Car­ta de un mi­llen­nial pa­ra el mun­do

Mercados & Tendencias Guatemala - - OPINIÓN -

En es­tos días, el te­ma mi­llen­nial es uno de los más can­den­tes en las or­ga­ni­za­cio­nes. Mu­chas em­pre­sas se sien­ten na­ve­gan­do en un mar to­tal­men­te des­co­no­ci­do cuan­do se ha­bla del ta­len­to de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, in­clu­so he lle­ga­do a es­cu­char la pa­la­bra “pá­ni­co” cuan­do se to­ca es­te te­ma. Pe­ro ¿qué es eso de ser mi­llen­nial?

So­mos una ge­ne­ra­ción de per­so­nas na­ci­das a par­tir de 1984. Cre­ci­mos de la mano de la tec­no­lo­gía, in­ter­net, la glo­ba­li­za­ción y vi­vi­mos en un en­torno to­tal­men­te fa­vo­ra­ble pa­ra lo so­cial, lo­cal y mo­bi­le (el so­lo­mo). So­mos los in­com­pren­di­dos del nue­vo tes­ta­men­to, co­mo di­ría Re­né, de +alle 13, en “>amo’a por­tar­nos mal”. No nos ajus­ta­mos a lo con­ven­cio­nal, no es­tu­dia­mos ni tra­ba­ja­mos de for­ma nor­mal y rom­pe­mos con las re­glas que a nues­tro jui­cio ca­re­cen de sen­ti­do. No na­ci­mos pa­ra se­guir el mis­mo pa­trón de vi­da de nues­tros pre­de­ce­so­res. En lu­gar de “es­toy aun­que no se­pa­mos ha­cia dón­de va­mos”, bus­ca­mos te­ner una vi­da con pro­pó­si­to.

Lo que nos mue­ve no es el di­ne­ro. Es la sen­sa­ción de li­ber­tad, la po­si­bi­li­dad de to­mar de­ci­sio­nes, de cre­cer, de al­can­zar nues­tros sue­ños y de per­se­guir un pro­pó­si­to de vi­da; mu­cho más allá de sim­ple­men­te es­tu­diar, tra­ba­jar, te­ner hi­jos y mo­rir.

No nos que­da­mos quie­tos. Nos mue­ve la pa­sión por lo que ha­ce­mos, por cam­biar nues­tro en­torno y trans­for­mar el mun­do.

Aque­llos que no com­pren­den nues­tro com­por­ta­mien­to nos han til­da­do de pe­re­zo­sos, des­en­fo­ca­dos e in­clu­so de nar­ci­sis­tas. Pe­ro la ver­dad es que so­mos el re­sul­ta­do de lo que nues­tros pa­dres, la tec­no­lo­gía y el en­torno han he­cho con no­so­tros. Hoy quie­ro con­tar­les a los pa­dres, los je­fes y a us­te­des, mis con­tem­po­rá­neos mi­llen­nials, qué es lo que es­tá pa­san­do con no­so­tros, por qué te­ne­mos tan con­fun­di­do a to­do el mun­do y cuá­les son las ra­zo­nes de nues­tro atí­pi­co com­por­ta­mien­to.

Te­ne­mos pa­dres pró­di­gos

Mien­tras nues­tros abue­los cas­ti­ga­ban a nues­tros pa­dres an­te el me­nor in­di­cio de in­so­len­cia o irres­pe­to, ellos nos han per­do­na­do to­do. So­mos el re­sul­ta­do de una es­tra­te­gia de crian­za, po­dría de­cir­se que fa­lli­da en tér­mi­nos de au­to­es­ti­ma, en la que in­ten­ta­ron dar­nos to­do aque­llo que ellos no tu­vie­ron y qui­sie­ron evi­tar a to­da cos­ta que pa­sá­ra­mos por el mis­mo su­fri­mien­to que pa­sa­ron ellos en su ni­ñez y ju­ven­tud.

Nos di­je­ron que éra­mos es­pe­cia­les y que po­día­mos con­se­guir to­do lo que qui­sié­ra­mos, so­lo por el he­cho de desear­lo. Mues­tra de ello es que en el co­le­gio nues­tros pro­fe­so­res nos pu­sie­ron me­jo­res ca­li­fi­ca­cio­nes y me­da­llas, so­lo por­que no que­rían li­diar con el mal ge­nio de nues­tros pa­pás cuan­do se en­te­ra­ran de nues­tras ca­li­fi­ca­cio­nes reales.

Nues­tros pa­dres qui­sie­ron ha­cér­nos­la fá­cil. El re­sul­ta­do fue que cre­ci­mos con la per­cep­ción de que po­de­mos te­ner to­do lo que pro­pu­sié­ra­mos, so­lo que no nos di­je­ron cuán­to te­nía­mos que es­for­zar­nos pa­ra con­se­guir­lo.

Tec­no­lo­gía adic­ti­va

Ca­da vez que re­ci­bi­mos un men­sa­je, un chat, un li­ke o una no­ti­fi­ca­ción; nues­tro ce­re­bro se­gre­ga un quí­mi­co lla­ma­do do­pa­mi­na. Es el mis­mo que se li­be­ra cuan­do co­me­mos, con­su­mi­mos al­cohol, te­ne­mos se­xo, apos­ta­mos o con­su­mi­mos dro­gas. Es­ta es la ra­zón por la cual el uso de la tec­no­lo­gía, las redes so­cia­les y los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les; es adic­ti­va y, co­mo cual­quier otra adic­ción, nos pue­de cos­tar re­la­cio­nes, di­ne­ro y ha­cer nues­tra vi­da aun peor.

Pe­ro es­te es el me­nor de nues­tros pro­ble­mas con la tec­no­lo­gía. El más im­por­tan­te es que nos he­mos acos­tum­bra­do a re­la­cio­nar­nos a tra­vés de las pan­ta­llas, los emo­jis y las no­ti­fi­ca­cio­nes, por en­de, no he­mos lo­gra­do cons­truir re­la­cio­nes ver­da­de­ras.

Cre­ci­mos en un mun­do de redes so­cia­les, en el que so­mos ex­per­tos en po­ner­le fil­tro a la vi­da y mos­trar­le a to­dos que es “per­fec­ta”, aún cuan­do en reali­dad es­te­mos de­pri­mi­dos. So­mos ex­per­tos en pa­re­cer que lo te­ne­mos to­do ba­jo con­trol, pe­ro la reali­dad es que en el fon­do te­ne­mos una au­to­es­ti­ma más ba­ja que las ge­ne­ra­cio­nes pre­de­ce­so­ras. He­mos crea­do un mun­do su­rrea­lis­ta, en el que pa­re­ce­mos ab­so­lu­ta­men­te fe­li­ces, pe­ro en el mun­do of­fli­ne es­ta­mos le­jos de ser­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.