Alia­dos si­len­cio­sos

Prensa Libre - - Perspectiva -

Los pre­si­den­tes de los paí­ses del Trián­gu­lo Nor­te de Cen­troa­mé­ri­ca in­sis­ten en ver una ma­ni­pu­la­ción de­trás de la ma­si­va mo­vi­li­za­ción de cen­troa­me­ri­ca­nos que pre­ten­den en­con­trar asi­lo en Es­ta­dos Uni­dos. Van a re­do­blar sus in­ten­tos por que Was­hing­ton y Mé­xi­co se unan en la bús­que­da de los res­pon­sa­bles, aun­que po­co di­cen de las cau­sas de ese éxo­do.

No es cier­to que ten­gan al­gu­na preo­cu­pa­ción por los mi­gran­tes, pues en el fon­do, con sus irres­pon­sa­bles ac­tua­cio­nes, son quie­nes más han con­tri­bui­do en acre­cen­tar los ni­ve­les de po­bre­za, de des­nu­tri­ción y co­rrup­ción en es­tos paí­ses, que ca­da vez se vuelven más in­go­ber­na­bles.

Han si­do in­ca­pa­ces si­quie­ra de con­se­guir una reunión con el pri­mer man­da­ta­rio de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra dis­cu­tir la pro­ble­má­ti­ca y en el ca­so de Gua­te­ma­la más bien se ha lle­ga­do a pa­gar a em­pre­sas de ca­bil­deo pa­ra fre­nar la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, lo cual des­vir­túa cual­quier men­sa­je que se pre­ten­da dar en la su­pues­ta bús­que­da de soluciones, pues jun- to a la im­pu­ni­dad es una de las ma­yo­res cau­sas del au­men­to del pi­lla­je.

An­tes de lo­grar una reunión for­mal con el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se pa­ra dis­cu­tir la pro­ble­má­ti­ca re­gio­nal, fue él quien dio el pri­mer pa­so ha­cia las hos­ti­li­da­des, al anun­ciar que da­ba por ter­mi­na­do el Pro­gra­ma de Pro­tec­ción Tem­po­ral pa­ra hon­du­re­ños, ni­ca­ra­güen­ses, sal­va­do­re­ños y hai­tia­nos. Un du­ro gol­pe pa­ra mi­les de fa­mi­lias y de gra­ves re­per­cu­sio­nes so­cio­eco­nó­mi­cas.

Por lo que más de­bie­ran preo­cu­par­se de esa si­tua­ción es que gra­cias a los mi­gran­tes el in­gre­so de dó­la­res si­gue sien­do un po­de­ro­so bas­tión de la eco­no­mía gua­te­mal­te­ca, pues es­ta se­ma­na se dio a co­no­cer que el en­vío de re­me­sas tu­vo un au­men­to del 12.62 por cien­to, en com­pa­ra­ción con los pri­me­ros diez me­ses del mis­mo pe­rio­do de 2017, de acuer­do con es­ta­dís­ti­cas da­das a co­no­cer por el Ban­co de Gua­te­ma­la.

En­tre ene­ro y oc­tu­bre de es­te año, los mi­gran­tes ra­di­ca­dos en Es­ta­dos Uni­dos, la ma­yo­ría de ellos de ma­ne­ra irre­gu­lar, en­via­ron al país 7 mil 687 mi­llo­nes de dó­la­res; 861 mi­llo­nes de dó­la­res más que el año an­te­rior, aun­que eso no tie­ne el me­nor mé­ri­to pa­ra las au­to­ri­da­des.

La ci­fra es de enor­me im­por­tan­cia por­que, se­gún es­ti­ma­cio­nes de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes, ese in­gre­so de re­me­sas re­pre­sen­ta el 10 por cien­to del pro­duc­to in­terno bru­to de Gua­te­ma­la y cons­ti­tu­ye el prin­ci­pal ru­bro de in­gre­so de di­vi­sas.

Con las re­pre­si­vas po­lí­ti­cas que ha pues­to en mar­cha el Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos, eso re­pre­sen­ta un fac­tor de al­to ries­go y so­bre esa pro­ble­má­ti­ca sí de­be­ría exis­tir un enor­me es­fuer­zo de ca­bil­deo pa­ra mi­ti­gar los ries­gos, por­que nin­guno de esos paí­ses po­drá en­ca­rar el desafío de re­ci­bir a mi­les de de­por­ta­dos y de­jar de per­ci­bir esos re­cur­sos.

Las ci­fras de las de­por­ta­cio­nes van en au­men­to y en la re­gión no se per­ci­ben es­fuer­zos se­rios por aten­der una de­man­da cre­cien­te de opor­tu­ni­da­des, lo cual ex­pli­ca por qué por pri­me­ra vez mi­les de per­so­nas han desafia­do to­do pe­li­gro pa­ra aban­do­nar sus paí­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.