MA­MÁS IT

LAS IN­FLUEN­CERS MÁS SE­GUI­DAS EN INS­TA­GRAM SON RE­FE­REN­CIAS DE ES­TI­LO Y DE CÓ­MO VI­VIR LA MA­TER­NI­DAD

Hola Guatemala - - Real Moms - Tex­to: JO­SE LUIS DÍEZ-GAR­DE

Te­nía que pa­sar. An­tes o des­pués se iba a im­po­ner en el mun­do de Ins­ta­gram las «ma­más it», y aquí es­tán pa­ra, al pa­re­cer, que­dar­se con no­so­tros: “Las ma­dres in­ter­ac­túan más en las re­des so­cia­les, so­bre to­do las pri­me­ri­zas”, afir­ma John La­mo­ret­ti de la agen­cia Wom Agency, es­pe­cia­li­za­da en es­te ti­po de per­fi­les.

“Ya no si­guen so­lo los con­se­jos de sus ma­dres, aho­ra es­tán tam­bién en con­tac­to con otras ma­dres de to­do el mun­do y tie­nen más re­fe­ren­cias a la ho­ra de criar a sus hi­jos, o sea, que sí, lo más pro­ba­ble es que ha­yan lle­ga­do pa­ra que­dar­se y evo­lu­cio­nar”. En un mun­do co­mo el de las re­des so­cia­les, en el que com par­ti­mos nues­tra vi­da con to­dos nues­tros se­gui­do­res, el cam­bio vi­tal que su­po­ne el em­ba­ra­zo y la ma­ter­ni­dad se te­nía que ver re­fle­ja­do, y tras más de diez años de la apa­ri­ción del fe­nó­meno blog­ger, to­ca­ba ya que a esa ge­ne­ra­ción le lle­ga­ra la lla­ma­da del re­loj bio­ló­gi­co: “Hay va­rios ti­pos”, nos cuen­ta La­mo­ret­ti. “Las que ya eran ce­le­bri­ties y se han con­ver­ti­do en ma­dres; las que siem­pre han tra­ba­ja­do con blogs en­fo­ca­dos al mun­do ma­terno y las blo­gue­ras de lifestyle que se que­da­ron em­ba­ra­za­das y se han en­fo­ca­do al mun­do ma­mis”.

En­con­tra­mos ejem­plos de es­to con fa­ci­li­dad. Alessandra Am­bro­sio no

du­da en com­par­tir fo­to­gra­fías con su fa­mi­lia y nos da a co­no­cer a sus hi­jos, Noah y An­ja, en Ins­ta­gram. Chia­ra Fe­rrag­ni, por su par­te, una es­tre­lla na­ci­da gra­cias a la red de re­des, aca­ba de dar a luz. Su em­ba­ra­zo ha si­do uno de los más vi­ra­les que se re­cuer­dan (sus más de 12 mi­llo­nes de se­gui­do­res lo jus­ti­fi­can). La pam­plo­ne­sa Belén Ca­na­le­jo des­de el prin­ci­pio de su bi­tá­co­ra B a la mo­da nos pre­sen­tó a su fa­mi­lia, que ha ido cre­cien­do co­mo

lo han he­cho sus se­gui­do­res... Pe­ro, ¿qué tie­nen de es­pe­cial las «ma­más it»? “El mun­do ma­terno jue­ga con las emociones”, ex­pli­ca La­mo­ret­ti. “Es­to ha­ce que en­ter­nez­can a la ma­yo­ría de se­gui­do­res y se vi­ra­li­cen más los post de ins­ta-ma­mis”. ¿Y qué te­mas son los que más in­tere­san? “Sin du­da, los con­se­jos que se pue­den dar unas a otras: có­mo ali­men­tar bien a sus hi­jos, qué pro­duc­tos usar pa­ra su hi­gie­ne, ju­gue­tes y pren­das de ves­tir... es de­cir, el lifestyle”, ase­gu­ra nues­tro ex­per­to. La ido­nei­dad o no de mos­trar a los ni­ños en las re­des so­cia­les es qui­zás el te­ma más con­tro­ver­ti­do en es­te cam­po.

Con un per­fil que se mue­ve en­tre los 25 y los 40 años, ade­más, las ma­dres in­fluen­cers son tam­bién un re­fle­jo de la ma­ter­ni­dad ac­tual. In­clu­so con sus pro­ble­mas, co­mo es el ca­so de Jes­si­ca Stein y su ni­ña, Ru­mi, aque­ja­da de una ra­ra en­fer­me­dad genética.

Nos sur­ge así otra pre­gun­ta: cuan­do vi­si­tan­do los per­fi­les de Fe­rrag­ni o Veronika Heilbrunner nos to­pa­mos con Fe­dez y Jus­tin O’Shea, las pa­re­jas de am­bas. ¿No exis­ten los ins­ta-dad­dies? “De mo­men­to son muy po­cos, pe­ro se es­tán em­pe­zan­do a pro­nun­ciar ca­da vez más, in­clu­so mu­chas ma­dres in­fluen­cers com­par­ten sus ex­pe­rien­cias con sus ma­ri­dos”, con­clu­ye La­mo­ret­ti. “Aho­ra se les co­no­ce co­mo las fa­mi­lias in­fluen­cers”.

Ma­dre e hi­ja po­san pa­ra la cam­pa­ña de la fir­ma Jor­da­che

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.