Una ad­mi­nis­tra­ción con el ma­yor re­tro­ce­so

Prensa Libre - - Perspectiva -

Has­ta aho­ra nin­gún go­bierno ha he­cho de la co­rrup­ción el te­ma de pri­mer or­den en una agen­da de Es­ta­do. Por el con­tra­rio, la ma­yo­ría de pre­si­den­tes de la era de­mo­crá­ti­ca han que­da­do mar­ca­dos por una con­duc­ta in­mo­ral, al ex­tre­mo de ter­mi­nar en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos o tras las re­jas.

Des­de la re­ins­tau­ra­ción de la de­mo­cra­cia, una de las peo­res ges­tio­nes ha­bía si­do la en­ca­be­za­da por la du­pla for­ma­da por Ot­to Pé­rez Mo­li­na y Ro­xa­na Bal­det­ti, pe­ro los ac­tua­les man­da­ta­rios, Jimmy Mo­ra­les y Ja­feth Cabrera, pa­sa­rán la his­to­ria por ha­ber en­tor­pe­ci­do los es­fuer­zos por com­ba­tir la co­rrup­ción y por ha­ber­le abierto las puer­tas a las ma­fias de cue­llo blan­co.

Le­jos de pre­sen­tar al­gún mé­ri­to en el com­ba­te de la co­rrup­ción, mu­chos de los in­te­gran­tes de es­te go­bierno car­ga­rán con el se­llo de ha­ber lle­va­do a ni­ve­les in­con­ce­bi­bles sus es­fuer­zos por des­ba­ra­tar los avan­ces con­tra ese fla­ge­lo. Can­ce­lar el acuer­do para la con­ti­nui­dad de la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la y prohi­bir­le el in­gre­so a su ti­tu­lar, Iván Ve­lás­quez, es un es­tig­ma que ha mar­ca­do a es­ta ad­mi­nis­tra­ción.

En esos es­fuer­zos aflo­ró in­clu­so el po­co cri­te­rio de quie­nes to­ma­ron la ini­cia­ti­va de uti­li­zar vehícu­los mi­li­ta­res do­na­dos por Es­ta­dos Uni­dos para in­ti­mi­dar a la se­de di­plo­má­ti­ca de ese país acre­di­ta­da en Gua­te­ma­la y con­tra la ofi­ci­na de Na­cio­nes Uni­das en­car­ga­da de com­ba­tir las ma­fias in­crus­ta­das en el Es­ta­do, una ac­ción de la que mu­chos se arre­pen­ti­rán.

Al con­me­mo­rar­se un nue­vo Día In­ter­na­cio­nal con­tra la Co­rrup­ción, Gua­te­ma­la es uno de los paí­ses que más re­tro­ce­sos pue­de mos­trar a la ho­ra de ha­cer un ba­lan­ce, pues des­de las al­tas es­fe­ras de po­der se han for­ta­le­ci­do las es­truc­tu­ras que tie­nen so­me­ti­do al Es­ta­do. Una con­duc­ta re­pu­dia­ble, al ex­tre­mo de ha­cer inope­ran­tes a mu­chas ins­ti­tu­cio­nes o de ins­tru­men­ta­li­zar otras para aco­sar a quie­nes res­pal­dan el com­ba­te de la in­mo­ra­li­dad.

Esos re­tro­ce­sos mos­tra­dos en la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción han pro­vo­ca­do una per­ma­nen­te vi­gi­lan­cia de con­gre­sis­tas de Es­ta­dos Uni­dos so­bre lo que ocu­rre en Gua­te­ma­la, co­mo la nue­va car­ta que va­rios in­te­gran­tes de la Co­mi­sión de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res del Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se en­via­ron al se­cre­ta­rio de Es­ta­do para re­que­rir, de nue­vo, de­ta­lles con­cre­tos so­bre el uso de vehícu­los mi­li­ta­res por par­te del go­bierno gua­te­mal­te­co para me­ro­dear en se­des di­plo­má­ti­cas.

Esas y otras ac­cio­nes no ter­mi­na­rán mien­tras en Gua­te­ma­la se si­ga cre­yen­do que la co­rrup­ción tie­ne al­gu­na via­bi­li­dad, por­que su im­pac­to ha tras­cen­di­do fron­te­ras y la in­dig­na­ción se ha ge­ne­ra­li­za­do en­tre di­plo­má­ti­cos y po­lí­ti­cos de otros paí­ses. A ellos se unen millones de gua­te­mal­te­cos har­tos de ver un des­fi­le de in­mo­ra­li­dad en los tres po­de­res del Es­ta­do.

En los tri­bu­na­les, en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en la in­efi­cien­cia ad­mi­nis­tra­ti­va y en la con­duc­ta de mu­chos sec­to­res de po­der se si­gue per­ci­bien­do un am­bien­te fa­vo­ra­ble a las prác­ti­cas co­rrup­tas, mien­tras las fuer­zas de se­gu­ri­dad se mues­tran in­ca­pa­ces de de­te­ner una nue­va y es­pe­luz­nan­te ola de vio­len­cia, co­mo lo evi­den­cia la atroz muer­te del ex­dipu­tado Joa­quín Hum­ber­to Bra­ca­mon­te Már­quez y su es­po­sa, Zul­ma Vyan­ka Su­bi­lla­ga Du­bón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.