64 EL NUE­VO ORO DEL SI­GLO XXI

Las ase­gu­ra­do­ras de­ben crear un equi­li­brio in­te­li­gen­te en­tre la opor­tu­ni­dad cor­po­ra­ti­va y los ries­gos de se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca.

Mercados & Tendencias Guatemala - - SUMARIO - Sr. Matt­hew Mar­tin­da­le, So­cio Se­gu­ri­dad Ci­ber­né­ti­ca, Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros en KPMG en el Reino Uni­do

La de­man­da de co­bal­to va en al­za de­bi­do a la de­man­da pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to de sus au­to­mó­vi­les eléc­tri­cos.

No so­lo la po­si­ción de ci­ber­de­fen­sa pue­de ofre­cer pro­tec­ción, tam­bién pue­de traer opor­tu­ni­da­des vi­ta­les pa­ra el fu­tu­ro cre­ci­mien­to – ¿Pe­ro por dón­de las com­pa­ñías ase­gu­ra­do­ras de­be­rían em­pe­zar? Com­pren­der, pre­pa­rar y eva­luar son 3 pa­sos cla­ves que las com­pa­ñías ase­gu­ra­do­ras de­be­rían to­mar an­te la ci­ber­se­gu­ri­dad.

Mu­chas ase­gu­ra­do­ras tra­di­cio­na­les en­fren­tan una ar­dua ba­ta­lla cuan­do se tra­ta de ci­ber­se­gu­ri­dad, y no hay que mi­rar muy le­jos por ca­sos de in­cum­pli­mien­to que han im­pac­ta­do los in­gre­sos de las com­pa­ñías y su repu­tación. Por es­te mo­ti­vo, es preo­cu­pan­te que el 57 por cien­to de los ge­ren­tes ge­ne­ra­les (CEOs) de las ase­gu­ra­do­ras con­si­de­ra que su com­pa­ñía es­tá ‘al­go’ pre­pa­ra­da pa­ra un ci­be­rin­ci­den­te, mien­tras que so­lo el 28 por cien­to ‘au­men­ta­rá sig­niÅ­ca­ti­va­men­te¼ su in­ver­si~n en ci­ber­se­gu­ri­dad du­ran­te los pró­xi­mos 3 años, se­gún los re­sul­ta­dos de una en­cues­ta de KPMG.

Con­tar con una fuer­te es­tra­te­gia de ci­ber­se­gu­ri­dad es cru­cial pa­ra las com­pa­ñías ase­gu­ra­do­ras, a me­di­da que con­ti­núan di­gi­ta­li­zan­do sus em­pre­sas y crean­do nue­vas pla­ta­for­mas que me­jo­ran la ex­pe­rien­cia del clien­te. Sim­pliÅ­cán­do­lo, si las com­pa}yas no pue­den ofre­cer a sus clien­tes una ex­pe­rien­cia di­gi­tal se­gu­ra, pro­ba­ble­men­te no man­ten­drán a sus clien­tes.

Más de tres cuar­tos de los CEO de se­gu­ros con­si­de­ran que la se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca es más una opor­tu­ni­dad que una ame­na­za. La opor­tu­ni­dad ob­via, el se­gu­ro ci­ber­né­ti­co, se es­tá con­vir­tien­do en un ne­go­cio en au­ge pa­ra mu­chas ase­gu­ra­do­ras con in­gre­sos en cons­tan­te au­men­to. De ma­ne­ra si­mi­lar, las ase­gu­ra­do­ras es­tán ex­plo­ran­do có­mo pue­den ex­ten­der sus ca­pa­ci­da­des a áreas emer­gen­tes co­mo la pro­tec­ción de la ca­sa co­nec­ta­da, los vehícu­los au­to­ma­ti­za­dos y la in­for­ma­ción per­so­nal.

Ade­más de crear nue­vas fuen­tes de in­gre­sos, la se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca es fun­da­men­tal pa­ra los res­tan­tes. De he­cho, mu­chas ase­gu­ra­do­ras es­tán di­gi­ta­li­zan­do su em­pre­sa y crean­do

pla­ta­for­mas de front-end pa­ra acer­car­se a sus clien­tes, lo que re­quie­re un gran en­fo­que en la en­tre­ga de una se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca real­men­te só­li­da. Si no pue­de ofre­cer a su clien­te una ex­pe­rien­cia di­gi­tal se­gu­ra, pro­ba­ble­men­te no man­ten­drá a sus clien­tes.

¿Ya es­tán lis­tas las ase­gu­ra­do­ras?

Es al­go preo­cu­pan­te que, se­gún la pa­sa­da en­cues­ta de KPMG so­bre los CEOs de se­gu­ros, el 57 por cien­to de las ase­gu­ra­do­ras so­lo es­té “al­go” pre­pa­ra­do pa­ra un even­to ci­ber­né­ti­co. So­lo el 26 por cien­to di­jo que la se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca es uno de sus ries­gos más im­por­tan­tes, y so­lo el 28 por cien­to ¹au­men­ta­rá sig­niÅ­ca­ti­va­men­teº la in­ver­sión en se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca en los pró­xi­mos tres años.

Sin em­bar­go, en ba­se a mis con­ver­sa­cio­nes con los prin­ci­pa­les di­rec­to­res eje­cu­ti­vos de se­gu­ros, mu­chos ya han te­ni­do una lla­ma­da de aten­ción ines­pe­ra­da: al­gu­nos han su­fri­do sus pro­pias vio­la­cio­nes, al­gu­nos han apren­di­do de la ex­pe­rien­cia ne­ga­ti­va de otros y quie­ren evi­tar un des­tino si­mi­lar. La ma­yo­ría re­co­no­ce que, si no me­jo­ran por sí mis­mos, los re­gu­la­do­res lo ha­rán por ellos.

No es una ta­rea fá­cil pa­ra las ase­gu­ra­do­ras.

No se pue­de ne­gar que mu­chas ase­gu­ra­do­ras tra­di­cio­na­les que pro­vie­nen de un mo­de­lo de ne­go­cio clá­si­co ba­sa­do en pa­pel en­fren­tan una ba­ta­lla cues­ta arri­ba cuan­do se tra­ta de se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca. Es­tán tra­ba­jan­do en un en­torno de TI di­fí­cil, a me­nu­do con sis­te­mas y main­fra­me he­re­da­dos. Sin em­bar­go, sa­ben que se ne­ce­si­ta­rá un tra­ba­jo sig­niÅ­ca­ti­vo pa­ra re­me­diar sus pro­ble­mas pa­sa­dos, e in­clu­so más tra­ba­jo pa­ra crear los pro­gra­mas co­rrec­tos a lar­go pla­zo pa­ra pro­te­ger ade­cua­da­men­te su ne­go­cio del ries­go en cons­tan­te evo­lu­ción y cre­ci­mien­to. Mu­chos aho­ra es­tán co­men­zan­do a ha­cer un pro­gre­so sig­niÅ­ca­ti­vo en su via­je ha­cia la pre­pa­ra­ción ci­ber­né­ti­ca.

Tiem­po de ac­ción pa­ra las ase­gu­ra­do­ras

Mi tra­ba­jo con las prin­ci­pa­les or­ga­nue­vas

ni­za­cio­nes de se­gu­ros su­gie­re que hay una se­rie de ac­cio­nes que las ase­gu­ra­do­ras de­be­rían to­mar si desean so­bre­vi­vir y pros­pe­rar en el nue­vo en­torno:

1. Me­jo­rar la com­pren­sión y el co­no­ci­mien­to del ries­go ci­ber­né­ti­co a ni­vel eje­cu­ti­vo y de di­rec­to­rio. Es­to re­quie­re que las jun­tas y los eje­cu­ti­vos tra­ba­jen en es­tre­cha co­la­bo­ra­ción con sus “tres lí­neas de de­fen­sa” pa­ra me­jo­rar el co­no­ci­mien­to y la com­pren­sión, y tam­bién les exi­ge te­ner dis­cu­sio­nes y de­ba­tes re­gu­la­res so­bre el te­ma en lu­gar de sim­ple­men­te es­pe­rar has­ta que sur­ja un pro­ble­ma o que un re­gu­la­dor ha­ga pre­gun­tas.

2. Pre­pá­re­se pa­ra la even­tua­li­dad pro­ba­ble de que su­fri­rán un ata­que de­bi­li­tan­te.

Las jun­tas di­rec­ti­vas y los equi­pos eje­cu­ti­vos de­ben eje­cu­tar ejer­ci­cios de ‘es­cri­to­rio’ re­gu­la­res que si­mu­len un ata­que ci­ber­né­ti­co y pen­sar de­te­ni­da­men­te có­mo reac­cio­na­rán y res­pon­de­rán. La rea­li­za­ción de es­tos ejer­ci­cios en un en­torno se­gu­ro y con­tro­la­do per­mi­ti­rá a los to­ma­do­res de de­ci­sio­nes ac­tuar con ra­pi­dez y de­ci­sión cuan­do se pro­duz­ca un ata­que.

3. Tra­ba­je es­tre­cha­men­te con la em­pre­sa pa­ra iden­ti­fi­car y eva­luar los ries­gos, ob­je­ti­vos y so­lu­cio­nes pa­ra la se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca. Los res­pon­sa­bles de la se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca den­tro de la or­ga­ni­za­ción de­ben ayu­dar al ne­go­cio a iden­tiÅ­car qué pro­gra­mas y pla­ta­for­mas son fun­da­men­ta­les pa­ra las ope­ra­cio­nes del ne­go­cio y com­pren­der las vul­ne­ra­bi­li­da­des de ca­da uno. Ne­ce­si­tan te­ner con­ver­sa­cio­nes so­bre lo que se de­be ha­cer, a qué cos­to, pa­ra ase­gu­rar esos sis­te­mas sin re­du­cir la AEe­xi­bi­li­dad co­mer­cial.

Al se­gu­ro va el bo­tín

No hay so­lu­cio­nes rá­pi­das ni ba­las de pla­ta pa­ra con­ver­tir­se en ci­ber­né­ti­cos. El via­je to­ma­rá tiem­po, re­cur­sos y pa­cien­cia, y re­que­ri­rá que las jun­tas y los eje­cu­ti­vos ten­gan con­cien­cia pa­ra po­der desaÅar las de­ci­sio­nes to­ma­das por el ne­go­cio, y re­que­ri­rá que el ne­go­cio es­té a la ca­be­za.

Tam­bién de­be­mos re­cor­dar que las opor­tu­ni­da­des crea­das a tra­vés de una fuer­te po­si­ción ci­ber­né­ti­ca y con­tro­les ro­bus­tos son ma­si­vas y vi­ta­les pa­ra el cre­ci­mien­to fu­tu­ro.

Creo que las or­ga­ni­za­cio­nes más exi­to­sas en el fu­tu­ro se­rán las que pue­dan crear un equi­li­brio in­te­li­gen­te en­tre la opor­tu­ni­dad cor­po­ra­ti­va y el ries­go ope­ra­cio­nal; pa­ra pro­te­ger su repu­tación y ha­cer cre­cer su ne­go­cio y pa­ra ge­ne­rar co­nÅan­ba con los clien­tes y los re­gu­la­do­res, se­rán los que es­tén me­jor po­si­cio­na­dos pa­ra apro­ve­char las nue­vas opor­tu­ni­da­des del mer­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.