La muer­te del Com­mu­nity Ma­na­ger

Mercados & Tendencias Guatemala - - OPINIÓN - Paul Ro­drí­guez DI­REC­TOR IN­TE­RAC­TI­VO DE 4AM SAAT­CHI & SAAT­CHI COS­TA RI­CA

El 2009 fue un año lleno de co­sas in­creí­bles, de “tui­te­ros”, tra­ba­jos que se ha­cían so­nar en Fa­ce­book, com­pra­do­ras de me­dios ven­dien­do “awa­re­ness” di­gi­tal… En fin, el cam­bio se veía ve­nir.

El tér­mino “Com­mu­nity Ma­na­ger” lo adop­ta­mos en la agen­cia en el 2011, cuan­do ya se es­ta­ba ex­ten­dien­do en el mun­do. Sin mie­do a de­cir­lo, pue­do ase­gu­rar que fui­mos, en Cos­ta Ri­ca, la pri­me­ra agen­cia en usar­lo. Ex­pli­cá­ba­mos sus fun­cio­nes, pe­ro na­die se ha­bía pues­to a pen­sar cuan­ta vi­da ten­dría. Era la ven­ta de es­ta nue­va po­si­ción pro­fe­sio­nal lo que mar­ca­ba nues­tra di­fe­ren­cia y con el tiem­po las de­más agen­cias fue­ron to­man­do el tér­mino.

En Cos­ta Ri­ca tie­ne una in­creí­ble can­ti­dad de fun­cio­nes. Es “in­dis­pen­sa­ble” pa­ra una agen­cia, un de­par­ta­men­to de mer­ca­deo y/o em­pre­sa te­ner en sus Ålas la­bo­ra­les una per­so­na que cum­pla es­ta fun­ción: se di­ce que es crea­ti­vo, di­se­ña­dor (si se quie­re aho­rrar el tiem­po de un es­pe­cia­lis­ta en es­ta área), re­dac­tor, pe­ro lo que se nos ha es­ca­pa­do es que su prin­ci­pal fun­ción es ha­blar con las per­so­nas. Ese ser­vi­cio al clien­te es lo que más se ne­ce­si­ta, no so­lo postear una fo­to con un lo­go.

Aho­ra, la mis­ma evo­lu­ción que los tra­jo hoy se los pue­de lle­var. ¿Por qué? Los bots.

Lo que en un mo­men­to fue un sue­ño hoy es una reali­dad: Te­ne­mos ro­bots in­te­li­gen­tes que nos per­mi­ten ha­blar con las per­so­nas, sin erro­res; y dar­les op­cio­nes pa­ra lo que ne­ce­si­ten. Si­ri al­can­za una ma­ne­ra de sa­ber y co­no­cer­nos a tra­vés de los iPho­nes que ni si­quie­ra nues­tros pa­dres pu­die­ron. Los sis­te­mas de Goo­gle pa­ra con­tro­lar la ca­sa son un sue­ño de mu­chos ani­ma­do­res de los 50s y has­ta Fa­ce­book nos aho­rra el tiem­po pa­ra con­tes­tar a la gen­te.

En otras pa­la­bras, ese ser­vi­cio al clien­te que an­tes lo ha­cía una, dos o has­ta 5 per­so­nas, de­pen­dien­do de la mag­ni­tud de la co­mu­ni­ca­ción re­que­ri­da por una mar­ca, pue­de ser aten­di­do por un ro­bot. Uno al que so­lo hay que de­di­car­le un ra­to pa­ra pro­gra­mar­lo y así fa­ci­li­tar esas res­pues­tas, que si bien hoy son bá­si­cas, ma­ña­na pue­den to­mar más co­no­ci­mien­to y te­ner el con­trol de la con­ver­sa­ción.

§8or quu sien­to que es­ta es la muer­te del +om­mu­ni­ta 5anaOer'

Co­mo to­dos los se­res vi­vos ne­ce­si­ta­mos evo­lu­cio­nar, si que­re­mos se­guir sien­do vi­gen­tes y fun­cio­na­les. El tér­mino ya de­be cam­biar, o des­apa­re­cer, pa­ra dar lu­gar a un es­pa­cio pro­fe­sio­nal más im­por­tan­te.

¿Cuál es la res­pues­ta a es­te avan­ce tec­no­ló­gi­co y qué va­lor le va­mos a dar a los pro­fe­sio­na­les que van a ser re­em­pla­za­dos por la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial? Sen­ci­llo, po­ner­los a pen­sar y dar­les un es­pa­cio de cre­ci­mien­to den­tro de las or­ga­ni­za­cio­nes.

Si de al­go he es­ta­do se­gu­ro des­de que em­pe­zó es­ta re­vo­lu­ción di­gi­tal, es que no hay per­so­na que co­noz­ca más a una mar­ca y a la co­mu­ni­dad que gi­ra al­re­de­dor de ellas co­mo los que es­tán de­trás de las redes so­cia­les; to­dos los días ha­blan­do, de­fen­dien­do y pro­mo­vien­do su uso.

En­ton­ces, si ya te­ne­mos re­suel­to, gra­cias a la tec­no­lo­gía, el ser­vi­cio que pres­ta­re­mos al clien­te, po­de­mos em­pe­zar a desa­rro­llar su con­te­ni­do. No los 30 post al mes, sino co­mo pue­de lle­gar una mar­ca a dar en­tre­te­ni­mien­to, di­ver­sión o una ayu­da útil a las per­so­nas por me­dio de las redes so­cia­les.

Sien­to que la evo­lu­ción de­be dar­se a un Con­tent Crea­tor. Ha­ce unos años adop­té el tér­mino pa­ra mi equi­po de di­gi­tal y hoy lo si­go usan­do. Chi­cos que ani­man, son crea­ti­vos, bus­can nue­vas for­mas de ha­cer co­mu­ni­ca­ción, que mu­chos no en­ten­de­mos pe­ro fun­cio­nan y mar­can la di­fe­ren­cia.

Pre­gun­té a una ge­ne­ra­do­ra de con­te­ni­do de mi de­par­ta­men­to: ¿Te gus­ta­ría de­jar de ha­cer el mo­ni­to­reo de tus cuen­tas y so­lo de­di­car­te a la crea­ti­vi­dad? La res­pues­ta me sor­pren­dió y quie­ro com­par­tir­la: “No. En oca­sio­nes pue­de ser can­sa­dor es­tar pen­dien­te de las redes so­cia­les y con­tes­tar, pe­ro es la úni­ca ma­ne­ra en que pue­do sa­ber real­men­te que es lo que quie­re la gen­te, lo que les gus­ta, lo que no, de qué ha­blan y de qué no ha­blan. Por eso no me gus­ta­ría de­jar de ha­cer­lo, ya que ali­men­ta mi crea­ti­vi­dad y me per­mi­te ge­ne­rar me­jo­res con­te­ni­dos, que sean efec­ti­vos y cons­tru­yan al­re­de­dor de la mar­ca.”

Eso es lo que siem­pre he­mos si­do y so­mos los pu­bli­cis­tas: crea­do­res de con­te­ni­do. Si to­ma­mos la evo­lu­ción co­mo un fin co­mún, al me­nos en el cam­po de la pu­bli­ci­dad, nos da­re­mos cuen­ta de que po­de­mos to­mar un rum­bo di­fe­ren­te en nues­tro tra­ba­jo y, de nue­vo, va­lo­ri­zar­lo den­tro de la in­dus­tria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.