“José es una car­ta de amor pa­ra el país”

Li Cheng, ci­neas­ta es­ta­dou­ni­den­se y di­rec­tor de la cin­ta José, fil­ma­da en Gua­te­ma­la y pre­mia­da en Ita­lia, cuen­ta có­mo sur­gió la his­to­ria.

Prensa Libre - - Buena Vida - Por Bren­da Mar­tí­nez bmar­ti­nez@pren­sa­li­bre.com.gt

Dos años tar­dó la pro­duc­ción de la pe­lí­cu­la José, so­bre los re­tos de una re­la­ción ho­mo­se­xual en Gua­te­ma­la, del di­rec­tor es­ta­dou­ni­den­se de ori­gen chino Li Cheng. Es­ta cin­ta es pro­ta­go­ni­za­da por ac­to­res na­cio­na­les y el sá­ba­do úl­ti­mo se lle­vó el Queer Lion, uno de los ga­lar­do­nes del Fes­ti­val de Ve­ne­cia.

Cheng ha­bló des­de Ita­lia, en en­tre­vis­ta ex­clu­si­va con Pren­sa Li­bre, so­bre el pro­yec­to, que no so­lo se de­ri­vó de una em­pí­ri­ca in­ves­ti­ga­ción so­cio­ló­gi­ca, sino que le lle­vó a ha­cer al­gu­nos sa­cri­fi­cios co­mo el ha­ber ven­di­do su apar­ta­men­to pa­ra ha­cer­se de fon­dos pa­ra la pro­duc­ción de es­ta cin­ta, que tu­vo un pre­su­pues­to de US$500 mil.

Cheng hi­zo en­tre­vis­tas en 20 ciu­da­des de 12 paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, pe­ro fue Gua­te­ma­la el país ele­gi­do pa­ra con­ce­bir a José, que des­de su es­treno co­se­chó éxi­tos y que por su ca­li­dad y men­sa­je, se vis­lum­bra que po­drían ser aún más.

¿Có­mo se sien­te de que José, la pri­me­ra cin­ta fil­ma­da en Gua­te­ma­la que fue pre­sen­ta­da en el Fes­ti­val de Ve­ne­cia, ha­ya si­do re­co­no­ci­da con un ga­lar­dón?

Me sien­to bien, por­que sig­ni­fi­ca que a las per­so­nas les im­por­ta Gua­te­ma­la y va­lo­ran el tra­ba­jo y es­fuer­zo de ar­tis­tas gua­te­mal­te­cos. Fue una gran sor­pre­sa y un gran im­pul­so pa­ra los pro­duc­to­res in­de­pen­dien­tes de to­do el mun­do, por­que de­mos­tró que es po­si­ble que un pe­que­ño gru­po de per­so­nas con mu­cha pa­sión, amor y es­pe­ran­za ten­gan la opor­tu­ni­dad de ha­blar y ser es­cu­cha­dos.

¿Cuá­les fue­ron los prin­ci­pa­les desafíos de ha­ber fil­ma­do en Gua­te­ma­la?

El prin­ci­pal re­to fue el lenguaje. Tan­to el pro­duc­tor Geor­ge —Ro­ber­son— co­mo yo ha­bla­mos muy po­co es­pa­ñol. Pe­ro te­ne­mos un equi­po que ha­bla con flui­dez en in­glés y en es­pa­ñol y siem­pre es­tu­vie­ron pen­dien­tes de que los diá­lo­gos fue­ran en el cas­te­llano que se ha­bla en Gua­te­ma­la, por­que que­ría­mos una cin­ta rea­lis­ta y ho­nes­ta.

Des­pués de ha­cer en­tre­vis­tas en 12 paí­ses de la re­gión, ¿por qué eli­gió Gua­te­ma­la pa­ra la fil­ma­ción de José? Es una lar­ga his­to­ria. Las en­tre­vis­tas que tu­vi­mos en Gua­te­ma­la fue­ron las más im­pre­sio­nan­tes y trá­gi­cas; por ejem­plo, es­cu­cha­mos his­to­rias de ma­dres que agre­dían psi­co­ló­gi­ca­men­te a sus hi­jos cuan­do des­cu­brían que eran ho­mo­se­xua­les, al de­cir­les co­sas co­mo que ‘los gais nun­ca co­no­cen el ver­da­de­ro amor’. Sen­tía el do­lor de es­tos jó­ve­nes y sus ma­dres, así que de­ci­dí mos­trar al­go so­bre es­te te­ma pa­ra que no se sin­tie­ran so­los. Su­pe de in­me­dia­to que que­ría ha­cer una pe­lí­cu­la en ese país, don­de em­pe­za­mos de ce­ro, por­que no co­no­cía­mos a na­die. Es­pe­ro que ele­men­tos del nue­vo amor sur­jan: to­le­ran­cia, acep­ta­ción y aco­gi­da. En ese sen­ti­do, José es una car­ta de amor del equi­po de fil­ma­ción pa­ra Gua­te­ma­la.

¿Por qué es tan di­fí­cil en pleno si­glo XXI acep­tar la ho­mo­se­xua­li­dad?

Es un te­ma fun­da­men­tal que afec­ta a mi­llo­nes de per­so­nas y fa­mi­lias. La acep­ta­ción ha si­do un pro­ce­so que ha avan­za­do, pe­ro que ha re­tro­ce­di­do en los úl­ti­mos dos años en el mun­do y nos preo­cu­pa. En las fa­mi­lias y en­tre los gru­pos de gen­te jo­ven la ho­mo­se­xua­li­dad es ca­da vez más acep­ta­da co­mo nor­mal o con una acep­ta­ción si­len­cio­sa, pe­ro en la sociedad y a un ni­vel po­lí­ti­co, to­da­vía se usa co­mo una he­rra­mien­ta de po­der pa­ra con­tro­lar y se­pa­rar per­so­nas. Creo en la bon­dad y en el en­ten­di­mien­to de la ma­yo­ría de las per­so­nas.

¿Có­mo fue la elec­ción de los ac­to­res no pro­fe­sio­na­les En­ri­que Sa­la­nic y Ma­no­lo Herrera Gar­cía, pro­ta­go­nis­tas de la cin­ta?

Ellos vi­nie­ron al cas­ting. Ál­va­ro Ro­drí­guez re­co­men­dó a En­ri­que, y Ma­no­lo se en­te­ró por un ami­go. Aun­que no son pro­fe­sio­na­les y aca­ban de co­men­zar en es­ta ca­rre­ra, son ta­len­to­sos y no fue di­fí­cil tra­ba­jar con ellos. En­ri­que es muy con­sis­ten­te, acu­cio­so y de­di­ca­do y ha­bla con flui­dez in­glés, por lo que fue mi tra­duc­tor pa­ra co­mu­ni­car­me con Ma­no­lo, quien es muy bueno en im­pro­vi­sar es­ce­nas y si­tua­cio­nes. Am­bos en­ten­die­ron que yo que­ría una ac­tua­ción na-

tu­ral y rea­lis­ta en la cin­ta. Ellos ten­drán un fu­tu­ro bri­llan­te si con­ti­núan tra­ba­jan­do y es­tu­dian­do du­ro y son dis­ci­pli­na­dos.

¿Qué pien­sa de la in­dus­tria del cine en Gua­te­ma­la? Hay gen­te muy ta­len­to­sa y pro­gra­mas es­pe­cia­li­za­dos co­mo Ca­sa Co­mal. Ade­más de En­ri­que y Ma­no­lo, hay mu­chos ta­len­to­sos ac­to­res, co­mo Ana Ce­ci­lia Mo­ta, que en­car­nó a la ma­má de José, quien ha­ce un ac­tua­ción de­li­ca­da y na­tu­ral. Mi di­rec­tor de fo­to­gra­fía, Pao­lo —Gi­rón—, tie­ne un ta­len­to de ni­vel in­ter­na­cio­nal. Gua­te­ma­la so­lo ne­ce­si­ta que a sus ta­len­tos se les abran opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jar, bri­llar, cre­cer y pro­gre­sar en sus ha­bi­li­da­des. Gua­te­ma­la tie­ne aún mu­cho po­ten­cial por des­cu­brir en el cine. Con la ex­po­si­ción in­ter­na­cio­nal de los me­dios, co­mo el pre­mio Queer Lion pa­ra José, el país es­tá bien po­si­cio­na­do pa­ra te­ner un rá­pi­do cre­ci­mien­to en el cine lo­cal e in­ter­na­cio­nal, te­le­vi­sión y me­dios di­gi­ta­les.

Us­ted sa­cri­fi­có su pa­tri­mo­nio pa­ra la fil­ma­ción de José, ¿cree que va­lió la pe­na? Por su­pues­to. Hay co­sas que sen­tía que de­bía ha­cer. Fil­mar José es una de las de­ci­sio­nes más osa­das de mi vi­da. No to­do en es­te mun­do se tra­ta de ha­cer di­ne­ro. ¿Qué apren­dió de la ho­mo­se­xua­li­dad y de la ju­ven­tud mar­gi­na­da en Gua­te­ma­la du­ran­te el ro­da­je de José? Es­toy fa­mi­lia­ri­za­do con es­te te­ma des­de que hi­ce las en­tre­vis­tas e in­ves­ti­ga­ción en las 20 ciu­da­des más po­bla­das de La­ti­noa­mé­ri­ca. Al es­cri­bir el guion de José fui cons­cien­te de las ex­tre­mas di­fi­cul­ta­des y su­fri­mien­to de mu­chas per­so­nas en Gua­te­ma­la y Cen­troa­mé­ri­ca. Du­ran­te la fil­ma­ción, me re­la­cio­né con to­do ti­po de per­so­nas, no so­lo de la co­mu­ni­dad LGBT —les­bia­nas, gais, bi­se­xua­les y tran­se­xua­les— y pu­de per­ci­bir que han su­fri­do por mu­cho tiem­po: el con­flic­to ar­ma­do in­terno, di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas, desigualda­d, vio­len­cia —es­pe­cial­men­te con­tra la mu­jer y los jó­ve­nes— y co­rrup­ción.

Es­pe­ro que las co­sas me­jo­ren en Gua­te­ma­la. Su gen­te es hu­mil­de y ama­ble y me­re­cen una me­jor vi­da y más opor­tu­ni­da­des.

¿Tie­ne pla­nea­do al­gún pró­xi­mo pro­yec­to fíl­mi­co? To­da­vía no. Des­pués de dos años de tra­ba­jo cons­tan­te y es­fuer­zo, ne­ce­si­to des­can­sar, pe­ro es­toy pen­san­do en fu­tu­ros pro­yec­tos. Via­jar y fil­mar son mis me­tas, así que mi pró­xi­ma cin­ta po­dría sur­gir en lu­ga­res co­mo Su­da­mé­ri­ca, Chi­na, India o Cam­bo­ya. Hay lu­ga­res sor­pren­den­tes y ten­go mu­chas ideas so­bre his­to­rias que pue­den ocu­rrir en esas re­gio­nes.

¿En qué otros fes­ti­va­les par­ti­ci­pa­rá la cin­ta?

Ape­nas em­pe­za­mos a pla­near los pró­xi­mos fes­ti­va­les en los que se pre­sen­ta­rá José. Pa­re­ce que los pri­me­ros se­rán en Eu­ro­pa y Su­da­mé­ri­ca.

FOTO PREN­SA LI­BRE: GIORNATEDE­GLIAUTORI.COM

El ci­neas­ta es­ta­dou­ni­den­se Li Cheng es­cri­bió y pro­du­jo su pri­me­ra pe­lí­cu­la, Jos­hua Tree (2014), so­bre la cri­sis eco­nó­mi­ca en EE. UU. Esa pro­duc­ción tam­bién fue pre­mia­da.

FOTO PREN­SA LI­BRE: GIORNATEDE­GLIAUTORI.COM

Es­ce­na de José, que fue fil­ma­da en cua­tro de­par­ta­men­tos de Gua­te­ma­la. En la ima­gen apa­re­cen los pro­ta­go­nis­tas: En­ri­que Sa­la­nic —José— y Ma­no­lo Herrera —Luis—.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.