¿Pue­de el DPI ser uti­li­za­do para un frau­de elec­to­ral?

Tre­ce años de­be­rían ser su­fi­cien­tes para que Re­nap fun­cio­ne a la per­fec­ción. Sin em­bar­go, ca­mi­na co­mo en­fer­mo con mu­le­tas.

Prensa Libre - - Opinión - Luis Mo­ra­les Chúa

Ca­si des­de el mo­men­to mis­mo (14 de di­ciem­bre de 2005) de sus­ti­tuir la cé­du­la de ve­cin­dad por el Do­cu­men­to Per­so­nal de Iden­ti­fi­ca­ción sur­gie­ron pro­ble­mas, al­gu­nos de los cua­les, a la fe­cha, no han si­do re­suel­tos sa­tis­fac­to­ria­men­te lo que cau­sa pro­ble­mas a mu­cha gente.

El pri­mer pro­ble­ma le­gal con­sis­tió en dos am­pa­ros in­ter­pues­tos por va­rios dipu­tados para que fue­se pro­rro­ga­do el pla­zo de sus­ti­tu­ción de la cé­du­la por el DPI. La Cor­te de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad emi­tió re­so­lu­cio­nes con­tra­rias a los in­tere­ses de los dipu­tados.

Pos­te­rior­men­te bro­ta­ría co­mo hon­go el pro­ble­ma que se lla­ma “fal­ta de fon­dos” del Go­bierno y que sir­ve de ex­cu­sa para jus­ti­fi­car por qué no ha­ce el Es­ta­do lo que de­be ha­cer.

El Re­gis­tro Na­cio­nal de las Per­so­nas, has­ta hoy, no ha po­di­do ex­ten­der el DPI a me­no­res de edad y la ra­zón de ese in­cum­pli­mien­to es que “no cuen­ta con fon­dos para eso” —al­go que sin du­da es cier­to— lo cual es un pro­ble­ma enor­me a la vis­ta del robo o ven­ta de ni­ños para su exportación al ex­tran­je­ro y cu­yo pa­ra­de­ro al Es­ta­do no le in­tere­sa acla­rar.

Los me­no­res son iden­ti­fi­ca­dos con la par­ti­da de na­ci­mien­to, do­cu­men­to más fá­cil de fal­si­fi­car que la cé­du­la de ve­cin­dad. Re­cuér­de­se có­mo el gáns­ter es­ta­dou­ni­den­se Car­los Mar­ce­lo fue iden­ti­fi­ca­do con una par­ti­da de na­ci­mien­to fal­sa, asen­ta­da en el re­gis­tro ci­vil de un mu­ni­ci­pio cer­cano a la capital y que lo iden­ti­fi­ca­ba co­mo pa­rien­te del ministro de Go­ber­na­ción de ese en­ton­ces. Y hoy en día cien­tos de miles de ciu­da­da­nos no po­seen el DPI por­que el Re­nap no ha po­di­do re­sol­ver la ca­ren­cia de tar­je­tas para uso de quie­nes han cum­pli­do die­cio­cho años y re­po­ner las tar­je­tas per­di­das o ro­ba­das.

Ofi­cial­men­te el Re­nap in­for­mó el 2 de es­te mes que cerca de me­dio mi­llón de per­so­nas no tie­ne el fa­mo­so do­cu­men­to y por lo tan­to —es­to no lo di­ce el Re­nap— esas per­so­nas es­tán con­de­na­das a no po­der ejer­ci­tar al­gu­nos de sus vitales de­re­chos ci­vi­les y po­lí­ti­cos.

Pe­ro ¿es nueva esa si­tua­ción? No. Es una in­ca­pa­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal re­cu­rren­te. En 2017 las au­to­ri­da­des de Re­nap ad­mi­tie­ron que ha­bía 600,000 tar­je­tas sin im­pri­mir.

El di­rec­to­rio de Re­nap es un en­te ofi­cial que po­see la me­jor ca­pa­ci­dad de ges­tión por es­tar in­te­gra­do con un ma­gis­tra­do del Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral, un re­pre­sen­tan­te del Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca y el ministro de Go­ber­na­ción.

En otras pa­la­bras, en el Re­nap es­tá to­do el po­der po­lí­ti­co de la Na­ción, el que dis­po­ne có­mo re­cau­dar y gas­tar el di­ne­ro de los con­tri­bu­yen­tes más los in­gre­sos ex­tra­or­di­na­rios.

¿Có­mo jus­ti­fi­car en­ton­ces, eso de que al Re­nap no le en­tre­gan su­fi­cien­te di­ne­ro?

La idea de un po­si­ble frau­de —fal­ta pro­bar­lo— na­ce con el re­cien­te cen­so ge­ne­ral de po­bla­ción. Los en­cues­ta­do­res to­ca­ban a la puer­ta de una vi­vien­da, pe­dían el nom­bre del je­fe de familia, el de la es­po­sa, los de los hi­jos y has­ta allí to­do es ex­pli­ca­ble. Pe­ro, ade­más, pe­dían el nú­me­ro del DPI de ca­da per­so­na, los nom­bres com­ple­tos de to­dos los ha­bi­tan­tes del in­mue­ble y los números te­le­fó­ni­cos. ¿Para qué esos úl­ti­mos da­tos?

Aho­ra los gua­te­mal­te­cos han que­da­do iden­ti­fi­ca­dos en los lis­ta­dos del cen­so y ¿re­ci­bi­rán tar­je­tas pre­fe­ren­te­men­te los que fi­gu­ren co­mo afi­lia­dos a de­ter­mi­na­dos par­ti­dos?

Lo del frau­de elec­to­ral es una fan­ta­sía ne­gra. No me lo creo. Pe­ro, en Gua­te­ma­la hay fan­ta­sías in­creí­bles, que se con­vier­ten en reali­dad. Al­gu­nas de ellas es­tán sien­do des­ve­la­das es­tos días en un tri­bu­nal de jus­ti­cia de Nueva York, don­de en un pro­ce­so por nar­co­trá­fi­co se ha men­cio­na­do a Gua­te­ma­la y a al­gu­nos can­di­da­tos pre­si­den­cia­les.

Fan­ta­sía im­po­si­ble de creer ¿ver­dad? Pe­ro, ahí es­tá. Es real.

Gua­te­ma­la es un país don­de miles de per­so­nas no son iden­ti­fi­ca­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.