Las re­for­mas elec­to­ra­les en Hon­du­ras, una ur­gen­te ne­ce­si­dad

El re­cien­te pro­ce­so elec­to­ral es­tu­vo mar­ca­do por una se­rie de in­con­sis­ten­cias y fa­llas que tie­nen al país su­mi­do en una nue­va cri­sis po­lí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal.

Mercados & Tendencias Guatemala - - OPINIÓN - Twit­ter: @os­car­me­la­ra Fa­ce­book: @os­car­me­la­raf Ins­ta­gram: @os­car­me­la­raf

Pa­ra en­ten­der la cri­sis por la que atra­vie­sa Hon­du­ras, es im­por­tan­te co­no­cer los an­te­ce­den­tes po­lí­ti­cos ba­jo los cua­les ha tran­si­ta­do el país en la úl­ti­ma dé­ca­da. La ten­sión po­lí­ti­ca en Hon­du­ras co­men­zó des­de 2009, cuan­do el fan­tas­ma de la re­elec­ción co­men­zó a ron­dar en el am­bien­te po­lí­ti­co. Con el plan­tea­mien­to rea­li­za­do por el Go­bierno del ex­pre­si­den­te Ma­nuel Ze­la­ya Ro­sa­les al­re­de­dor de una cuar­ta ur­na pa­ra con­sul­tar­le al pue­blo si es­ta­ba de acuer­do en con­vo­car a una Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te pa­ra apro­bar una nue­va Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca, rá­pi­da­men­te se pro­pa­gó la idea que la in­ten­ción de­trás de esa ini­cia­ti­va era la re­elec­ción del ex­pre­si­den­te Ze­la­ya. El pro­ce­so ini­cia­do por Ze­la­ya Ro­sa­les, con­clu­yó en un gol­pe de Es­ta­do el 28 de ju­nio de 2009.

A raíz del gol­pe de Es­ta­do, se ge­ne­ra una fuer­te di­vi­sión en el Par­ti­do Li­be­ral de Hon­du­ras, par­ti­do al que per­te­ne­cía el ex­pre­si­den­te Ma­nuel Ze­la­ya Ro­sa­les, al pun­to que su can­di­da­to, que lle­va­ba una am­plia ven­ta­ja so­bre el con­ten­dor del Par­ti­do Na­cio­nal, pier­de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de 2009 an­te el Par­ti­do Na­cio­nal li­de­ra­do por Por­fi­rio Lo­bo So­sa. Con la lle­ga­da al po­der del Par­ti­do Na­cio­nal y su con­ti­nui­dad a tra­vés de la elec­ción del Pre­si­den­te Juan Or­lan­do Her­nán­dez, ini­cia un pro­ce­so de con­trol ins­ti­tu­cio­nal (Po­der eje­cu­ti­vo, le­gis­la­ti­vo, ju­di­cial e in­clu­si­ve el Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral) cu­ya in­ten­ción se re­ve­la en el mo­men­to que un gru­po de dipu­tados de su Par­ti­do pre­sen­tó an­te la Sa­la de lo Cons­ti­tu­cio­nal de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, una so­li­ci­tud pa­ra que se de­cla­ra­rán in­apli­ca­bles los ar­tícu­los de la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca que im­pe­dían la re­elec­ción,con la cla­ra in­ten­ción de via­bi­li­zar un pro­yec­to re­elec­cio­nis­ta del Pre­si­den­te Juan Or­lan­do Her­nán­dez. La Sa­la de lo Cons­ti­tu­cio­nal, re­mo­vi­da y a su vez nom­bra­da por el Con­gre­so Na­cio­nal pre­si­di­do por Her­nán­dez, emi­tió un fa­llo (pa­ra la gran ma- yo­ría ile­gal), me­dian­te el cual de­cla­ró in­apli­ca­ble los ar­tícu­los de la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca que im­pi­den la re­elec­ción, abrien­do la po­si­bi­li­dad de la mis­ma y su­mien­do nue­va­men­te a la po­bla­ción hon­du­re­ña en una enor­me cri­sis po­lí­ti­ca, so­cial y eco­nó­mi­ca, con un país po­la­ri­za­do y di­vi­di­do en dos gru­pos, los que es­tán con Juan Or­lan­do Her­nán­dez y los que es­tán en su con­tra.

Es así co­mo lle­ga­mos a la elec­ción ge­ne­ral de no­viem­bre de 2017. Di­cho pro­ce­so trans­cu­rrió co­mo cual­quier otra elec­ción del pa­sa­do, con fa­llas e in­con­sis­ten­cias:

1 Los cen­tros de vo­ta­ción, co­mo nun­ca an­tes en la his­to­ria, se ce­rra­ron a las cua­tro de la tar­de (4:00 p.m.), cuan­do la re­gla ge­ne­ral siem­pre fue ex­ten­der el ho­ra­rio de vo­ta­ción has­ta las cin­co de la tar­de (5:00 p.m.).

2 Co­mo en to­das las elec­cio­nes ge­ne­ra­les an­te­rio­res, los re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res y la ten­den­cia no fue­ron re­ve­la­dos al­re­de­dor de las 7 a 9 du­ran­te la no­che de la elec­ción, sino que,el pri­mer in­for­me del Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral se dio en la ma­dru­ga­da del día si­guien­te, in­di­can­do una ven­ta­ja de al­re­de­dor de 5% a fa­vor de Sal­va­dor Nas­ra­lla co­mo can­di­da­to de la Alian­za de Opo­si­ción (cu­yo coor­di­na­dor ge­ne­ral es el ex­pre­si­den­te Jo­sé Ma­nuel Ze­la­ya Ro­sa­les) ob­te­nien­do 855,847 vo­tos (45.17%)so­bre Juan Or­lan­do Her­nán­dez del Par­ti­do Na­cio­nal que ob­te­nía 761,872 vo­tos (40.21%), ha­bién­do­se es­cru­ta­do el 57.18%de las ac­tas elec­to­ra­les.

3 A pe­sar de dar un re­sul­ta­do pre­li­mi­nar, el Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral (TSE) no in­di­có, co­mo en las pa­sa­das elec­cio­nes ge­ne­ra­les, que ese re­sul­ta­do a re­fle­ja­ba una ten­den­cia.

4 El sis­te­ma de trans­mi­sión de da­tos se co­lap­só y de­jó de fun­cio­na­ren di­ver­sas oca­sio­nes.

5 El con­teo de vo­tos se de­tu­vo y no se vol­vie­ron a pro­ce­sar da­tos sino has­ta al­re­de­dor de tres (3)

días des­pués, da­tos que po­co a po­co fue­ron re­du­cien­do la bre­cha exis­ten­te en­tre Sal­va­dor Nas­ra­lla y Juan Or­lan­do Her­nán­dez, has­ta que, con el 82.89% de las ac­tas pro­ce­sa­das, Her­nán­dez su­pe­ra­ba a Nas­ra­lla, al pun­to que al con­cluir la trans­mi­sión de los da­tos to­ta­les, Her­nán­dez re­sul­tó con una ven­ta­ja de 1,410,888 vo­tos (42,95%) so­bre Sal­va­dor Nas­ra­lla que ter­mi­nó con 1,360,442 vo­tos (41.42%).

An­te los he­chos an­tes enun­cia­dos, co­mien­za un pro­ce­so de des­cre­di­to del Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral (TSE) y co­mien­zan las de­nun­cias de frau­de por par­te de los par­ti­dos de la opo­si­ción y de un al­to por­cen­ta­je de la po­bla­ción, de­nun­cias que iban des­de la com­pra de cre­den­cia­les (do­cu­men­tos de iden­ti­fi­ca­ción del re­pre­sen­tan­te en la me­sa elec­to­ral) pa­ra al­te­rar las ac­tas elec­to­ra­les (do­cu­men­to que cer­ti­fi­ca el re­sul­ta­do elec­to­ral en la ur­na) has­ta la ma­ni­pu­la­ción elec­tró­ni­ca del sis­te­ma de trans­mi­sión y re­cep­ción de re­sul­ta­dos, en­tre otros. In­clu­so, or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les co­mo la OEA y la Unión Eu­ro­pea en sus co­mu­ni­ca­dos ini­cia­les emi­tie­ron se­rias du­das res­pec­to de la trans­pa­ren­cia del pro­ce­so elec­to­ral, cri­ti­can­do el he­cho que una bue­na par­te del ma­te­rial elec­to­ral lle­gó abier­to, en oca­sio­nes in­com­ple­to y sin nin­gún me­ca­nis­mo de se­gu­ri­dad, así co­mo, de­cla­ra­cio­nes res­pec­to que el Sis­te­ma In­te­gra­do de Es­cru­ti­nio y Di­vul­ga­ción Elec­to­ral (SIEDE) no con­tó con las ro­bus­tas me­di­das de se­gu­ri­dad ne­ce­sa­rias pa­ra ga­ran­ti­zar su in­te­gri­dad; al gra­do que la OEA cla­ra­men­te in­di­có que “la fal­ta de ga­ran­tías y trans­pa­ren­cia no per­mi­ten a es­ta Mi­sión te­ner cer­te­za so­bre los re­sul­ta­dos”.

El pro­ce­so elec­to­ral de 2017, y to­das sus fa­llas e in­con­sis­ten­cias tie­nen al país su­mi­do en una nue­va cri­sis po­lí­ti­ca igual o peor a la cri­sis del gol­pe de es­ta­do de 2009. La fa­mi­lia hon­du­re­ña nue­va­men­te se en­cuen­tra di­vi­di­da y la ten­sión en las ca­lles se sien­te y se respira.

Es du­ro y di­fí­cil el re­to­que te­ne­mos ade­lan­te los hon­du­re­ños, pues no so­la­men­te de­be­mos dar so­lu­ción in­me­dia­ta a la cri­sis que ac­tual­men­te vi­vi­mos, sino que se ha­ce ne­ce­sa­rio de­vol­ver­le al hon­du­re­ño la con­fian­za en sus ins­ti­tu­cio­nes y en es­pe­cial en los pro­ce­sos elec­to­ra­les, y pa­ra ello, se ha­ce ur­gen­te re­for­mas elec­to­ra­les, den­tro de las cua­les se in­clu­yen las si­guien­tes: (i) la des­po­li­ti­za­ción del Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral, pa­ra dar pa­so a un en­te téc­ni­co, pro­fe­sio­nal, con­fia­ble y apo­lí­ti­co; (ii) la ciu­da­da­ni­za­ción de las me­sas re­cep­to­ras del vo­to, pa­ra per­mi­tir que el con­trol del vo­to y el re­sul­ta­do de la su­ma­to­ria sea res­pe­ta­do; (iii) el vo­to elec­tró­ni­co co­mo un me­ca­nis­mo de evi­tar la ma­ni­pu­la­ción de los do­cu­men­tos fí­si­cos que hoy for­man par­te de nues­tro pro­ce­so elec­to­ral; (iv) la se­gun­da vuel­ta elec­to­ral, pues al ha­ber más de dos fuer­zas po­lí­ti­cas, es­te me­ca­nis­mo ga­ran­ti­za un go­bierno con al­to res­pal­do po­pu­lar; y, (v) la de­pu­ra­ción del cen­so y pa­drón elec­to­ral, pa­ra que so­la­men­te vo­ten las per­so­nas real­men­te ha­bi­li­ta­das pa­ra vo­tar, y que vo­ten en el si­tio de su real y ver­da­de­ro do­mi­ci­lio.

El Con­gre­so Na­cio­nal de­be aten­der a la bre­ve­dad re­for­mas elec­to­ra­les que per­mi­tan pro­ce­sos elec­to­ra­les trans­pa­ren­tes en don­de se res­pe­te la vo­lun­tad elec­to­ral y de esa for­ma la po­bla­ción pue­da te­ner cer­te­za res­pec­to del re­sul­ta­do elec­to­ral y así evi­tar caer nue­va­men­te en otra cri­sis po­lí­ti­ca que el país se­gu­ra­men­te no so­por­ta­rá. El re­to es gran­de, pe­ro es ne­ce­sa­rio y ur­gen­te.

Os­car Ar­man­do Me­la­ra Fa­cus­sé SO­CIO DI­REC­TOR DE BU­FE­TE ME­LA­RA & ASO­CIA­DOS

Cortesía FB Po­li­cía Na­cio­nal de Hon­du­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.