“Es­ta lu­cha es irre­ver­si­ble”

Fis­cal Al­da­na con­fie­sa que al asu­mir el car­go des­co­no­cía la mag­ni­tud de la co­rrup­ción en el Es­ta­do, que ca­da ca­so le sor­pren­de y re­cha­za cual­quier ses­go ideo­ló­gi­co en es­ta lu­cha.

Prensa Libre - - Portada - Por Glen­da Sán­chez gsan­chez@pren­sa­li­bre.com.gt

A tres me­ses de fi­na­li­zar ges­tión, la Fis­cal Ge­ne­ral cul­pa a la vie­ja po­lí­ti­ca de fo­men­tar la co­rrup­ción.

Apo­co más de tres me­ses de fi­na­li­zar su ges­tión al fren­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, la fis­cal ge­ne­ral, Thel­ma Al­da­na, ase­gu­ra que es la po­bla­ción la que de­be exi­gir la con­ti­nui­dad de la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, que ella mis­ma lle­gó al car­go sin co­no­cer la di­men­sión de es­te fla­ge­lo y que las ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Con­gre­so de­ben cen­trar­se en crear le­yes que fa­ci­li­ten el com­ba­te del de­li­to, co­mo la ley de acep­ta­ción de car­gos, “en lu­gar de bus­car apro­bar de­cre­tos de im­pu­ni­dad”.

Du­ran­te una entrevista con­ce­di­da a Pren­sa Libre, en una co­yun­tu­ra de se­ña­la­mien­tos a fa­vor y en con­tra de su ges­tión, Al­da­na ex­pli­ca có­mo ha si­do el tra­ba­jo jun­to a la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la (Ci­cig).

Al­gu­nos sec­to­res se­ña­lan que hay una per­se­cu­ción ju­di­cial se­lec­ti­va.

Jus­ti­cia se­lec­ti­va tie­ne que ha­ber. In­ves­ti­ga­ción se­lec­ti­va tie­ne que ha­ber, por­que lo que in­ves­ti­ga­mos son fe­nó­me­nos cri­mi­na­les y nos en­fo­ca­mos en ca­sos. Si es­ta­mos in­ves­ti­gan­do la co­rrup­ción, es una in­ves­ti­ga­ción se­lec­ti­va en cuan­to al fe­nó­meno cri­mi­nal, pe­ro no bus­ca­mos per­so­nas, ja­más he­mos bus­ca­do per­so­nas. En eso te­ne­mos ob­je­ti­vi­dad.

El 19 de enero sur­gió una de­cla­ra­ción de que ve­nían diez ca­sos an­tes del fi­nal de su ges­tión. ¿Có­mo sa­ber cuán­tos vie­nen si Ud. ha di­cho que ca­da ca­so tie­ne su pro­pio tiem­po?

Los ca­sos van avan­za­dos y tie­nen el mo­men­to exac­to en que se lle­van a los tri­bu­na­les, y de­pen­de de la agen­da de los jue­ces. Por ejem­plo, si te­ne­mos un ca­so pa­ra la otra se­ma­na y el ór­gano ju­ris­dic­cio­nal di­ce “mi agen­da no per­mi­te que los es­cu­che­mos, ven­gan den­tro de 15 días”, bueno, se­rá den­tro de ese tiem­po. Y si ya se tie­nen las ór­de­nes de cap­tu­ra y la Po­li­cía nos di­ce “en esa fecha no pue­do por­que ten­go que ha­cer una re­qui­sa, po­de­mos tal fecha”. No po­de­mos ma­ne­jar fe­chas. Te­ne­mos va­rios ca­sos en in­ves­ti­ga­ción con la Ci­cig. No son diez, son más. Los de­trac­to­res del MP y de la Ci­cig cues­tio­nan la pre­sen­ta­ción de ca­sos en con­fe­ren­cias de pren­sa.

En los ca­sos de MP y Ci­cig los da­mos a co­no­cer el co­mi­sio­na­do y yo, y en oca­sio­nes el mi­nis­tro de Go­ber­na­ción. En los de­más ca­sos sa­len la li­cen­cia­da May­ra Vé­liz y Ana Ele­na Guz­mán. Nos repartimos el tra­ba­jo.

En el te­ma de la pre­sun­ción de inocen­cia ¿có­mo se jus­ti­fi­can los pe­di­dos de prisión pre­ven­ti­va co­mo en los ca­sos pre­sen­ta­dos por la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción?

Hay que te­ner cla­ri­dad y com­pren­der la di­fe­ren­cia en­tre prisión pre­ven­ti­va y el prin­ci­pio cons­ti­tu­cio­nal de pre­sun­ción de inocen­cia. La pre­sun­ción de inocen­cia tie­ne que ver con el tra­ba­jo de los jue­ces. Es el juez quien de­be te­ner­la cla­ra.

La prisión pre­ven­ti­va de­pen­de de ca­da ca­so en par­ti­cu­lar. No to­dos los ca­sos son de mayor ries­go. Hay una com­pe­ten­cia am­plia­da res­pec­to de los jue­ces de la ju­ris­dic­ción or­di­na­ria pe­nal por­que hay ca­sos don­de in­ter­vie­nen es­truc­tu­ras cri­mi­na­les de tal mag­ni­tud que po­nen en pe­li­gro la vi­da de los jue­ces, los fis­ca­les y de los mis­mos pro­ce­sa­dos. La Cá­ma­ra Pe­nal de­cla­ra con lu­gar la so­li­ci­tud y a par­tir de allí es­ta­mos en mayor ries­go.

Eso quie­re de­cir que quie­nes es­tán su­je­tos a es­te pro­ce­so pe­nal en su ma­yo­ría de­be­rían es­tar en prisión pre­ven­ti­va. No de­be­ría en­fo­car­se —la aten­ción— en so­lo en es­tos ca­sos —por co­rrup­ción—, y es que hay más de 20 mil per­so­nas en prisión pre­ven­ti­va.

¿Exis­ti­ría una op­ción en la ley pa­ra tra­tar los ca­sos de mayor ries­go y evi­tar lo que al­gu­nos te­men, que es la ex­po­si­ción me­diá­ti­ca? Yo se los pre­gun­ta­ría a us­te­des, por­que lo me­diá­ti­co no lo ma­ne­jo yo, ni el co­mi­sio­na­do. Lo ma­ne­jan us­te­des. Y vean lo que pa­só el sá­ba­do con las di­li­gen­cias del fin de se­ma­na. To­dos se pre­gun­ta­ban ¿por qué las di­li­gen­cias en se­cre­to? ¿Por qué no hay con­fe­ren­cia de pren­sa? Es di­fí­cil ex­pli­car lo que se es­tá ha­cien­do. No­so­tros lla­ma­mos a una con­fe­ren­cia de pren­sa por trans­pa­ren­cia y ya es el me­dio de co­mu­ni­ca­ción el que de­ci­de si lo da a co­no­cer o no.

Se ha­bla de la po­si­bi­li­dad de un mo­de­lo de acep­ta­ción de car­gos o de­li­tos. ¿Cuá­les son las ven­ta­jas y desafíos? ¿Cree que se po­dría apli­car? Cla­ro, en lu­gar de apro­bar le­yes de im­pu­ni­dad, el Con­gre­so de­be­ría ana­li­zar es­te ti­po de pro­yec­tos, por­que la acep­ta­ción de car­gos per­mi­te a la per­so­na in­di­car que acep­ta los he­chos y cuán­do han su­ce­di­do. Le da la ven­ta­ja de que per­mi­te apli­car a una re­ba­ja de la pe­na. Ac­tual­men­te una per­so­na acep­ta el car­go y los be­ne­fi­cios son me­no­res.

La acep­ta­ción de car­gos, in­clu­so en otros paí­ses, es­tá de­mos­tra­do que con­tri­bu­ye al desaho­go del sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal, en ca­sos que no son de al­to im­pac­to, sino en de­li­tos me­nos gra­ves. Ese desaho­go per­mi­te que jue­ces y fis­ca­les nos de­di­que­mos a ca­sos de al­to im­pac­to en el país.

En la co­yun­tu­ra ac­tual, ¿cuál se­ría el men­sa­je que de­ja­ría en es­ta fa­se fi­nal de su ges­tión al sec­tor em­pre­sa­rial or­ga­ni­za­do?

Yo no le da­ría un men­sa­je a un gru­po de­ter­mi­na­do, sino a to­dos los ha­bi­tan­tes por igual. El men­sa­je se­ría que na­die es su­pe­rior a la ley. Han si­do evi­den­tes las di­fe­ren­cias en­tre el pre­si­den­te Mo­ra­les con el MP y la Ci­cig. ¿De qué ha­bla­ría con Mo­ra­les, si se die­ra el ca­so?

A es­tas al­tu­ras, lo que le en­tre­ga­ría es mi me­mo­ria de la­bo­res. Ya es­toy en fa­se de cie­rre de mi pe­rio­do, y ese se­ría el men­sa­je, pe­dir­le que acom­pa­ñe al pró­xi­mo fis­cal ge­ne­ral con de­ter­mi­na­ción, con en­fo­que ver­da­de­ro ha­cia la lu­cha con­tra la co­rrup­ción.

Si la Ci­cig ter­mi­na­ra su man­da­to en los pró­xi­mos dos años, ¿cuál de­be­ría ser la prio­ri­dad?

For­ta­le­cer la ins­ti­tu­cio­na­li­dad en el Or­ga­nis­mo Ju­di­cial, en el Ins­ti­tu­to de la De­fen­sa Pú­bli­ca Pe­nal, la Po­li­cía, el Ina­cif, el Mi­nis­te­rio de Go­ber­na­ción, en for­ta­le­cer la in­de­pen­den­cia en el sis­te­ma de Jus­ti­cia. Me pa­re­ce que es­ta­mos muy le­jos.

¿Cuán­to tiem­po más cal­cu­la que de­be­ría es­tar la Ci­cig en el país?

Los gua­te­mal­te­cos de­be­rían me­di­tar y sa­ber que es en el sis­te­ma po­lí­ti­co y en los par­ti­dos po­lí­ti­cos don­de hay que po­ner la aten­ción, pa­ra que no se re­pi­tan elec­cio­nes co­mo las que se die­ron en el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca. En­ton­ces, cuan­do pen­sa­mos si es­ta­mos lis­tos pa­ra que se va­ya la Ci­cig en 2019, de to­do el Es­ta­do y de to­do el sis­te­ma, el que es­tá me­jor pre­pa­ra­do es el MP. Yo no sé si el res­to del Es­ta­do y la po­bla­ción mis­ma es­tán dis­pues­tos a in­vo­lu­crar­se y

“Mi men­sa­je pa­ra el Pre­si­den­te, se­ría que acom­pa­ñe al Fis­cal con de­ter­mi­na­ción y en­fo­que a la lu­cha con­tra la co­rrup­ción”

exi­gir trans­pa­ren­cia. Es im­por­tan­te pre­gun­tar­se por qué vino la Ci­cig. Por­que el Go­bierno de Gua­te­ma­la lle­gó an­te Na­cio­nes Uni­das a re­co­no­cer que hay apa­ra­tos clan­des­ti­nos y es­truc­tu­ras cri­mi­na­les in­crus­ta­dos en el Es­ta­do gua­te­mal­te­co, y que aque­llos Ciacs —Cuer­pos Ile­ga­les y Apa­ra­tos Clan­des­ti­nos de Se­gu­ri­dad— mu­ta­ron y se con­vir­tie­ron en re­des po­lí­ti­co-eco­nó­mi­co ilí­ci­tas. Los ca­sos que se han in­ves­ti­ga­do lo di­cen con cla­ri­dad. De tal suer­te que ese re­co­no­ci­mien­to del Es­ta­do gua­te­mal­te­co fue que el pro­pio Es­ta­do no ha­bría po­di­do ata­car ese fla­ge­lo. ¿Cuál es la si­tua­ción de esas re­des in­crus­ta­das en el Es­ta­do? He­mos avan­za­do un po­co en la des­ar­ti­cu­la­ción, pe­ro aún per­ma­ne­cen. Tie­nen la ca­pa­ci­dad de re­or­ga­ni­zar­se. Si lo­gra­mos la de­ten­ción de al­tos man­dos, in­me­dia­ta­men­te sus­ti­tu­yen a esas per­so­nas. Por eso el MP ha tra­ba­ja­do in­ten­sa­men­te la Ex­tin­ción de Do­mi­nio, pa­ra ata­car la economía de es­tas es­truc­tu­ras cri­mi­na­les y que ese di­ne­ro ilí­ci­to vuel­va al ver­da­de­ro due­ño, que es el Es­ta­do de Gua­te­ma­la.

¿Hay co­ne­xio­nes en­tre esos gru­pos o es­truc­tu­ras cri­mi­na­les? Sí, a ve­ces has­ta ri­va­les son, y en otras se pres­tan co­la­bo­ra­ción. Lo que de­be­mos en­ten­der es que ellos no tie­nen fron­te­ras, mien­tras que los sis­te­mas de jus­ti­cia te­ne­mos que ac­tuar en base en asis­ten­cias y so­li­ci­tu­des que de­ben cum­plir re­que­ri­mien­tos le­ga­les, y el crimen or­ga­ni­za­do se mue­ve con mu­cha fa­ci­li­dad en nues­tros paí­ses.

¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les avan­ces du­ran­te su ges­tión? Te­ne­mos la lu­cha con­tra las ex­tor­sio­nes. Es­tá vin­cu­la­da con una fis­ca­lía es­pe­cia­li­za­da, ins­ta­la­da en 2014. Cuan­do yo to­mé po­se­sión sa­bía que la ex­tor­sión era un de­li­to que ha­bría que per­se­guir de ma­ne­ra se­lec­ti­va. A tra­vés de esa fis­ca­lía se han des­ar­ti­cu­la­do gran­des es­truc­tu­ras.

Ade­más hay avan­ces en la mora, que al­can­za­ba los un mi­llón 800 mil ex­pe­dien­tes en co­la. De esa can­ti­dad se re­sol­vie­ron o de­pu­ra­ron más de 676 mil 358.

¿Có­mo re­ci­bió la sa­li­da del mi­nis­tro de Go­ber­na­ción Fran­cis­co Rivas? Me sor­pren­dió mu­cho, pe­ro los equi­pos ope­ra­ti­vos se­gui­mos tra­ba­jan­do, coor­di­nan­do con el vi­ce­mi­nis­tro Ka­mi­lo Ri­ve­ra.

¿Se ha co­mu­ni­ca­do con us­ted el mi­nis­tro ac­tual, Enrique De­gen­hart? Al mi­nis­tro no lo co­noz­co. Yo asu­mo que él es­tá pre­pa­ran­do su des­pa­cho, así que es­pe­ro que pron­to se co­mu­ni­que. Has­ta el día de hoy, no.

¿Qué sen­ti­mien­to le cau­sa la co­rrup­ción? Pa­ra mí es la des­via­ción del ejer­ci­cio del po­der pú­bli­co aso­cia­do con in­tere­ses pri­va­dos.

De­sa­for­tu­na­da­men­te, en Gua­te­ma­la —la co­rrup­ción— ha si­do la re­gla y no la ex­cep­ción. Cuan­do la co­rrup­ción es la ex­cep­ción po­de­mos en­fo­car me­jor nues­tros es­fuer­zos pa­ra com­ba­tir­la.

En Gua­te­ma­la ya de­bi­mos ha­ber com­pren­di­do que es­ta lu­cha es irre­ver­si­ble, que no hay po­si­bi­li­da­des de vol­ver al Es­ta­do cri­mi­nal que de­jó el Par­ti­do Pa­trio­ta, un par­ti­do que se ha­bía cri­mi­na­li­za­do an­tes de asu­mir el po­der, y lo di­go con pro­pie­dad por­que las in­ves­ti­ga­cio­nes así lo de­mos­tra­ron.

Exis­ten opi­nio­nes de sec­to­res que in­ten­tan jus­ti­fi­car la si­tua­ción di­cien­do que, pe­se a la co­rrup­ción, el país fun­cio­na­ba. ¿Qué les di­ría? Fun­cio­na, sí, pe­ro mi­re­mos nues­tros ni­ve­les de po­bre­za, de fal­ta a ac­ce­so a los ser­vi­cios bá­si­cos, la exis­ten­cia de los gru­pos vul­ne­ra­bles por­que no tie­nen ac­ce­so a la sa­lud, a educación en con­di­cio­nes dig­nas. Más bien íba­mos ca­mi­nan­do sin es­pe­ran­za.

¿Aun­que us­ted mis­ma ci­tó al PP en es­tas es­truc­tu­ras, he­mos vis­to en los ca­sos re­des an­te­rio­res. ¿Se van a in­ves­ti­gar ges­tio­nes an­te­rio­res al PP? Yo creo que a par­tir de la aper­tu­ra democrátic­a en el país, por ac­ción y omi­sión la cla­se po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal, o la vie­ja po­lí­ti­ca, es res­pon­sa­ble del di­se­ño de co­rrup­ción que se ha in­crus­ta­do en el Es­ta­do.

In­ves­ti­gar des­de la épo­ca de los 90 es di­fí­cil. Yo res­pon­do por mis cua­tro años, no pue­do res­pon­der por los de­más fis­ca­les y de­más je­fes del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co o jue­ces. Di­fí­cil­men­te va­mos a en­con­trar en es­tos mo­men­tos es­cu­chas que se pu­die­ron dar en el par­ti­do de la UNE o Ga­na, FRG u otros; por eso in­sis­to: res­pon­do por mis cua­tro años.

Tam­bién se ar­gu­men­ta que la lu­cha con­tra la co­rrup­ción es po­si­ti­va, to­da vez no afec­te la economía. Yo pla­ti­qué con el fis­cal an­ti­ma­fia en Ita­lia, ha­ce un año, y le de­cía qie en Gua­te­ma­la es­tán ma­ne­jan­do la dis­tor­sión de que la lu­cha con­tra la co­rrup­ción con­trae la economía. Me con­tes­tó: “La ma­fia ita­lia­na uti­li­zó el mis­mo ar­gu­men­to cuan­do em­pe­zó la lu­cha con­tra ellos”. La res­pues­ta es que se ne­ce­si­ta tran­si­tar ha­cia una cul­tu­ra de le­ga­li­dad.

Con to­do lo que ha vis­to en par­ti­dos po­lí­ti­cos y di­ri­gen­tes, ¿le gus­ta­ría par­ti­ci­par en po­lí­ti­ca? En es­tas con­di­cio­nes es su­ma­men­te di­fí­cil. Me pa­re­ce que no hay po­si­bi­li­dad de que los di­ri­gen­tes que han es­ta­do arrai­ga­dos a los par­ti­dos ce­dan es­pa­cios a otras per­so­nas.

Tam­bién se se­ña­la al MP y a la Ci­cig de que tie­nen una agen­da ideo­ló­gi­ca. La co­rrup­ción no tie­ne ideo­lo­gía. En Gua­te­ma­la, que yo re­cuer­de, no ha he­cho go­bierno des­de la aper­tu­ra democrátic­a nin­gún par­ti­do de iz­quier­da. En otros paí­ses don­de ha­bi­do go­bierno de iz­quier­da han si­do evi­den­tes los ca­sos de co­rrup­ción. En­ton­ces nos da­mos cuen­ta de que ro­ba igual la iz­quier­da que la de­re­cha; no hay ideo­lo­gía pa­ra la co­rrup­ción.

De la mis­ma ma­ne­ra, no hay ideo­lo­gía pa­ra el sis­te­ma de jus­ti­cia.

¿Qué con­se­jo le da a quien que­de en su pues­to? Que sea in­de­pen­dien­te.

¿Qué di­fe­ren­cia hay en­tre la Thel­ma Al­da­na que lle­gó al MP y la ac­tual? Yo no co­no­cía la mag­ni­tud de la co­rrup­ción en el país. Se con­vi­vía con mu­chas per­so­nas que aho­ra es­tán pre­sas, no sa­bía­mos que for­ma­ban par­te de es­truc­tu­ras cri­mi­na­les. ¿Có­mo es­tá­ba­mos fun­cio­nan­do?

De to­dos los ca­sos de co­rrup­ción, ¿cuál le im­pac­tó más? Des­de lue­go, fue lo que me abrió el pa­no­ra­ma pa­ra co­no­cer la pro­fun­di­dad de la co­rrup­ción, pe­ro un ca­so re­cien­te, el que es­tá re­la­cio­na­do con el in­ten­den­te de la Su­pe­rin­ten­den­cia Ju­rí­di­ca de la SAT, que con­tra­ta a un abo­ga­do, pa­gán­do­le la SAT pa­ra de­man­dar a la SAT, me pa­re­ce al­go in­con­ce­bi­ble. Y es que cuan­do uno cree que lo ha vis­to to­do en te­ma de co­rrup­ción se da cuen­ta de que de re­pen­te no ha vis­to mu­cho. La Lí­nea

Us­ted di­jo “si lle­go con vi­da al 16 de ma­yo”. ¿Te­me us­ted por su vi­da? Ac­tual­men­te ten­go me­di­das cau­te­la­res de la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos por ame­na­zas de muer­te. Cuan­do la Co­mi­sión de­cre­ta la me­di­da ha­ce una in­ves­ti­ga­ción pro­fun­da y de­ter­mi­na si da las me­di­das cau­te­la­res. Yo las ten­go.

¿Son cons­tan­tes las ame­na­zas? Siem­pre hay ame­na­zas, por­que ca­da día se avan­za más con­tra cri­mi­na­les de al­to per­fil. Eso ya es una ame­na­za, son enemi­gos que se tie­nen que ge­ne­ral­men­te la em­pren­den con­tra los in­ves­ti­ga­do­res, en lu­gar de ir a los tri­bu­na­les pa­ra sol­ven­tar su si­tua­ción.

“He­mos des­ar­ti­cu­la­do del 2014 al año pa­sa­do 131 es­truc­tu­ras cri­mi­na­les en ge­ne­ral, y tam­bién he­mos lo­gra­do sal­var mil 800 vi­das”.

“In­ves­ti­gar des­de la épo­ca de los 90 es di­fí­cil. Yo res­pon­do por mis cua­tro años, no pue­do res­pon­der por los de­más fis­ca­les”.

FO­TO PREN­SA LIBRE: ÁL­VA­RO INTERIANO

FO­TO PREN­SA LIBRE: ÁL­VA­RO INTERIANO

Thel­ma Al­da­na, fis­cal ge­ne­ral en­tre­ga­rá el car­go en ma­yo pró­xi­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.