Tradición y sa­bor

La chef y re­pos­te­ra Ma­ría Est­her de Ruiz ha crea­do por más de tres dé­ca­das na­ci­mien­tos en azú­car.

Prensa Libre - - Perspectiva - Por An­drea Ju­mi­que bue­na­vi­[email protected]­sa­li­bre.com.gt

Chef y re­pos­te­ra Ma­ría Est­her de Ruiz se ha es­pe­cia­li­za­do a lo lar­go de 20 años en ela­bo­rar na­ci­mien­tos de azú­car.

Lue­go de vi­vir tres años en Mé­xi­co, en don­de estudió Re­pos­te­ría, Pa­na­de­ría, Pas­ti­lla­je y De­co­ra­ción de pas­te­les, Ma­ría Est­her de Ruiz re­gre­só a Gua­te­ma­la en di­ciem­bre de 1983. Al dar­se cuen­ta de que en ese año no te­nía pe­se­bre para po­ner de­ba­jo del ár­bol na­vi­de­ño, de­ci­dió ha­cer­lo con azú­car, ya que te­nía la ins­pi­ra­ción del pas­ti­lla­je me­xi­cano.

“Me di cuen­ta de que so­lo era cues­tión de po­ner las ma­nos a tra­ba­jar, por­que el arte y la téc­ni­ca ya la sa­bía. En­ton­ces, lla­mé a mis ni­ños, que te­nían en­tre 3 y 6 años, y lo hi­ci­mos”, recuerda Ruiz.

Después de esa oca­sión, la gua­te­mal­te­ca abrió una aca­de­mia de re­pos­te­ría con el fin de po­ner en prác­ti­ca los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos, y va­rias per­so­nas la con­tac­ta­ron para que les im­par­tie­ra cla­ses. Des­de ese mo­men­to, ha di­ri­gi­do la rea­li­za­ción de apro­xi­ma­da­men­te mil 750 na­ci­mien­tos en azú­car que han si­do ex­pues­tos en di­fe­ren­tes cen­tros co­mer­cia­les, co­le­gios y mu­seos. Ade­más, ha com­par­ti­do sus co­no­ci­mien­tos en ta­lle­res im­par­ti­dos a aman­tes de la re­pos­te­ría.

LI­GA­DO A LA CUL­TU­RA

Du­ran­te 35 años con­se­cu­ti­vos ha or­ga­ni­za­do la ex­po­si­ción de Na­ci­mien­tos

en azú­car, que sus alum­nos lle­van a ca­bo en el ta­ller que im­par­te. “Es­to (la ex­po­si­ción) se ha vuel­to una tradición. In­clu­so, mu­chos me lla­man la ‘Se­ño­ra del azú­car’, por­que plas­mé en el arte la in­quie­tud de man­te­ner una tradición gua­te­mal­te­ca, de man­te­ner una cos­tum­bre en la familia de unir­se en es­ta épo­ca de amor y paz”, di­ce Ruiz.

Ade­más, por me­dio de es­tos pro­yec­tos ha pro­mo­vi­do la cul­tu­ra y el arte na­cio­nal. Ha­ce va­rios años or­ga­ni­zó el pro­yec­to Gua­te­ma­la en azú­car, que con­sis­tió en crear pe­se­bres en los que los per­so­na­jes te­nían tra­jes tra­di­cio­na­les de Quet­zal­te­nan­go, Co­bán, Qui­ché y Ama­titlán.

El prin­ci­pal le­ga­do que Ruiz ha que­ri­do de­jar con es­ta pro­fe­sión es de­mos­trar­le a la mu­jer gua­te­mal­te­ca que es ca­paz de ha­cer arte con tan so­lo mol­dear el azú­car. Ade­más, de que to­das las mu­je­res es­tán ca­pa­ci­ta­das para ins­pi­rar­se y ha­cer obras de arte que al fi­nal les pue­de ser­vir para ge­ne­rar in­gre­sos eco­nó­mi­cos que les ga­ran­ti­cen una me­jor ca­li­dad de vi­da.

“Qui­sie­ra que es­ta tradición de ha­cer na­ci­mien­tos en azú­car nun­ca mue­ra. Que una em­pre­sa o al­gu­na de mis alum­nas se en­car­gue de con­ti­nuar con el tra­ba­jo, por­que es al­go pro­pio de Gua­te­ma­la y que mu­chas per­so­nas es­pe­ran para es­ta épo­ca”, se­ña­la.

PRO­CE­SO DE­LI­CA­DO

Ruiz ex­pli­ca que los ma­te­ria­les bá­si­cos para crear un be­lén son: azú­car glas, ge­la­ti­na sin sa­bor, glu­co­sa y mai­ce­na. La mez­cla de es­tos ingredientes for­ma el pas­ti­lla­je. Ade­más, se pue­de agre­gar al­gu­nas go­tas de esen­cia de li­món y co­lo­ran­te ve­ge­tal para co­lo­rear. La ex­per­ta in­di­ca que es in­dis­pen­sa­ble te­ner el equi­po ne­ce­sa­rio para dar­le for­ma a ca­da fi­gu­ra. Se ne­ce­si­tan mol­des de re­si­na, cor­ta­do­res de me­tal, re­pu­ja­do­res de ace­ta­to y ro­di­llos es­pe­cia­li­za­dos de plás­ti­cos.

Para de­co­rar y dar ar­mo­nía al na­ci­mien­to se pue­de uti­li­zar azú­car de pa­ne­la, pa­sas, anisi­llo de co­lo­res, azú­car mo­re­na, mal­va­vis­cos, ca­cahue­tes, al­men­dras, co­co ra­lla­do, ga­lle­tas y flo­res he­chas de ingredientes ve­ge­ta­les.

El pri­mer pa­so es rea­li­zar una ima­gen del na­ci­mien­to para crear la es­truc­tu­ra. Es de­cir, el hue­so del per­so­na­je. Lue­go que esa ca­pa ya es­tá se­ca, se pro­ce­de a ves­tir­lo con la pri­me­ra ca­pa. Después se ha­ce una se­gun­da ca­pa de ves­tua­rio, en don­de se co­lo­ca la ves­ti­men­ta de acuer­do con las ca­rac­te­rís­ti­cas de la épo­ca; por ejem­plo, man­tos o ga­ba­nes. Por úl­ti­mo, se pro­ce­de a pin­tar y ma­qui­llar. To­da la pie­za se ha­ce con pas­ti­lla­je, ca­pa por ca­pa.

El tiem­po apro­xi­ma­do para ela­bo­rar un pe­se­bre com­ple­to es de dos me­ses si se re­ci­be un ta­ller a la se­ma­na. Sin em­bar­go, es po­si­ble ter­mi­nar­lo en una se­ma­na si se de­di­ca mí­ni­mo dos ho­ras al día para crear las pie­zas prin­ci­pa­les.

FO­TO PREN­SA LI­BRE: ÉRICK ÁVI­LA

FO­TOS PREN­SA LI­BRE: ÉRICK ÁVI­LA

FO­TO PREN­SA LI­BRE: ÉRICK ÁVI­LA

La chef y re­pos­te­ra Ma­ría Est­her de Ruiz mues­tra un na­ci­mien­to na­vi­de­ño crea­do to­tal­men­te con pas­ti­lla­je.

Es­ta es una de las pie­zas de la ex­hi­bi­ción Na­ci­mien­tos en azú­car, or­ga­ni­za­da por Arte Decorativo del Azú­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.