Es­ta­do de de­re­cho y de­re­chos hu­ma­nos

La im­par­cia­li­dad de un sis­te­ma de jus­ti­cia fortalece el Es­ta­do de de­re­cho.

Prensa Libre - - Opinión - PLU­MA IN­VI­TA­DA Dra. Bär­bel Ko­fler *

Ha­ce quin­ce años, el 9 de di­ciem­bre de 2003, se fir­mó en la ciudad me­xi­ca­na de Mé­ri­da el pri­mer acuer­do in­ter­na­cio­nal vin­cu­lan­te para la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, la Con­ven­ción de las Na­cio­nes Uni­das con­tra la Co­rrup­ción (Un­cac). Des­de en­ton­ces, el 9 de di­ciem­bre se ce­le­bra en to­do el mundo el Día In­ter­na­cio­nal con­tra la Co­rrup­ción. Su pro­pó­si­to es re­cor­dar no so­lo a los Es­ta­dos con­tra­tan­tes sino tam­bién a ca­da per­so­na que os­ten­te una res­pon­sa­bi­li­dad, en ma­yor o me­nor gra­do, en los ám­bi­tos de la po­lí­ti­ca, la eco­no­mía y la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, y a las ciu­da­da­nas y los ciu­da­da­nos la ne­ce­si­dad de la lu­cha con­tra la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad.

La jus­ti­cia in­de­pen­dien­te es uno de los pi­la­res del Es­ta­do de de­re­cho de­mo­crá­ti­co y, por lo tan­to, ga­ran­te de los de­re­chos eco­nó­mi­cos, so­cia­les y cul­tu­ra­les exi­gi­bles. To­das las ciu­da­da­nas y to­dos los ciu­da­da­nos, así co­mo la po­lí­ti­ca y la eco­no­mía, de­ben po­der con­fiar en su im­par­cia­li­dad. Al te­ner el mis­mo ac­ce­so a la jurisprudencia, ca­da in­di­vi­duo pue­de, in­de­pen­dien­te­men­te de su ori­gen, gé­ne­ro, re­li­gión, etc., es­tar se­gu­ro de que se­rá es­cu­cha­do, de ma­ne­ra im­par­cial y so­bre la ba­se de las le­yes vi­gen­tes. A la vez, se alien­ta a la so­cie­dad ci­vil para po­ner to­do su em­pe­ño en fa­vor de la apli­ca­ción de las re­for­mas ne­ce­sa­rias y del cam­bio so­cial.

Asi­mis­mo, otro im­pac­to fa­vo­ra­ble del Es­ta­do de de­re­cho de­mo­crá­ti­co con­sis­te en que es­te pro­por­cio­na un mar­co con­fia­ble para la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Con ello fa­vo­re­ce las in­ver­sio­nes y el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, ase­gu­ran­do al mis­mo tiem­po que los in­tere­ses eco­nó­mi­cos no pon­gan en ries­go o vio­len los de­re­chos de otros gru­pos so­cia­les. De es­ta ma­ne­ra pue­de con­ver­tir­se en la ba­se para un desa­rro­llo eco­nó­mi­co sos­te­ni­ble que be­ne­fi­cie a to­dos los gru­pos de la po­bla­ción. Sin em­bar­go, para el eje­cu­ti­vo y el le­gis­la­ti­vo el Es­ta­do de de­re­cho es un es­tí­mu­lo y un re­cor­da­to­rio para pro­ce­der con­for­me a la ley y la cons­ti­tu­ción. Al pro­mo­ver una cla­ra di­vi­sión de po­de­res, un par­la­men­to cons­cien­te y un sis­te­ma ju­di­cial in­de­pen­dien­te tie­nen la im­por­tan­te ta­rea de de­fen­der los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de la de­mo­cra­cia y opo­ner­se con fir­me­za a los in­ten­tos de so­ca­var la so­cie­dad por par­te de ac­to­res co­rrup­tos en las ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les.

La ad­he­sión de El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la y Hon­du­ras a la Con­ven­ción de las Na­cio­nes Uni­das con­tra la Co­rrup­ción so­la­men­te pue­de ser un pri­mer pa­so en la lu­cha con­tra es­truc­tu­ras gu­ber­na­men­ta­les que si­guen sien­do in­fil­tra­das por la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad. En los tres paí­ses es ur­gen­te ac­tuar con de­ci­sión con­tra es­tos ma­les so­cia­les, pues am­bos ero­sio­nan el Es­ta­do de de­re­cho, de­bi­li­tan el sis­te­ma de jus­ti­cia y pri­van a la so­cie­dad de los re­cur­sos ne­ce­sa­rios para in­ver­tir en pro­yec­tos de in­te­rés pú­bli­co, por ejem­plo, en es­cue­las, hos­pi­ta­les o vi­vien­das so­cia­les. La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal es­tá dis­pues­ta a apo­yar to­dos los es­fuer­zos en es­ta di­rec­ción. Lo que ne­ce­si­ta­mos, y no siem­pre per­ci­bi­mos, es la ne­ce­sa­ria vo­lun­tad po­lí­ti­ca para lo­grar un cam­bio po­si­ti­vo. Pues, des­de mi pun­to de vis­ta, hay ra­zo­nes su­fi­cien­tes para pro­lon­gar el man­da­to de la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la (Ci­cig), res­pal­da­da por las Na­cio­nes Uni­das, has­ta que su la­bor ha­ya con­clui­do del to­do. La ma­yor prio­ri­dad de­be­ría ser vol­ver a es­ta­ble­cer la con­fian­za del pro­pio pue­blo en el Es­ta­do, rom­pien­do las es­truc­tu­ras cri­mi­na­les, ile­ga­les y co­rrup­tas, in­clu­so en las pro­pias fi­las.

En El Sal­va­dor, la Fis­ca­lía Ge­ne­ral, ba­jo el man­do de su ti­tu­lar, Dou­glas Meléndez, es­tá pro­ce­dien­do con com­pro­mi­so y co­ra­je con­tra la co­rrup­ción, y no re­tro­ce­de an­te el con­flic­to con las éli­tes in­vo­lu­cra­das en la co­rrup­ción. Re­sul­ta alen­ta­dor ob­ser­var que la Fis­ca­lía Ge­ne­ral, con el apo­yo de jue­ces y la apro­ba­ción de la po­bla­ción, ha lo­gra­do po­ner fin a la im­pu­ni­dad de an­te­rio­res pre­si­den­tes. Con ello emi­te la im­por­tan­te se­ñal a la po­bla­ción de que la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de El Sal­va­dor es­tá de­ci­di­da a ha­cer va­ler el de­re­cho y la ley.

La Mi­sión de Apo­yo con­tra la Co­rrup­ción y la Im­pu­ni­dad en Hon­du­ras (Mac­cih), aus­pi­cia­da por la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), es­tá li­bran­do una lu­cha di­fí­cil con­tra la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad y, a pe­sar de gran re­sis­ten­cia, de­fien­de fir­me­men­te la cons­ti­tu­ción de un sis­te­ma ju­di­cial trans­pa­ren­te y con­fia­ble.

La la­bor de la Ci­cig y la Mac­cih, que tie­nen que im­po­ner­se a múl­ti­ples re­sis­ten­cias po­lí­ti­cas y so­cia­les, en­vía a las so­cie­da­des ci­vi­les de los paí­ses en cues­tión el men­sa­je de que no hay que acep­tar la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad co­mo al­go inevi­ta­ble. El re­co­no­ci­mien­to de los es­fuer­zos de am­bas co­mi­sio­nes a ni­vel mun­dial se re­fle­ja en el he­cho de que el Co­mi­sio­na­do de la Ci­cig, Iván Ve­lás­quez, y la ex Fiscala Ge­ne­ral de Gua­te­ma­la, Thel­ma Aldana, re­ci­bie­ran la dis­tin­ción del “Pre­mio No­bel Al­ter­na­ti­vo” en Es­to­col­mo el pa­sa­do 23 de no­viem­bre. La la­bor de la Ci­cig en Gua­te­ma­la lle­vó a va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes pe­na­les muy so­na­das, in­clu­so en las más al­tas es­fe­ras po­lí­ti­cas. Las dos co­mi­sio­nes re­pre­sen­tan a to­dos los ac­to­res que lu­chan por un Es­ta­do de de­re­cho fuer­te, a es­ca­la nacional e in­ter­na­cio­nal, con gran va­lor y a me­nu­do sin re­pa­rar en su pro­pia se­gu­ri­dad per­so­nal.

La De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de De­re­chos Hu­ma­nos, con la cual el 10 de di­ciem­bre ha­ce se­ten­ta años las Na­cio­nes Uni­das sen­ta­ron las ba­ses para la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos a ni­vel in­ter­na­cio­nal, ya exi­ge en su preám­bu­lo “que los de­re­chos hu­ma­nos sean pro­te­gi­dos por un ré­gi­men de De­re­cho”. No obs­tan­te, siem­pre que los Go­bier­nos fra­ca­san y el Es­ta­do en lu­gar de ser ga­ran­te de los de­re­chos hu­ma­nos se con­vier­te en su ma­yor enemi­go, la so­cie­dad ci­vil es­tá lla­ma­da a exi­gir los de­re­chos fun­da­men­ta­les ga­ran­ti­za­dos para una exis­ten­cia dig­na. Por es­ta ra­zón quie­ro ma­ni­fes­tar mi es­pe­cial agra­de­ci­mien­to a los miem­bros de las co­mi­sio­nes men­cio­na­das. Pe­ro asi­mis­mo lo ha­go ex­ten­si­vo a to­das las per­so­nas y or­ga­ni­za­cio­nes com­pro­me­ti­das que abo­gan con va­len­tía por la lu­cha con­tra la im­pu­ni­dad. Es alen­ta­dor que las so­cie­da­des ci­vi­les res­pal­den a es­tas per­so­nas, las apo­yen y les trans­mi­tan de es­te mo­do que ha ca­la­do un im­por­tan­te men­sa­je: el “no” vehe­men­te a la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad.

La ob­ser­van­cia del de­re­cho y la ga­ran­tía de los de­re­chos hu­ma­nos se en­cuen­tran ame­na­za­das por la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad y de­ben ser de­fen­di­das con los me­dios pro­pios de un só­li­do Es­ta­do de de­re­cho de­mo­crá­ti­co. El Día In­ter­na­cio­nal con­tra la Co­rrup­ción quie­re re­cor­dar­nos es­to ca­da año y alen­tar­nos a con­ti­nuar nues­tro com­pro­mi­so en pro del Es­ta­do de de­re­cho y los de­re­chos hu­ma­nos.

* De­le­ga­da del Go­bierno Fe­de­ral para la Po­lí­ti­ca de De­re­chos Hu­ma­nos y la Ayu­da Hu­ma­ni­ta­ria en el Mi­nis­te­rio

Fe­de­ral de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res.

La co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad ero­sio­nan la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y li­mi­tan la in­ver­sion en pro­yec­tos de be­ne­fi­cio so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.