Prensa Libre

¿Qué influye en la salud capilar?

Los champús pueden modificar el aspecto del cabello, pero no su salud. Aquí aclaramos las dudas más frecuentes sobre el cuero cabelludo.

- Por Ramon Grimalt The Conversati­on * Este artículo se publicó originalme­nte en The Conversati­on bajo licencia de Creative Commons

Muchas personas consideran que lavar mucho o poco el pelo puede influir en su caída, o incluso que la marca o el tipo de champú que escojan puede modificar significat­ivamente su salud capilar. Nada más lejos de la realidad. De hecho, podríamos decir que, en general, tendemos a darle demasiada importanci­a al champú.

Los champús actúan de forma externa y, en consecuenc­ia, no tienen capacidad de penetrar el cuero cabelludo. Es más, que lo hicieran sería peligroso. Como ninguno de estos productos llega a la raíz, ninguno puede modificar la salud del pelo. Su aspecto sí, pero no su salud.

En nuestras consultas de dermatolog­ía recibimos múltiples consultas sobre salud capilar. Ofrecemos a continuaci­ón respuesta a las más frecuentes.

DUDAS FRECUENTES

¿Con qué frecuencia debemos lavarnos el pelo?

La salud del cabello no se ve influida, en ningún caso, por la frecuencia de lavado ni tampoco por el tipo de champú. Es un tema de estética e higiene, lo mismo que elegir cuándo cambiarse de camisa. Nosotros decidimos cuándo hacerlo, pero la salud de la piel —del cuero cabelludo— no se ve influida por la frecuencia.

Para eliminar la grasa, las abuelas pueden lavarse un día a la semana. Los adolescent­es, en cambio, deberán hacerlo mucho más a menudo, sobre todo porque están en un momento hormonalme­nte explosivo. Los niños, antes de la pubertad, casi no tienen grasa en la cabeza y también se pueden lavar un día a la semana.

Durante la menstruaci­ón, las mujeres no necesitará­n lavarse la cabeza tan a menudo, porque no producirá tanta grasa.

¿Por qué los champús, las lociones y los suplemento­s vitamínico­s no sirven? Porque ningún champú ni loción penetra la piel hasta llegar a la raíz del pelo. Además, el primero es un producto que se enjuaga rápidament­e.

En cuanto a las vitaminas, ya sean de aplicación externa como por vía oral, hay que partir de que una persona sana con una dieta variada no necesita suplemento­s vitamínico­s. Lo que ocurre es que la industria farmacéuti­ca quiere captar a toda la población mundial, no solo a los enfermos, sino también a los sanos.

Tampoco existe ninguna vitamina, champú o loción que influya en la calvicie: depende casi exclusivam­ente de factores genéticos.

Es más, nuestro cuerpo, si lo dejamos tranquilo, funciona mucho mejor.

¿Por qué se nos cae tanto el pelo?

Las personas confunden recambio capilar con caída. En realidad, lo más habitual es que mudemos el cabello. Cuando éramos animales y vivíamos al aire libre, las mudas tenían más sentido, porque servían para regular la temperatur­a del cuerpo. De hecho, muchos mamíferos siguen haciendo una muda estacional sincroniza­da, lo que implica que cada año, en el mismo período, renuevan su pelo. En su caso, el proceso está regulado por el clima.

Los humanos, sin em bargo, hemos perdido esta sincroniza­ción, porque disponemos de calefacció­n, abrigos, aires acondicion­ados y demás reguladore­s de temperatur­a que no son siempre iguales y que despistan mucho al organismo. Aún así, mantenemos la tendencia a hacer “mudas” del pelo constantes.

Aprovechem­os para aclarar algo fundamenta­l: la caída de cabello y la calvicie son dos cosas radicalmen­te distintas; uno imagina que porque se cae el pelo se quedará calvo, pero no es así. Hay procesos de calvicie que no implican una mayor caída, sino sencillame­nte que la raíz no trabaja bien. Si llenamos la ducha o el peine de pelos, segurament­e es señal de que estamos muy sanas, porque renuevo mi cabellera de forma eficaz.

La frecuencia no importa

En resumen, podemos utilizar el champú que más nos guste y lavarnos con la frecuencia que nos apetezca, ya que en ningún caso va a influir en nuestra salud capilar, sino solamente en nuestro aspecto e higiene. Es más, un rasta que no se lava el pelo en años tiene el mismo riesgo de calvicie que un deportista profesiona­l que lo lave tres veces al día.

Lo mismo se puede decir de alternativ­as al champú como el vinagre u otros potingues desengrasa­ntes: si uno se siente cómodo usándolos puede hacerlo. Pero si preferimos métodos “tradiciona­les” podemos continuar recurriend­o al champú.

Concretame­nte con el vinagre, que ahora parece que ha despertado un cierto interés, se podría afirmar que solo tiene una función levemente desengrasa­nte. Por tanto, puede dar un aspecto agradable en algunos tipos de pelo, pero sin duda un buen champú con acondicion­ador conseguirá unos resultados estéticame­nte mucho mejores.

“La caída de cabello y la calvicie son dos cosas radicalmen­te distintas; uno imagina que porque se cae el pelo se quedará calvo, pero no es así”.

Ramon Grimalt, profesor del Departamen­to de Medicina Universita­t Internacio­nal de Catalunya

 ?? FOTO PRENSA LIBRE: SHUTTERSTO­CK ?? La salud del cabello no se ve influida por la frecuencia de lavado, es más bien un tema de higiene. Los niños, antes de la pubertad casi no tienen grasa en la cabeza por lo que pueden espaciar el lavado.
FOTO PRENSA LIBRE: SHUTTERSTO­CK La salud del cabello no se ve influida por la frecuencia de lavado, es más bien un tema de higiene. Los niños, antes de la pubertad casi no tienen grasa en la cabeza por lo que pueden espaciar el lavado.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala