Un pro­yec­to re­ve­la­dor

Domus en Español Guatemala - - SUMARIO - Eva Hinds EMC Aqui­tec­tu­ra

Di­se­ñar una ca­sa es siem­pre un gran re­to, por la con­fian­za que la fa­mi­lia de­po­si­ta en no­so­tros con un pro­yec­to tan per­so­nal e ín­ti­mo. El pro­pó­si­to del di­se­ño era lo­grar una ca­sa en la cual ca­da es­pa­cio sea dis­fru­ta­do en ca­da mo­men­to y a ca­da ho­ra. ¿Po­dría Hour Hou­se me­jo­rar el día a día en la vi­da de la fa­mi­lia?

El te­rreno tie­ne la for­ma de un em­bu­do, con la par­te an­gos­ta que co­nec­ta a la ca­lle in­cli­na­da que le da ac­ce­so. La par­te más an­cha se en­cuen­tra a cin­co me­tros apro­xi­ma­da­men­te arri­ba del ni­vel de la ca­lle. Da­da es­ta ele­va­ción es­ta zo­na tie­ne vis­tas inin­te­rrum­pi­das a su al­re­de­dor. La fa­mi­lia que­ría es­tar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za y en­tre ellos mis­mos aun­que es­tu­vie­ran desa­rro­llan­do di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des. En­ton­ces, de­ci­di­mos co­lo­car la área so­cial en la par­te más am­plia del te­rreno pa­ra apro­ve­char to­das las vi­sua­les y ge­ne­rar un es­pa­cio pa­ra jar­di­nes den­tro de la ca­sa y al­re­de­dor de ella. Pa­ra lo­grar es­to co­lo­ca­mos la ca­sa de una ma­ne­ra inusual.

Los dor­mi­to­rios son em­pla­za­dos co­mo ini­cio del re­co­rri­do ha­cia la área so­cial. Es­to es im­per­cep­ti­ble, ya que el ac­ce­so prin­ci­pal de la ca­sa apro­ve­cha di­cho re­co­rri­do, a tra­vés de un jar­dín pa­ra­le­lo al pa­si­llo de los dor­mi­to­rios. De es­ta for­ma, se exal­ta la ex­pe­rien­cia de una ca­sa in­mer­sa en la na­tu­ra­le­za.

Es­ta área dis­tri­bu­ye sus es­pa­cios al­re­de­dor de un jar­dín cen­tral, que se con­vier­te en el co­ra­zón de la ca­sa, co­mo en las an­ti­guas re­si­den­cias co­lo­nia­les. To­dos los es­pa­cios tie­nen aper­tu­ras di­rec­tas a es­te pa­tio cen­tral por uno de sus la­dos y a un se­gun­do jar­dín más am­plio y abier­to por el otro la­do. La co­ci­na y la sa­la fa­mi­liar mi­ran ha­cia el jar­dín sur con la vis­ta ha­cia el océano en el ho­ri­zon­te. La sa­la y el co­me­dor tam­bién se abren ha­cia el jar­dín nor­te con la pis­ci­na y las mon­ta­ñas co­mo fon­do e igual­men­te ha­cia el es­te a un jar­dín ver­ti­cal que ac­túa co­mo te­lón pa­ra la pri­va­ci­dad, la ca­li­dez y se trans­for­ma en un huer­to pa­ra la fa­mi­lia. El es­pa­cio de sa­la y co­me­dor se con­vier­te tam­bién en una te­rra­za te­cha­da, que se abre y cie­rra por me­dio de gran­des puer­tas co­rre­di­zas de vi­drio que se es­con­den com­ple­ta­men­te al mo­men­to de es­tar abiertas, dan­do la sen­sa­ción de que el cie­lo­rra­so de ma­de­ra es­ta so­por­ta­do úni­ca­men­te por la bi­blio­te­ca de me­tal y vi­drio que per­mi­te ver el la­do oes­te, a tra­vés de los li­bros y el ar­te. La cir­cu­la­ción del área so­cial se com­ple­ta con un ves­tí­bu­lo y con vis­ta al jar­dín de la en­tra­da. La puer­ta prin­ci­pal ac­túa co­mo una pa­red ti­po per­sia­na que fil­tra la luz al es­tar ce­rra­da y se es­con­de al es­tar abier­ta, lo­gran­do una in­te­gra­ción com­ple­ta con la na­tu­ra­le­za.

El área de los dor­mi­to­rios se co­nec­ta a tra­vés de un puen­te. Di­chas ha­bi­ta­cio­nes, son cu­bos de con­cre­to in­de­pen­dien­tes, ca­da una con una po­si­ción de ro­ta­ción di­fe­ren­te, lo­gran­do pri­va­ci­dad y vis­tas úni­cas de los al­re­de­do­res. Es­tos cu­bos se en­cuen­tran hun­di­dos en re­la­ción al área so­cial, pa­ra ga­nar un es­pa­cio más ín­ti­mo, con una pre­sen­cia me­nos pre­do­mi­nan­te. Me­dian­te es­te ges­to se de­fi­nen co­mo es­pa­cios idea­les pa­ra la in­tros­pec­ción y el des­can­so de sus usua­rios. Las se­pa­ra­cio­nes ge­ne­ran tam­bién pe­que­ños jar­di­nes en­tre ca­da cu­bo, me­dian­te los cua­les se apro­ve­cha pa­ra lo­grar una me­jor ilu­mi­na­ción na­tu­ral y vi­sua­les es­pe­cia­les al pa­si­llo que los co­nec­ta. Ca­da dor­mi­to­rio tie­ne una vis­ta úni­ca ha­cia el pa­tio y las mon­ta­ñas. Des­de su in­te­rior no se per­ci­be na­da más que na­tu­ra­le­za, dan­do a sus mo­ra­do­res la sen­sa­ción de es­tar so­los en el te­rreno. Los es­pa­cios, aun­que co­nec­ta­dos, tie­nen su pro­pia iden­ti­dad. Es­to se lo­gró con los di­fe­ren­tes ma­te­ria­les y cam­bios en la es­ca­la vo­lu­mé­tri­ca. Pie­dra, ma­de­ra, me­tal y con­cre­to que son uti­li­za­dos a lo lar­go de la ca­sa. La te­rra­za/sa­la-co­me­dor, cuen­ta con el cie­lo­rra­so a una al­tu­ra su­pe­rior, tra­ba­ja­do con vi­gas y due­las de ma­de­ra, pa­ra lo­grar man­te­ner la ca­li­dez en una área tan abier­ta. En el res­to de las áreas so­cia­les, por ser es­pa­cios más ín­ti­mos, los cie­lo­rra­sos son más ba­jos, de co­lor blan­co, y ro­dea­dos de pa­re­des en­cha­pa­das con pie­dra. El pi­so de es­tas áreas re­co­no­ce la flui­dez de cir­cu­la­ción al­re­de­dor del pa­tio cen­tral, don­de to­do el re­cua­dro cuen­ta con un aca­ba­do de pi­za­rra pu­li­da. La úni­ca ex­cep­ción se en­cuen­tra den­tro de la sa­la fa­mi­liar, en la cual se uti­li­zó un pi­so de ma­de­ra bus­can­do un acen­to den­tro del área. El con­tras­te en­tre la pi­za­rra y la ma­de­ra se apro­ve­cha en el puen­te que co­nec­ta ha­cia los dor­mi­to­rios evi­den­cian­do el án­gu­lo que es­te ge­ne­ra. Los dor­mi­to­rios co­mo la par­te más ín­ti­ma de la ca­sa se di­se­ña­ron con pa­re­des de con­cre­to vis­tas, con el fin de vol­ver­los mar­cos pa­cí­fi­cos, don­de ca­da usua­rio pue­de apro­piar­se y pin­tar su pro­pia his­to­ria.

To­dos los es­pa­cios po­seen puer­tas co­rre­di­zas que se es­con­den, en­tre ellos y ha­cia el ex­te­rior, ha­cien­do de es­ta obra una ca­sa que se abre y cie­rra de acuer­do a las ne­ce­si­da­des y even­tos que se es­tén desa­rro­llan­do.

En cuan­to a la adap­ta­ción al cli­ma, la ven­ti­la­ción cru­za­da que se lo­gra en to­da la ca­sa, y por el di­se­ño es­tra­té­gi­co de las aber­tu­ras, aun du­ran­te las tor­men­tas siem­pre hay un la­do que pue­de de­jar­se abier­to. Su­ma­do a es­to, el he­cho que se agre­ga­ron jar­di­nes en los te­chos, ha­ce po­si­ble que se pue­da dis­fru­tar de una tem­pe­ra­tu­ra con­for­ta­ble aun cuan­do la zo­na tien­de a te­ner al­tas tem­pe­ra­tu­ras.

A su vez, el jar­dín so­bre los te­chos se vuel­ve un es­pa­cio adi­cio­nal de re­crea­ción pa­ra la fa­mi­lia, con vis­tas a to­do su al­re­de­dor.

Hour Hou­se po­ten­cia al 100% la re­la­ción en­tre el in­te­rior y el ex­te­rior. Es una ca­sa don­de sus ha­bi­tan­tes la pue­den re­co­rrer a tra­vés de jar­di­nes o por sus es­pa­cios in­ter­nos de igual ma­ne­ra.

di­se­ña­ron con pa­re­des de con­cre­to vis­tas, con el fin de vol­ver­los mar­cos pa­cí­fi­cos, don­de ca­da usua­rio pue­de apro­piar­se y pin­tar su pro­pia his­to­ria. En la pá­gi­na si­guien­te: Los cu­bos flo­ta­dos per­mi­ten es­con­der los ca­na­les que re­co­gen el agua del jar­dín.

Pá­gi­na an­te­rior: la ca­sa se abre ha­cia la na­tu­ra­le­za, de­jan­do que és­ta en­tre e in­ter­ac­túe con los ha­bi­tan­tes. En es­ta pá­gi­na, aba­jo iz­quier­da: Los dor­mi­to­rios, co­mo la par­te más ín­ti­ma de la ca­sa, se di­se­ña­ron con pa­re­des de con­cre­to vis­tas, con el fin de vol­ver­los mar­cos pa­cí­fi­cos, don­de ca­da usua­rio pue­de apro­piar­se y pin­tar su pro­pia his­to­ria. Aba­jo de­ra­cha: Los dor­mi­to­rios, co­mo la par­te más ín­ti­ma de la ca­sa, se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.