Lec­cio­nes del ca­so Ode­brecht

Re­for­mas a las le­gis­la­cio­nes ju­rí­di­cas pe­na­les, al pro­ce­so po­lí­ti­co y elec­to­ral, son al­gu­nas de las op­cio­nes que tie­nen los paí­ses pa­ra evi­tar nue­vos es­cán­da­los de co­rrup­ción.

Mercados & Tendencias Guatemala - - M&T REPORT - Shei­la Sal­ga­do

Las in­ves­ti­ga­cio­nes por el ca­so Ode­brecht que se cier­nen so­bre fun­cio­na­rios pú­bli­cos y po­lí­ti­cos en de­ce­nas de paí­ses co­mo Pa­na­má, Gua­te­ma­la y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, se ex­ten­die­ron en el úl­ti­mo año a El Sal­va­dor y Hon­du­ras.

La ma­de­ja de co­rrup­ción que se te­jió des­de Bra­sil por más de una dé­ca­da, co­lo­có a es­te ca­so co­mo el prin­ci­pal co­rrup­tor de go­bier­nos que co­lap­só ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, y evi­den­ció una ma­cha­da cla­se po­lí­ti­ca.

So­lo en Pa­na­má unos 68 fun­cio­na­rios, en­tre ellos, va­rios ex­mi­nis­tros y dos hi­jos del ex­pre­si­den­te Ricardo Mar­ti­ne­lli (2009-2014), es­tán sien­do pro­ce­sa­dos por re­ci­bir so­bor­nos de la mul­ti­na­cio­nal, mien­tras tan­to en Gua­te­ma­la el ex can­di­da­to pre­si­den­cial Ma­nuel Bal­di­zon, fue de­te­ni­do en Es­ta­dos Uni­dos y se en­fren­ta a un pro­ce­so de ex­tra­di­ción an­te el re­cla­mo de las au­to­ri­da­des de su país que lo acu­san de re­ci­bir coimas por unos US$3 mi­llo­nes.

Igual suer­te en­fren­ta el ex pre­si­den­te de El Sal­va­dor Mau­ri­cio Fu­nes, quien es acu­sa­do por la fis­ca­lía de re­ci­bir di­ne­ro pa­ra fi­nan­ciar su cam­pa­ña pre­si­den­cial de 2009, aun­que se des­co­no­ce el mon­to otor­ga­do, el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción con las au­to­ri­da­des de Bra­sil si­gue abier­to.

En Hon­du­ras tam­bién hay una in­ves­ti­ga­ción en cur­so por su­pues­to pa­go de coimas pa­ra fa­vo­re­cer al con­sor­cio en la edi­fi­ca­ción de obras pú­bli­cas. El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y la Mi­sión de Apo­yo con­tra la Co­rrup­ción y la Im­pu­ni­dad (Mac­cih) in­ves­ti­gan el po­si­ble so­borno a ex fun­cio­na­rios de la ad­mi­nis­tra­ción del ex­pre­si­den­te Ma­nuel Ze­la­ya, que ad­ju­di­có al con­glo­me­ra­do bra­si­le­ño en fe­bre­ro de 2009,

la cons­truc­ción de las re­pre­sas Los Lla­ni­tos y Ji­ca­tu­yo, en San­ta Bár­ba­ra, por un va­lor de US$ 800 mi­llo­nes.

Ze­la­ya, ha ne­ga­do ca­te­gó­ri­ca­men­te ha­ber re­ci­bi­do el pa­go de coimas, no obs­tan­te al­gu­nos em­pre­sa­rios se­ña­la­ron, sin pre­sen­tar prue­bas, que el ex­man­da­ta­rio ha­bría re­ci­bi­do US$10 mi­llo­nes en coimas.

Co­rrup­tor de go­bier­nos

Des­de esa pers­pec­ti­va la in­cur­sión de la co­rrup­ción de Ode­brecht en la po­lí­ti­ca re­gio­nal, re­pre­sen­ta una nue­va es­to­ca­da a la cre­di­bi­li­dad de los par­ti­dos po­lí­ti­cos, cu­ya so­bre­vi­ven­cia de­pen­de­rá “de que de­jen que el pro­ce­so ju­di­cial flu­ya con las de­bi­das ga­ran­tías pro­ce­sa­les”, sos­tu­vo Freddy Án­gel Castro vi­ce­de­cano de la Fa­cul­tad de Cien­cias Ju­rí­di­cas y Po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de San­to Do­min­go (UASD).

En ese sen­ti­do, los ex­per­tos se­ña­lan que el es­ce­na­rio que hoy se pre­sen­ta, de­be ver­se co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra in­tro­du­cir las re­for­mas que ne­ce­si­ta el sis­te­ma po­lí­ti­co y elec­to­ral en la re­gión, las cua­les ade­más de­pen­de­rán del li­de­raz­go po­lí­ti­co que se aco­ple a las de­man­das po­pu­la­res y so­cia­les que exi­gen más trans­pa­ren­cia y un ma­yor ni­vel de ins­ti­tu­cio­na­li­dad.

In­dem­ni­za­cio­nes

Des­de di­ciem­bre de 2016 el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, acu­só a la ma­yor com­pa­ñía cons­truc­to­ra de La­ti­noa­mé­ri­ca de fil­trar a tra­vés de ese país US$788 mi­llo­nes en so­bor­nos a cen­te­nas de per­so­nas en­tre 2001 y 2016.

En el ca­so de Re­pu­bli­ca Do­mi­ni­ca­na don­de se ofre­cie­ron US$92 mi­llo­nes en coimas, las au­to­ri­da­des lle­ga­ron a un acuer­do con la cons­truc­to­ra que se com­pro­me­tió a pa­gar US$184 mi­llo­nes en in­dem­ni­za­cio­nes al Es­ta­do en un pe­rio­do de ocho años.

Has­ta la fe­cha se han pa­ga­do US$60 mi­llo­nes, di­ne­ro que ha si­do de­po­si­ta­do en una cuen­ta es­pe­cial que tie­ne la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (PGR). Con el acuer­do de in­dem­ni­za­ción por pri­me­ra vez se im­ple­men­tó la Ley No. 448-06 so­bre So­borno en el Co­mer­cio y la In­ver­sión, lo­gran­do así la apli­ca­ción de la san­ción má­xi­ma es­ta­ble­ci­da.

En Pa­na­má don­de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos li­qui­dó al FPB

Bank, Inc., por su­pues­tas vin­cu­la­cio­nes con los ac­tos de co­rrup­ción de la cons­truc­to­ra, en­tre las me­di­das que se han adop­ta­do pa­ra evi­tar im­pli­ca­cio­nes a fu­tu­ro, des­ta­can con­tro­les con­tan­tes pa­ra ras­trear que las transac­cio­nes sal­gan del per­fil pre­sen­ta­do por los clien­tes, in­di­có el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ban­ca­ria Pa­na­me­ña, Car­los Troetsch.

En­tre tan­to, des­de el Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas de Pa­na­má, se se­ña­ló que el go­bierno re­for­zó las me­di­das a fin de evi­tar ad­ju­di­ca­cio­nes y re­fren­da­ción de con­tra­tos de li­ci­ta­ción pú­bli­ca al Gru­po Ode­brecht, en­tre ellas la cons­truc­ción del cuar­to puen­te en el Ca­nal de Pa­na­má y la lí­nea 3 del me­tro, sin em­bar­go el ve­to pa­re­ce ha­ber du­ra­do po­co, ya que se co­no­ció que el con­sor­cio es­ta­ría in­tere­sa­do en par­ti­ci­par en nue­vos pro­yec­tos en los cua­les se ha pre­sen­ta­do a con­cur­sar. Pe­ro a pe­sar de que la cons­truc­to­ra pre­vé con­ti­nuar sus ope­ra­cio­nes en va­rios de los paí­ses don­de ocu­rrie­ron los so­bor­nos, las in­ves­ti­ga­cio­nes que ini­cia­ron las au­to­ri­da­des bra­si­le­ñas a tra­vés de la Ope­ra­ción La­va Ja­to en 2014, con­ti­núan no so­lo en las fis­ca­lías de ca­da país in­vo­lu­cra­do, sino que en otras na­cio­nes don­de exis­ten sos­pe­chas que tam­bién los ten­tácu­los de co­rrup­ción de Ode­brecht al­can­za­ron a va­rios pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra.

Ur­gen nue­vas le­gis­la­cio­nes

Es de des­ta­car que las in­ci­den­cias por las coimas en­tre­ga­das han pro­vo­ca­do des­de su es­ta­lli­do, la caí­da del po­der de un man­da­ta­rio y ha lle­va­do has­ta la cár­cel a de­ce­nas de eje­cu­ti­vos de Ode­brecht, des­de su pre­si­den­te Mar­ce­lo Ode­brecht, así co­mo a cien-

tos de fun­cio­na­rios pú­bli­cos y po­lí­ti­cos que re­ci­bían be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos a cam­bio de otor­gar ven­ta­jas en la ad­ju­di­ca­ción de con­tra­tos de obra pú­bli­ca.

El ca­so que se fue con­vir­tien­do en uno de los plei­tos ju­di­cia­les con más ra­mi­fi­ca­cio­nes y con­se­cuen­cias, cu­yo re­co­no­ci­mien­to de la ac­ción de­lic­ti­va an­te la jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se des­en­ca­de­nó un efec­to do­mi­nó que aún no ce­sa, pro­vo­có ade­más la ma­yor mul­ta ja­más emi­ti­da pa­ra una mul­ti­na­cio­nal de la cons­truc­ción que fue de US$3.500 mi­llo­nes.

Sin em­bar­go, Car­los Ca­ro, ex­per­to pe­na­lis­ta y ge­ren­te del Cen­tro de Es­tu­dios de De­re­cho Pe­nal Eco­nó­mi­co y de la Em­pre­sa (CEDPE), re­co­no­ce que el ca­so ha pues­to en evi­den­cia una nue­va for­ma de cri­mi­na­li­dad em­pre­sa­rial, pa­ra la cual aún no es­tán pre­pa­ra­das las le­gis­la­cio­nes en los paí­ses in­vo­lu­cra­dos.

“El ca­so Ode­brecht es un fe­nó­meno cri­mi­nal com­ple­ta­men­te nue­vo, ya que he­mos es­ta­do acos­tum­bra­dos a ver ca­sos de cri­mi­na­li­dad gu­ber­na­men­tal, cri­mi­na­li­dad or­ga­ni­za­da, pe­ro lo que no he­mos vis­to nun­ca es la com­bi­na­ción de los que se dio acá es de­cir, cri­mi­na­li­dad em­pre­sa­rial”, sos­tu­vo.

Ca­ro re­fie­re que la le­gis­la­ción pe­nal no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra asi­mi­lar es­te fe­nó­meno, ya que mu­chos de los paí­ses en la re­gión ca­re­cen de un sis­te­ma de res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal con­tra la em­pre­sa, ejem­plo de ello es que “Ode­brecht se sien­ta a ne­go­ciar con la jus­ti­cia es­ta­du­ni­den­se por­que cuen­ta con la le­gis­la­ción que per­mi­te san­cio­nar a la em­pre­sa, y es­tos paí­ses so­lo ha­cen san­cio­nes ne­ta­men­te in­di­vi­dua­les. No exis­te un me­ca­nis­mo le­gal que lle­va a ac­tuar con­tra la em­pre­sa”.

To­man­do en cuen­ta lo an­te­rior, se­ña­ló que las fis­ca­lías de­be­rán ser más agre­si­vas a la ho­ra de pre­pa­rar los ca­sos, pues in­sis­tió que co­mo el sis­te­ma pe­nal no es­tá pre­pa­ra­do, “se de­ben dar mo­di­fi­ca­cio­nes, pa­ra po­der te­ner las he­rra­mien­tas y en­fren­tar se­ria­men­te es­ta for­ma de cri­mi­na­li­dad”, con me­ca­nis­mos co­mo el de la co­la­bo­ra­ción efi­caz, el cual de­be po­ten­ciar­se, en ca­da na­ción, pa­ra que fun­cio­ne co­mo lo ha de­mos­tra­do Bra­sil.

Has­ta hoy, las in­ves­ti­ga­cio­nes si­guen en cur­so y nue­vos an­te­ce­den­tes han in­vo­lu­cra­do a las más di­ver­sas es­fe­ras del po­der, pa­san­do des­de fun­cio­na­rios pú­bli­cos co­mo pre­si­den­tes y vi­ce­pre­si­den­tes, mi­nis­tros de Es­ta­do y go­bierno, has­ta par­ti­dos po­lí­ti­cos y va­rios de sus can­di­da­tos en Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Pe­rú, Co­lom­bia, Ecua­dor, Ve­ne­zue­la, Pa­na­má, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Mé­xi­co y Gua­te­ma­la en el con­ti­nen­te ame­ri­cano, y An­go­la y Mo­zam­bi­que en Áfri­ca.

Se­cue­las eco­nó­mi­cas

A ca­si dos años de que la jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se evi­den­cia­ra las prác­ti­cas co­rrup­tas de Ode­brecht, las eco­no­mías de los paí­ses in­vo­lu­cra­dos con­ti­núan im­pac­ta­das por el re­tra­so y can­ce­la­ción de di­ver­sos pro­yec­tos de ener­gía e in­fra­es­truc­tu­ra, que fre­na su desa­rro­llo, y ade­más ha crea­do efec­tos ne­ga­ti­vos pa­ra otras com­pa­ñías e ins­ti­tu­cio­nes ban­ca­rias, in­di­có un in­for­me de Moody’s In­ves­tors Ser­vi­ce.

De acuer­do con Adrián Gar­za, vi­ce pre­si­den­te de Moody’s, va­rias con­ce­sio­nes de in­fra­es­truc­tu­ra que fue­ron in­te­rrum­pi­das, de­be­rán ser re­lan­za­das co­mo re­sul­ta­do del es­cán­da­lo, por tan­to re­sol­ver los obs­tácu­los le­ga­les y ad­mi­nis­tra­ti­vos de es­tos pro­yec­tos po­si­ble­men­te de­mo­ra­ría al me­nos dos años.

En el in­for­me la ca­li­fi­ca­do­ra sub­ra­yó que por el im­pac­to so­bre los con-

tra­tos de con­ce­sión de gran­des pro­yec­tos que van des­de ga­so­duc­tos has­ta obras pa­ra la na­ve­ga­bi­li­dad de ríos han si­do can­ce­la­dos en va­rios paí­ses in­clu­yen­do Pe­rú, Co­lom­bia y Pa­na­má.

“Las re­per­cu­sio­nes se han sen­ti­do en to­da la eco­no­mía, con­tri­bu­yen­do a las re­cien­tes re­duc­cio­nes en las pro­yec­cio­nes de cre­ci­mien­to de Moody’s en va­rios de es­tos paí­ses”, apun­tó el in­for­me.

Al­gu­nos de los efec­tos ad­ver­sos que re­cien­ten las otras com­pa­ñías par­ti­ci­pan­tes en es­tos pro­yec­tos, re­caen so­bre las pre­sio­nes de flu­jo de efec­ti­vo, y los ban­cos que han con­ce­di­do cré­di­tos tan­to a las con­ce­sio­nes así co­mo tam­bién de for­ma di­rec­ta a las com­pa­ñías in­vo­lu­cra­das afron­tan ma­yo­res ries­gos de ac­ti­vos, se in­di­có.

An­te ese pa­no­ra­ma, Moody’s se­ña­ló que la des­ace­le­ra­ción re­sul­tan­te en la eje­cu­ción de pro­yec­tos li­mi­ta­rá el rit­mo en el que los paí­ses re­duz­can la con­si­de­ra­ble bre­cha de in­fra­es­truc­tu­ra en la re­gión. Tam­bién re­cal­có que el re­to pa­ra los paí­ses in­vo­lu­cra­dos, re­cae en for­ta­le­cer los pro­ce­sos de li­ci­ta­ción y las me­di­das an­ti­co­rrup­ción, pues a lar­go pla­zo, to­dos los pro­yec­tos de desa­rro­llo de in­fra­es­truc­tu­ra “se be­ne­fi­cia­rán de las con­se­cuen­cias po­si­ti­vas aso­cia­das con una ma­yor trans­pa­ren­cia y una go­ber­nan­za más só­li­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.