El te­cho de cris­tal ¿Mi­to o reali­dad?

Mercados & Tendencias Guatemala - - OPINIÓN - Adria­na Ál­va­rez DI­REC­TO­RA Y GE­REN­TE DE NUE­VOS NE­GO­CIOS, ÁL­VA­REZ Y MA­RÍN COR­PO­RA­CIÓN

El con­cep­to “Te­cho de cris­tal”, de­ri­va­do del in­glés “glass­cei­ling”, es uti­li­za­do pa­ra des­cri­bir una ba­rre­ra, su­pues­ta­men­te in­vi­si­ble, que cau­sa pro­ble­mas a las mu­je­res pa­ra as­cen­der en la es­ca­le­ra cor­po­ra­ti­va.

Se di­ce que es in­vi­si­ble de­bi­do a que es­tá com­pues­ta por cri­te­rios sub­je­ti­vos y es­te­reo­ti­pa­dos que di­fí­cil­men­te se pue­dan me­dir, por es­tar en la psi­quis del ser hu­mano y, en mu­chos ca­sos, sin ser cons­cien­te de ello.

Du­ran­te mu­chí­si­mos años de mi vi­da yo era de las que pre­di­ca­ba que el ma­chis­mo no exis­tía, pues con­si­de­ra­ba que si una mu­jer no as­cen­día se de­bía a que ella no era (lo su­fi­cien­te­men­te) bue­na y que uti­li­za­ba es­to co­mo ex­cu­sa. Es­ta­ba se­gu­ra de mi po­si­ción, por­que yo tra­ba­ja­ba muy du­ro, al mis­mo tiem­po que es­tu­dia­ba pa­ra de­mos­trar mi com­pro­mi­so con ser la me­jor y pre­pa­rar­me aca­dé­mi­ca­men­te. Tra­ta­ba de ser la pri­me­ra en lle­gar y la úl­ti­ma en ir­me, no le de­cía que no a na­da ni a na­die y da­ba siem­pre mi 200%. Ade­más, pa­ra de­mos­trar que no era una mu­jer “di­fí­cil”, no co­bra­ba ho­ras ex­tra, acep­té el sa­la­rio que me ofre­cie­ron sin dis­cu­tir, asu­mí más fun­cio­nes de las que in­cluía mi con­tra­to y no me que­ja­ba.

En mi con­cep­to, era muy bue­na tra­ba­ja­do­ra y esa era la ra­zón por la cual yo as­cen­día y “otras” no; pe­ro em­pe­cé a no­tar que com­pa­ñe­ros hom­bres, que no ha­cían ni la mi­tad de lo que yo rea­li­za­ba, as­cen­dían tam­bién y por en­ci­ma de com­pa­ñe­ras mu­je­res que es­ta­ban más pre­pa­ra­das aca­dé­mi­ca­men­te y, en mi opi­nión, más com­pro­me­ti­das.

Mu­chas de las com­pa­ñe­ras de mi edad se ha­bían gra­dua­do de la uni­ver­si­dad y es­ta­ban cur­san­do una maes­tría. Los hom­bres no ha­bían ter­mi­na­do de es­tu­diar. Ellas al­mor­za­ban en su es­cri­to­rio pa­ra que les die­ra tiem­po de ha­cer to­do su tra­ba­jo. Va­rios de ellos sa­lían a al­mor­zar, al­gu­nos in­clu­so in­cluían una “cer­ve­ci­ta” co­mo par­te del al­muer­zo eje­cu­ti­vo y sa­lían un po­co más tem­prano pa­ra apro­ve­char el “happy­hour” del res­tau­ran­te que es­ta­ba cer­ca o in­vi­tar al clien­te a to­mar al­go.

Con el tiem­po fui apren­dien­do que a los hom­bres se les as­cien­de por su po­ten­cial, mien­tras que a las mu­je­res por los éxi­tos ob­te­ni­dos. Se es­pe­ra siem­pre que el hom­bre sea bueno, por lo cual, en los pro­ce­sos de con­tra­ta­ción tie­ne que pre­sen­tar­se sim­ple­men­te co­mo al­guien con bue­na ac­ti­tud, ga­nas de apren­der, ca­paz de li­de­rar y ha­cer las co­sas bien; pa­ra con­se­guir el em­pleo. Por su par­te, la mu­jer de­be de­mos­trar que ya co­no­ce del te­ma y que lo ha ma­ne­ja­mi­mos do an­te­rior­men­te con éxi­to, pa­ra que le crean que me­re­ce la opor­tu­ni­dad. Aun­que es­to no es al­go ge­ne­ra­li­za­do, es un pen­sa­mien­to arrai­ga­do in­cons­cien­te­men­te en nues­tra so­cie­dad. Pien­se a lo in­terno, ¿ha pa­sa­do por una si­tua­ción don­de al en­tre­vis­tar al hom­bre es­te ya “en­tró ga­nan­do” y al dar­le opor­tu­ni­dad a la mu­jer sin­tió du­das? Claro que exis­ten mu­chas va­ria­bles y no to­dos los ca­sos son igua­les, pe­ro el prin­ci­pio si­gue sien­do el mis­mo.

Asi­mis­mo, juz­ga­mos muy di­fe­ren­te a los hom­bres que a las mu­je­res e, igual que en el ca­so an­te­rior, lo ha­ce­mos ge­ne­ral­men­te de for­ma in­cons­cien­te. En la ma­yo­ría de los ca­sos no im­por­ta la apa­rien­cia del hom­bre, si se vis­te bien o no, si tie­ne so­bre­pe­so o no e in­clu­so su hi­gie­ne per­so­nal. Pe­ro di­fí­cil­men­te pa­sa­ría­mos por al­to a una mu­jer mal ves­ti­da, obe­sa y que olie­ra feo.

Cuan­do el hom­bre tie­ne fa­mi­lia es con­si­de­ra­do co­mo un tra­ba­ja­dor com­pro­me­ti­do, pe­ro cuan­do se tra­ta de una mu­jer lo pri­me­ro que se pien­sa es que pen­sa­rá mu­cho en sus hi­jos y no se con­cen­tra­rá en el tra­ba­jo.

Cuan­do nos to­pa­mos con un hom­bre va­lien­te, arries­ga­do y to­ma­dor de de­ci­sio­nes; pen­sa­mos que es un ver­da­de­ro lí­der. Cuan­do una mu­jer se des­cri­be con esas pa­la­bras asul que de­be ser una his­té­ri­ca y “amar­ga­da” sin fa­mi­lia y com­pa­de­ce­mos al “po­bre” hom­bre que se ha atre­vi­do a es­tar con ella.

Sé que los ca­sos que he des­cri­to no pue­den ser ge­ne­ra­li­za­dos, ni to­das las si­tua­cio­nes son igua­les; pe­ro mi in­ten­ción es ilus­trar si­tua­cio­nes que, aun­que no las ha­ya­mos vi­vi­do o no las pen­se­mos así, sa­be­mos que aún exis­ten y com­po­nen lo que se lla­ma el te­cho de cris­tal.

Si bien es cier­to exis­ten mu­chas co­sas que las mu­je­res po­de­mos ha­cer a ni­vel in­terno pa­ra as­cen­der den­tro del mun­do la­bo­ral, ta­les co­mo creer en no­so­tras, apren­der a ba­lan­cear el tiem­po per­so­nal y fa­mi­liar, de­jar de la­do la cul­pa y la ne­ce­si­dad de per­fec­ción; por nom­brar al­gu­nas, exis­ten mu­chas co­sas que co­mo per­so­nas de ne­go­cios po­de­mos ha­cer pa­ra ir que­bran­do el te­cho de cris­tal y dar­le ma­yor opor­tu­ni­dad a las mu­je­res pa­ra que pue­dan as­cen­der, en igual­dad de con­di­cio­nes, en la es­ca­le­ra cor­po­ra­ti­va.

Ca­da vez que va­ya­mos a juz­gar a una mu­jer, ana­li­ce­mos en nues­tro in­te­rior si juz­ga­ría­mos así a un hom­bre, en su ves­ti­men­ta, ca­pa­ci­dad, in­te­li­gen­cia, com­pro­mi­so y re­la­cio­nes. En la ma­yo­ría de los ca­sos es po­si­ble que nos de­mos cuen­ta que el pro­ble­ma no es ella, sino nues­tros pro­pios es­te­reo­ti­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.