Fin de una gue­rra, ini­cio de otra

Prensa Libre - - Opinión -

Es la de nun­ca aca­bar. Gue­rra tras gue­rra. De una con­fla­gra­ción a otra – y va­ya que es­ta pa­la­bra es ima­gen de la gue­rra: in­fla­mar, ha­cer ar­der, no so­la­men­te los áni­mos, sino co­mu­ni­da­des, ciu­da­des, na­cio­nes en­te­ras; des­truir­las con el fue­go más opro­bio­so del pro­ce­der hu­mano.

Hoy, ha­ce pre­ci­sa­men­te cien años, se fir­mó y en­tró en vi­gen­cia el Ar­mis­ti­cio de No­viem­bre. Una ac­ción que no­mi­nal­men­te pu­so fin a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, en “la un­dé­ci­ma ho­ra del un­dé­ci­mo día del un­dé­ci­mo mes” de 1918. Ini­cia­da cua­tro años an­tes cuan­do el im­pe­rio de Ale­ma­nia op­tó por res­pal­dar al im­pe­rio de Aus­tro-Hun­gría en su pugna con­tra Ser­bia y de­ci­dió ac­tuar mi­li­tar­men­te en dos fren­tes si­mul­tá­neos con­tra Fran­cia y con­tra

Ru­sia, la así de­no­mi­na­da “gue­rra pa­ra ter­mi­nar con to­das las gue­rras” re­sul­tó en uno de los crí­me­nes co­lec­ti­vos más ab­sur­dos y de­vas­ta­do­res de la his­to­ria. Ape­nas dos dé­ca­das des­pués, con un pron­to y nue­vo acuer­do pa­ra ra­ti­fi­car el ar­mis­ti­cio y pre­ten­der que se evi­ta­ra otro con­flic­to de mag­ni­tud se­me­jan­te –el tra­ta­do de Ver­sai­lles–, es­ta­lló una con­tien­da to­da­vía más atroz, la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Una de las cau­sas fue, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la tre­gua mis­ma, de­bi­do a que las con­di­cio­nes im­pues­tas a Ale­ma­nia fue­ron tan se­ve­ras, que lo que se lo­gró fue ali­men­tar el des­con­ten­to de ese pue­blo y el fa­na­tis­mo na­cio­na­lis­ta. Han trans­cu­rri­do ca­si tres cuar­tos de si­glo des­de en­ton­ces y, sin em­bar­go, aun cuan­do no se ha de­cla­ra­do una ter­ce­ra gue­rra de pro­por­cio­nes glo­ba­les, las ofen­si­vas bé­li­cas, la des­truc­ción ma­si­va, los ge­no­ci­dios y el lu­to por mi­llo­nes de ci­vi­les que nun­ca qui­sie­ron sa­ber na­da de nin­gu­na gue­rra, to­do eso con­ti­núa al or­den del día en la ma­yo­ría del pla­ne­ta.

La cues­tión pue­de pa­re­cer po­co re­le­van­te pa­ra Gua­te­ma­la, es­pe­cial­men­te pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes jó­ve­nes que ni si­quie­ra se in­tere­san en los con­flic­tos ar­ma­dos de su pro­pia tie­rra – y, es­to, a pe­sar de las ma­nio­bras gu­ber­na­men­ta­les que nos es­tán vol­vien­do a en­ca­mi­nar, de a po­co, a un nue­vo fra­tri­ci­dio. Pe­ro, a par­tir del mo­men­to en que Es­ta­dos Uni­dos co­men­zó a ver afec­ta­dos sus in­tere­ses y dis­pu­so tar­día­men­te in­ter­ve­nir en aque­lla gue­rra eu­ro­pea, en nues­tro país tam­bién se ope­ra­ron trans­for­ma­cio­nes ne­ga­ti­vas adi­cio­na­les a las que se ha­bían da­do con an­te­rio­ri­dad, siem­pre con la com­pli­ci­dad del go­bierno y de los dipu­tados de aquel tiem­po. So­bra re­cor­dar que sus ma­los efec­tos per­sis­ten has­ta la fe­cha.

Me­nos re­le­van­te aún po­dría an­to­jar­se la co­ne­xión en­tre la ig­no­mi­nia del mi­li­ta­ris­mo y las ma­ni­fes­ta­cio­nes del ar­te y de la cul­tu­ra. Em­pe­ro, si la fun­ción pri­mor­dial del ar­te y de la la­bor ar­tís­ti­ca es la ce­le­bra­ción de la vi­da, es pre­ci­so plan­tear una pre­gun­ta: ¿qué es lo que se es­tá ce­le­bran­do, cuan­do se con­me­mo­ra ese ar­mis­ti­cio, ese al­to al fue­go? De re­pen­te no só­lo es el fias­co de una gue­rra pa­ra aca­bar con la gue­rra, sino la iro­nía de una paz pa­ra aca­bar con la paz. Es un acer­ti­jo cu­yo en­re­do se ve sus­tan­ti­va­do por el he­cho que el ar­mis­ti­cio del 11 de no­viem­bre no se ce­le­bra en el país que for­zó ese tra­ta­do. Hoy día y tras su fra­ca­so mi­li­tar en Co­rea, en lu­gar del ar­mis­ti­cio se ce­le­bra el día de los ve­te­ra­nos de gue­rra… es de­cir una fies­ta por quie­nes han em­pu­ña­do ar­mas pa­ra ir a de­fen­der lo in­de­fen­di­ble. ¿Pue­de ads­cri­bir­se el ar­te –si es ho­nes­to– a la ce­le­bra­ción de es­te su­pues­to he­roís­mo, el he­roís­mo de ma­tar y ha­cer­se ma­tar por ra­zo­nes que no son sino la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción y sa­cra­li­za­ción de la vio­len­cia? ¿Po­de­mos los ar­tis­tas, en especial quie­nes nos de­di­ca­mos a la mú­si­ca, ren­dir ho­me­na­je a la in­ve­ro­sí­mil ha­za­ña de al­zar­nos en ar­mas pa­ra qui­tar­le la vi­da a otro, a otra, si eso es jus­ta­men­te lo que más con­tra­di­ce el es­pí­ri­tu del ar­te?

Una re­fle­xión, a cien años de un ar­mis­ti­cio que pa­re­ce le­jano, pe­ro que no nos es ajeno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.