¿Có­mo evi­tar la cues­ta de enero?

Las com­pras rea­li­za­das du­ran­te la tem­po­ra­da de fin de año son la prin­ci­pal cau­sa de que el ini­cio del si­guien­te sea preo­cu­pan­te.

Mercados & Tendencias Guatemala - - SUMARIO - Por Nés­tor Amaya y Aman­da Ro­das edi­to­ria­[email protected]­vis­tamyt.com/aman­da.ro­[email protected]­po­cer­ca.com

No hay peor an­gus­tia que lle­gar al ini­cio del año con los bol­si­llos va­cíos, sin pre­su­pues­to pa­ra en­fren­tar los gas­tos que vie­nen.

Pa­ra el coor­di­na­dor fi­nan­cie­ro de Ban­co Cus­catlán En Tu Em­pre­sa El Salvador, Víctor Flo­res Irahe­ta, el des­ni­vel de enero es el re­sul­ta­do de los gas­tos del mes de di­ciem­bre. “La ma­yo­ría de los con­su­mi­do­res dis­fru­ta­mos esa épo­ca en fa­mi­lia, en­tre ce­le­bra­cio­nes, aga­sa­jos y re­ga­los que son par­te del pre­su­pues­to de gas­tos; los que afec­tan el in­gre­so fi­jo de nues­tro sa­la­rio, pe­se al agui­nal­do re­ci­bi­do en la pri­me­ra quin­ce­na de di­ciem­bre”, di­jo.

Esa tem­po­ra­da, de acuer­do al coor­di­na­dor de pla­ni­fi­ca­ción y con­trol fi­nan­cie­ro de la Uni­ver­si­dad Dr. Jo­sé Ma­tías Del­ga­do (UJMD), El­mer Ar­tu­ro Me­lén­dez, es de­no­mi­na­da la “épo­ca de éx­ta­sis con­su­mis­ta”, de­bi­do a que las per­so­nas gas­tan más que los in­gre­sos que per­ci­ben, por el sim­ple he­cho de te­ner una “emo­ción de agui­nal­do” o un ma­yor lo­gro eco­nó­mi­co en com­pa­ra­ción con los otros me­ses del año.

Es así co­mo las fa­mi­lias se han acos­tum­bra­do a co­men­zar los me­ses de enero con una ba­ja ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra, y en mu­chos ca­sos ter­mi­nan re­cu­rrien­do al en­deu­da­mien­to en prés­ta­mos pa­ra con­su­mo, y al uso de tar­je­tas de cré­di­to de­bi­do a los fuer­tes gas­tos con los que se ini­cia el año, co­mo el pa­go de los co­le­gios y la com­pra de uni­for­mes, en­tre otros.

Car­men Aí­da La­zo, De­ca­na de la Fa­cul­tad de Eco­no­mía y Ne­go­cios de la Es­cue­la Su­pe­rior de Eco­no­mía y Ne­go­cios (ESEN), afir­ma que la cues­ta de enero es pa­ra mu­chos difícil de­bi­do a que no se di­men­sio­na el im­pac­to en las fi­nan­zas per­so­na­les, o in­clu­so em­pre­sa­ria­les, cuan­do se tra­ta de pa­gar a pla­zos un bien o ser­vi­cio ad­qui­ri­do.

“Tra­di­cio­nal­men­te es­ta tem­po­ra­da ha sig­ni­fi­ca­do una épo­ca ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos pa­ra

mu­chas em­pre­sas, ya que ele­van el vo­lu­men de ven­tas ofre­cien­do pro­duc­tos aso­cia­dos a la fes­ti­vi­dad, que ge­ne­ran el in­cre­men­to del con­su­mo fuer­te de los ciu­da­da­nos”, se­ña­ló.

Tan­ta es la im­por­tan­cia del con­su­mo en es­tas fe­chas que un es­tu­dio de De­loit­te (2012) es­ti­ma una re­duc­ción del 14% en el Pro­duc­to In­terno Mun­dial si no exis­tie­ra la Na­vi­dad.

Me­lén­dez in­di­có que “a ni­vel empresarial, fi­nal de año es si­nó­ni­mo de gas­to en re­cur­sos hu­ma­nos, pa­go de agui­nal­dos, sa­la­rios adi­cio­na­les, pa­si­vo la­bo­ral, bonos, ce­le­bra­cio­nes de fi­nal de año, en­tre­ga de ca­nas­tas y otras pres­ta­cio­nes al per­so­nal adi­cio­na­les a lo que exi­ge la ley”.

El in­cre­men­to de la ero­ga­cio­nes de las em­pre­sas afec­ta la dis­po­ni­bi­li­dad fi­nan­cie­ra de las mis­mas, por ello es ne­ce­sa­rio con­tar, so­bre to­do las Pe­que­ñas y Me­dia­nas Em­pre­sas (Py­mes), con una guía pa­ra con­se­guir un ini­cio de año exi­to­so.

Pa­ra Me­lén­dez la me­jor es­tra­te­gia, tan­to pa­ra las em­pre­sas co­mo pa­ra las per­so­nas, es de­fi­nir y ma­ne­jar un pre­su­pues­to y afe­rrar­se a él co­mo un flo­ta­dor en me­dio del océano. Por ello com­par­te al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes que de­be­ría­mos to­mar en cuen­ta pa­ra ma­ne­jar un pre­su­pues­to:

Pa­ra que el mes de enero no nos re­ci­ba con las fi­nan­zas dé­bi­les, Flo­res des­ta­ca que “si aho­rra­mos un 30% de nues­tro agui­nal­do, po­dría­mos sub­si­diar fá­cil­men­te nues­tros com­pro­mi­sos eco­nó­mi­cos de enero; por lo que cues­ta se ve­rá ami­no­ra­da por el ‘buen gas­to’, o el lla­ma­do gas­to inteligente, que nos per­mi­te com­prar a un me­jor pre­cio”.

Tam­bién es ne­ce­sa­rio eva­luar las prio­ri­da­des pa­ra re­cor­tar gas­tos; no se tra­ta de una re­pre­sión, sino de de­ter­mi­nar las co­sas prio­ri­ta­rias y pres­cin­dir de las su­per­fluas.

La De­ca­na de la Fa­cul­tad de Eco­no­mía y Ne­go­cios de la ESEN tam­bién su­gie­re la uti­li­za­ción de nue­vas Apps pa­ra con­tro­lar los ru­bros en los que más se es­tá gas­tan­do. “El con­trol es cla­ve co­mo un pun­to de par­ti­da pa­ra iden­ti­fi­car có­mo se pue­den re­cor­tar gas­tos que no son prio­ri­ta­rios”, di­ce.

Ma­ne­jar ade­cua­da­men­te las tar­je­tas de cré­di­to es otra de las es­tra­te­gias que evi­ta­rán una cri­sis eco­nó­mi­ca per­so­nal. Cuan­to me­nos se uti­li­ce el di­ne­ro plás­ti­co, me­nos se­rán las deu­das a pa­gar en los pró­xi­mos me­ses. El uso ex­ce­si­vo de es­ta he­rra­mien­ta pue­de ser el cau­san­te de mu­chos pro­ble­mas eco­nó­mi­cos a los que de­be­rá en­fren­tar­se en un cor­to pla­zo.

Otro aspecto muy im­por­tan­te es el con­trol del con­su­mo de ener­gía y agua, en el que de­ben co­la­bo­rar to­dos los miem­bros de la fa­mi­lia u organización. Si se los re­du­ce, ade­más de aho­rrar di­ne­ro se res­guar­da el me­dio am­bien­te.

Si us­ted co­mien­za el año con deu­das es muy im­por­tan­te que se ale­je de las re­ba­jas, re­cuer­de que du­ran­te el mes de enero exis­ten mu­chas promociones pa­ra li­qui­dar la mer­ca­de­ría so­bran­te.

Es im­por­tan­te re­cor­dar que te­ner un prós­pe­ro año nue­vo de­pen­de de las de­ci­sio­nes fi­nan­cie­ras que no­so­tros mis­mos to­ma­mos con an­te­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.