UN SER­VI­CIO MÁS PER­SO­NA­LI­ZA­DO

IT Now Guatemala - - KNOW HOW -

Ya exis­ten al­gu­nas in­ter­ven­cio­nes de IA en los via­jes, con chat­bots pa­ra re­ser­va­cio­nes (co­mo Guest Uy Sna­pt­ra­vel), asis­ten­tes per­so­na­les de via­je (Me­zi) y pa­ra ayu­dar a los agen­tes de via­je hu­ma­nos (don­de se des­ta­ca Lo­la), di­jo Singh.

La in­dus­tria de via­jes pue­de uti­li­zar la IA y el apren­di­za­je au­to­má­ti­co “pa­ra co­no­cer los hábitos y pre­fe­ren­cias de sus via­je­ros fre­cuen­tes y de los hués­pe­des, lo que per­mi­ti­rá ofre­cer ex­pe­rien­cias más per­so­na­li­za­das”, men­cio­nó Su­mit Gup­ta, vi­ce­pre­si­den­te de HPC, IA y aná­li­sis en IBM.

Ima­gi­na el día que pue­da sen­tar­me en mi asien­to y los asis­ten­tes de vue­lo ya se­pan exac­ta­men­te có­mo me gus­ta el gin-to­nic. A con­ti­nua­ción me dan la bien­ve­ni­da en la re­cep­ción del ho­tel por mi nom­bre me­dian­te un soft­wa­re de re­co­no­ci­mien­to vi­sual; y el par­ti­do de los Yan­kees ya es­tá sin­to­ni­za­do en el te­le­vi­sor cuan­do lle­go a mi ha­bi­ta­ción.

Wayne Thom­pson, cien­tí­fi­co je­fe de da­tos en el desa­rro­lla­dor de soft­wa­re ana­lí­ti­co SAS, pre­sen­ta el si­guien­te es­ce­na­rio de los via­jes de ne­go­cios asis­ti­dos por IA en el fu­tu­ro: “Di­ga­mos que tie­nes una reunión con un clien­te en Los Án­ge­les. Ya re­ci­bis­te un men­sa­je de tex­to que di­ce que tu vue­lo es­tá a tiem­po. El lunes por la ma­ña­na es uno de los mo­men­tos más in­ten­sos en el ae­ro­puer­to y, na­tu­ral­men­te, se te ha­ce tar­de. Em­pie­zas a preo­cu­par­te por en­con­trar un lu­gar pa­ra apar­car en el estacionamiento del ae­ro­puer­to que es­tá com­ple­ta­men­te lleno, pe­ro tu sis­te­ma de na­ve­ga­ción uti­li­za la de­tec­ción de imá­ge­nes pa­ra en­viar­te ha­cia los me­jo­res pues­tos dis­po­ni­bles. Usan­do re­des con­ven­cio­na­les, la compu­tado­ra pue­de ana­li­zar fo­tos del estacionamiento en tiem­po real y de­tec­tar imá­ge­nes con una ta­sa de error del 6% por cien­to, lo cual es me­jor que el ojo hu­mano. Una vez que pa­sas­te el con­trol de seguridad has vuel­to a es­tar a tiem­po y de­ci­des to­mar un ca­fé y leer al­go”, con­ti­nuó Thom­pson.

Al acer­car­te a la tien­da de li­bros, te no­ti­fi­can so­bre pro­mo­cio­nes es­pe­cia­les en ba­se a tu his­to­rial de lec­tu­ra. A con­ti­nua­ción, re­ci­bi­rás un cu­pón en la ca­ja de jar­di­ne­ría y re­vis­tas de au­tos clá­si­cos, por­que un sis­te­ma de re­co­men­da­cio­nes sa­be que esos son tus hob­bies. Aho­ra te es­tá em­pe­zan­do a preo­cu­par que tu com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo no ha­ya lle­ga­do aún a la puer­ta de abor­da­je. Ella ya re­ci­bió la ad­ver­ten­cia de que es­ta­ba en la ter­mi­nal equi­vo­ca­da y las ins­truc­cio­nes so­bre la ru­ta más rá­pi­da pa­ra lle­gar a la puer­ta co­rrec­ta. Los ser­vi­cios de lo­ca­li­za­ción, que son usa­dos des­de ha­ce mu­cho pa­ra las ru­tas de los avio­nes, aho­ra se pue­den apro­ve­char pa­ra or­ga­ni­zar me­jor a los pa­sa­je­ros y ayu­dar a ase­gu­rar­te de que los vue­los es­tán a tiem­po. Una vez que es­tés en el ai­re, usas el Wi-fi del avión pa­ra twit­tear al­go así co­mo: “RDU> LAX sa­lien­do pun­tual­men­te”. Sin que­jas. La pri­me­ra par­te de es­te ocu­pa­do via­je de ne­go­cios pu­do ser di­fí­cil pe­ro no lo fue”. Me­dian­te el uso de aná­li­sis de sen­ti­mien­tos pue­de in­ter­pre­tar­se au­to­má­ti­ca­men­te el tweet co­mo po­si­ti­vo, así que la ae­ro­lí­nea res­pon­de­ría al­go por el es­ti­lo de “¡Gra­cias! Es­pe­ra­mos que el res­to de su día sea pla­cen­te­ro. A su lle­ga­da L.A. es­ta­rá so­lea­da y a 27ºc”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.