¿Cuál es el efec­to de la lu­cha con­tra la co­rrup­ción en la eco­no­mía de Gua­te­ma­la?

Es­tu­dio bus­ca dar res­pues­tas a de­ba­te y afir­ma que seis fe­nó­me­nos mo­de­ra­ron el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co del país en el úl­ti­mo año.

Prensa Libre - - De Cerca - Por Ice­fi* Es­pe­cial para Pren­sa Li­bre

Apar­tir de 2015 las ac­cio­nes que han em­pren­di­do en con­jun­to el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co (MP) y la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal Con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la (Ci­cig) en su lu­cha con­tra la co­rrup­ción han si­do ob­je­to de de­ba­te, el cual se ha in­ten­si­fi­ca­do re­cien­te­men­te. La dis­cu­sión se ha cen­tra­do en el efec­to que ta­les ac­cio­nes po­drían ha­ber te­ni­do so­bre el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía na­cio­nal y las fi­nan­zas pú­bli­cas, lue­go de que la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca re­gis­tró una dis­mi­nu­ción en su rit­mo de cre­ci­mien­to. En tér­mi­nos in­ter­anua­les, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co pa­só del 3.1% en 2016 al 2.8% en 2017, va­lo­res in­fe­rio­res al 3.5% que el Ban­co de Gua­te­ma­la (Ban­guat) con­si­de­ra co­mo la ta­sa de cre­ci­mien­to po­ten­cial de lar­go pla­zo.

El Ins­ti­tu­to Cen­troa­me­ri­cano de Es­tu­dios Fis­ca­les (Ice­fi) hi­zo un es­tu­dio que pu­bli­ca­rá es­te mes, cu­yos re­sul­ta­dos se­ña­lan que la lu­cha an­ti­co­rrup­ción no ha ge­ne­ra­do un me­nor di­na­mis­mo de la eco­no­mía na­cio­nal. No se pue­de ne­gar que la eco­no­mía gua­te­mal­te­ca afron­ta pro­ble­mas, ya que efec­ti­va­men­te las ci­fras ofi­cia­les mues­tran una des­ace­le­ra­ción. Sin em­bar­go, la re­vi­sión con­cien­zu­da de las ci­fras ofi­cia­les mues­tra que la lu­cha con­tra la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad li­bra­da des­de 2015 no es la ra­zón. Por el con­tra­rio, los da­tos del Ban­guat y del Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas Pú­bli­cas (Min­fin) re­ve­lan seis fac­to­res que han in­flui­do en la mo­de­ra­ción del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ob­ser­va­da en 2017: 1) la po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad de gas­to pú­bli­co adop­ta­da por el Go­bierno, 2) la ba­ja eje­cu­ción pre­su­pues­ta­ria, 3) la in­ca­pa­ci­dad de la ad­mi­nis­tra­ción tri­bu­ta­ria para in­cre­men­tar los in­gre­sos fis­ca­les, 4) la evolución de la in­fla­ción (la va­ria­ción de los pre­cios), 5) el com­por­ta­mien­to del cré­di­to ban­ca­rio al sec­tor pri­va­do y 6) el com­por­ta­mien­to del ti­po de cam­bio no­mi­nal en­tre el quet­zal y el dó­lar de EE. UU.

En ma­te­ria fis­cal, la po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad y la di­fi­cul­tad para eje­cu­tar el pre­su­pues­to son los prin­ci­pa­les fac­to­res que in­flu­ye­ron en la mo­de­ra­ción del cre­ci­mien­to del gas­to pú­bli­co, lo que con­tri­bu­yó a un cre­ci­mien­to me­nor de la de­man­da agre­ga­da. Por el la­do de los in­gre­sos pú­bli­cos, pe­se a la am­nis­tía fis­cal apro­ba­da por el Eje­cu­ti­vo (acuer­do gu­ber- na­ti­vo 82-2017), per­sis­tió una bre­cha en los in­gre­sos tri­bu­ta­rios, los cua­les que­da­ron por de­ba­jo de la me­ta po­co exi­gen­te de re­cau­da­ción en 0.3%. Lo an­te­rior re­fle­ja la di­fi­cul­tad de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria de ge­ne­rar re­cur­sos su­fi­cien­tes para fi­nan­ciar un gas­to so­cial ma­yor, más efi­cien­te, trans­pa­ren­te y efec­ti­vo. Es­ta di­fi­cul­tad se ha­ce par­ti­cu­lar­men­te agu­da por las múl­ti­ples que­jas ciu­da­da­nas por la ma­la ca­li­dad y co­ber­tu­ra de la edu­ca­ción, la sa­lud, la se­gu­ri­dad y la in­fra­es­truc­tu­ra vial.

Du­ran­te 2017, los pre­cios se in­cre­men­ta­ron 5.7%, una in­fla­ción su­pe­rior a la de 2016 (4.2%), lo que gol­pea la ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va de los ho­ga­res, y con ello se mer­mó la ca­pa­ci­dad de con­su­mo pri­va­do, que a su vez dis­mi­nu­yó la de­man­da agre­ga­da. El cré­di­to ban­ca­rio al sec­tor pri­va­do cre­ció 3.8%, por de­ba­jo del 5.9% de 2016. Es­to sig­ni­fi­có me­nos fi­nan­cia­mien­to para la in­ver­sión y el con­su­mo que re­gis­tran las em­pre­sas y los ho­ga­res gua­te­mal­te­cos.

Por el la­do de la de­man­da, la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca cau­sa­da por es­cán­da­los so­bre gas­tos su­per­fluos, bo­nos y so­bre­suel­dos abu­si­vos, y una po­si­ción gu­ber­na­men­tal con­tra­ria a la lu­cha con­tra la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad, per­ju­di­ca­ron las de­ci­sio­nes de in­ver­sión de los agen­tes eco­nó­mi­cos, quie­nes de­man­da­ron me­nos cré­di­tos ban­ca­rios. Asi­mis­mo, los da­tos de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos (SIB) se­ña­lan que las ins­ti­tu­cio­nes ban­ca­rias mo­di­fi­ca­ron la com­po­si­ción de sus ac­ti­vos fi­nan­cie­ros al tras­la­dar re­cur­sos para cré­di­tos de in­ver­sión ha­cia la com­pra de bo­nos del Go­bierno y transac­cio­nes en otros paí­ses.

La apre­cia­ción del ti­po de cam­bio no­mi­nal re­gis­tra­da du­ran­te 2017 —me­nos quetzales por ca­da dó­lar es­ta­dou­ni­den­se—, com­bi­na­da con la ma­yor in­fla­ción, afec­tó la con­tri­bu­ción de las ex­por­ta­cio­nes al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Los da­tos ofi­cia­les per­mi­ten ad­ver­tir que gra­cias a las re­me­sas fa­mi­lia­res el im­pac­to ne­ga­ti­vo de la ba­ja en la ba­lan­za del co­mer­cio ex­te­rior so­bre el cre­ci­mien­to no fue peor que el re­gis­tra­do.

La com­bi­na­ción de to­dos es­tos fac­to­res es lo que ha pro­du­ci­do la mo­de­ra­ción del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Es­ta con­clu­sión es con­sis­ten­te con las iden­ti­fi­ca­das en la Eva­lua­ción de la Po­lí­ti­ca Mo­ne- ta­ria, Cam­bia­ria y Cre­di­ti­cia a No­viem­bre de 2017 y Perspectiv­as Eco­nó­mi­cas para 2018 del Ban­guat. En es­te es­tu­dio, la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria mues­tra que du­ran­te 67 años el ca­pi­tal no ha con­tri­bui­do al cre­ci­mien­to de la eco­no­mía na­cio­nal; es de­cir que los ba­jos ni­ve­les de in­ver­sión pú­bli­ca y pri­va­da cons­ti­tu­yen una ca­rac­te­rís­ti­ca es­truc­tu­ral de la eco­no­mía gua­te­mal­te­ca y por lo tan­to no pue­de ex­pli­car­se con si­tua­cio­nes co­yun­tu­ra­les co­mo la lu­cha con­tra la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad.

Es­ta con­clu­sión se for­ta­le­ce al ob­ser­var que una mo­de­ra­ción del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co se ha re­gis­tra­do en la ma­yo­ría de los paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca. Con ex­cep­ción de Hon­du­ras, en los úl­ti­mos años to­das las eco­no­mías cen­troa­me­ri­ca­nas re­gis­tra­ron una des­ace­le­ra­ción de su ta­sa de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, de­mos­tran­do que se tra­ta de un fe-

nó­meno de ca­rác­ter re­gio­nal y no ex­clu­si­vo de Gua­te­ma­la y que, por lo tan­to, no pu­do ser re­sul­ta­do de una in­fluen­cia o efec­to ne­ga­ti­vo de la lu­cha con­tra la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad em­pren­di­da por en­ti­da­des gua­te­mal­te­cas.

Se ha cons­trui­do un mo­de­lo eco­no­mé­tri­co para es­tu­diar el im­pac­to de la co­rrup­ción en la eco­no­mía, más allá de es­ta­dís­ti­cas ma­cro­eco­nó­mi­cas de un año. Si bien es cier­to, los ac­tos de co­rrup­ción son ilí­ci­tos y de na­tu­ra­le­za ocul­ta, por lo que no exis­ten me­di­cio­nes pre­ci­sas de la co­rrup­ción ni es­ta­dís­ti­cas o re­gis­tros ofi­cia­les, con la so­la ex­cep­ción de lo que se co­no­ce de los ca­sos de per­se­cu­ción pe­nal y las fuen­tes pe­rio­dís­ti­cas. Por ello las en­ti­da­des de­di­ca­das al es­tu­dio de la co­rrup­ción al­re­de­dor del mun­do han cons­trui­do in­di­ca­do­res que mi­den la per­cep­ción de la co­rrup­ción.

Aún con la im­po­si­bi­li­dad de me­dir con pre­ci­sión la co­rrup­ción, se en­cuen­tran en la li­te­ra­tu­ra eco­nó­mi­ca dos hi­pó­te­sis res­pec­to del efec­to eco­nó­mi­co de la co­rrup­ción: una su­gie­re que es­ta es da­ñi­na por­que so­ca­va el es­ta­do de De­re­cho, dis­tor­sio­na la com­pe­ten­cia, in­cre­men­ta los pre­cios y en­ca­re­ce el gas­to pú­bli­co. La otra sos­tie­ne que un po­co de co­rrup­ción pue­de ser be­ne­fi­cio­sa, ya que pro­mue­ve la efi­cien­cia, dis­mi­nu­ye los cos­tos del bu­ro­cra­tis­mo y los trá­mi­tes en­go­rro­sos.

Aun­que des­de la pers­pec­ti­va éti­ca la de­fen­sa de la se­gun­da es irres­pon­sa­ble, se ana­li­zó con ri­gor téc­ni­co la re­la­ción en­tre la co­rrup­ción y la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca in­ter­na en Gua­te­ma­la —me­dian­te he­rra­mien­tas eco­no­mé­tri­cas apli­ca­das a los da­tos ofi­cia­les de va­ria­bles ma­cro­eco­nó­mi­cas y la po­si­ción de Gua­te­ma­la en el IPC—. El re­sul­ta­do prin­ci­pal es que, tal co­mo era de es­pe­rar­se, el ca­so de Gua­te­ma­la co­rres­pon­de a la pri­me­ra de las hi­pó­te­sis: la co­rrup­ción es da­ñi­na para la eco­no­mía. Es de­cir, a más y me­jor lu­cha con­tra la co­rrup­ción, me­jor desem­pe­ño eco­nó­mi­co. Ade­más, los re­sul­ta­dos de es­te mo­de­lo mues­tran que la in­ver­sión, tan­to pú­bli­ca co­mo pri­va­da, es el com­po­nen­te de la eco­no­mía más se­ve­ra­men­te afec­ta­do por la co­rrup­ción.

Un su­pues­to efec­to eco­nó­mi­co da­ñino de la lu­cha con­tra la co­rrup­ción es el co­no­ci­mien­to pú­bli­co de las acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción en ca­sos pe­na­les, ya que su­pues­ta­men­te dis­mi­nu­ye la con­fian­za de los ciu­da­da­nos en la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del apa­ra­to es­ta­tal. Sin em­bar­go, el es­tu­dio del Ice­fi mues­tra to­do lo con­tra­rio, ya que al co­no­cer­se que al­gu­nos fun­cio­na­rios y empleados pú­bli­cos, em­pre­sa­rios o ciu­da­da­nos comunes son acu­sa­dos de co­rrup­ción con prue­bas y res­pe­to a las ga­ran­tías cons­ti­tu­cio­na­les, se lo­gra una ciu­da­da­nía me­jor in­for­ma­da, cu­ya con­fian­za en el sis­te­ma de jus­ti­cia se re­cu­pe­ra. En ese sen­ti­do, una so­cie­dad con más con­fian­za en ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas que de­mues­tran cum­pli­mien­to a la ley y con ca­pa­ci­dad efec­ti­va de ha­cer jus­ti­cia lo­gran re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas más efi­cien­tes. Una so­cie­dad que tie­ne ins­ti­tu­cio­nes con­fia­bles y trans­pa­ren­tes atrae más y me­jo­res in­ver­sio­nes que una en la que se des­con­fía de­bi­do a la co­rrup­ción.

La so­cie­dad gua­te­mal­te­ca de­be com­pren­der que los desafíos eco­nó­mi­cos del país re­quie­ren re­for­mas y me­di­das de ca­rác­ter es­truc­tu­ral que de­ben acor­dar­se me­dian­te me­ca­nis­mos de­mo­crá­ti­cos y la ac­ción de go­bier­nos le­gí­ti­mos y fuer­tes. Tan­to des­de la pers­pec­ti­va éti­ca co­mo des­de la téc­ni­ca eco­nó­mi­ca, el es­tu­dio del Ice­fi descarta de ma­ne­ra con­tun­den­te que la lu­cha con­tra la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad pue­da es­tar da­ñan­do la eco­no­mía, pa­ra­li­zan­do al Es­ta­do y per­ju­di­can­do la ca­pa­ci­dad del Go­bierno para eje­cu­tar el pre­su­pues­to. Al con­tra­rio, sos­tie­ne que es­te es­fuer­zo tie­ne un po­ten­cial de be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co y so­cial im­por­tan­te, el cual no de­be aban­do­nar­se.

*Ins­ti­tu­to Cen­troa­me­ri­cano de Es­tu­dios Fis­ca­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.