A los es­tra­gos que cau­san.

Las erup­cio­nes vol­cá­ni­cas han si­do par­te de la his­to­ria de Guatemala, cu­yos ha­bi­tan­tes han apren­di­do a con­vi­vir con ellas, pe­se

Prensa Libre - - Todonotici­as -

“Re­ven­tó es­te mon­te —Vol­cán de Pa­ca­ya— con gran­de rui­na de es­ta ciu­dad y sus con­tor­nos, la úl­ti­ma vez en nues­tros tiem­pos, el año de 1565, y por el gran pe­li­gro en que se vie­ron los ve­ci­nos de es­ta ciu­dad de Goat­he­ma­la, con gran so­lem­ni­dad de ro­ga­ti­vas, ple­ga­rias y ora­cio­nes, sa­lió, por suer­te de cé­du­las, por abo­ga­do de es­ta ciu­dad con­tra la pla­ga de tem­blo­res de tie­rra, el ín­cli­to y glo­rio­so már­tir San Se­bas­tián”, se ates­ti­guó en el Li­bro del Ca­bil­do de 1565 co­mo pri­me­ra re­fe­ren­cia del co­lo­so.

El 11 de julio de 1775, es­te vol­cán pro­du­jo una de las erup­cio­nes más po­ten­tes ja­más re­gis­tra­das, al lan­zar con fu­ria ce­ni­zas du­ran­te va­rios días, las cua­les lle­ga­ron has­ta Es­cuintla y Su­chi­te­pé­quez y os­cu­re­cie­ron la ciu­dad de Santiago. Tam­bién arro­jó pie­dras cal­ci­na­das. “Cau­só los re­cios tem­blo­res de 1830, que tan­to afli­gie­ron a la gen­te y, en es­pe­cial, a la ciu­dad de Ama­titlán”, re­fi­rió Mi­guel de La­rrey­na­ga (1771-1847) en su Me­mo­ria so­bre el fue­go de los vol­ca­nes.

La ac­ti­vi­dad del Vol­cán de Fue­go ha si­do cons­tan­te. Se­gún el li­bro de Al­fre­do Ma­cKen­ney, Vol­ca­nes de Guatemala, se han re-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.