¿Qué in­flu­ye en la sa­lud ca­pi­lar?

Los cham­pús pue­den mo­di­fi­car el as­pec­to del ca­be­llo, pe­ro no su sa­lud. Aquí acla­ra­mos las du­das más fre­cuen­tes so­bre el cue­ro ca­be­llu­do.

Prensa Libre - - Buena Vida - Por Ramon Gri­malt The Con­ver­sa­tion * Es­te ar­tícu­lo se pu­bli­có ori­gi­nal­men­te en The Con­ver­sa­tion ba­jo li­cen­cia de Crea­ti­ve Com­mons

Mu­chas per­so­nas con­si­de­ran que la­var mu­cho o po­co el pe­lo pue­de in­fluir en su caí­da, o in­clu­so que la mar­ca o el ti­po de cham­pú que es­co­jan pue­de mo­di­fi­car sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su sa­lud ca­pi­lar. Na­da más le­jos de la reali­dad. De he­cho, po­dría­mos de­cir que, en ge­ne­ral, ten­de­mos a dar­le de­ma­sia­da im­por­tan­cia al cham­pú.

Los cham­pús ac­túan de for­ma ex­ter­na y, en con­se­cuen­cia, no tie­nen ca­pa­ci­dad de pe­ne­trar el cue­ro ca­be­llu­do. Es más, que lo hi­cie­ran se­ría pe­li­gro­so. Co­mo nin­guno de es­tos pro­duc­tos lle­ga a la raíz, nin­guno pue­de mo­di­fi­car la sa­lud del pe­lo. Su as­pec­to sí, pe­ro no su sa­lud.

En nues­tras con­sul­tas de der­ma­to­lo­gía re­ci­bi­mos múl­ti­ples con­sul­tas so­bre sa­lud ca­pi­lar. Ofrecemos a con­ti­nua­ción res­pues­ta a las más fre­cuen­tes.

DU­DAS FRE­CUEN­TES

¿Con qué fre­cuen­cia de­be­mos la­var­nos el pe­lo?

La sa­lud del ca­be­llo no se ve in­flui­da, en nin­gún ca­so, por la fre­cuen­cia de la­va­do ni tam­po­co por el ti­po de cham­pú. Es un te­ma de es­té­ti­ca e hi­gie­ne, lo mis­mo que ele­gir cuán­do cam­biar­se de ca­mi­sa. No­so­tros de­ci­di­mos cuán­do ha­cer­lo, pe­ro la sa­lud de la piel —del cue­ro ca­be­llu­do— no se ve in­flui­da por la fre­cuen­cia.

Pa­ra eli­mi­nar la gra­sa, las abue­las pue­den la­var­se un día a la se­ma­na. Los ado­les­cen­tes, en cam­bio, de­be­rán ha­cer­lo mu­cho más a me­nu­do, so­bre to­do por­que es­tán en un mo­men­to hor­mo­nal­men­te ex­plo­si­vo. Los ni­ños, an­tes de la pu­ber­tad, ca­si no tie­nen gra­sa en la ca­be­za y tam­bién se pue­den la­var un día a la se­ma­na.

Du­ran­te la mens­trua­ción, las mu­je­res no ne­ce­si­ta­rán la­var­se la ca­be­za tan a me­nu­do, por­que no pro­du­ci­rá tan­ta gra­sa.

¿Por qué los cham­pús, las lo­cio­nes y los su­ple­men­tos vi­ta­mí­ni­cos no sir­ven? Por­que nin­gún cham­pú ni lo­ción pe­ne­tra la piel has­ta lle­gar a la raíz del pe­lo. Ade­más, el pri­me­ro es un pro­duc­to que se en­jua­ga rá­pi­da­men­te.

En cuan­to a las vitaminas, ya sean de apli­ca­ción ex­ter­na co­mo por vía oral, hay que par­tir de que una per­so­na sa­na con una die­ta va­ria­da no ne­ce­si­ta su­ple­men­tos vi­ta­mí­ni­cos. Lo que ocu­rre es que la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca quie­re cap­tar a to­da la po­bla­ción mun­dial, no so­lo a los en­fer­mos, sino tam­bién a los sa­nos.

Tam­po­co exis­te nin­gu­na vi­ta­mi­na, cham­pú o lo­ción que in­flu­ya en la cal­vi­cie: de­pen­de ca­si ex­clu­si­va­men­te de fac­to­res ge­né­ti­cos.

Es más, nues­tro cuer­po, si lo de­ja­mos tran­qui­lo, fun­cio­na mu­cho me­jor.

¿Por qué se nos cae tan­to el pe­lo?

Las per­so­nas con­fun­den re­cam­bio ca­pi­lar con caí­da. En reali­dad, lo más ha­bi­tual es que mu­de­mos el ca­be­llo. Cuan­do éra­mos ani­ma­les y vi­vía­mos al ai­re li­bre, las mu­das te­nían más sen­ti­do, por­que ser­vían pa­ra re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra del cuer­po. De he­cho, mu­chos ma­mí­fe­ros si­guen ha­cien­do una muda es­ta­cio­nal sin­cro­ni­za­da, lo que im­pli­ca que ca­da año, en el mis­mo pe­río­do, re­nue­van su pe­lo. En su ca­so, el pro­ce­so es­tá re­gu­la­do por el cli­ma.

Los hu­ma­nos, sin em bar­go, he­mos per­di­do es­ta sin­cro­ni­za­ción, por­que dis­po­ne­mos de ca­le­fac­ción, abri­gos, ai­res acon­di­cio­na­dos y de­más re­gu­la­do­res de tem­pe­ra­tu­ra que no son siem­pre igua­les y que des­pis­tan mu­cho al or­ga­nis­mo. Aún así, man­te­ne­mos la ten­den­cia a ha­cer “mu­das” del pe­lo cons­tan­tes.

Apro­ve­che­mos pa­ra acla­rar al­go fun­da­men­tal: la caí­da de ca­be­llo y la cal­vi­cie son dos co­sas ra­di­cal­men­te dis­tin­tas; uno ima­gi­na que por­que se cae el pe­lo se que­da­rá cal­vo, pe­ro no es así. Hay pro­ce­sos de cal­vi­cie que no im­pli­can una ma­yor caí­da, sino sen­ci­lla­men­te que la raíz no tra­ba­ja bien. Si lle­na­mos la du­cha o el pei­ne de pe­los, se­gu­ra­men­te es se­ñal de que es­ta­mos muy sa­nas, por­que re­nue­vo mi ca­be­lle­ra de for­ma efi­caz.

La fre­cuen­cia no im­por­ta

En re­su­men, po­de­mos uti­li­zar el cham­pú que más nos gus­te y la­var­nos con la fre­cuen­cia que nos ape­tez­ca, ya que en nin­gún ca­so va a in­fluir en nues­tra sa­lud ca­pi­lar, sino so­la­men­te en nues­tro as­pec­to e hi­gie­ne. Es más, un ras­ta que no se la­va el pe­lo en años tie­ne el mis­mo ries­go de cal­vi­cie que un de­por­tis­ta pro­fe­sio­nal que lo la­ve tres ve­ces al día.

Lo mis­mo se pue­de de­cir de al­ter­na­ti­vas al cham­pú co­mo el vi­na­gre u otros po­tin­gues des­en­gra­san­tes: si uno se sien­te có­mo­do usán­do­los pue­de ha­cer­lo. Pe­ro si pre­fe­ri­mos mé­to­dos “tra­di­cio­na­les” po­de­mos con­ti­nuar re­cu­rrien­do al cham­pú.

Con­cre­ta­men­te con el vi­na­gre, que aho­ra pa­re­ce que ha des­per­ta­do un cier­to in­te­rés, se po­dría afir­mar que so­lo tie­ne una fun­ción le­ve­men­te des­en­gra­san­te. Por tan­to, pue­de dar un as­pec­to agra­da­ble en al­gu­nos ti­pos de pe­lo, pe­ro sin du­da un buen cham­pú con acon­di­cio­na­dor con­se­gui­rá unos re­sul­ta­dos es­té­ti­ca­men­te mu­cho me­jo­res.

“La caí­da de ca­be­llo y la cal­vi­cie son dos co­sas ra­di­cal­men­te dis­tin­tas; uno ima­gi­na que por­que se cae el pe­lo se que­da­rá cal­vo, pe­ro no es así”.

Ramon Gri­malt, pro­fe­sor del De­par­ta­men­to de Me­di­ci­na Uni­ver­si­tat In­ter­na­cio­nal de Ca­ta­lun­ya

FO­TO PREN­SA LI­BRE: SHUTTERSTO­CK

La sa­lud del ca­be­llo no se ve in­flui­da por la fre­cuen­cia de la­va­do, es más bien un te­ma de hi­gie­ne. Los ni­ños, an­tes de la pu­ber­tad ca­si no tie­nen gra­sa en la ca­be­za por lo que pue­den es­pa­ciar el la­va­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.