La mar­ca per­so­nal: Una gran opor­tu­ni­dad pa­ra las em­pre­sas

Mercados & Tendencias Guatemala - - OPINIÓN - Rebeca Bar­zu­na CON­SUL­TO­RA DE MAR­CA PER­SO­NAL EN LA DE RO­JO MARKETING & TALKS

En 1997 el es­ta­dou­ni­den­se Tom Pe­ters es­ta­ble­ció, en uno de sus ar­tícu­los, el con­cep­to de mar­ca per­so­nal : “Las gran­des com­pa­ñías en­tien­den la im­por­tan­cia de las mar­cas. Hoy, en la Era de las Per­so­nas, tú de­bes ser tu pro­pia mar­ca." En Amé­ri­ca Cen­tral, es­ta ten­den­cia ha ido to­man­do fuer­za en los úl­ti­mos años, prin­ci­pal­men­te en­tre los pro­fe­sio­na­les in­de­pen­dien­tes y los em­pren­de­do­res.

Aun­que, se­gún el au­tor, las gran­des em­pre­sas fue­ron las pri­me­ras en com­pren­der lo esen­cial que es la mar­ca co­mer­cial es evi­den­te el des­co­no­ci­mien­to de los be­ne­fi­cios que apor­ta in­cen­ti­var a los co­la­bo­ra­do­res a que construyan su pro­pia mar­ca.

Par­te de es­ta ten­den­cia de­fien­de el he­cho que los in­di­vi­duos se con­si­de­ren co­mo mar­cas co­mer­cia­les, con la di­fe­ren­cia que cuen­tan con un có­di­go ge­né­ti­co úni­co e irre­pe­ti­ble, ba­sa­do en la mez­cla de su per­so­na­li­dad, va­lo­res, ha­bi­li­da­des, edu­ca­ción, ex­pe­rien­cia y vi­ven­cias; en­tre otros.

El tér­mino de mar­ca per­so­nal co­men­zó a po­pu­la­ri­zar­se de­bi­do a cier­tos fac­to­res, en­tre los cua­les es­tá la des­es­ti­ma­ción del cu­rrícu­lo co­mo úni­ca fuen­te de in­for­ma­ción y la ne­ce­si­dad de di­fe­ren­cia­ción an­te la glo­ba­li­za­ción, con la cual la com­pe­ten­cia en el mer­ca­do la­bo­ral por un pues­to de tra­ba­jo, pro­yec­to o con­tra­to; ya no só­lo se li­mi­ta a pro­fe­sio­na­les o em­pre­sas lo­ca­les, sino al res­to del mun­do.

¿EN QUé BE­NE­fi­CIA LA MAR­CA PER­SO­NAL A UNA gran em­pre­sa?

Si bien es sa­bi­do que las em­pre­sas ven­den pro­duc­tos o ser­vi­cios, es in­ne­ga­ble que uno de sus prin­ci­pa­les ac­ti­vos son las per­so­nas que las con­for­man y se en­car­gan de ge­ne­rar con­fian­za en los clien­tes.

Es im­por­tan­te po­ten­ciar la mar­ca per­so­nal de los co­la­bo­ra­do­res cla­ve, ya que ac­tual­men­te tie­ne más cre­di­bi­li­dad la in­for­ma­ción trans­mi­ti­da por las per­so­nas que por las mis­mas com­pa­ñías.

Ca­da colaborador pue­de, a tra­vés de las re­des so­cia­les, ge­ne­rar un diá­lo­go per­ma­nen­te con una red de con­tac­tos y se­gui­do­res que po­drían pos­te­rior­men­te con­ver­tir­se en clien­tes; con los cua­les la em­pre­sa no hu­bie­se po­di­do es­ta­ble­cer ese víncu­lo. El im­pac­to po­si­ti­vo que ge­ne­ran las mar­cas in­di­vi­dua­les, ter­mi­na be­ne­fi­cian­do a la mar­ca glo­bal.

La mar­ca per­so­nal ayu­da al de­par­ta­men­to de re­cur­sos hu­ma­nos a ela­bo­rar, jun­to al colaborador, el plan más ade­cua­do pa­ra su ca­rre­ra, en que se de­fi­ni­rán de ma­ne­ra pre­ci­sa la di­rec­ción pro­fe­sio­nal y los ob­je­ti­vos que desea al­can­zar; ba­sa­dos en las ha­bi­li­da­des, vaAun­que lo­res, ap­ti­tu­des y la ex­pe­rien­cia que po­sea. Es una pro­yec­ción de có­mo desea ser vis­ta la per­so­na por los de­más miem­bros de la com­pa­ñía, los clien­tes y los pro­vee­do­res. El re­torno de in­ver­sión de es­tas ac­cio­nes se ve­rá re­fle­ja­do en el in­cre­men­to de la re­ten­ción del per­so­nal.

En el ca­so de una em­pre­sa de ser­vi­cios, la pro­mo­ción in­di­vi­dual de sus co­la­bo­ra­do­res a tra­vés de un pro­gra­ma de ra­dio, un blog, re­vis­tas o char­las; los po­si­cio­na co­mo ex­per­tos re­co­no­ci­dos en al­gún área es­pe­cí­fi­ca, por lo que atrae­rán a nue­vos clien­tes que bus­can la me­jor op­ción del mer­ca­do.

Pa­ra los ne­go­cios que ven­den pro­duc­tos, la mar­ca per­so­nal de los co­la­bo­ra­do­res es una he­rra­mien­ta que acer­ca al con­su­mi­dor a los pro­ce­sos, pro­duc­tos y de­ta­lles “tras las bam­ba­li­nas”, a tra­vés de un pun­to de vis­ta más cer­cano y hu­mano.

to­dos los in­di­vi­duos de­be­rían con­tar con una mar­ca per­so­nal, es im­por­tan­te con­si­de­rar que el pro­ce­so re­quie­re tiem­po, es­fuer­zo y re­cur­sos pa­ra ser efec­ti­vo.

El de­par­ta­men­to de re­cur­sos hu­ma­nos, jun­to a las ge­ren­cias, de­be­ría iden­ti­fi­car a las per­so­nas com­pro­me­ti­das, en­tu­sias­tas, con ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go y gran­des ha­bi­li­da­des pa­ra la co­mu­ni­ca­ción; que com­par­tan y de­fien­dan los idea­les de la em­pre­sa. La cons­truc­ción de mar­ca pa­ra ca­da una de es­tas per­so­nas de­be ser desa­rro­lla­da por un pro­fe­sio­nal o con­sul­tor en el área de bran­ding.

Una com­pa­ñía que se­pa ca­pi­ta­li­zar la mar­ca per­so­nal de sus co­la­bo­ra­do­res pue­de au­men­tar la per­cep­ción del va­lor de sus pro­duc­tos y ser­vi­cios, trans­for­mar la ofer­ta en de­man­da y mar­car una gran di­fe­ren­cia en el mer­ca­do.

La mar­ca per­so­nal ayu­da al de­par­ta­men­to de re­cur­sos hu­ma­nos a ela­bo­rar, jun­to al colaborador, el plan más ade­cua­do pa­ra su ca­rre­ra, en que se de­fi­ni­rán de ma­ne­ra pre­ci­sa la di­rec­ción pro­fe­sio­nal y los ob­je­ti­vos que desea al­can­zar; ba­sa­dos en las ha­bi­li­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.