HA­CE TEA­TRO PA­RA PATOJOS

El ar­tis­ta na­cio­nal ha es­ta­do al fren­te del gru­po Diez Jr. des­de su fun­da­ción, ha­ce 30 años. Ade­más, es­cri­be y di­ri­ge los mon­ta­jes que pre­sen­ta es­te co­lec­ti­vo.

Prensa Libre - - Escenario -

un gru­po de tea­tro. “Yo era tan tí­mi­do que no que­ría. En la pri­me­ra obra tu­ve la suer­te de con­tar con la par­ti­ci­pa­ción de dos gran­des ami­gos, Ma­rio Adol­fo Quin­ta­ni­lla y Luis Ge­rar­do Sa­ma­yoa, los dos ya fa­lle­cie­ron, los dos fue­ron mi­li­tan­tes de las fac­cio­nes gue­rri­lle­ras. Me di cuen­ta que po­día ex­pre­sar­me a tra­vés del tea­tro, po­día de­cir to­do lo que qui­sie­se so­bre el es­ce­na­rio”, re­la­ta.

Ellos es­cri­bían las pie­zas Elen­co de la obra Fran­kie, el mons­truo, jun­to a Ri­car­do Mar­tí­nez, di­rec­tor de la pues­ta en es­ce­na. y ac­tua­ban en los mon­ta­jes. “Ob­via­men­te, las obras se pre­sen­ta­ban so­lo una vez en el co­le­gio por­que rá­pi­da­men­te nos las cen­su­ra­ban. Des­pués nos fui­mos a edu­ca­ción me­dia a es­tu­diar ma­gis­te­rio tan­to en el Aque­che co­mo en la Nor­mal. Allí hi­ci­mos gru­pos de tea­tro. Es­ta­mos ha­blan­do del mo­vi­mien­to ver­da­de­ra­men­te com­pro­me­ti­do de los 70, des­pués del te­rre­mo­to. Li­te­ral­men­te fui­mos re­clu­ta­dos, en mi ca­so, por el gru­po Nal­ga y Pan­to­rri­lla, de la Fa­cul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas”, re­cuer­da.

En ese gru­po co­no­ció a Oli­ve­rio Cas­ta­ñe­da de León. “Tu­ve el gus­to de co­no­cer­lo y tra­ba­jar en una obra de tea­tro con él”, re­me­mo­ra.

Pa­ra ese en­ton­ces, Mar­tí­nez ya es­tu­dia­ba au­di­to­ría en la Uni­ver­si­dad de San Carlos y par­ti­ci­pa­ba en el Tea­tro Ar­te Uni­ver­si­ta­rio (TAU). “Esa per­ma­nen­cia con Nal­ga y Pan­to­rri­lla me va­lió mis va­ca­cio­nes (exi­lio) en Mé­xi­co. Di­ri­gí un Ho­no­ra­ble Co­mi­té de Huel­ga, éra­mos cin­co in­te­gran­tes, ma­ta­ron a tres, que­da­mos dos. Pa­blo Cam­pos y yo sa­li­mos pa­ra Mé­xi­co el Vier­nes de Do­lo­res de 1978. Pa­blo se pu­so a tra­ba­jar con Se­ve­ro Mar­tí­nez, en Pue­bla, y yo me fui al DF a es­tu­diar tea­tro. Tu­ve que re­gre­sar a Gua­te­ma­la por pro­ble­mas eco­nó­mi­cos”, co­men­ta.

A su re­gre­so, co­men­zó a tra­ba­jar en una ins­ti­tu­ción ban­ca­ria y con el co­lec­ti­vo Diez Jr., en el tea­tro. “Ri­car­do Mendizábal, Julio Díaz, Li­dia McDo­nald y Sa­lo­món Gó­mez me re­ci­bie­ron con las puer­tas abier­tas. El gru­po co­men­zó a evo­lu­cio­nar. El GADEM fue la se­de del gru­po Diez has­ta que lo ce­rra­mos en 1996 por­que nos quitaron el es­pa­cio”, la­men­ta.

Pa­ra en­ton­ces ha­bía un mo­vi­mien­to de tea­tro pa­ra ni­ños en Gua­te­ma­la. Es­ta­ban la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Tea­tro pa­ra Ni­ños y UP­ci­to. “En el mis­mo año apa­re­ció Cen­tau­ro, di­ri­gi­do por Fernando Juá­rez. Al­ma Mon­san­to de­jó la te­le­vi­sión y la ra­dio y co­men­zó a tra­ba­jar con Ko­daly. Otro que co­men­zó a ha­cer tea­tro pa­ra ni­ños fue el Ate­neo Me­tro­po­li­tano con Jorge Her­nán­dez Viel­mann y Rafa Pi­ne­da”, re­cuer­da.

LA CON­TI­NUI­DAD DEL GRU­PO DIEZ JR.

Aho­ra es­tá re­ti­ra­do de la ins­ti­tu­ción ban­ca­ria en la que tra­ba­jó du­ran­te 35 años. “Yo nun­ca vi­ví del tea­tro, siem­pre vi­ví pa­ra el tea­tro, eso hi­zo que pu­dié­ra­mos dar­nos el lu­jo de las pro­pues­tas que lle­vá­ba­mos a es­ce­na, con unos mon­ta­jes muy bien pre­sen­ta­dos”, ma­ni­fies­ta.

En esa ins­ti­tu­ción di­ri­gió el de­par­ta­men­to de co­mu­ni­ca­ción y cul­tu­ra. Du­ran­te su ges­tión se fun­dó el Mu­seo de la Nu­mis­má­ti­ca y se pu­bli­ca­ron va­rios li­bros so­bre la pi­na­co­te­ca de la ins­ti­tu­ción y tra­ta­dos so­bre nu­mis­má­ti­ca, así co­mo la or­ga­ni­za­ción de las fe­rias de edu­ca­ción eco­nó­mi­co fi­nan­cie­ra.

Hoy es­tá in­mer­so en la re­es­cri­tu­ra del li­bro Au­to­ri­ta­ris­mo, re­pre­sión y tea­tro, que es su te­sis de maes­tría en Es­tu­dios Cul­tu­ra­les, de Flac­so. Tam­bién tra­ba­ja un tex­to so­bre crí­ti­ca del ar­te pa­ra los es­tu­dian­tes de la Fa­cul­tad de Hu­ma­ni­da­des en la Uni­ver­si­dad de San Carlos ti­tu­la­do El ar­te de cri­ti­car o cri­ti­car el ar­te, que pu­bli­ca­rá el pró­xi­mo año.

¿Qué va a pa­sar con Diez Jr.? “No sé”, res­pon­de. “Me sa­tis­fa­ce que en edad su­pera a su pa­dre. El gru­po Diez du­ró de 1971 a 1996, 27 años, en cam­bio Ju­nior tie­ne ya 30 años. Siem­pre me he re­cla­ma­do de no ha­ber ge­ne­ra­do cua­dros de re­le­vo. No sé qué va a pa­sar cuan­do ya no es­té”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.