ARA­CELY ARÁM­BU­LA EL CO­RA­ZÓN DE LA NO­TI­CIA

Así es su nue­va y apa­sio­nan­te vi­da, en­tre Mé­xi­co y Mia­mi, vol­ca­da en sus hi­jos y en la con­duc­ción de «Mas­ter Chef La­tino»

Hola Guatemala - - Real Moms - Tex­to: MA­MEN SÁN­CHEZ Fo­to­gra­fías: JE­SÚS COR­DE­RO Es­ti­lis­mo: GE­NA­RO MAL­DO­NA­DO

ARA­CELY es un tor­be­llino de ac­ti­vi­dad: ma­le­tas, ni­ños, avio­nes, fo­to­gra­fías, pla­tós y es­ce­na­rios; un cir­co con mu­chas pis­tas y una ha­bi­li­dad asom­bro­sa, de equi­li­bris­ta. ¿Có­mo lo ha­ce? Hoy pre­sen­ta un pro­gra­ma de máxima au­dien­cia y ma­ña­na acu­de a re­co­ger un premio, pe­ro no se pier­de el par­ti­do de fut­bol ni la fun­ción del co­le­gio de sus hi­jos.

Cuan­do nos sen­ta­mos, a char­lar, por fin, des­pués de tan­to tiem­po, en un res­tau­ran­te ar­gen­tino, en­tre ro­da­je y ro­da­je, lle­va el pe­lo re­co­gi­do en una co­la de ca­ba­llo y lu­ce unos estilosos len­tes de sol. Las mi­ra­das se vuel­ven. La re­co­no­cen. La quie­ren. Es­tá de mo­da. Es la fla­man­te con­duc­to­ra del pro­gra­ma «Mas­ter Chef La­tino» y a na­die ha de­ja­do in­di­fe­ren­te su na­tu­ra­li­dad, su sim­pa­tía y su fe­mi­ni­dad.

En cuan­to le pregunto por sus ni­ños, me mues­tra las fo­to­gra­fías que siem­pre lle­va con ella. ¡Có­mo han cre­ci­do! Si­guen sien­do «mis an­ge­li­tos, mis amo­res», y to­do lo ha­cen bien: de­por­tis­tas, ar­tis­tas, en­tu­sias­tas, di­ver­ti­dos. Co­mo cual­quier ma­má, tie­ne mil anéc­do­tas que con­tar. Es­te año ha­cen su Pri­me­ra Com­mu­nión.

Ha­bla­mos de su tra­ba­jo en la te­le­vi­sión. El es­tu­dio de gra­ba­ción es­tá en Mia­mi y rue­da to­dos los días en­tre se­ma­na. Es gra­ti­fi­can­te, pe­ro ago­ta­dor. Los fi­nes de se­ma­na y ca­da día li­bre son pa­ra Mi­guel y Da­niel, ca­da mi­nu­to. Re­cor­da­mos los vie­jos tiem­pos. Hay he­ri­das que aún si­guen abier­tas; otras se van ce­rran­do, por­que, co­mo ella di­ce: «To­mo lo me­jor de ca­da eta­pa de mi vi­da y me gus­ta en­con­trar el la­do po­si­ti­vo a to­do».

¿No se­ría in­te­re­san­te que se rea­li­za­ra tam­bién una se­rie so­bre tu vi­da?, le pregunto. Ella son­ríe enig­má­ti­ca, mis­te­rio­sa. Tal vez pa­san por su me­mo­ria al­gu­nas es­ce­nas inol­vi­da­bles. «Yo res­pe­to la de­ci­sión de ca­da quien acer­ca de con­tar su pro­pia his­to­ria», nos res­pon­de.

Pe­ro por aho­ra vi­ve cen­tra­da en su tra­ba­jo pre­sen­te y sus pro­yec­tos de fu­tu­ro. «En es­te mo­men­to es­toy en el tra­ba­jo más im­por­tan­te de mi vi­da, el más in­ten­so pe­ro lleno de sa­tis­fac­cio­nes, que es el ser ma­má de­di­ca­da al cien por cien­to a mis hi­jos».

—Re­gre­sas­te a la te­le­vi­sión, co­mo con­duc­to­ra de «Mas­ter Chef La­tino» en la ca­de­na Te­le­mun­do, y has re­vo­lu­cio­na­do a los «fans» con ese es­ti­lo tan sexy. ¿Son exi­gen­cias del guion o eres li­bre al es­co­ger tus «looks»?

—Es­toy muy con­ten­ta con es­te pro­yec­to «Mas­ter Chef La­tino», un pro­gra­ma que la gen­te dis­fru­ta mu­cho, es una in­vi­ta­ción pa­ra dis­fru­tar y apren­der de la co­ci­na. El vestuario se acor­dó du­ran­te la pla­nea­ción. Fue de­ci­sión de la pro­duc­ción de­pen­dien­do de ca­da ca­pí­tu­lo.—Aho­ra

que tan­to se ha­bla de los abu­sos que al­gu­nas ac­tri­ces es­tán de­nun­cian­do, ¿al­gu­na vez te has vis­to obli­ga­da a ves­tir o a ac­tuar de un mo­do en el que no te ha­yas sen­ti­do có­mo­da?

—En re­la­ción a los abu­sos, la­men­to mu­cho que su­ce­da eso. Es re­pro­ba­ble, al­go que no de­be con­ti­nuar. ¡No al abu­so a la mu­jer! En mi ca­so, me sien­to afor­tu­na­da, por­que nun­ca me ha to­ca­do vi­vir una si­tua­ción así. He te­ni­do a mi la­do a un gran com­pa­ñe­ro de vi­da: mi her­mano Leo­nar­do, que se de­di­ca a la me­di­ci­na y en su mo­men­to de­ci­dió ha­cer una pau­sa pa­ra cui­dar­me y apo­yar­me en mi ca­rre­ra.

—¿Có­mo lo­gras man­te­ner una figura tan bo­ni­ta y una piel tan jo­ven?

—Pa­ra mí la salud es lo más im­por­tan­te, me gus­ta cui­dar mi cuer­po por den­tro y por fue­ra, y pa­ra mis tra­ta­mien­tos me pon­go en ma­nos de mi her­mano, que es mé­di­co es­té­ti­co y es­tá a car­go de dos «me­di­cal spas», los cua­les cuen­tan con lo úl­ti­mo en tec­no­lo­gía pa­ra cui­dar mi piel @cbi­me­di­cals­pain­ter­lo­mas y @cbi­me­di­cals­paav. En­tre mis tra­ta­mien­tos fa­vo­ri­tos: hi­dro­fa­cial, ra­dio­fre­cuen­cia, plas­ma

«El hom­bre del que me enamo­re no so­lo ten­drá que con­quis­tar­me a mí, sino tam­bién a mis hi­jos»

«Me gus­ta en­con­trar el la­do po­si­ti­vo a to­do. La vi­da es­tá lle­na de gran­des mo­men­tos. Hay que vi­vir, go­zar y que­dar­se con los me­jo­res re­cuer­dos»

fa­cial y ra­dio­fre­cuen­cia cor­po­ral. Me sien­to muy fe­liz con los re­sul­ta­dos.

—Ha­ce unos me­ses lan­zas­te una mar­ca de ma­qui­lla­je, Mi­mi­ka. ¿Has­ta qué punto te in­vo­lu­cras en la em­pre­sa?

—Es­toy muy in­vo­lu­cra­da con mi ma­qui­lla­je, ya que bus­ca­ba un pro­duc­to que no da­ña­ra la piel. Es­to su­ce­de con Mi­mi­ka, con­tie­ne ac­ti­vos que pro­te­gen e hi­dra­tan; los la­bia­les es­tán he­chos a ba­se de co­lá­geno y to­da la línea es­tá pen­sa­da en be­ne­fi­ciar la piel.

El rí­mel tie­ne un tra­ta­mien­to pa­ra alar­gar las pes­ta­ñas; el ma­qui­lla­je tie­ne pro­tec­tor so­lar y ac­ti­vos an­ti­edad, no con­tie­ne pa­ra­be­nos, no ha si­do tes­ta­do en ani­ma­les… Real­men­te es muy bueno, me en­can­ta y aho­ra me acom­pa­ña a to­das par­tes. In­clu­so cuan­do gra­bo «Mas­ter Chef La­tino» y es­toy ex­pues­ta a las lu­ces, no me preo­cu­pa por­que sé que mi piel es­tá pro­te­gi­da.

—«Mas­ter Chef La­tino» nos es­tá des­cu­brien­do una fa­ce­ta que no co­no­cía­mos en ti. ¿Sue­les co­ci­nar en ca­sa?

—«Mas­ter Chef La­tino» abrió una puer­ta muy in­te­re­san­te no so­lo pa­ra mí, sino pa­ra mu­cha gen­te a la que ha des­cu­bier­to esa pa­sión por la co­ci­na. Es muy im­por­tan­te saber co­mer bien, co­mer sano y con sa­bor. Me gus­ta co­ci­nar. La co­ci­na es un gran mo­men­to pa­ra com­par­tir.

—Co­mo a to­das las ma­más, ¿te cues­ta con­se­guir que los ni­ños se ali­men­ten sano?

—Es­toy muy pen­dien­te de la ali­men­ta­ción de mis hi­jos y, sí, co­mo ma­má me cues­ta tra­ba­jo que en­cuen­tren el gus­to por los ve­ge­ta­les; pe­ro jun­tos tra­ta­mos de crear, in­ven­tar pla­tos ri­cos. Mis hi­jos ha­ce dos años que tie­nen un ta­ller de co­ci­na en la es­cue­la y lle­gan a ca­sa ves­ti­dos de chefs. Me en­can­ta que sien­tan esa pa­sión por la co­ci­na.

—¿Ven los ni­ños el pro­gra­ma?¿Les gus­ta?

—Cla­ro, lo ve­mos jun­tos, les en­can­ta. Es un pro­gra­ma muy di­ver­ti­do, en­tre­te­ni­do y sano. Ellos co­no­cen muy bien mi tra­ba­jo, y he­mos com­par­ti­do mu­chos mo­men­tos en las gra­ba­cio­nes.

—¿Có­mo te or­ga­ni­zas aho­ra que tie­nes tan­tas ho­ras de ro­da­je? ¿Con quién es­tán los ni­ños? ¿Con qué figura pa­ter­na es­tán cre­cien­do?

—Cuan­do es­toy en un fo­ro de gra­ba­ción, mi ma­dre se en­car­ga de ellos, siem­pre es­tán acom­pa­ña­dos de mi fa­mi­lia. Mi pa­pá y mi her­mano han si­do gran­des fi­gu­ras pa­ter­nas pa­ra ellos. Es­tán ro­dea­dos de mu­cho ca­ri­ño con los tíos, pri­mos, y mi so­brino Ma­nuel ha si­do una figura im­por­tan­te pa­ra ellos.

—¿Son per­so­nas so­li­da­rias? ¿Son sen­si­bles? ¿Son ar­tis­tas? ¿Cuá­les son sus gus­tos?

—Son unos se­res hu­ma­nos her­mo­sos, ni­ños sen­si­bles. ¿Qué te pue­do de­cir yo? Lo me­jor de mi vi­da. To­dos los ni­ños tie­nen di­fe­ren­tes ap­ti­tu­des que pue­den desa­rro­llar. Ellos es­tán en un mo­men­to de cam­bios y pa­ra mí co­mo ma­má es im­por­tan­te dar­les la opor­tu­ni­dad de que prac­ti­quen un po­co de to­do pa­ra saber qué ac­ti­vi­da­des les gus­tan más.

¿Có­mo vi­vie­ron los re­cien­tes te­rre­mo­tos? ¿Có­mo les ex­pli­cas­te a los ni­ños lo que es­ta­ba su­ce­dien­do?

—Fue un mo­men­to di­fí­cil. Afor­tu­na­da­men­te es­tá­ba­mos jun­tos en ca­sa, se en­con­tra­ba to­da la fa­mi­lia. Fue un tem­blor muy fuer­te. Co­rrí a abra­zar a mis hi­jos y a de­cir­les que es­tu­vie­ran tran­qui­los. En el mo­men­to en que se sin­tió más fuer­te, so­lo pen­sa­ba en la gen­te que se en­con­tra­ba en edi­fi­cios al­tos, pe­ro nun­ca ima­gi­né lo que su­ce­de­ría. Fue muy la­men­ta­ble y do­lo­ro­so.

—Es­te año ha­rán la Pri­me­ra Co­mu­nión.

—El año pa­sa­do tu­vie­ron su pre­pa­ra­ción y con­ti­núan pa­ra que pron­to po­da­mos ce­le­brar su Pri­me­ra Co­mu­nión.

—Eres muy dis­cre­ta con tu vi­da per­so­nal. No he­mos co­no­ci­do otro no­vio tu­yo des­pués de Sebastián. ¿Es por fal­ta de tiem­po o por­que no has en­con­tra­do a la per­so­na ideal pa­ra ti y tus ni­ños? ¿O tal vez ha ha­bi­do al­gu­na his­to­ria de amor se­cre­ta, que no ha tras­cen­di­do?

—No de­jo ver mu­cho de mi vi­da pri­va­da pe­ro si­go co­no­cien­do gen­te, y si me doy la opor­tu­ni­dad, cuan­do sien­ta que es mo­men­to de ha­cer pú­bli­ca una re­la­ción, lo ha­ré.

—¿Qué cua­li­da­des de­be­ría te­ner un hom­bre pa­ra con­quis­tar­te?

—No so­lo ten­dría que con­quis­tar­me a mí, sino tam­bién a mis hi­jos.

—¿Y cuá­les son los peo­res de­fec­tos… lo que ja­más per­do­na­rías?

—Los de­fec­tos que no per­do­na­ría se­rían que tra­ta­ra mal a mis hi­jos, o el mal­tra­to ha­cia mi per­so­na, la men­ti­ra y el en­ga­ño.

—Cuan­do echas la vis­ta atrás, ¿qué sien­tes?

—Siem­pre hay que re­cor­dar los bue­nos mo­men­tos y se­guir en el pre­sen­te vi­vien­do, dis­fru­tan­do y, sí, ca­da ex­pe­rien­cia es cre­ci­mien­to.

—¿Con qué sen­ti­mien­to re­cuer­das el mo­men­to en el que na­cie­ron Mi­guel y Da­niel?

—To­mo lo me­jor de ca­da eta­pa de mi vi­da. El mo­men­to en que na­cie­ron Mi­guel y Da­niel es cuan­do des­cu­brí el ver­da­de­ro amor.

—El ba­lan­ce, a pe­sar de que la re­la­ción con Luis Mi­guel ter­mi­nó, ¿es bueno?

—Soy una per­so­na a la que le gus­ta en­con­trar el la­do po­si­ti­vo de to­do. Con­si­de­ro que es la ma­ne­ra más sa­na pa­ra man­te­ner tu paz, tu tran­qui­li­dad y bus­car el equi­li­brio. La vi­da es­tá lle­na de gran­des mo­men­tos. Hay que vi­vir, go­zar y que­dar­se con los me­jo­res re­cuer­dos. Es­toy en un gran mo­men­to de mi vi­da que no cam­bia­ría por na­da.

—Aho­ra que se es­tá emi­tien­do una se­rie so­bre Luis Mi­guel, ¿te preo­cu­pa que se ha­ble en ella de tu his­to­ria con él?

—Res­pe­to la de­ci­sión de ca­da quien acer­ca de con­tar su pro­pia his­to­ria; pe­ro creo, por prin­ci­pio, que no lle­ga­rán has­ta ese punto. Lo que sí es una reali­dad es que, tan­to en mi vi­da co­mo en la de él, una de las ben­di­cio­nes más her­mo­sas y ma­ra­vi­llo­sas fue la lle­ga­da de Mi­guel y Da­niel.

—¿A quién te gus­ta­ría in­ter­pre­tar a ti? ¿Qué mu­jer es tu re­fe­ren­te, a quién ad­mi­ras? ¿Quién es tu ac­triz fa­vo­ri­ta?

—Una ac­triz que quie­ro tan­to, que ad­mi­ro mu­chí­si­mo y he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de pi­sar el es­ce­na­rio con ella, es mi ado­ra­da Ma­ría Vic­to­ria. Nos te­ne­mos un enor­me ca­ri­ño y pa­ra mí ella es par­te de mi fa­mi­lia. Es una gran mu­jer: ta­len­to­sa, gran ma­dre, gran ami­ga… Me en­can­ta­ría in­ter­pre­tar­la a ella. Es nues­tra di­va, es una es­tre­lla.

—¿Pa­ra cuán­do una se­rie bio­grá­fi­ca so­bre tu vi­da? Por­que se­ría su­per­in­te­re­san­te…

—Es­toy en­fo­ca­da en los nue­vos pro­yec­tos, co­sa que me tie­ne muy emo­cio­na­da, así que por el mo­men­to me con­cen­tro en uno de ellos que la gen­te ya es­tá es­pe­ran­do.

—La te­le­vi­sión, la ac­tua­ción, el tea­tro… ¿En qué me­dio te sien­tes me­jor?

—Sien­to una enor­me pa­sión por la ac­tua­ción, y te­ner la po­si­bi­li­dad de ha­cer am­bas co­sas es ma­ra­vi­llo­so. Tea­tro, te­le­vi­sión, tea­tro mu­si­cal e in­ter­pre­tar di­fe­ren­tes gé­ne­ros, ¡amo el tea­tro! Me en­can­ta ha­cer co­me­dia, la dis­fru­to mu­cho, al igual que in­ter­pre­tar un dra­ma. He te­ni­do gran­des pro­yec­tos que me lle­nan de sa­tis­fac­ción, co­mo «Co­que­lu­che», «¿Por qué los hom­bres aman...?», en tea­tro mu­si­cal, «Mu­cha­chos de Nue­va York», «Her­ma­nos de san­gre» y «Per­fu­me de gar­de­nias», y mi an­te­rior pues­ta en es­ce­na, «Un Pi­cas­so», al la­do de mi ad­mi­ra­do maes­tro don Ig­na­cio Ló­pez Tar­so.

Es­te 2018 se abren mu­chas puer­tas. Es­toy fe­liz y rea­li­za­da dis­fru­tan­do enor­me­men­te a mis hi­jos y tam­bién pre­pa­rán­do­me pa­ra un pro­yec­to mu­si­cal, nue­vas tem­po­ra­das y una se­rie que me tie­ne muy emo­cio­na­da, al­go que la gen­te y mi que­ri­dí­si­ma #ara­fa­mi­la es­tán es­pe­ran­do. De­fi­ni­ti­va­men­te es un gran año.

—¿Cuál es tu pró­xi­mo pro­yec­to?

Ara­cely Arám­bu­la vi­ve a ca­ba­llo en­tre Mia­mi y Mé­xi­co, con las ma­le­tas siem­pre he­chas, con mil pro­yec­tos y mil éxi­tos, pe­ro pa­ra ella su ma­yor triun­fo si­guen sien­do sus dos hi­jos, Da­niel y Mi­guel, tal co­mo nos cuen­ta en es­ta sin­ce­ra y re­ve­la­do­ra en­tre­vis­ta. En es­ta ima­gen, la ac­triz y con­duc­to­ra po­sa ves­ti­da de Ca­ro­li­na He­rre­ra y jo­yas de Da­nie­lla Kron­fle

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.