Cin­co cam­bios di­gi­ta­les que afec­tan la me­di­ción

Mercados & Tendencias Guatemala - - OPINIÓN - Ar­tu­ro Ló­pez Va­le­rio DI­GI­TAL MAR­KE­TING DE STI AD­VI­SOR

Años atrás las em­pre­sas rea­li­za­ban sus pla­ni­fi­ca­cio­nes es­tra­té­gi­cas ba­sa­das en un con­tex­to ana­lí­ti­co li­mi­ta­do, sin em­bar­go, hoy el mer­ca­do cam­bia ca­da día, de­bi­do a que exis­te un con­tex­to di­gi­tal ace­le­ra­do que afec­ta prin­ci­pal­men­te el va­lor y la con­fian­za de los con­su­mi­do­res ha­cia las mar­cas. Ese con­tex­to ge­ne­ra da­tos que las or­ga­ni­za­cio­nes no en­fo­can ha­cia el con­su­mi­dor.

Se­gún el re­por­te “Es­ta­do de la In­no­va­ción” pu­bli­ca­do por la fir­ma CB In­sights —una en­cues­ta en la que­par­ti­ci­pa­ron más de 3 mil eje­cu­ti­vos de los Es­ta­dos Uni­dos, el 84.9% afir­mó­que la in­no­va­ción es im­por­tan­te, pe­ro el 78% de los mis­mos en­cues­ta­dos no ha­bían ge­ne­ra­do­cam­bios en sus or­ga­ni­za­cio­nes.

Los eje­cu­ti­vos de­las gran­des or­ga­ni­za­cio­nes ge­ne­ral­men­te ha­blan un len­gua­je in­terno que di­fi­cul­ta la in­ter­ac­ción con sus­clien­tes; mien­tras más exi­to­sa es la or­ga­ni­za­ción, su co­mu­ni­ca­ción es­tá sal­pi­ca­da por­tec­ni­cis­mos que for­ta­le­cen la cul­tu­ra in­ter­na, pe­ro sa­bo­tean el ob­je­ti­vo de me­jo­rar los ca­na­les de ser­vi­cio.

Par­te de la in­no­va­ción que han ge­ne­ra­do los mo­de­los de star­tups tec­no­ló­gi­cas, es la cer­ca­nía que lo­gran con sus pros­pec­tos y que man­tie­nen du­ran­te to­do el “cus­to­mer jour­ney”. Es ne­ce­sa­rio que las em­pre­sas em­pie­cen a crear ca­na­les efi­cien­tes y un len­gua­je pa­ra co­nec­tar­se con sus po­ten­cia­les clien­tes: esas per­so­nas que es­tán “des­de la puer­ta del ne­go­cio ha­cia afue­ra”.

La me­di­ción jue­ga un pa­pel im­por­tan­te en el “user jour­ney” que de­be es­ta­ble­cer ca­da ne­go­cio. Un ejem­plo es Net­flix: su con­te­ni­do con­su­me el 20% del an­cho de ban­da des­cen­den­te del mun­do. Es de­cir, 1 de ca­da 5 des­car­gas son de Net­flix. Esa ci­fra aun­que es muy téc­ni­ca, re­fle­ja una reali­dad que to­dos com­pren­de­mos y que po­de­mos afir­mar que es una reali­dad.

Pa­ra es­to de­be­mos re­pa­sar los 4 con­tex­tos que han cam­bia­do “de la puer­ta del ne­go­cio ha­cia afue­ra” y en­ten­der que ese con­su­mi­dor vi­ve en un mun­do más avan­za­do que nues­tro ne­go­cio. In­clui­mos al­gu­nas pre­gun­tas que de­be rea­li­zar jun­to a sus co­la­bo­ra­do­res.

1. El mó­vil es el rey.

El 56% de la po­bla­ción do­mi­ni­ca­na tie­ne ac­ce­so a un te­lé­fono mó­vil, mien­tras que 6.05 mi­llo­nes de usua­rios en el te­rri­to­rio na­cio­nal tie­nen ac­ce­de­na in­ter­net a tra­vés de un dis­po­si­ti­vo inalám­bri­co.Es­to ha­bi­li­ta la par­ti­ci­pa­ción de 5.60 mi­llo­nes en­las redes so­cia­les, se­gún el úl­ti­mo in­for­me de la fir­ma We Are So­cial, ba­sa­do en ci­fras del Ban­co Mun­dial y los re­gu­la­do­res lo­ca­les.¿Su si­tio web es mo­bi­le-friendly? ¿Tie­ne un app mó­vil, pe­ro su pá­gi­na web so­lo pue­de na­ve­gar­se có­mo­da­men­te en un desk­top?

2. La for­ma de con­su­mir el con­te­ni­do.

El cam­bio del con­tex­to di­gi­tal tie­ne­cua­tro (4) ejes que se com­ple­men­tan en­tre sí: las bús­que­das, web 2.0, ce­lu­la­res in­te­li­gen­tes y redes so­cia­les. Ha cam­bia­do la for­ma de pro­du­cir con­te­ni­do, pa­san­do de tex­to a fo­tos, vi­deos 360 y aho­ra reali­dad vir­tual o au­men­ta­da. Es ne­ce­sa­rio­que los me­dios to­men con­cien­cia de la for­ma en que pro­du­cen el con­te­ni­do, evi­tan­do li­mi­tar­se a un so­lo ca­nal.¿Lo pro­du­ce pa­ra las redes so­cia­les y you­tu­be? ¿Es un men­sa­je pu­bli­ci­ta­rio o una se­rie de con­te­ni­dos que ayu­da­na sus po­ten­cia­les clien­tes a co­no­cer pro­fun­da­men­te sus pro­duc­tos y ser­vi­cios?

3. La ve­lo­ci­dad en el mó­vil es cru­cial.

Los si­tios web y las apli­ca­cio­nes que car­gan en me­nos de 5 se­gun­dos tie­nen la po­si­bi­li­dad de du­pli­car sus in­gre­sos, re­por­tó Goo­gle en 2016; mien­tras que la ten­den­cia apun­ta a que 1 de ca­da 2 per­so­nas es­pe­ran que car­gue an­tes de los 2 se­gun­dos. Cuan­do le ofrez­can una in­ter­faz com­ple­ja y “pe­sa­da” pa­ra su ne­go­cio, pien­se que la ma­yo­ría de los do­mi­ni­ca­nos, 40% de la po­bla­ción que uti­li­za ser­vi­cios de da­tos mó­vi­les,na­ve­ga a tra­vés de 3G. Só­lo el 10% tie­ne ac­ce­so a 4G.¿Ha na­ve­ga­do su web en las mis­mas con­di­cio­nes de ve­lo­ci­dad que sus clien­tes? ¿Su app mó­vil de­be co­nec­tar­se al wi­fi pa­ra des­car­gar los con­te­ni­dos?

4. Los anun­cios no son la úni­ca for­ma de co­ne­xión.

An­tes de in­ver­tir en pu­bli­ci­dad pa­ra lla­mar la aten­ción, la em­pre­sa de­be ha­cer­loen una he­rra­mien­ta de CRM. Es­ta­blez­ca una con­ver­sa­ción per­so­na­li­za­da con ca­da clien­te, con­viér­ta­la en una re­la­ción; po­si­cio­ne sus pro­duc­tos en los bus­ca­do­res yten­ga re­fe­ren­cias o con­te­ni­dos de sus pro­duc­tos siem­pre dis­po­ni­bles en lí­nea. Es­tas téc­ni­cas son me­jo­res que la co­mu­ni­ca­ción ma­si­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.