10 1943

Prensa Libre - - Reportaje -

Ca­si cin­co años du­ró la cons­truc­ción del ac­tual Pa­la­cio Na­cio­nal de la Cul­tu­ra, inau­gu­ra­do en 1943, un tiem­po ré­cord en aque­lla épo­ca, cuan­do el estilo de las obras ar­qui­tec­tó­ni­cas res­pon­día al gus­to del pre­si­den­te Jorge Ubi­co (1931-1944), a cu­yas su­ge­ren­cias y di­rec­tri­ces se ce­ñían es­tric­ta­men­te ar­qui­tec­tos y ar­tis­tas.

Los 13 años del go­bierno ubi­quis­ta se ca­rac­te­ri­za­ron no so­lo por la crea­ción de la red vial, sino por el ím­pe­tu que se le dio a la cons­truc­ción ur­ba­na, el me­jo­ra­mien­to fí­si­co de la ca­pi­tal y el le­van­ta­mien­to de im­por­tan­tes edi­fi­cios pú­bli­cos co­mo el Pa­la­cio Na­cio­nal, se­gún la obra Tiem­pos de Ubi­co.

El te­rreno asig­na­do pa­ra el in­mue­ble fue el que an­te­rior­men­te ocu­pa­ba el Pa­la­cio del Ayun­ta­mien­to, en el la­do nor­te de la Pla­za Ma­yor. La ar­qui­tec­tu­ra y di­se­ño de la obra es­tu­vie­ron a car­go de los in­ge­nie­ros Ra­fael Pérez de León, Enrique Rie­ra y Luis Án­gel Rodas.

Es­tos pro­fe­sio­na­les se apo­ya­ron en gran­des maes­tros de la plás­ti­ca gua­te­mal­te­ca co­mo Julio Urrue­la, Al­fre­do Gál­vez Suá­rez, Carlos Ri­galt An­guiano y Ro­dol­fo Ga­leot­ti To­rres, cu­yas mag­ní­fi­cas crea­cio­nes se pue­den ad­mi­rar por to­do el re­cin­to.

El con­jun­to de ele­men­tos del di­se­ño ha­ce de la edi­fi­ca­ción una com­po­si­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca ecléc­ti­ca, con tendencias ar­tís­ti­cas in­fluen­cia­das por Es­pa­ña y gran can­ti­dad de sim­bo­lis­mos na­cio­na­lis­tas y prehis­pá­ni­cos, aun­que Ubi­co dio los li­nea­mien­tos del estilo re­na­cen­tis­ta es­pa­ñol del si­glo XIV. Pe­se a ello, se lo­gró una ex­pre­sión es­té­ti­ca her­mo­sa y ori­gi­nal, ci­ta el li­bro El Pa­la­cio Na­cio­nal.

La obra des­ta­ca su for­ma si­mé­tri­ca e in­no­va­do­ra cons­truc­ción en la épo­ca, en la que se

Di­men­sio­nes uti­li­zó por pri­me­ra vez el con­cep­to de pre­fa­bri­ca­ción.

Fue se­de de los go­bier­nos des­de 1943, has­ta que en 1998 se con­vir­tió en Pa­la­cio Na­cio­nal de la Cul­tu­ra. “Es el edi­fi­cio más sim­bó­li­co, ya que re­pre­sen­ta la uni­dad na­cio­nal en un país mul­ti­cul­tu­ral, y aun­que no sea la se­de del Eje­cu­ti­vo, en el ima­gi­na­rio gua­te­mal­te­co es el em­ble­ma del po­der”, ex­pli­ca el cro­nis­ta de la Ciu­dad, Miguel Álvarez.

Ubi­co, quien su­per­vi­só la cons­truc­ción, di­mi­tió el 25 de ju­nio de 1944, ocho me­ses des­pués de ha­ber em­pe­za­do a desem­pe­ñar sus la­bo­res en es­te re­cin­to. Obra ex­cel­sa

El edi­fi­cio es­tá di­se­ña­do si­mé­tri­ca­men­te a par­tir de un nú­cleo cen­tral, del cual se des­pren­den dos cuer­pos la­te­ra­les, ca­da uno de tres pi­sos y un pa­tio cen­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.