IS­LAS PA­RA DESCONECTARSE

Des­de Ha­wái en Amé­ri­ca has­ta la is­la de Hy­dra en Gre­cia, ocho is­las des­ta­can por ser las más ape­te­ci­bles del pla­ne­ta pa­ra desconectarse co­mo un Ro­bin­son con en­chu­fe.

Mercados & Tendencias Guatemala - - SUMARIO - Por Edurne Az­ko­na­ga

Ocho is­las des­ta­can por ser las más ape­te­ci­bles del pla­ne­ta pa­ra desconectarse co­mo un Ro­bin­son con en­chu­fe.

Si es­tá can­sa­do del ca­lor ca­da vez más ago­bian­te y cual­quier dis­tan­cia se le ha­ce corta, es­tá a pun­to de desear per­der­se en una is­la. A ser po­si­ble, bien re­mo­ta. Só­lo pen­sar en pi­sar are­na blan­ca y ver có­mo el mar jue­ga con la es­pu­ma, le ge­ne­ra un irre­sis­ti­ble cos­qui­lleo de an­ti­ci­pa­ción. Por­que sí. Hay un no-sé­qué de ais­la­mien­to cós­mi­co y de re­pa­ra­dor en eso de ir­se a una is­la que no le da pa­sear por el cen­tro de una gran ciu­dad.

Ima­gí­ne­se ahí, en me­dio de un océano, plá­ci­da­men­te ins­ta­la­do en una ha­ma­ca, cuan­do le asal­ta la pre­gun­ta del mi­llón: ¿Qué era eso que te­nía que ha­cer tan im­por­tan­te? Na­da. Y na­da me­jor que ha­cer­lo con es­ti­lo: Por eso le pre­sen­ta­mos las is­las más ape­te­ci­bles del pla­ne­ta, pa­ra que se des­co­nec­te co­mo un Ro­bin­son con en­chu­fe.

HA­WÁI, EN EL NOR­TE DE LA PO­LI­NE­SIA.

No hay me­jor lec­ción de geo­gra­fía que la que nos dan las is­las. A es­ta (o es­tas, un ar­chi­pié­la­go con cien­tos de ellas) la en­con­tra­mos en me­dio del Pa­cí­fi­co, ha­cién­do­se es­ta­dou­ni­den­se y asiá­ti­ca a la vez, aun­que lue­go es­té en Ocea­nía, pe­ro sin de­jar de ser tan na­ti­va co­mo es. Có­mo no que­rer ir a Ho­no­lu­lu, en la is­la de Oahu, a sen­tir­nos una de las mu­je­res de Gau­guin, aun­que aque­llo fue­ra la Po­li­ne­sia fran­ce­sa. Y aten­ción por­que aquí no so­lo hay pla­ya, tam­bién de­sier­to, sel­va tro­pi­cal y mon­ta­ña.

Oahu es una mez­cla vi­bran­te de ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les y cul­tu­ra­les con las ar­tes mo­der­nas, el en­tre­te­ni­mien­to y las co­mo­di­da­des del si­glo XXI. No se pier­da a los sur­fis­tas afron­tar las gran­des olas de in­vierno en la le­gen­da­ria Cos­ta Nor­te, re­vi­va la his­to­ria es­ta­dou­ni­den­se en los mo­nu­men­tos y mu­seos del Pearl Har­bor, o to­me sol y dis­fru­te de una cla­se de surf en la Pla­ya Wai­ki­ki.

LAS MAL­DI­VAS, EL REINO DE LOS RE­SORTS.

Per­di­da en el Ín­di­co, lla­man­do a los más si­ba­ri­tas de los tu­ris­tas a voz en gri­to con sus en­can­tos, lo mis­mo que las si­re­nas hi­cie­ron con Ulises, es­tá es­te

país in­su­lar or­ga­ni­za­do en ato­lo­nes, la ma­ne­ra de agru­par sus 1.200 ape­te­ci­bles is­las. Las Mal­di­vas son be­llas, mes­ti­zas, por­que fue­ron por­tu­gue­sas, ho­lan­de­sas y bri­tá­ni­cas, y ade­más vír­ge­nes. No hay un país me­nos po­bla­do en to­da Asia y tam­po­co nin­gún otro en el mun­do más ba­jo, o sea, con la al­ti­tud má­xi­ma me­nos ele­va­da. Pre­pá­re­se pa­ra las pla­yas de are­na blan­quí­si­ma y el des­plie­gue de re­sorts. Y va­ya des­cal­zan­do sus pies.

SEY­CHE­LLES, UN PA­RAÍ­SO TRO­PI­CAL.

Ten­ta­do­ras pla­yas y un pa­ra­je de pa­raí­so te­rre­nal, tam­bién en el Ín­di­co y al no­res­te de Ma­da­gas­car, en la Áfri­ca ma­rí­ti­ma (y orien­tal). Es el país de las 115 is­las y de las tor­tu­gas gi­gan­tes, pri­mas her­ma­nas de las de Ga­lá­pa­gos. Via­jar a las Sey­che­lles es tam­bién su­mer­gir­se en una pe­que­ña gran Ba­bel, don­de lo afri­cano se con­fun­de con lo in­dio, lo chino y lo fran­cés en un exu­be­ran­te en­torno tro­pi­cal. To­do pa­ra po­ner­les los dien­tes lar­gos a los gran­des via­je­ros. Y he­mos di­cho tor­tu­gas pe­ro tam­bién hay lo­ros ne­gros, el pá­ja­ro na­cio­nal, y un sin­fín de pe­ces di­fe­ren­tes en­tre los que des­ta­ca, có­mo no, el pez pa­ya­so. Aquí lo su­yo es al­qui­lar un bar­co y echar­se a la mar.

MAU­RI­CIO, HE­CHA AN­TES QUE EL CIE­LO.

Es tan exó­ti­ca que no se pue­de aguan­tar, afri­ca­na pe­ro de re­li­gión hin­dú, va­ra­da en me­dio del océano Ín­di­co, con agua ca­lien­te du­ran­te to­do el año y ro­dea­da de la­gu­nas. Por al­go se di­ce que se hi­zo an­tes que el cie­lo. Aquí las pla­yas, pal­me­ras y ca­mas ba­li­ne­sas son co­mo el co­mer, el pan de ca­da día. Un es­ce­na­rio de lu­jo pa­ra una es­ca­pa­da de lu­jo, so­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.