El nue­vo oro del si­glo XXI

La de­man­da de co­bal­to va en al­za de­bi­do al uso in­dus­trial que es­tá al­can­zan­do, im­pul­sa­do por cre­ci­mien­to de la in­dus­tria de ba­te­rías y vehícu­los eléc­tri­cos. Chi­na, Ca­na­dá y Ru­sia li­de­ran la pro­duc­ción de es­te ele­men­to me­tá­li­co.

Mercados & Tendencias Guatemala - - NEGOCIOS - Ale­jan­dra Or­do­ñez / ale­jan­dra.or­do­[email protected]­po­cer­ca.com

El co­bal­to es un ele­men­to me­tá­li­co que por su reac­ti­vi­dad se en­cuen­tra en la cor­te­za te­rres­tre só­lo en for­ma com­bi­na­da quí­mi­ca­men­te. Su re­sis­ten­cia a las al­tas tem­pe­ra­tu­ras y el fac­tor de fric­ción lo con­vir­tie­ron en un ele­men­to esen­cial en las alea­cio­nes de ace­ros es­pe­cia­les pa­ra la fa­bri­ca­ción de mo­to­res, tur­bi­nas y he­rra­mien­tas de cor­te.

Ade­más su uso co­mo ca­ta­li­za­dor en reac­cio­nes quí­mi­cas es muy efec­ti­vo en la in­dus­tria de la ce­rá­mi­ca. Sin em­bar­go, a par­tir del 2010 se ex­ten­dió su uso co­mo un com­po­nen­te cla­ve en la fa­bri­ca­ción de los cá­to­dos de ba­te­rías de li­tio. Es­to ha pro­vo­ca­do un al­za en su de­man­da, ya que pa­ra es­ta nue­va in­dus­tria, el co­bal­to ha pa­sa­do a aca­pa­rar apro­xi­ma­da­men­te el 49% de la pro­duc­ción mun­dial, ge­ne­ran­do un cam­bio es­truc­tu­ral de pre­cios en el mer­ca­do.

De acuer­do con Bloom­berg, Ant­hony Mi­lews­ki fue uno de los pri­me­ros in­ver­sio­nis­tas en dar­se cuen­ta de que si las ven­tas de vehícu­los eléc­tri­cos sa­len co­mo se es­pe- ra, el mun­do ne­ce­si­ta­rá mu­cho más co­bal­to, un in­gre­dien­te esen­cial de las ba­te­rías de io­nes de li­tio.

En es­te con­tex­to, en 2015, res­pal­da­do por un mul­ti­mi­llo­na­rio ru­so, Mi­lews­ki co­men­zó a com­prar me­tal de com­pa­ñías mi­ne­ras y lo co­lo­có en de­pó­si­tos. En ese mo­men­to, era ba­ra­to por­que la ma­yo­ría de los pro­duc­tos in­dus­tria­les es­ta­ban atra­pa­dos en lar­gas re­ce­sio­nes. Hoy, la em­pre­sa de Mi­lews­ki, Co­balt 27 Ca­pi­tal Corp., tie­ne ca­si 3.000 to­ne­la­das mé­tri­cas, la ma­yor re­ser­va pri­va­da del pla­ne­ta. Des­de en­ton­ces, los pre­cios han au­men­ta­do ca­si cua­tro ve­ces, ha­cien­do que el in­ven­ta­rio val­ga al­re­de­dor de US$250 mi­llo­nes.

Sin em­bar­go, el mer­ca­do pa­ra el co­bal­to aún no es muy gran­de, y no hay mu­chas ma­ne­ras fá­ci­les pa­ra que los in­ver­so­res apues­ten por los pre­cios. El me­tal es un sub­pro­duc­to me­nor de la ex­trac­ción de co­bre y ní­quel, y po­cos lu­ga­res pro­du­cen can­ti­da­des sig­ni­fi­ca­ti^as. 5ns de la Ui­tad de la ofer­ta mun­dial pro­vie­ne de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go, un país en el cen­tro de Áfri­ca su­mi­do en es­cán­da­los de co­rrup­ción y dis­tur­bios po­lí­ti­cos.

Sin em­bar­go, Bloom­berg re­sal­ta que es­te me­tal se ha vuel­to más di­fí­cil de en­con­trar, es­pe­cial­men­te por­que fa­bri­can­tes co­mo Tes­la Inc. y Ap­ple Inc., bus­can ase­gu­rar sus pro­pios suUi­nis­tros al fi­rUar con­tra­tos a lar­go pla­zo con mi­ne­ros. Hay que to­mar en cuen­ta que el co­bal­to co­mer­cia­li­za­do en la Bol­sa de Me­ta­les de Lon­dres pa­só de US$21,750 por to­ne­la­da a un ré­cord de US$84,250 en cues­tión de un par de me­ses.

Ne­go­cio al al­za

El co­bal­to ra­ra vez se en­cuen­tra en la na­tu­ra­le­za en con­cen­tra­cio­nes eco­nó­mi­ca­men­te ex­plo­ta­bles. La ex­plo­ta­ción de los de­pó­si­tos de co­bre-co­bal­to del Cin­tu­rón de Co­bre de Áfri­ca Cen­tral, los de­pó­si­tos de la­te­ri­ta de ní­quel, co­mo los de Aus­tra­lia y Nue­va Ca­le­do­nia; y los de­pó­si­tos mag­má­ti­cos de sul­fu­ro de ní­quel, co­mo Sud­bury

en Ca­na­dá y No­rilsk en Si­be­ria; cons­ti­tu­yen el 94% de la pro­duc­ción mun­dial de co­bal­to. Se es­ti­ma que el 60% de las re­ser­vas mun­dia­les se en­cuen­tran en te­rri­to­rio de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go, mien­tras que exis­ten po­cas mi­nas en el mun­do que se de­di­can a la ex­plo­ta­ción de co­bal­to co­mo prin­ci­pal pro­duc­to, co­mo las de Ma­rrue­cos, re­pre­sen­tan só­lo el 6% de la pro­duc­ción mun­dial, se­gún re­por­ta Mar­ket­pul­se.

Ac­tual­men­te el co­bal­to es pro­du­ci­do en una do­ce­na de paí­ses al­re­de­dor del pla­ne­ta. En el 2016 Chi­na fue el se­gun­do ma­yor pro­duc­tor de co­bal­to del mun­do, mien­tras que Ca­na­dá y Ru­sia fue­ron el ter­ce­ro y cuar­to más gran­de, res­pec­ti­va­men­te. Asi­mis­mo, en Es­ta­dos Uni­dos, la pro­duc­ción li­mi­ta­da de co­bal­to co­men­zó en 2014, por pri­me­ra vez en apro­xi­ma­da­men­te 40 años, sien­do la em­pre­sa First Co­balt, ba­sa­da en Ca­na­dá, la que com­pró una mi­na en Idaho, la cual se es­pe­ra que co­mien­ce a ope­rar en unos tres años.

;egƒn la fi­rUa con­sul­to­ra +:= /roup de Lon­dres, se es­pe­ra que el con­su­mo de co­bal­to ex­ce­da las 122,000 to­ne­la­das es­te año, lo que re­pre­sen­ta un au­men­to en com­pa­ra­ción con las 75,000 to­ne­la­das re­por­ta­das en 2011. Sin em­bar­go, aun­que es po­si­ble que el in­cre­men­to en la pro­duc­ción ayu­de a sa­tis­fa­cer la de­man­da en los pró­xi­mos años, los ex­per­tos en la ma­te­ria pre­vén una es­ca­sez pa­ra 2022.

Se­gún la fir­ma con­sul­to­ra CRU Group de Lon­dres, se es­pe­ra que el con­su­mo de co­bal­to ex­ce­da las 122,000 to­ne­la­das es­te año, lo que re­pre­sen­ta un au­men­to en com­pa­ra­ción con las 75,000 to­ne­la­das re­por­ta­das en 2011.

In­ne­ga­ble ten­den­cia

Los go­bier­nos de paí­ses desa­rro­lla­dos es­tán pre­sio­nan­do pa­ra que ha­ya ca­da vez más vehícu­los eléc­tri­cos que ayu­den a re­du­cir las emi­sio­nes que da­ñan el me­dio am­bien­te. Se­gún los ex­per­tos, pa­ra el año 2040 más de la mi­tad de las ven­tas mun­dia­les de au­to­mó­vi­les se­rán vehícu­los eléc­tri­cos, en com­pa­ra­ción con el 1% re­gis­tra­do en 2017, cuan­do las ven­tas au­men­ta­ron por en­ci­ma de 1 mi­llón, de acuer­do con in­for­ma­ción de Bloom­berg New Energy Fi­nan­ce. Eso im­pli­ca una ma­yor de­man- da de ba­te­rías y ma­te­ria­les uti­li­za­dos pa­ra fa­bri­car­los, in­clui­dos los cá­to­dos de co­bal­to que ayu­dan a mo­ver los elec­tro­nes de ma­ne­ra Uns efi­cien­te, sin soJ­re­ca­len­taUien­to. Hay que to­mar en cuen­ta que mien­tras que los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes usan apro­xi­ma­daUen­te ocPo graUos de coJal­to re­fi­na­do, la ba­te­ría de un vehícu­lo eléc­tri­co re­quie­re 1,000 ve­ces más de es­te me­tal.

Mar­ket­pul­se ha­ce én­fa­sis en que to­do es­te pa­no­ra­ma ha­ce pen­sar que la ofer­ta de co­bal­to pu­die­se co­rrer el ries­go de no po­der cu­brir la de­man­da de­bi­do al uso in­dus­trial más am­plio que es­tá al­can­zan­do és­te, im­pul­sa­do prin­ci­pal­men­te por el fuer­te cre­ci­mien­to de la in­dus­tria de ba­te­rías pa­ra al­ma­ce­na­mien­to de ener­gía, vehícu­los eléc­tri­cos y las in­dus­trias ae­ro­es­pa­cia­les, apar­te de la ele­va­da de­man­da que ya ge­ne­ra so­bre es­te me­tal otros pro­duc­tos de elec­tró­ni­ca co­mo los smartp­ho­nes, ta­blets o no­te­books.

“Por ejem­plo en 2016, la pro­duc­ción glo­bal de co­bal­to mi­na dis­mi­nu­yó un 10%, de­bi­do a una me­nor pro­duc­ción de las ope­ra­cio­nes de ní­quel por el cie­rre de pe­que­ña mi­ne­ría de­bi­do a la caí­da del pre­cio de es­te me­tal. El pre­cio del ní­quel ha­bía ve­ni­do sos­te­ni­da­men­te a la ba­ja des­de 2011 has­ta ini­cios del 2016 por una so­bre­ofer­ta ob­te­ni­da de las ope­ra­cio­nes ma­yo­res de ex­plo­ta­ción de co­bre. Afor­tu­na­da­men­te a par­tir de fi­nes del se apre­cia un ini­cio de ci­clo de pre­cio al­cis­taº, re­fie­re la eU­pre­sa de ase­so­ría chi­le­na.

Mien­tras tan­to, la pro­duc­ción mun­dial de co­bal­to se­gui­rá de­pen­dien­do de los pre­cios del co­bre y el ní­quel, ya que los ex­per­tos ase­gu­ran que no se pue­de pre­ten­der que los pro­duc­to­res ope­ren a pér­di­da pa­ra ob­te­ner una can­ti­dad muy pe­que­ña de co­bal­to co­mo sub­pro­duc­to, aun­que ten­ga un al­to pre­cio en la ac­tua­li­dad. Has­ta el mo­men­to, ha­cen én­fa­sis, no se ha des­cu­bier­to una tec­no­lo­gía al­ter­na­ti­va pa­ra el al­ma­ce­na­mien­to de ener­gía que no sea en ba­te­rías, y el uso de co­bal­to co­mo cá­to­do só­lo es me­jo­ra­do por el oro y la pla­ta que no son ma­te­ria­les de re­em­pla­zo eco­nó­mi­ca­men­te via­bles. El he­cho de que los sus­ti­tu­tos del co­bal­to no pue­dan pro­por­cio­nar una pro­duc­ti­vi­dad equi­va­len­te ha­ce que la de­man­da de es­te me­tal sea bas­tan­te inelás­ti­ca, pro­pi­cian­do es­ce­na­rios de pre­cios al­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.