¡Con­vén­za­los de que lo con­tra­ten!

De­mos­trar lo que us­ted es ca­paz de ha­cer es la me­jor for­ma de ven­der la idea a una em­pre­sa de in­cluir­lo en su nó­mi­na.

Prensa Libre - - Expreso Mundo Económico - Por Whit­ney John­son ac­tua­li­dad@pren­sa­li­bre.com.gt

Al­gu­nos em­plea­do­res, co­mo par­te del pro­ce­so de aná­li­sis de so­li­ci­tan­tes, es pe­dir­les a los can­di­da­tos que tra­ba­jen en un pro­yec­to, que lo com­ple­ten o que de otra for­ma de­mues­tren lo que pue­den ha­cer y có­mo lo ha­cen, an­tes de ofre­cer­les el em­pleo.

¿La des­ven­ta­ja? A los can­di­da­tos sue­le pe­dír­se­les que tra­ba­jen en pro­yec­tos de “au­di­ción” sin pa­ga, o con una com­pen­sa­ción mí­ni­ma, y que en oca­sio­nes in­vier­tan con­si­de­ra­bles can­ti­da­des de tiem­po. Tam­bién se les pi­de brin­dar su pro­pie­dad in­te­lec­tual sin ga­ran­tía de un tra­ba­jo — o cual­quier cla­se de com­pen­sa­ción.

Quie­nes bus­can tra­ba­jo sue­len sen­tir­se re­ce­lo­sos, preo­cu­pa­dos o di­rec­ta­men­te in­fe­li­ces res­pec­to a que se les pi­da par­ti­ci­par en au­di­cio­nes la­bo­ra­les. Sin em­bar­go, es­tas son la nor­ma en mu­chas in­dus­trias, y si es­tá emo­cio­na­do acer­ca del tra­ba­jo, pue­de ser difícil de­cir que no.

Si le pi­den rea­li­zar una au­di­ción la­bo­ral, ten­ga en men­te que hay al­gu­nas cir­cuns­tan­cias don­de po­dría es­tar bien. Con­si­de­re:

DIMENSIONE EL PRO­YEC­TO

Si el pro­yec­to no le to­ma­rá más de dos ho­ras, es una so­li­ci­tud jus­ta. Ya que al­gu­nos can­di­da­tos po­drían tar­dar más tiem­po, ase­gú­re­se de de­cir­le a su po­ten­cial em­plea­dor cuán­to tiem­po le to­mó ter­mi­nar la ta­rea.

Si so­lo pu­do de­di­car una ho­ra, pe­ro otros can­di­da­tos re­qui­rie­ron 10 ho­ras, po­drían es­tar más im­pre­sio­na­dos con lo que us­ted lo­gró ha­cer en tan po­co tiem­po.

Una ver­da­de­ra au­di­ción la­bo­ral de­be­ría in­vo­lu­crar tra­ba­jo fic­ti­cio —su­ge­ren­cias pa­ra un nue­vo pro­yec­to, la edi­ción de un do­cu­men­to que no se­rá pu­bli­ca­do, etc. Si se tra­ta de tra­ba­jo en un pro­yec­to real de la com­pa­ñía, ese tra­ba­jo de­be­ría pa­gar­se.

Un mo­vi­mien­to más in­te­li­gen­te de las com­pa­ñías es pe­dir­les a los so­li­ci­tan­tes que Pe­dir un pro­yec­to pre­vio o im­po­ner un desafío fic­ti­cio pue­den ser la an­te­sa­la de un nue­vo tra­ba­jo. Si el pro­yec­to pa­re­ce ge­nui­na­men­te di­ver­ti­do y emo­cio­nan­te, po­dría va­ler la pe­na. mues­tren un pro­yec­to pre­vio que ha­yan com­ple­ta­do.

En cuan­to al co­bro, en la gig eco­nomy los pro­yec­tos de cor­to pla­zo son nor­ma­les pa­ra mu­chos tra­ba­ja­do­res, pe­ro a na­die de­be­ría pe­dír­se­le que tra­ba­je gra­tis. Us­ted po­dría tra­tar de ne­go­ciar una com­pen­sa­ción por ho­ra y un nú­me­ro me­ta de ho­ras, pi­dién­do­le a la com­pa­ñía que tra­te la au­di­ción co­mo tra­ba­jo in­de­pen­dien­te.

UNA MEN­TE ABIER­TA Aun­que la ma­yo­ría de los so­li­ci­tan­tes de em­pleo ven las au­di­cio­nes la­bo­ra­les co­mo una ca­lle de un so­lo sen­ti­do, man­ten­ga en men­te que tam­bién es una opor­tu­ni­dad pa­ra que us­ted apren­da so­bre la com­pa­ñía. Si no le agra­da lo que le pi­die­ron ha­cer, o la for­ma en que lo so­li­ci­ta­ron, tó­me­lo en cuen­ta.

Las de­man­das de una au­di­ción po­drían ser la pis­ta de una com­pa­ñía con la que se­ría pru­den­te te­ner cui­da­do. Sin em­bar­go, si el pro­yec­to pa­re­ce ge­nui­na­men­te di­ver­ti­do y emo­cio­nan­te, po­dría ser va­lio­so el ha­cer­lo pa­ra ob­te­ner su tra­ba­jo so­ña­do.

Mu­cho pue­de apren­der­se de un pro­yec­to bien pen­sa­do.

En con­clu­sión: en­tien­da sus pro­pios lí­mi­tes, pe­ro sea fle­xi­ble.

Es fá­cil de­cir­le “no” a un pro­ce­so po­co ra­zo­na­ble cuan­do a us­ted no le in­tere­sa tan­to, pe­ro si real­men­te quie­re el tra­ba­jo, po­dría va­ler la pe­na.

Lo más im­por­tan­te, si es­tá dis­pues­to a to­mar un pro­yec­to co­mo au­di­ción, no lo ha­ga a me­dias.

Es­ta es una opor­tu­ni­dad de de­mos­trar lo que pue­de ha­cer. Si no es­tá lo su­fi­cien­te­men­te en­tu­sias­ma­do co­mo pa­ra rea­li­zar su me­jor tra­ba­jo, en­ton­ces la au­di­ción no es pa­ra us­ted, y tam­po­co el em­pleo o la com­pa­ñía.

Whit­ney John­son es au­to­ra de “Build an A-Team” y “Dis­rupt Your­self”.

© 2018 Har­vard Bu­si­ness School Pu­blis­hing Corp.

FO­TO PREN­SA LIBRE: SHUTTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.