Re­to his­tó­ri­co pa­ra el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co

Prensa Libre - - Perspectiva -

El XI In­for­me de La­bo­res de la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal Con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la (Ci­cig) se pro­du­ce en me­dio de una de las co­yun­tu­ras más com­ple­jas, em­pe­zan­do por­que su ac­tual co­mi­sio­na­do de­bió en­viar un men­sa­je gra­ba­do a los asis­ten­tes a esa pre­sen­ta­ción, an­te el em­pe­ci­na­mien­to y la ar­bi­tra­ria de­ci­sión del Go­bierno de prohi­bir su in­gre­so al país.

Al res­pec­to, la ac­tual fis­cal ge­ne­ral, Consuelo Porras, afir­mó ayer que el pro­ce­der gu­ber­na­men­tal es ile­gal por­que las re­so­lu­cio­nes de la Cor­te de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad ya de­ja­ron cla­ro que el Go­bierno no pue­de prohi­bir el in­gre­so del co­mi­sio­na­do Iván Ve­lás­quez, pe­ro de lo que no pa­re­ce dar­se cuen­ta la ti­tu­lar del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co es que su ac­ti­tud si­gue sien­do po­co con­vin­cen­te, sin re­pa­rar en la enor­me res­pon­sa­bi­li­dad que tie­ne res­pec­to de ha­cer que se cum­pla la ley.

La ba­ta­lla con­tra la cri­mi­na­li­dad y, en la úl­ti­ma dé­ca­da, con­tra es­truc­tu­ras in­crus­ta­das en el Es­ta­do, cau­sa de la co­rrup­ción, ha evi­den­cia­do que pa­ra ter­mi­nar di­ri­gir esa lu­cha se ne­ce­si­ta ca­rác­ter y vo­lun­tad, pa­ra asu­mir el re­to de li­be­rar a Gua­te­ma­la de esas ata­du­ras, y eso no se lo­gra­rá con ac­ti­tu­des con­tem­pla­ti­vas, cuan­do en­fren­ta un des­co­mu­nal de­rro­che de re­cur­sos pa­ra en­tor­pe­cer to­do es­fuer­zo por com­ba­tir la co­rrup­ción.

La Ci­cig sur­gió co­mo una es­pe­ran­za pa­ra com­ba­tir ese fla­ge­lo y su tra­yec­to­ria de po­co más de una dé­ca­da ha de­mos­tra­do que esa ta­rea es po­si­ble, pe­ro que tam­bién se de­ben me­jo­rar pro­ce­di­mien­tos pa­ra acom­pa­ñar a las ins­ti­tu­cio­nes gua­te­mal­te­cas en esos es­fuer­zos, pa­ra evi­tar desa­cier­tos que ha­gan vul­ne­ra­ble esa la­bor.

La mis­ma tra­yec­to­ria de la ofi­ci­na an­ti­ma­fias de las Na­cio­nes Uni­das de­ja evi­den­cias so­bre la ne­ce­si­dad de su per­fec­cio­na­mien­to, lo cual se pue­de eva­luar sim­ple­men­te con el re­co­rri­do de sus tres co­mi­sio­na­dos, que de­mos­tra­ron que era ne­ce­sa­ria una evo­lu­ción y un me­jor ren­di­mien­to en sus res­pon­sa­bi­li­da­des, lo cual tam­bién se lo­gró, has­ta que se to­ca­ron po­de­ro­sas es­truc­tu­ra de po­der.

El ma­yor obs­tácu­lo sur­gió pre­ci­sa­men­te de las más al­tas es­fe­ras del Go­bierno, con el pre­si­den­te Jimmy Morales a la ca­be­za, quien ha con­ta­do con la de­ci­di­da co­la­bo­ra­ción de la mi­nis­tra de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y del mi­nis­tro de Go­ber­na­ción, pa­ra obs­ta­cu­li­zar el fun­cio­na­mien­to de la Ci­cig, lo cual no han lo­gra­do y en cam­bio so­lo han pues­to en evi­den­cia que es­te go­bierno no tie­ne el me­nor in­te­rés en com­ba­tir la co­rrup­ción ni la cri­mi­na­li­dad.

El desaca­to a re­so­lu­cio­nes de la CC y el des­man­te­la­mien­to de en­ti­da­des cru­cia­les en el com­ba­te de la cri­mi­na­li­dad, co­mo la Po­li­cía Na­cio­nal Ci­vil, son la me­jor evi­den­cia de la bús­que­da por de­bi­li­tar al sis­te­ma de jus­ti­cia, es­fuer­zos en los que tam­bién par­ti­ci­pa la peor le­gis­la­tu­ra de nues­tra his­to­ria, pro­mul­gan­do le­yes en be­ne­fi­cio de la de­lin­cuen­cia o ame­na­zan­do de­re­chos hu­ma­nos con­sa­gra­dos en la Cons­ti­tu­ción.

En es­te con­tex­to, el ma­yor re­to pa­ra re­du­cir­le es­pa­cios a la cri­mi­na­li­dad re­cae en el MP, el cual in­clu­so po­dría ser de­ci­si­vo pa­ra la per­ma­nen­cia de un en­te co­mo la Ci­cig, pe­ro en las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias se per­ci­be más bien un for­ta­le­ci­mien­to de las ma­fias y un de­bi­li­ta­mien­to de la ins­ti­tu­ción res­pon­sa­ble de su com­ba­tir la cri­mi­na­li­dad que ma­yor da­ño le ha­ce al país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.