Con­se­jos fi­nan­cie­ros pa­ra un buen uso de su li­qui­da­ción

Mercados & Tendencias Guatemala - - OPINIÓN - Ing Juan Car­los Ga­rre­ta MBA, CPIM, IFA CON­SUL­TOR DE NE­GO­CIOS Y CON­SE­JE­RO FI­NAN­CIE­RO IN­DE­PEN­DIEN­TE [email protected]

De­bi­do a la na­tu­ra­le­za de mi tra­ba­jo me ha to­ca­do con­ver­sar con per­so­nas que es­tán en una tran­si­ción la­bo­ral y se acer­can a mí pa­ra ver cuál es la me­jor op­ción pa­ra in­ver­tir su li­qui­da­ción, lo cual me mo­ti­vó a es­cri­bir al res­pec­to.

En las em­pre­sas se dan cam­bios cons­tan­tes, que en oca­sio­nes im­pli­can la se­pa­ra­ción de los co­la­bo­ra­do­res. Es­te ti­po de si­tua­cio­nes, que son ha­bi­tua­les obli­ga a los afec­ta­dos a rea­li­zar una tran­si­ción no so­lo a ni­vel la­bo­ral, sino en sus Fi­nan­zas Per­so­na­les. En el ca­so de las trans­na­cio­na­les y otras or­ga­ni­za­cio­nes, la gen­te sue­le sa­lir con un pa­que­te sig­niÅ­ca­ti­vo de com­pen­sa­cio­nes (bo­nos de sa­li­da) más la li­qui­da­ción co­rres­pon­dien­te, lo cual, se­gún el pues­to y los años de ser­vi­cio, pue­de ser un mon­to in­tere­san­te.

El pun­to es que se pa­sa a ser des­em­plea­do, por lo cual es un buen mo­men­to pa­ra re-in­ven­tar­se, ya sea bus­can­do un em­pleo si­mi­lar o apro­ve­char pa­ra cons­truir y ha­cer cre­cer el ne­go­cio que siem­pre ha so­ña­do. Las im­pli­ca­cio­nes Ånan­cie­ras de­pen­den de ca­da ca­so, sin em­bar­go hay al­gu­nos as­pec­tos que pue­den ser ge­ne­ra­li­za­dos.

Yo mis­mo pa­sé, jun­to con mu­chos com­pa­ñe­ros, por ese pro­ce­so y he es­cu­cha­do mu­chas his­to­rias, lo que me mue­ve a dar al­gu­nos con­se­jos bá­si­cos en­fo­ca­dos en qué ha­cer con la li­qui­da­ción.

Pri­me­ro, sea cons­cien­te de que no tie­ne tra­ba­jo, así que to­me un mon­to es­pec­yÅ­co pa­ra re­ti­rar un sa­la­rio du­ran­te los pró­xi­mos 3 a 6 me­ses (tiem­po pro­me­dio pa­ra co­lo­car­se en un nue­vo pues­to o even­tual­men­te con­tar con in­gre­sos cuan­do ini­cia su em­pren­di­mien­to). De­be ser me­nor que su sa­la­rio ac­tual, da­do que en su con­di­ción de des­em­plea­do de­be­ría de ser aus­te­ro en sus gas­tos; y es­ta es una for­ma de obli­gar­se. Nó­te­se que se re­quie­re li­qui­dez, así que co­lo­que el di­ne­ro de ma­ne­ra que le dé el AEu­jo ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer fren­te a sus obli­ga­cio­nes. Yo lo co­lo­qué en cer­tiÅ­ca­dos con ven­ci­mien­to a un mes, dos me­ses, etc. Aun­que exis­ten otros ins­tru­men­tos.

Si tie­ne deu­das, no siem­pre con­vie­ne pa­gar­las. Si es con una tar­je­ta de cré­di­to es un buen mo­men­to pa­ra abo­nar­la, da­do los al­tos in­tere­ses aso­cia­dos a la mis­ma. Si la deu­da es una hi­po­te­ca a lar­go pla­zo, nor­mal­men­te los in­tere­ses son re­la­ti­va­men­te ba­jos y pue­de que ya lle­ve bas­tan­te tiem­po, por lo que las cuo­tas o pa­gos de deu­da ya es­ta­rán amor­ti­zan­do al ca­pi­tal más que pa­gan­do in­tere­ses. Ade­más es pro­ba­ble que pue­da co­lo­car su ca­pi­tal a ge­ne­rar ma­yo­res ren­di­mien­tos que el in­te­rés de la hi­po­te­ca. To­do lo que es­té en me­dio de es­tos dos ca­sos ha­brá que ana­li­zar­lo.

Si su plan es ini­ciar un ne­go­cio, ame­ri­ta un ar­tícu­lo apar­te, pe­ro en ge­ne­ral re­co­men­da­ría ha­cer un buen ba­lan­ce en­tre man­te­ner el di­ne­ro ge­ne­ran­do in­gre­sos y con­tar con el ca­pi­tal dis­po­ni­ble pa­ra las de­man­das del em­pren­di­mien­to. Ca­da ca­so es par­ti­cu­lar y hay que en­ten­der bien los AEu­jos de di­ne­ro que re­quie­re la ini­cia­ti­va, pa­ra eva­luar si el ca­pi­tal ac­tual es suÅ­cien­te, o si ne­ce­si­ta un Ånan­cia­mien­to. Ase­só­re­se y bus­que opi­nio­nes ex­ter­nas de co­nÅan­ba y de­sin­te­re­sa­das. No re­co­men­da­ría asig­nar to­do el ca­pi­tal al em­pren­di­mien­to, a Ån de po­der di­ver­siÅ­car.

Si pre­ten­de co­lo­car­se en otro em­pleo, es im­por­tan­te que bus­que op­cio­nes de in­ver­sión de ca­pi­tal o pa­tri­mo­nia­les. Exis­ten op­cio­nes que van des­de las cuen­tas de aho­rro, cer­tiÅ­ca­dos a pla­zo y bie­nes raí­ces, has­ta la in­ver­sión en bol­sa, bo­nos o fon­dos de in­ver­sión; ca­da una con sus ca­rac­te­rís­ti­cas. A pe­sar de que ca­da ca­so es dis­tin­to, re­co­men­da­ría in­ver­tir en op­cio­nes a lar­go pla­zo, que sean se­gu­ras y po­ten­cien bue­nos ren­di­mien­tos. Re­cuer­de que la li­qui­da­ción en prin­ci­pio es un ca­pi­tal que de­be­ría, en gran me­di­da, ser un com­ple­men­to de su re­ti­ro. Tam­bién de­be cui­dar­se, por­que cuan­do us­ted tie­ne un po­co de di­ne­ro sur­gen ofer­tas en las pe­sa más el in­te­rés del ven­de­dor que el su­yo.

De ser po­si­ble y via­ble, dese un buen gus­to. Lue­go de va­lo­rar su po­si­ci~n Ånan­cie­ra, ob­je­ti­vos de vi­da, de­man­das del em­pren­di­mien­to, po­si­bi­li­dad de co­lo­car­se, plan de aho­rro e in­ver­sión, etc. Pue­de ser un buen mo­men­to pa­ra dar­se un gus­to de ma­ne­ra in­te­li­gen­te, sin ne­ce­si­dad de des­ca­pi­ta­li­zar­se, lo im­por­tan­te es no pre­ci­pi­tar­se y lo­grar un buen ba­lan­ce.

Bus­que y es­cu­che op­cio­nes, va­ló­re­las y to­me las me­jo­res de­ci­sio­nes. La sa­li­da de un tra­ba­jo nor­mal­men­te va acom­pa­ña­da por una se­rie de emo­cio­nes que nos pue­den lle­var a de­ci­sio­nes pre­ci­pi­ta­das. Ha­blar con per­so­nas de co­nÅan­ba, co­no­ce­do­ras del te­ma y ex­per­tas en Ånan­bas per­so­na­les, le pue­de ayu­dar. Es­ta tran­si­ción, que le abri­rá nue­vos ho­ri­zon­tes y po­si­bi­li­da­des, se­rá un gran apren­di­za­je en mu­chos as­pec­tos de la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.