so­lo el 50% de és­tas son nu­clea­res, es de­cir, com­pues­tas por pa­dres e hi­jos

(en al­gu­nos ca­sos se su­man otros fa­mi­lia­res) se­gún da­tos es­ta­dís­ti­cos del país. An­te es­ta si­tua­ción, la vi­vien­da de­be aten­der a es­tos cam­bios y de ahí que el “cuar­to más” sea pa­ra es­tos ca­sos es­pe­cí­fi­cos de vi­vien­da una apues­ta por res­pon­der efi­cien­te­men­te a es­ta reali­dad. El “cuar­to más” co­mo es­tra­te­gia de me­jo­ra y am­plia­ción es una su­ma­to­ria de mo­men­tos que en tér­mi­nos nu­mé­ri­cos sus nue­ve me­tros cua­dra­dos se agre­gan a los 38 exis­ten­tes am­plian­do el pro­gra­ma ori­gi­nal no so­lo en área, sino tam­bién en con­di­cio­nes ha­bi­ta­bles y de apro­ve­cha­mien­to de es­pa­cio, en el que uno de los te­mas inquietantes, an­te las di­men­sio­nes mí­ni­mas, siem­pre se­rán las vo­ra­ces es­ca­le­ras. Es­te ele­men­to que co­mu­ni­ca un pi­so con otro y que en oca­sio­nes es acu­sa­do de di­fe­ren­ciar la vi­da so­cial y pri­va­da de sus ha­bi­tan­tes jue­ga un pa­pel su­ma­men­te im­por­tan­te en la pro­pues­ta de Fran­cis­co Pardo.

Por una par­te co­mu­ni­ca y por otra se­pa­ra; en­tien­de que no pue­de es­tar al in­te­rior de­vo­ran­do es­pa­cio y en­ton­ces vi­ve afue­ra, al fren­te de la vi­vien­da cum­plien­do su se­gun­da fun­ción, se­pa­ran­do la ca­lle de la vi­vien­da ge­ne­ran­do un se­gun­do ac­ce­so, in­clu­so, a una po­si­ble se­gun­da vi­vien­da. Es­te ele­men­to a la in­tem­pe­rie de­la­ta­ría en­ton­ces an­te la ima­gen ur­ba­na una par­ti­cu­la­ri­dad de la com­po­si­ción fa­mi­liar y ade­más, se­ría tes­ti­go feha­cien­te de cam­bios so­cia­les y cul­tu­ra­les por me­dio de su es­truc­tu­ra ex­ten­di­da en vo­lu­men y ele­va­ción que se pue­de con­ver­tir en mi­ra­dor, te­rra­za, jar­dín ver­ti­cal y ¿por qué no? en ten­de­de­ro de ro­pa apro­ve­chan­do las vir­tu­des del vi­vir afue­ra en con­tac­to di­rec­to con la luz so­lar.

El ac­to de in­ter­ve­nir en me­nor me­di­da la vi­vien­da exis­ten­te tam­bién es de su­ma im­por­tan­cia, de esa ma­ne­ra per­mi­te que la vi­da co­ti­dia­na de sus ha­bi­tan­tes que si­ga sin in­te­rrup­cio­nes ma­yo­res an­te las clá­si­cas even­tua­li­da­des de la cons­truc­ción tra­di­cio­nal usando con­cre­to ar­ma­do y ta­bi­que/block. De ahí que es­ta me­jo­ra y am­plia­ción -con­tro­la­da por el ins­ti­tu­to y es­tu­dia­da por Fran­cis­co Pardo ar­qui­tec­to- to­me co­mo ma­te­ria­les cons­truc­ti­vos los de ofi­cio tra­di­cio­nal no so­lo pa­ra re­du­cir cos­tos y efi­cien­tar la mano de obra. El uso de he­rre­ría co­mo es­que­le­to de un to­do, da for­ma a las es­ca­le­ras y al “cuar­to más”, mos­tran­do siem­pre su ca­rác­ter ma­te­rial que ha­ce un sis­te­ma cons­truc­ti­vo en con­jun­to con el apa­re­jo de block y la cu­bier­ta de con­cre­to ar­ma­do que re­ma­ta la cons­truc­ción. La es­truc­tu­ra me­tá­li­ca ex­pues­ta al in­te­rior per­mi­te ge­ne­rar so­lu­cio­nes fle­xi­bles de mo­bi­lia­rio y por con­se­cuen­cia de es­pa­cio, una for­ma más de res­pon­der a las fa­mi­lias de hoy que se en­cuen­tran más que nue­ve me­tros cua­dra­dos con la in­mi­nen­te apro­pia­ción del es­pa­cio res­tan­te de azo­tea que es­tá ahí lis­ta pa­ra usar­se.

Es­te ejer­ci­cio de ex­pe­ri­men­ta­ción en­tre ins­ti­tu­cio­nes y ar­qui­tec­tos to­man­do en cuen­ta, co­mo par­te esen­cial del ha­bi­tar, a los ha­bi­ta­do­res, sus eco­no­mías y ras­gos par­ti­cu­la­res son esen­cia­les pa­ra re­no­var, no so­lo la vi­vien­da co­mo ele­men­to ba­se y ge­ne­ra­dor de la ciu­dad, sino tam­bién a la so­cie­dad. Que la ar­qui­tec­tu­ra “so­cial” en­tien­da es­tos fac­to­res es esen­cial pa­ra el desa­rro­llo de con­cep­tos nue­vos en dón­de agi­tar el pen­sa­mien­to tra­di­cio­nal y co­mer­cial in­mo­bi­lia­rio es una he­rra­mien­ta más de pro­pues­ta y ac­ción pa­ra que así la fa­mi­lia de un so­lo in­di­vi­duo y su mas­co­ta, de di­ver­si­dad de gé­ne­ro y de di­ver­si­dad de ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas, de pa­dres di­vor­cia­dos, de ami­gos, de cam­bios drás­ti­cos en el nú­me­ro de com­po­nen­tes, en­tre mu­chos otros fac­to­res, su­me a to­do es­to los par­ti­cu­la­res mo­dos de ha­bi­tar de ca­da una de las com­po­si­cio­nes fa­mi­lia­res y que és­tas ten­gan ca­bi­da en la vi­vien­da mí­ni­ma del si­glo XXI.

Pá­gi­na an­te­rior: los ofi­cios que com­po­nen la cons­truc­ción de la vi­vien­da son pal­pa­bles: car­pin­te­ría, al­ba­ñi­le­ría y he­rre­ría de la mano, pa­ra lo­grar el cuar­to más. Arri­ba: la es­truc­tu­ra me­tá­li­ca apa­ren­te per­mi­te una fle­xi­bi­li­dad ha­cia el uso del es­pa­cio. Aba­jo: la es­ca­le­ra en su pro­yec­ción ver­ti­cal ge­ne­ran­do me­tros cú­bi­cos apro­pia­bles de acuer­do a ca­da si­tua­ción de fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.