El par­que de la rei­na

El cen­te­na­rio par­que Isa­bel La Ca­tó­li­ca que­da en el límite de las zo­nas 1 y 2 ca­pi­ta­li­nas.

Revista D - - CIUDAD - Tex­to y fo­tos José Luis Es­co­bar

L os que hu­yen del trán­si­to de la Calle Mar­tí y bus­can una vía al­ter­na por las ru­tas de los ba­rrios San Se­bas­tián, Mo­derno y Can­de­la­ria ha­brán no­ta­do un jar­dín ca­si al fi­nal de la 9ª. ave­ni­da. Abre sus puer­tas desde las sie­te de la ma­ña­na y es usual ver en sus ban­cas a los ve­ci­nos leer o sim­ple­men­te to­mar un des­can­so a la sombra de los ár­bo­les. Por las tar­des al­gu­nos tra­ba­ja­do­res de los al­re­de­do­res lle­gan pa­ra re­fac­cio­nar y, de vez en cuan­do, las ri­sas de niños co­rre­tean­do des­ta­can de en­tre el rui­do de los au­tos y las mo­to­ci­cle­tas.

Son po­cos los vi­si­tan­tes que re­ci­be, la ma­yor par­te de tiem­po pa­re­cie­ra es­tar va­cío. En oca­sio­nes se ve solo al per­so­nal de man­te­ni­mien­to el cual por las ma­ña­nas qui­ta el can­da­do de la puer­ta de in­gre­so y al­re­de­dor de las 17 ho­ras lo co­lo­ca de nue­vo. Aun­que tie­ne cua­tro ac­ce­sos, solo uno es­tá ha­bi­li­ta­do.

GLORIAS PA­SA­DAS

Inau­gu­ra­do el 12 de oc­tu­bre de 1915, el es­pa­cio fue de­di­ca­do a la rei­na es­pa­ño­la Isa­bel I de Cas­ti­lla, apo­da­da la Ca­tó­li­ca. Na­ció en 1451 y mu­rió en 1504. Ga­nó su so­bre­nom­bre por­que el pa­pa Alejandro VI le otor­gó ese tí­tu­lo jun­to a su es­po­so el rey Fer­nan­do de Ara­gón me­dian­te la bu­la Si con­ve­nit, el 19 de di­ciem­bre de 1496.

Es­te año arri­ba­rá a su 102 aniver­sa­rio, su cen­te­na­rio pa­só inad­ver­ti­do, lo que con­tras­ta con la ac­ti­vi­dad que tu­vo en el pa­sa­do, par­ti­cu­lar­men­te du­ran­te la pri­me­ra mi­tad de si­glo XX. En aque­llos años el par­que era pun­to de en­cuen­tro pa­ra ce­le­brar el des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca, de par­te de en­ti­da­des es­ta­ta­les se or­ga­ni­za­ban even­tos co­mo des­fi­les es­tu­dian­ti­les, lec­tu­ras de poe­sía y dis­cur­sos.

Con el pa­so del tiem­po de­ja­ron de dar­le con­ti­nui­dad a los ac­tos, pe­ro se so­lía ador­nar con flo­res cada 12 de oc­tu­bre, al­go que los pro­pie­ta­rios de un vi­ve­ro que que­da­ba jus­to al fren­te, man­tu­vie­ron por ca­si me­dio si­glo. El prin­ci­pal res­pon­sa­ble de esa prác­ti­ca fue Ma­riano Pacheco He­rrar­te, quien cul­ti­va­ba or­quí­deas. En lo que fue su vi­ve­ro aho­ra hay un es­ta­cio­na­mien­to.

El 22 de abril de 1951, cuan­do se con­me­mo­ró el V cen­te­na­rio del na­ci­mien­to de Isa­bel I, Guatemala se su­mó a las fes­ti­vi­da­des que tu­vie­ron lu­gar en His­pa­noa­mé­ri­ca y el par­que vi­vió de nue­vo las pom­pas de an­ta­ño, fecha que fue apro­ve­cha­da pa­ra re­mo­zar­lo. Fue­ron Pe­dro Yu­rri­ta Maury y Eduar­do Ro­sa­les Sáenz quie­nes apor­ta­ron los fon­dos pa­ra em­be­lle­cer su or­na­to, po­si­ble­men­te de ese año da­ten las ban­cas, los mu­ros ba­jos y el en­re­ja­do que ca­rac­te­ri­zan el pe­rí­me­tro del jar­dín. En la ac­tua­li­dad es­tá al res­guar­do de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.