APP SAL­VA VI­DAS

La tec­no­lo­gía lle­ga en au­xi­lio de las co­ma­dro­nas

Prensa Libre - - Portada - Por Ana Lu­cía Ola ao­[email protected]­sa­li­bre.com.gt

Marlyn Sa­nic, de 23 años, es­tá a po­cos días de dar a luz a su se­gun­do hi­jo. Tal co­mo su­ce­dió en su primer em­ba­ra­zo, y co­mo es cos­tum­bre en su co­mu­ni­dad, la co­ma­dro­na ha se­gui­do de cer­ca su evo­lu­ción y se­rá ella quien atien­da el par­to, pre­vis­to para es­te 27 de agos­to.

Des­de el se­gun­do mes de ges­ta­ción, Ber­nal­da Ca­lel, una mu­jer kaq­chi­kel que no re­ba­sa el pro­me­dio de es­ta­tu­ra de las mu­je­res de la re­gión -1.50 me­tros—, ha vi­si­ta­do a la jo­ven ma­dre para ase­gu­rar­se de que no ha­ya com­pli­ca­cio­nes ni con ella ni con el be­bé.

Des­de que mo­ni­to­rea el em­ba­ra­zo, la par­te­ra ca­mi­na ba­jo el in­ten­so sol y atra­vie­sa una ve­re­da en me­dio de plan­ta­cio­nes de maíz para fi­nal­men­te lle­gar a la ca­sa de Marlyn, que es­tá ubi­ca­da en Pa­man­za­na, Tec­pán Gua­te­ma­la, Chi­mal­te­nan­go.

El ac­ce­so a la hu­mil­de vi­vien­da de la pa­cien­te no es com­pli­ca­do, pues la ma­yo­ría de ve­ces la vi­si­ta de día; sin em­bar­go, hay oca­sio­nes en las que Ber­nal­da de­be aden­trar­se en la mon­ta­ña ba­jo la luz de la lu­na para aten­der al­gu­na emer­gen­cia.

A la co­ma­dro­na la acom­pa­ña siem­pre una bol­sa. Ahí guar­da un te­lé­fono mó­vil y va­rios apa­ra­tos que le ayu­dan a efec­tuar la eva­lua­ción. Hoy, la tec­no­lo­gía es su alia­da.

Ber­nal­da re­pre­sen­ta en la co­mu­ni­dad la tra­di­ción y co­no­ci­mien­to an­ces­tral que cui­da a las ma­dres y atien­de los par­tos; sin em­bar­go, des­de ha­ce año y me­dio es asis­ti­da por el ce­lu­lar.

Ade­más de pal­par el vien­tre para re­vi­sar la po­si­ción del be­bé, de es­cu­char sus la­ti­dos, de los ma­sa­jes y del te­mas­cal que por tra­di­ción an­ces­tral re­co­mien­da a las mu­je­res, Ber­nal­da uti­li­za una apli­ca­ción en su ce­lu­lar para ha­cer un che­queo pre­na­tal más de­ta­lla­do. La in­ten­ción es iden­ti­fi­car cual­quier se­ñal de peligro para in­ter­ve­nir opor­tu­na­men­te y evi­tar la mor­ta­li­dad ma­ter­na.

Gua­te­ma­la tie­ne una al­ta ta­sa de es­tas muer­tes. En el 2017, 106 ma­dres mu­rie­ron por ca­da cien mil na­ci­dos vi­vos, de acuer­do con ci­fras del Mi­nis­te­rio de Sa­lud. So­lo en Tec­pán Gua­te­ma­la, al 15 de agos­to de es­te año, se ha­bían re­por­ta­do dos muer­tes ma­ter­nas.

De acuer­do con el Plan de Desa­rro­llo Tec­pán Gua­te­ma­la, Chi­mal­te­nan­go, 2011-2025, el re­to es dar­le aten­ción pre­na­tal opor­tu­na a la ma­dre y me­jo­rar la aten­ción del par­to, pues el 95 por cien­to es aten­di­do por co­ma­dro­nas en ca­sas de la co­mu­ni­dad, re­fie­re el in­for­me.

HO­RA DE LA RE­VI­SIÓN

En la ca­sa de Marlyn la luz del sol in­gre­sa por la puer­ta y com­pen­sa la te­nue ilu­mi­na­ción de un bom­bi­llo en el te­cho de la ha­bi­ta­ción, don­de hay dos ca­mas y si­llas para que se aco­mo­den las vi­si­tas.

Con un po­co de di­fi­cul­tad, por sus ocho me­ses de em­ba­ra­zo, ella se acues­ta para que Ber­nal­da pue­da ha­cer su tra­ba­jo.

La mu­jer, que des­de ha­ce 14 años es par­te­ra, le ayu­da a aco­mo­dar­se, y pal­pa el pro­mi­nen­te vien­tre para co­no­cer la po­si­ción del be­bé.

Sa­ca de su bol­so va­rios apa­ra­tos que usa­rá du­ran­te el che­queo, en­tre es­tos un te­lé­fono in­te­li­gen­te. Lo en­cien­de y pre­sio­na la pan­ta­lla para abrir la apli­ca­ción de­no­mi­na­da Mo­ni­to­reo pe­ri­na­tal.

Es­ta app fue di­se­ña­da en Gua­te­ma­la por la or­ga­ni­za­ción Wu­qu’ Ka­woq —fun­da­da por el mé­di­co Pe­ter Roh­loff y la an­tro­pó­lo­ga An­ne Krae­mer, de Es­ta­dos Uni­dos—, que sur­gió ha­ce más de 10 años con la in­ten­ción de eli­mi­nar las di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les en la aten­ción mé­di­ca para la po­bla­ción ma­ya en las áreas ru-

ra­les del país. Ex­per­tos de la Uni­ver­si­dad de Emory, Atlan­ta, ayu­da­ron a desa­rro­llar­la.

Es en Tec­pán Gua­te­ma­la don­de 41 co­ma­dro­nas la usan para com­ba­tir la mor­ta­li­dad ma­ter­na en 72 co­mu­ni­da­des de ese mu­ni­ci­pio.

En el lu­gar, más del 90 por cien­to de la po­bla­ción es ma­ya kaq­chi­kel; por ello, la apli­ca­ción se creó en ese idio­ma, para que las par­te­ras se sien­tan iden­ti­fi­ca­das y ha­gan de es­ta una he­rra­mien­ta de apo­yo en su mi­sión de traer nue­va vi­da al mun­do de ma­ne­ra se­gu­ra, aun­que con­ser­van­do siem­pre las cos­tum­bres an­ces­tra­les.

In­tro­du­cir tec­no­lo­gía de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción a una la­bor tra­di­cio­nal no fue sen­ci­llo. Los co­no­ci­mien­tos de las co­ma­dro­nas y las cos­tum­bres de las mu­je­res de la re­gión fue­ron los pri­me­ros obs­tácu­los que el equi­po de Wu­qu’ Ka­woq en­fren­tó para que el uso de es­ta tec­no­lo­gía fue­ra acep­ta­do du­ran­te las con­sul­tas pre­na­ta­les. De eso han pa­sa­do ya tres años, y las par­te­ras y sus pa­cien­tes es­tán más que fa­mi­lia­ri­za­das con es­ta mo­der­na prác­ti­ca.

“Cuan­do no te­nía­mos la apli­ca­ción, no da­ba qué te­nía la pa­cien­te; pe­ro aho­ra pue­do de­tec­tar el peligro en la se­ño­ra o en el ni­ño”.

Ber­nal­da Ca­lel, co­ma­dro­na, con 14 años de ex­pe­rien­cia

EN SU IDIO­MA MA­TERNO

Al ac­ti­var la apli­ca­ción, una voz fe­me­ni­na le in­di­ca en kaq­chi­kel a Ber­nal­da que pul­se un bo­tón en la pan­ta­lla del mó­vil y que pro­nun­cie el nom­bre de la pa­cien­te para co­men­zar con la con­sul­ta. In­me­dia­ta­men­te apa­re­ce la fo­to­gra­fía de la ma­dre, co­mo tam­bién el sec­tor y la al­dea don­de vi­ve.

El es­cu­char las ins­truc­cio­nes en su idio­ma ma­terno, no so­lo la par­te­ra sien­te con­fian­za, tam­bién la ma­dre, ya que le per­mi­te com­pren­der ca­da paso del che­queo.

La apli­ca­ción le pi­de a Ber­nal­da que mar­que el nú­me­ro de la vi­si­ta y los me­ses de em­ba­ra­zo de la ma­dre, para con­ti­nuar con una se­rie de pre­gun­tas que es­tán re­la­cio­na­das con las prin­ci­pa­les cau­sas de mor­ta­li­dad ma­ter­na.

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), es­tas son: he­mo­rra­gia (25%), in­fec­cio­nes —co­mo sep­ti­ce­mia— (15%) y pre­sión al­ta, co­no­ci­da co­mo eclam­psia (12%).

La voz en kaq­chi­kel le in­di­ca que pre­gun­te a la pa­cien­te si ha su­fri­do con­vul­sio­nes, si ha te­ni­do he­mo­rra­gia o sa­li­da de lí­qui­do por la va­gi­na, si le ha cos­ta­do res­pi­rar o si se le nu­bla la vis­ta, si pre­sen­ta fie­bre, le due­le la ca­be­za o si tie­ne hin­cha­do el cuer­po.

De­bi­do a que mu­chas co­ma­dro­nas de la re­gión son anal­fa­be­tas, la apli­ca­ción mues­tra el di­bu­jo de una mu­jer ejem­pli­fi­can­do ca­da sín­to­ma.

Si la em­ba­ra­za­da afir­ma te­ner uno de ellos, de­be mar­car la fi­gu­ra e in­me­dia­ta­men­te se ge­ne­ra una aler­ta que es en­via­da a un cen­tro de mo­ni­to­reo, ubi­ca­do en la ca­be­ce­ra de Tec­pán Gua­te­ma­la, don­de un equi­po de pro­fe­sio­na­les de la sa­lud que tra­ba­ja las 24 ho­ras re­ci­be in­for­ma­ción y se co­mu­ni­ca vía te­le­fó­ni­ca con la par­te­ra para te­ner más detalles del es­ta­do de sa­lud de la ma­dre.

Si el cua­dro es gra­ve, se coor­di­na con una am­bu­lan­cia o con los bom­be­ros lo­ca­les el tras­la­do de la pa­cien­te al cen­tro de Sa­lud o a un hos­pi­tal, para que sea aten­di­da cuan­to an­tes y re­ci­ba tra­ta­mien­to, re­fie­re el mé­di­co Mi­chel Juá­rez, quien tra­ba­ja con Wu­qu’ Ka­woq y su­per­vi­sa a dis­tan­cia el tra­ba­jo de las co­ma­dro­nas.

Co­mo Marlyn no pre­sen­ta nin­gún sín­to­ma de ries­go, la con­sul­ta con­ti­núa.

En­ton­ces, la par­te­ra re­ci­be la ins­truc­ción de eva­luar la pre­sión

FO­TO PREN­SA LI­BRE: ESTUARDO PA­RE­DES

FO­TO PREN­SA LI­BRE: ESTUARDO PA­RE­DES

La co­ma­dro­na Ber­nal­da Ca­lel eva­lúa con la ayu­da de la app, el es­ta­do de sa­lud de Marlyn Sa­nic, quien es­tá por dar a luz a su se­gun­do hi­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.