Los Bit­kov, la Ci­cig y el abu­so del po­der

Prensa Libre - - Opinión - Jor­ge Ja­cobs Fb/jj­li­ber

El ca­so de los ru­sos Bit­kov abre nue­va­men­te la puer­ta pa­ra el que de­be­ría ser el pun­to prin­ci­pal de la dis­cu­sión al­re­de­dor de la Ci­cig y su ope­ra­ción en Gua­te­ma­la: ¿Có­mo se pue­de evi­tar que el am­plio po­der que de­ten­ta se pres­te pa­ra abu­sos? La so­lu­ción se de­bió bus­car ha­ce 15 años y no has­ta aho­ra, pe­ro a los po­cos que lo he­mos ve­ni­do re­cal­can­do des­de esa épo­ca se nos ha me­nos­pre­cia­do ta­chán­do­nos de “reac­cio­na­rios”, “an­ti­sis­te­ma” y una se­rie de epí­te­tos, pro­pios de quie­nes quie­ren des­viar la dis­cu­sión pa­ra no en­fren­tar la reali­dad. Bueno, aho­ra que no so­mos so­lo unos po­cos pa­rias que des­con­fia­mos del po­der los que ar­gu­men­ta­mos es­to, sino que ya se han subido al ar­gu­men­to has­ta con­gre­sis­tas grin­gos, ¿se­gui­rán mu­chos tra­tan­do de ta­par el sol con un de­do?

El ca­so de los ru­sos Bit­kov se in­ter­na­cio­na­li­zó re­cien­te­men­te gra­cias a va­rios ar­tícu­los so­bre el ca­so pu­bli­ca­dos por Mary O’Grady en el diario es­ta­dou­ni­den­se Wall Street Jour­nal. Los ar­tícu­los de Mary cau­sa­ron re­vue­lo y fue­ron se­gui­dos por otros ar­tícu­los en im­por­tan­tes me­dios co­mo The Eco­no­mist y Na­tio­nal Re­view. Una con­se­cuen­cia de es­te re­no­va­do in­te­rés por el ca­so fue que se con­vo­ca­ra a una au­dien­cia en la Co­mi­sión so­bre Se­gu­ri­dad y Coope­ra­ción en Eu­ro­pa, más co­no­ci­da co­mo la Co­mi­sión Hel­sin­ki, con­for­ma­da por miem­bros del Con­gre­so y del Eje­cu­ti­vo de Es­ta­dos Uni­dos.

Lo que más me lla­mó la aten­ción de la au­dien­cia fue lo in­com­pren­si­ble que es pa­ra per­so­nas que han vi­vi­do ba­jo un ré­gi­men re­pu­bli­cano que le da tan­ta im­por­tan­cia al sis­te­ma de pe­sos y con­tra­pe­sos —checks and ba­lan­ces— que una ins­ti­tu­ción gu­ber­na­men­tal pue­da te­ner tan­to po­der sin nin­gu­na es­truc­tu­ra de con­trol que evi­te, en al­gu­na me­di­da, el que se pue­da abu­sar de ese po­der.

Quien me­jor es­ta­ble­ció ese pun­to fue Bill Brow­der —au­tor del li­bro Red No­ti­ce e im­pul­sor de la Ley Mag­nitsky— cuan­do en una de sus in­ter­ven­cio­nes fi­na­les ex­pre­só: “El con­cep­to de la Ci­cig es bueno. El te­ma no es la or­ga­ni­za­ción, sino si se ha abu­sa­do de esa or­ga­ni­za­ción. De­be­ría­mos es­ta­ble­cer pe­sos, con­tra­pe­sos y re­vi­sio­nes pa­ra ase­gu­rar­nos que esos abu­sos no su­ce­dan”. Lo di­jo tam­bién el con­gre­sis­ta Chris Smitt, quien pre­si­dió la au­dien­cia: “Ha ha­bi­do po­ca vi­gi­lan­cia del Con­gre­so so­bre la Ci­cig —es cla­ro que es tiem­po de que eso cam­bie—.” El que se vo­ló la bar­da a es­te res­pec­to fue el se­na­dor Mi­chael Lee, quien in­di­có por es­cri­to: “La Ci­cig es una bes­tia di­fí­cil de ma­ne­jar. To­das las or­ga­ni­za­cio­nes, aun aque­llas crea­das con la me­jor de las in­ten­cio­nes, de­ben te­ner una su­per­vi­sión apro­pia­da y con­tar con me­ca­nis­mos de ren­di­ción de cuen­tas”. Y por aque­llo de que al­guien sal­ga con que es un te­ma “ideo­ló­gi­co”, es el mis­mo te­ma que tam­bién preo­cu­pó a la con­gre­sis­ta Jack­son Lee en la au­dien­cia.

Es un buen pa­so que el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos quie­ra es­ta­ble­cer un me­ca­nis­mo de con­trol pa­ra evi­tar los abu­sos que se pue­dan co­me­ter por par­te de la Ci­cig. La­men­ta­ble­men­te, es “muy po­co, muy tar­de”, ya que el meollo del asun­to, que les da un po­der ca­si ab­so­lu­to, es­tá im­bui­do en la mis­ma con­cep­ción de la ins­ti­tu­ción: la im­pu­ni­dad de por vi­da que go­zan sus fun­cio­na­rios en su ac­tuar co­mo par­te de la or­ga­ni­za­ción.

Es el ti­po de im­pu­ni­dad que per­mi­te que un fun­cio­na­rio pue­da ser acu­sa­do por un tes­ti­go en su le­cho de muer­te de ha­ber­le pa­ga­do pa­ra men­tir acu­san­do fal­sa­men­te a inocen­tes, y que el fun­cio­na­rio, apar­te de ru­bo­ri­zar­se an­te las cá­ma­ras, no pa­ga­ra nin­gu­na con­se­cuen­cia y adi­cio­nal­men­te si­guie­ra tra­ba­jan­do co­mo uno de los prin­ci­pa­les fun­cio­na­rios de la or­ga­ni­za­ción por mu­cho tiem­po —no sé si to­da­vía—. Y así co­mo ese, mu­chos más. Y si al­gu­nos creen que se jus­ti­fi­can los abu­sos con tal de lo­grar un “buen fin”, yo no.

Si al­gu­nos creen que se jus­ti­fi­can los abu­sos con tal de lo­grar un “buen fin”, yo no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.