LA CUAR­TA RE­VO­LU­CIÓN IN­DUS­TRIAL DISRUMPE LA LEY

Tres for­mas en que la ley se es­tá ajus­tan­do a las olas de dis­rup­ción tec­no­ló­gi­ca, in­ter­pre­ta­das a tra­vés de los ojos de la li­te­ra­tu­ra clá­si­ca y de cien­cia fic­ción: Kaf­ka, Asi­mov y Sta­ple­don.

Mercados & Tendencias Guatemala - - ESPECIAL BUFETES - Por Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial

La ley no es un có­di­go in­mu­ta­ble ta­lla­do en pie­dra, sino que tam­bién en­fren­ta la dis­rup­ción de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca. Pe­ro sus prin­ci­pios son clá­si­cos, y has­ta que el len­gua­je del sis­te­ma le­gal es­té com­ple­ta­men­te es­cri­to en có­di­go de compu­tado­ra, la ley se­gui­rá sien­do una es­pe­cie de li­te­ra­tu­ra de no Åc­ci~n.

1. FRANZ KAF­KA: TRI­BU­NA­LES DEL FU­TU­RO

En el clá­si­co El Pro­ce­so de Frank Kaf­ka del si­glo XX, un hom­bre es­pe­ra to­da su vi­da por la jus­ti­cia, pe­ro nun­ca la re­ci­be. A ni­vel mun­dial, los tri­bu­na­les han si­do cri­ti­ca­dos por los al­tos cos­tos y las ba­jas ve­lo­ci­da­des.

La cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial podrya traer nue­vos ti­pos de co­nAEic­to an­te los tri­bu­na­les, pe­ro ¿có­mo ayu­da­rá la tec­no­lo­gía a ad­mi­nis­trar la ley' 4os abo­ga­dos reAEe­xi­vos es­tán tra­tan­do de vi­sua­li­zar có­mo la in­te­li­gen­cia ar­tiÅ­cial, la ca­de­na de blo­ques, las má­qui­nas au­tó­no­mas y la bio­in­ge­nie­ría afec­tan a los tri­bu­na­les.

Du­bai es­tá ex­plo­ran­do es­to a tra­vés de su Cen­tro Fi­nan­cie­ro In­ter­na­cio­nal de Du­bai y la Fun­da­ción Fu­tu­ro de Du­bai. El Fo­ro de la Cor­te del Fu­tu­ro es­tá es­tu­dian­do có­mo los nue­vos pro­to­co­los po­drían in­ven­tar la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de pro­ce­sos le­ga­les a tra­vés de la par­ti­ci­pa­ción de múl­ti­ples par­tes in­tere­sa­das. Des­pués de una con­sul­ta de “có­di­go abier­to” pa­ra fun­da­men­tar los prin­ci­pios, el pro­yec­to re­uni­rá a las men­tes le­ga­les y la in­dus­tria pa­ra pre­ver las dispu­tas de­ri­va­das de la tec­no­lo­gía dis­rup­ti­va, y des­cu­brir los prin­ci­pios de las di­rec­tri­ces que se pue­den uti­li­zar en los tri­bu­na­les de to­do el mun­do.

Tam­bién, un tri­bu­nal en Cle­ve­land, Es­ta­dos Uni­dos, es­tá uti­li­zan­do una he­rra­mien­ta de in­te­li­gen­cia ar­tiÅ­cial pa­ra dic­tar sen­ten­cia. ;i bien la tec­no­lo­gía no re­em­pla­za­rá a un juez, pue­de ayu­dar a pre­de­cir el re­sul­ta­do de los ca­sos. Y hay jue­ces que es­tán apren­dien­do a co­diÅ­car pa­ra ce­rrar la bre­cha en­tre la ley y la cien­cia.

La pre­dic­ción de los re­sul­ta­dos en la ley im­pli­ca ma­peo del sis­te­ma y con­ver­sión de ca­sos en có­di­go le­gi­ble por má­qui­na. Des­de los pun­tos de co­nAEic­to se crea un ár­bol de de­ci­si~n y la he­rra­mien­ta de in­te­li­gen­cia pue­de pre­de­cir re­sul­ta­dos sim­ples. Una he­rra­mien­ta de in­ge­nie­ría le­gal no pue­de pre­de­cir el fu­tu­ro: no sa­brá có­mo se de­be re­gu­lar una red de au­tos au­tó­no­mos, pe­ro una vez que esas ideas se han re­suel­to y exis­te un ban­co de ju­ris­pru­den­cia le­gi­ble, pue­de des­ci­frar pa­tro­nes en da­tos es­truc­tu­ra­dos.

2. ISAAC ASI­MOV LE­YES DEL FU­TU­RO

Pa­ra jus­ti­cia re­gu­la­to­ria en cien-

cia fic­ción, Isaac Asi­mov y sus tres le­yes de ro­bó­ti­ca, in­clu­yen­do que un ro­bot no pue­de da­ñar a un ser hu­mano. El mun­do de la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial pue­de en­mar­car­se en nue­vos con­jun­tos de re­glas le­ga­les.

A fi­na­les de 2017, la UE lan­zó un es­tu­dio de ca­de­na de blo­ques pa­ra es­tu­diar la in­ter­ven­ción re­gu­la­do­ra, que la Co­mi­sión Eu­ro­pea de­be­ría to­mar. El ob­je­ti­vo era iden­ti­fi­car las “con­di­cio­nes ade­cua­das pa­ra un en­torno abier­to, in­no­va­dor, con­fia­ble, trans­pa­ren­te y com­pa­ti­ble con la UE”.

Hay mu­cho en de­re­cho que se so­ñó: la no­ción de pro­pie­dad in­te­lec­tual te­nía que ser in­ven­ta­da, al igual que mu­chas otras fic­cio­nes y es­truc­tu­ras le­ga­les. La cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial en for­ma de ley son mar­cos ima­gi­na­ti­vos y re­gu­la­cio­nes en torno a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, la ca­de­na de blo­ques y la bio­in­ge­nie­ría.

Cuan­do un vehícu­lo de con­duc­ción au­to­má­ti­ca atro­pe­lló a un pea­tón es­te año, de­mos­tró que la ley so­bre es­tos te­mas aún es in­cier­ta. Lo mis­mo se di­jo so­bre la pri­va­ci­dad de da­tos co­mo lo mues­tran las con­tro­ver­sias de Fa­ce­book. En cues­tio­nes de tec­no­lo­gía a más lar­go pla­zo, ha ha­bi­do lla­ma­dos a re­gu­lar por par­te de Bill Ga­tes, Elon Musk y Marc Be­nioff.

Sin con­flic­to no hay una cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial o jus­ti­cia. En la Se­rie de la Fun­da­ción de Isaac Asi­mov, Sel­don pre­vé el fu­tu­ro del im­pe­rio y la fun­da­ción es­tá pre­pa­ra­da pa­ra evi­tar una cri­sis.

La in­ge­nie­ría le­gal pue­de ha­cer que los pro­ce­sos sean más efi­cien­tes, pe­ro los gran­des e in­cier­tos pro­ble­mas de Asi­mov en la ley re­quie­ren de un pen­sa­mien­to hu­mano. La dis­rup­ción le­gal mues­tra que las tec­no­lo­gías de la Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial re­quie­ren le­yes de la Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial.

3. OLAF STA­PLE­DON DI­SE­ÑO LE­GAL DEL FU­TU­RO

El pro­ble­ma Ånal es­tá re­pre­sen­ta­do por otra obra clá­si­ca de cien­cia Åc­ci~n" en ;tar­maSer, de 7laf ;ta­ple­don ; la con­cien­cia y los en­tor­nos en evo­lu­ción son tan mun­da­nos que es di­fí­cil ima­gi­nar la ley tal co­mo la co­no­ce­mos.

Mi­ran­do ha­cia el fu­tu­ro, los ca­sos de uso de in­te­li­gen­cia ar­tiÅ­cial, ca­de­na de blo­ques, vehícu­los au­tó­no­mos y bio­in­ge­nie­ría son ca­si ili­mi­ta­dos.

Y es pro­ba­ble que pe­ne­tren más en la vi­da in­te­rior de un ser hu­mano.

El pro­fe­sor Sch­wab, del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, cree que “al mun­do le fal­ta una na­rra­ti­va co­mún que des­cri­ba las opor­tu­ni­da­des y los desafíos de la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial”. Si no es a tra­vés de la ley don­de sur­ge esa na­rra­ti­va, ¿en­ton­ces dón­de?

Cuan­do las fron­te­ras en­tre la vi­da in­te­rior, la iden­ti­dad ex­ter­na, el en­torno na­tu­ral y el mun­do crea­do por el hom­bre se ven ra­di­cal­men­te al­te­ra­das, ¿qué ne­ce­si­ta pro­tec­ción le­gal adi­cio­nal? Si la tec­no­lo­gía no es de va­lor neu­tral, §po­de­mos co­diÅ­car la ley en la tec­no­lo­gía?

El ra­zo­na­mien­to le­gal ocu­rre en los pa­tro­nes y cuan­do los re­gu­la­do­res abor­da­ron las cues­tio­nes de ju­ris­dic­ción en el ci­be­res­pa­cio, co­men­za­ron con con­cep­tos de ju­ris­dic­ción en la tie­rra: te­rri­to­rio, so­be­ra­nía, tie­rra y mar.

Eso sig­niÅ­ca que nues­tros con­cep­tos le­ga­les bá­si­cos de la Tie­rra son fun­da­men­ta­les. La Ju­ris­pru­den­cia de la Tie­rra es un cam­po de de­re­cho que abo­ga por los de­re­chos del mun­do na­tu­ral.

En 2017, El Mon­te Ta­ra­na­ki y el río Whan­ga­nui ob­tu­vie­ron per­so­na­li­dad ju­rí­di­ca en Nue­va Ze­lan­da; co­mo lo fue­ron los ríos Gan­ges y Ya­mu­na en In­dia. Re­cien­te­men­te, la Cor­te co­lom­bia­na dic­ta­mi­nó que la sel­va ama­zó­ni­ca tie­ne los mis­mos de­re­chos que un ser hu­mano.

El pro­yec­to de la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial pa­ra la tie­rra del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, reúne so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas con desafíos me­dioam­bien­ta­les.

Al es­ta­ble­cer lí­mi­tes, la ley pue­de in­cen­ti­var nue­vas in­dus­trias más va­lio­sas pa­ra los hu­ma­nos. Ha­cer es­to re­que­ri­rá un vo­ca­bu­la­rio nue­vo, que los re­gu­la­do­res y desa­rro­lla­do­res en­tien­dan y acep­ten.

La Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial en for­ma de ley, tie­ne mar­cos ima­gi­na­ti­vos y re­gu­la­cio­nes en torno a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y la bio­in­ge­nie­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.