El ci­clo na­vi­de­ño y sus tra­di­cio­nes

Prensa Libre - - Opinión - CON OTRA MI­RA­DA Jo­sé Ma­ría Ma­ga­ña jm­ma­ga­na­jua­[email protected]

En el mundo cris­tiano, el ci­clo na­vi­de­ño ini­cia con el sa­gra­do tiem­po de Ad­vien­to, del la­tín “ad­ven­tus”, ad­ve­ni­mien­to o lle­ga­da: tiem­po de pre­pa­ra­ción para el na­ci­mien­to de Je­sús, que re­pre­sen­ta los más de cua­tro mil años que los an­ti­guos es­pe­ra­ron la lle­ga­da del Me­sías. Co­mien­za el do­min­go más cer­cano a la fies­ta de San An­drés (30Nov), es de­cir, en­tre el 27Nov y 3Dic; abar­ca tres se­ma­nas com­ple­tas y par­te de la cuar­ta. Se clau­su­ra el 24Dic con una so­lem­ne vi­gi­lia que en la li­tur­gia y pri­mer re­pi­que de cam­pa­nas es­ta­lla en la Mi­sa del Ga­llo, con el can­to de los án­ge­les: ¡Glo­ria a Dios en las al­tu­ras, y en la tie­rra paz a los hom­bres de bue­na vo­lun­tad! Es una tra­di­ción que re­sa­le al ini­cio o me­dia­dos del si­glo V.

Para los gua­te­mal­te­cos, re­li­gio­sos o lai­cos, el ci­clo es­tá aso­cia­do con el fin del pe­río­do es­co­lar a me­dia­dos de oc­tu­bre; la ce­le­bra­ción del Día de To­dos los San­tos el 1Nov, la lle­ga­da de los vien­tos del nor­te, y la cos­tum­bre de vo­lar ba­rri­le­tes jun­to a la pre­pa­ra­ción y de­gus­ta­ción del ex­qui­si­to fiam­bre, re­cor­dan­do a los se­res que­ri­dos que nos le­ga­ron edu­ca­ción, cultura y tra­di­cio­nes. Se­gún nues­tros cálcu­los, el ci­clo ini­cia con la Que­ma del Dia­blo en fo­ga­tas que los ve­ci­nos ha­cen la tar­de del 7Dic, vís­pe­ra de la ce­le­bra­ción de la Vir­gen de la Con­cep­ción, que triun­fa so­bre el ma­ligno.

En el ba­rrio La Con­cep­ción, de An­ti­gua Gua­te­ma­la, des­de los años 90 se ins­tau­ró la tra­di­ción de ha­cer una sola fo­ga­ta, con un sa­ta­nás a es­ca­la na­tu­ral, ex­pues­to des­de días an­tes fren­te a la fuen­te de Las De­li­cias, cu­ya ca­li­dad es­cul­tó­ri­ca po­ne de ma­ni­fies­to la tra­di­ción ar­te­sa­nal de sus ve­ci­nos. Al igual que la efi­gie de Ju­das del Sá­ba­do de Glo­ria, es un me­dio de ex­pre­sión po­pu­lar para cri­ti­car a al­gún ve­cino o au­to­ri­dad. En es­ta opor­tu­ni­dad el cha­mu­co tu­vo la fi­so­no­mía del Te­mi­ble Iván, en­car­ga­do de la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal Con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la (Ci­cig).

Los efec­tos de la Co­mi­sión a car­go del doc­tor Iván Ve­lás­quez, so­bre la in­ves­ti­ga­ción de la exis­ten­cia de cuer­pos ile­ga­les y apa­ra­tos clan­des­ti­nos de se­gu­ri­dad vin­cu­la­dos con fun­cio­na­rios del Es­ta­do, su des­ar­ti­cu­la­ción y per­se­cu­ción pe­nal y san­cio­nes por los de­li­tos co­me­ti­dos tie­nen a bue­na par­te de la po­bla­ción en as­cuas. Y no es para me­nos.

En abril de 2015, la Co­mi­sión pu­so al des­cu­bier­to es­truc­tu­ras de­di­ca­das al sa­queo del Es­ta­do, na­da me­nos que a car­go del pre­si­den­te y la vi­ce­pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca, en cu­ya tra­ma sur­gie­ron fun­cio­na­rios, po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios de to­da cla­se. El pue­blo ac­tuó de in­me­dia­to. Des­de el sá­ba­do 25 has­ta sep­tiem­bre de ese año se dio el fe­nó­meno de las ma­ni­fes­ta­cio­nes de­no­mi­na­das de La Pla­za, en Gua­te­ma­la y otras ciu­da­des, que pro­vo­có la re­nun­cia de am­bos “dig­na­ta­rios”, su en­car­ce­la­ción y en­jui­cia­mien­to.

La reac­ción de los in­vo­lu­cra­dos —fun­cio­na­rios, po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios— ha ge­ne­ra­do con­di­cio­nes pú­bli­cas que en­som­bre­cen el es­pí­ri­tu na­vi­de­ño, pe­se al in­ten­to co­mer­cial por im­pul­sar ven­tas que en otros tiem­pos y con­di­cio­nes cau­sa­ban el efec­to es­pe­ra­do, cuan­do la gen­te es­ta­ba dis­pues­ta a en­deu­dar­se por sa­tis­fa­cer otra tra­di­ción.

De ahí que para la ce­le­bra­ción de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción del día de hoy, el de­mo­nía­co Iván de la vís­pe­ra se ma­ni­fes­tó así:

“Lle­gó la ho­ra de en­tre­gar la guayaba “A mi pue­blo que­ri­do un con­se­jo le doy: Ten­gan cui­da­do… mu­cho ojo, “pue­den ha­ber aca­rrea­dos pe­ro ya los te­ne­mos aco­rra­la­dos”.

“Un con­se­jo para mis ami­gos la­gar­tos: Par­ti­ci­pen. Pi­dan pis­to, pe­ro “que no sea ilí­ci­to. Yo lo úni­co que les pue­do dar: Va­ca­cio­nes en el “bo­te o una vi­da ca­lu­ro­sa en el In­fierno”.

En es­ta opor­tu­ni­dad el cha­mu­co tu­vo la fi­so­no­mía del Te­mi­ble Iván, en­car­ga­do de la Ci­cig.

¡Fe­liz ci­clo na­vi­de­ño!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.