La reali­dad obli­ga a pla­ni­fi­car cam­bios

Las elec­cio­nes no trae­rán cam­bios fun­da­men­ta­les, sino so­lo re­no­va­cio­nes de per­so­na­jes os­cu­ros o sin po­si­bi­li­da­des de ga­nar.

Prensa Libre - - Opinión - Ma­rio An­to­nio San­do­val

Con­for­me se acer­ca el ini­cio de la cam­pa­ña elec­to­ral, la reali­dad del país obli­ga a pla­ni­fi­car cam­bios re­la­cio­na­dos con el mun­do de la política na­cio­nal. Evi­den­te­men­te so­lo ha­brá re­no­va­cio­nes de al­gu­nos de los per­so­na­jes, por­que en un por­cen­ta­je abru­ma­dor serán los mis­mos, y quie­nes apa­re­cen por pri­me­ra vez o lue­go de una lar­ga au­sen­cia lle­ga­rán a la con­tien­da con par­ti­dos po­lí­ti­cos de muy re­cien­te for­ma­ción. El men­sa­je prin­ci­pal de­be ser el de ha­cer un lis­ta­do de cam­bios, al­gu­nos de ellos sim­ples pe­ro efec­ti­vos y otros ne­ce­si­ta­dos de to­mar ac­cio­nes pre­vias so­bre las cua­les es in­dis­pen­sa­ble la dis­cu­sión por to­dos los sec­to­res, con de­ci­sio­nes de ín­do­le vin­cu­lan­te de­bi­do a un pac­to so­cial an­te la ya ini­cia­da tra­ge­dia.

En el ca­so del Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral, creo ne­ce­sa­rio re­du­cir­le el nom­bre a Tri­bu­nal Elec­to­ral, pues sus re­so­lu­cio­nes son lle­va­das por quie­nes se ven afec­ta­dos a la Cor­te de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad, con­ver­ti­da en una es­pe­cie de sú­per cor­te con al­can­ce para cual­quier te­ma, ju­rí­di­co o no. Por tan­to, las de­ci­sio­nes del TSE no sig­ni­fi­can cer­te­za. La pa­la­bra su­pre­mo sig­ni­fi­ca “que no tie­ne su­pe­rior en su lí­nea” y su­pe­rior es “di­cho de una co­sa, que es­tá más al­ta y en lu­gar pre­emi­nen­te (su­pe­rior) res­pec­to a otra”. Las re­so­lu­cio­nes del TSE so­bre ma­te­ria elec­to­ral deben ser obli­ga­to­rias (vin­cu­lan­tes) en los te­mas de su com­pe­ten­cia. Por apar­te, ne­ce­si­ta arro­jo y se­gu­ri­dad de los ma­gis­tra­dos para sos­te­ner sus de­ci­sio­nes. Con un ini­cio bri­llan­te, ha­ce más de tres dé­ca­das, el TSE de­be re­cu­pe­rar te­rreno y co­men­zar a ha­cer los aná­li­sis ne­ce­sa­rios so­bre los par­ti­dos, per­so­na­jes y de­más áreas de la com­pe­ten­cia de esa ins­ti­tu­ción.

La co­yun­tu­ra na­cio­nal es el re­sul­ta­do de una tor­men­ta per­fec­ta po­lí­ti­co so­cial en la cual par­ti­ci­pa­mos to­dos, en ma­yor o me­nor ma­ne­ra. To­do fa­lló: la idea de abrir la puer­ta a la crea­ción de par­ti­dos po­lí­ti­cos prác­ti­ca­men­te sin con­di­cio­nes por­que se pen­sa­ba en ver­da­de­ros vehículos de re­pre­sen­ta­ción de cri­te­rios po­lí­ti­co-ju­rí­di­co-ideo­ló­gi­cos a la ma­ne­ra co­mo eran en la eta­pa en­tre 1944 y 1964, pro­vo­có una mul­ti­pli­ca­ción de re­me­dos de agru­pa­cio­nes sin nin­gún va­lor y efí­me­ras, al es­tar in­te­gra­dos al­re­de­dor de per­so­na­jes con el tiem­po con­ver­ti­dos en re­pre­sen­tan­tes de lo más os­cu­ro de quie­nes quie­ren par­ti­ci­par so­lo con el fin de en­ri­que­cer­se, aun­que no ga­nen, a cau­sa de con­ven­cer a al­gu­nos fi­nan­cis­tas cré­du­los o am­bi­cio­sos de man­te­ner pri­vi­le­gios.

Do­ce­nas de “par­ti­dos” han na­ci­do y muer­to sin pe­na ni glo­ria, con el ne­fas­to re­sul­ta­do de cau­sar el has­tío na­cio­nal. En las al­cal­días, la de­ci­sión de dar­le un muy im­por­tan­te por­cen­ta­je del pre­su­pues­to na­cio­nal tam­bién abrió la puer­ta a los am­bi­cio­sos. El au­men­to de los in­te­gran­tes del Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca, tam­bién a cau­sa de una su­pues­ta ma­yor re­pre­sen­ta­ti­vi­dad, en la prác­ti­ca ha si­do cau­sa de una pre­sen­cia ex­ce­si­va de dipu­tados, en­tre ellos su­pues­tos em­pre­sa­rios de obra gris, con lo cual se des­fi­gu­ró ade­más el pro­pó­si­to. Aho­ra, los je­fes edi­les, con muy po­cas ex­cep­cio­nes, lle­gan al pues­to a sa­lir de po­bres. Mien­tras, en la ban­da de la 9ª ave­ni­da los negocios y los be­ne­fi­cios bur­dos con­vier­ten al más im­por­tan­te po­der del Es­ta­do en un ba­zar ter­cer­mun­dis­ta y ver­gon­zo­so.

Del Eje­cu­ti­vo se evi­den­cia lo mis­mo. Lo peor es la utó­pi­ca idea de de­jar co­mo es­ca­sí­si­mos re­qui­si­tos para las can­di­da­tu­ras ser gua­te­mal­te­cos y al­fa­be­tos. El ca­so ac­tual com­pro­bó: cual­quie­ra, cual­quie­ra, pue­de lle­gar a la pre­si­den­cia, con el agra­van­te de la de­bi­li­dad real de la prohi­bi­ción a la ma­yo­ría, los me­no­res de 40 años. Es­te ve­to de­be exis­tir, pe­ro ba­jo el cri­te­rio de igual­dad de de­re­chos, se po­dría eli­mi­nar por la apli­ca­ción po­si­ti­vis­ta de las le­yes. Si lle­gó un có­mi­co, po­dría lle­gar cual­quie­ra igual­men­te co­no­ci­do por el ma­yor seg­men­to po­bla­cio­nal. En re­su­men, ur­gen nor­mas nue­vas para evi­tar a un Con­gre­so pre­si­di­do por al­guien sin ex­pe­rien­cia ni par­ti­do. Sin cam­bios reales, la na­ve na­cio­nal ter­mi­na­rá de hun­dir­se.

Cual­quie­ra pue­de lle­gar a la pre­si­den­cia. Al Con­gre­so lo pre­si­de el je­fe de un par­ti­do de un so­lo dipu­tado.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.