SUS VA­CA­CIO­NES

Em­pren­der un via­je, apren­der al­go nue­vo o pa­sar tiem­po en fa­mi­lia son ac­ti­vi­da­des con las que pue­de re­la­jar­se y di­ver­tir­se pa­ra des­pe­dir es­te año.

Prensa Libre - - Sentidos - Por Kimberly Ló­pez buenavida@pren­sa­li­bre.com.gt

Si du­ran­te to­do el año, su vi­da la­bo­ral, los es­tu­dios, las res­pon­sa­bi­li­da­des o la ru­ti­na no le de­ja­ron tiem­po pa­ra des­can­sar, con­sen­tir­se, acer­car­se a su fa­mi­lia o cum­plir al­gún de­seo per­so­nal, las va­ca­cio­nes de fin de año son el mo­men­to per­fec­to pa­ra de­di­car­se a esas ac­ti­vi­da­des.

El pe­rio­do de va­ca­cio­nes de fin de año re­pre­sen­ta una de las épo­cas más es­pe­ra­das pa­ra adul­tos y ni­ños de­bi­do a que les per­mi­te rea­li­zar ac­ti­vi­da­des pa­ra des­can­sar, di­ver­tir­se y apren­der al­go nue­vo. Mu­chas per­so­nas op­tan por efec­tuar via­jes a lu­ga­res nue­vos, vi­si­tar a fa­mi­lia­res que vi­ven en si­tios le­ja­nos o sim­ple­men­te pa­sar un tiem­po de ca­li­dad y des­can­so en ca­sa. Cual­quie­ra de es­tas es opor­tu­na si lo que bus­ca es de­di­car un tiem­po a su bie­nes­tar y a re­no­var fuer­zas fí­si­cas y men­ta­les pa­ra el año que se apro­xi­ma.

A cri­te­rio de la psi­có­lo­ga Gabriela Brad­na, ge­ne­ral­men­te las per­so­nas so­le­mos co­rrer en el día a día con to­do ti­po de res­pon­sa­bi­li­da­des: con la pa­re­ja, los pa­dres, el tra­ba­jo, el je­fe, en­tre otros. “Es­to pue­de cau­sar que nos des­co­nec­te­mos de no­so­tros mis­mos”, ase­gu­ra.

Pe­ro, ¿qué im­pli­ca des­con­cer­tar­se de sí mis­mo? La ex­per­ta ex­pli­ca que es­to con­lle­va a des­co­no­cer nues­tras mo­ti­va­cio­nes, nues­tros de­seos, nues­tros hob­bies, nues­tras me­tas y es­to nos con­du­ce a que, po­co a po­co, no se­pa­mos bien quié­nes so­mos en reali­dad o qué que­re­mos.

Por esa ra­zón re­sul­ta tan im­por­tan­te to­mar tiem­po pa­ra no­so­tros y pa­ra bus­car la ar­mo­nía en nues­tro círcu­lo más cer­cano. Las va­ca­cio­nes son un es­pa­cio pa­ra to­mar ener­gía pa­ra es­cu­char­nos, pa­ra or­ga­ni­zar nues­tras ideas y bus­car mo­ti­va­cio­nes.

“Du­ran­te to­do el año nos fi­ja­mos en el ex­te­rior y po­co en el in­te­rior. A ve­ces, el fin del año no se tra­ta tan­to de cuán­to tiem­po de ocio ten­ga­mos, si no de cuán­tos mi­nu­tos u ho­ras in­ten­cio­na­les de­di­que­mos a es­te es­pa­cio de re­fle­xión, des­can­so y co­no­ci­mien­to. Así co­mo los de­más, no­so­tros tam­bién cam­bia­mos y nos trans­for­ma­mos con el tiem­po”, se­ña­la Brad­na.

Kat­he­rin Ló­pez, de 21 años, es es­tu­dian­te de me­di­ci­na. Du­ran­te el año se de­di­ca a sus es­tu­dios y se en­fren­ta a jor­na­das exi­gen­tes den­tro de dis­tin­tas áreas de los hospitales. Su ru­ti­na no le per­mi­te mu­cho tiem­po pa­ra com­par­tir con su fa­mi­lia y ami­gos. Por esa ra­zón es­pe­ra con an­sias las va­ca­cio­nes de fin de año.

“Son las se­ma­nas en las que pue­do dor­mir bien, co­mer me­jor, in­clu­so ha­cer un po­co de ejer­ci­cio y sa­lir con mi fa­mi­lia”, re­la­ta.

En su fa­mi­lia ya es una tra­di­ción or­ga­ni­zar un via­je a un lu­gar des­co­no­ci­do den­tro del país pa­ra pa­sar tiem­po jun­tos, de­bi­do a que es im­po­si­ble du­ran­te el trans­cur­so del año.

Se­gún Brad­na, es opor­tuno y sano to­mar el des­can­so de fin de año co­mo un es­pa­cio pa­ra rea­li­zar una pau­sa y de­jar de la­do el rit­mo co­rri­do de to­do el año. La psi­có­lo­ga se­ña­la que ese des­can­so anual no so­lo es ne­ce­sa­rio pa­ra man­te­ner una so­li­dez in­ter­na, sino tam­bién pa­ra evi­tar tras­tor­nos de an­sie­dad, tras­tor­nos de­pre­si­vos, adic­cio­nes, tras­tor­nos del con­trol de im­pul­sos y en­fer­me­da­des fí­si­cas que con­lle­van ma­les­ta­res co­mo an­sie­dad, es­trés, ta­qui­car­dia, Exis­ten ac­ti­vi­da­des que pue­den ser sen­ci­llas y úti­les pa­ra apro­ve­char el tiem­po de des­can­so, en fa­mi­lia. in­som­nio, mi­gra­ñas, hi­per­ac­ti­vi­dad, can­san­cio cró­ni­co, co­mer por com­pul­sión, de­jar de co­mer, en­tre mu­chos otros.

“La ma­yor par­te de es­tos males los ‘arre­gla­mos’ con una pas­ti­lla, pe­ro so­lo es­ta­mos cal­man­do un sín­to­ma cuan­do las raí­ces del pro­ble­ma si­guen en tie­rra fér­til”, ad­vier­te la ex­per­ta.

¿QUÉ PO­DE­MOS HA­CER? Mar­leny Mar­tí­nez, de 43 años, es ma­dre y maes­tra de pri­ma­ria. Al con­cluir el ci­clo es­co­lar tie­ne tiem­po pa­ra de­di­car­se de lleno a sus hi­jos y a sí mis­ma.

“Mi tra­ba­jo es de lu­nes a domingo, mi opor­tu­ni­dad pa­ra to­mar des­can­sos lar­gos es el fin de año, cuan­do lle­gan las va­ca­cio­nes. Du­ran­te ese tiem­po pro­cu­ro es­tar jun­to a mi es­po­so y mis hi­jos, vi­si­tar a mis pa­pás y des­co­nec­tar­me un po­co del tra­ba­jo de to­do el año. Si no lo hi­cie­ra, no po­dría de­di­car­me tan­to tiem­po a la do­cen­cia”, ase­gu­ra. Al igual que Mar­leny, es justo que ca­da per­so­na de­di­que la tem­po­ra­da de va­ca­cio­nes pa­ra aque­llas ac­ti­vi­da­des re­la­jan­tes y pla­cen­te­ras que no se pu­die­ron rea­li­zar du­ran­te el año.

La psi­có­lo­ga Fá­ti­ma Aguirre con­si­de­ra que no es po­si­ble el bie­nes­tar fí­si­co y men­tal, sin es­pa­cios APRO­VE­CHE

FO­TO PREN­SA LIBRE: SER­VI­CIOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.