La nar­co­po­lí­ti­ca vuelve al es­ce­na­rio

Prensa Libre - - Perspectiva -

Un ar­ma al cin­to es un sím­bo­lo dis­tin­ti­vo de Oto­niel Li­ma Re­ci­nos, al­cal­de de Nueva Con­cep­ción, Es­cuintla, con­tra quien ayer el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co pi­dió re­ti­rar el de­re­cho de an­te­jui­cio, al acu­sar­lo de in­te­grar una ban­da de nar­co­tra­fi­can­tes.

Las au­to­ri­da­des efec­tua­ron ayer ope­ra­ti­vos en ese departamento, en Pe­tén, San Mar­cos y Su­chi­te­pé­quez, y cap­tu­ra­ron a va­rias per­so­nas, a quie­nes vin­cu­lan con un ca­so de­no­mi­na­do Nar­co­trá­fi­co y Política.

La nar­co­po­lí­ti­ca es una de las ac­ti­vi­da­des que más han im­pac­ta­do en las so­cie­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas du­ran­te las úl­ti­mas tres dé­ca­das, y el tér­mino se hi­zo po­pu­lar a raíz de los pa­sos osa­dos que die­ron en Co­lom­bia los nar­co­tra­fi­can­tes, quie­nes al per­der la con­fian­za en los po­lí­ti­cos par­ti­ci­pa­ron ellos mis­mos en pro­ce­sos elec­to­ra­les.

Esa pla­ga hi­zo me­tás­ta­sis has­ta lle­gar a los más re­cón­di­tos rin­co­nes de la geo­gra­fía la­ti­noa­me­ri­ca­na, don­de ca­ci­ques lo­ca­les lle­ga­ron a em­po­de­rar­se, con el au­xi­lio de nar­co­tra­fi­can­tes y, fuer­te­men­te ar­ma­dos, ame­dren­tan a los opo­si­to­res, so­me­ten a au­to­ri­da­des y ate­rro­ri­zan a las co­mu­ni­da­des, en una mez­cla le­tal para la sociedad.

Esa pro­mis­cui­dad en­tre cri­mi­na­les y au­to­ri­da­des sur­gi­das de elec­cio­nes lle­gó a con­ver­tir­se en un escándalo en va­rios paí­ses, aun­que en el fon­do so­lo la vio­len­ta me­to­do­lo­gía los di­fe­ren­cia­ba de otras ma­fias que tra­di­cio­nal­men­te han in­flui­do en los pro­ce­sos elec­to­ra­les para lle­gar al mis­mo ob­je­ti­vo: te­ner a los po­lí­ti­cos al al­can­ce de la mano.

Uno de los ma­yo­res re­tos para so­cie­da­des co­mo la gua­te­mal­te­ca es que, an­te una institucionalidad tan de­bi­li­ta­da, el em­pu­je de la cri­mi­na­li­dad se vuelve prác­ti­ca­men­te inata­ja­ble y pa­ra­le­la­men­te ocu­rren otros ilí­ci­tos que acre­cien­tan la in­se­gu­ri­dad, el trá­fi­co de in­fluen­cias y una con­duc­ta irres­pon­sa­ble al fren­te de los car­gos, don­de se ex­tra­vían las prio­ri­da­des de los go­ber­nan­tes.

Los pro­ce­sos elec­to­ra­les se vuel­ven por eso cru­cia­les, por­que son po­de­ro­sas las ra­zo­nes que mue­ven al cri­men or­ga­ni­za­do para in­fluir en fa­vor de su cau­sa, ob­je­ti­vo que com­par­ten con otros gru­pos de po­der para ma­nia­tar a la ma­yor can­ti­dad de au­to­ri­da­des elec­tas.

En Gua­te­ma­la sor­pren­de que sean tan po­cos los ca­sos de au­to­ri­da­des in­vo­lu­cra­das con los gran­des lí­de­res del nar­co­trá­fi­co, cuan­do es sa­bi­da la fe­bril ac­ti­vi­dad en va­rios mu­ni­ci­pios ale­da­ños a zo­nas fron­te­ri­zas o cer­ca­nos a de­sola­das pla­yas.

Re­sul­ta tam­bién di­fí­cil de creer que ape­nas un pu­ña­do de em­plea­dos mu­ni­ci­pa­les de un re­mo­to mu­ni­ci­pio, jun­to al al­cal­de, pue­dan ser los úni­cos in­vo­lu­cra­dos en un ne­go­cio mul­ti­mi­llo­na­rio que tam­po­co da se­ña­les de ce­der te­rreno, pues Co­lom­bia se ha po­si­cio­na­do de nue­vo co­mo el ma­yor pro­duc­tor de co­caí­na en el mun­do y los ín­di­ces de con­su­mo tam­po­co ce­den en Estados Unidos.

El au­ge del cri­men or­ga­ni­za­do en torno al trá­fi­co de dro­gas de­be ver­se con ex­tre­ma preo­cu­pa­ción por­que Cen­troa­mé­ri­ca se ha con­ver­ti­do en un co­rre­dor de es­tu­pe­fa­cien­tes, y por ello es enor­me el es­fuer­zo de los gran­des ca­pos por con­tro­lar ex­ten­sos te­rri­to­rios. En es­te nue­vo ca­so tam­po­co se des­car­ta la par­ti­ci­pa­ción de otras au­to­ri­da­des ni de in­te­gran­tes de otros po­de­res del Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.