MAS­CO­TAS

Los ani­ma­les de com­pa­ñía, so­bre to­do los pe­rros y ga­tos, pue­den pa­de­cer de­men­cia se­nil.

Revista D - - D - Por Gi­se­la Gross

S

usi ya nos es la mis­ma, ya que ne­ce­si­ta ayu­da pa­ra su­bir las es­ca­le­ras de­bi­do a que la ar­tri­tis le da­ñó la ca­de­ra. Ade­más, su­fre de­men­cia. O al me­nos es lo que se pre­su­me, por­que pa­ra ha­cer un diag­nós­ti­co más pre­ci­so se­ría ne­ce­sa­rio po­der ha­blar con ella. Pe­ro exis­te un im­pe­di­men­to: Su­si es una ga­ta.

Con 21 años, al­can­zó una edad ca­si bí­bli­ca. Ca­sos co­mo el de es­ta mas­co­ta in­tere­san ca­da vez más a los ve­te­ri­na­rios, que no so­lo de­ben tra­tar pro­ble­mas or­to­pé­di­cos o tu­mo­res sino li­diar tam­bién con la pér­di­da de las fa­cul­ta­des men­ta­les de los ani­ma­les.

Los ex­per­tos ha­blan de disfunción cog­ni­ti­va, una en­fer­me­dad de ca­rac­te­rís­ti­cas y trans­cur­so pa­re­ci­do al alz­héi­mer que aque­ja a los se­res hu­ma­nos, di­ce la ve­te­ri­na­ria Ste­fa­nie En­gert. Ha­ce años los in­ves­ti­ga­do­res des­cu­brie­ron que en el ce­re­bro de los ga­tos se de­po­si­tan pro­teí­nas ca­rac­te­rís­ti­cas que po­drían ex­pli­car por qué se ven afec­ta­dos por es­ta de­men­cia se­nil.

El diag­nós­ti­co, sin em­bar­go, so­lo pue­de ha­cer­se ba­jo sos­pe­cha y ex­clu­yen­do otras en­fer­me­da­des.

Su­si, que vi­ve con sus due­ños Ch­ris­tia­ne y Ec­kart Al­brecht, cer­ca de Ham­bur­go, en Ale­ma­nia, co­men­zó ha­ce tres años a mau­llar fuer­te en me­dio de la no­che. Al prin­ci­pio sus due­ños la aca­ri­cia­ban y le da­ban al­go de co­mer sin im­por­tar­les la ho­ra. Fi­nal­men­te la lle­va­ron al ve­te­ri­na­rio, quien le re­ce­tó cal­man­tes y un me­di­ca­men­to pa­ra los ri­ño­nes.

La es­pe­cia­lis­ta que la tra­ta­ba, Im­ke Tam­men, su­gi­rió la po­si­bi­li­dad de que Su­si se es­tu­vie­ra que­dan­do sor­da y no es­cu­cha­ra sus pro­pios gri­tos. En aquel mo­men­to te­nía 18 años.

Tras esa vi­si­ta a la ve­te­ri­na­ria, la ga­ta de­jó de mau­llar du­ran­te las no­ches, pe­ro em­pe­zó a te­ner otros com­por­ta­mien­tos ex­tra­ños.

“Sa­be­mos que los fe­li­nos a ve­ces quieren sa­lir y vuel­ven a en­trar en se­gui­da”, se­ña­la Ch­ris­tia­ne. “Pe­ro Su­si que­ría sa­lir, vol­ver a en­trar y vol­ver a sa­lir en cues­tión de se­gun­dos”.

“Tam­bién pa­re­ció vol­ver­se ol­vi­da­di­za. Da­ba pa­sos por la ha­bi­ta­ción, se de­te­nía a los po­cos me­tros y mi­ra­ba pa­ra arri­ba co­mo per­di­da”, aña­de. Asi­mis­mo, pe­día co­mi­da to­do el día, aun­que tu­vie­ra el pla­ti­llo lleno o aca­ba­ra de ali­men­tar­se, y da­ba mau­lli­dos muy fuer­tes, apun­ta.

DIAG­NÓS­TI­CO

Cuan­do vol­vie­ron a lle­var­la a la ve­te­ri­na­ria sur­gió la sos­pe­cha de que pa­de­cía de­men­cia, da­do su com­por­ta­mien­to errá­ti­co y su edad avan­za­da. Los mau­lli­dos po­dían in­di­car que ya no per­ci­bía la pre­sen­cia de sus due­ños y sen­tía mie­do.

En mu­chas mas­co­tas es­tos sín­to­mas se ma­ni­fies­tan muy len­ta­men­te y los hu­ma­nos los de­tec­tan bas­tan­te tar­de, di­ce En­gert.

Los re­fu­gios de ani­ma­les co­no­cen bien ca­sos co­mo es­tos. “Uno de nues­tros pe­rros más vie­jos em­pe­zó a mos­trar­se muy in­quie­to en su ho­gar de aco­gi­da. De no­che deam­bu­la­ba sin ce­sar de un la­do a otro, y co­men­zó a ha­cer sus ne­ce­si­da­des fi­sio­ló­gi­cas en la vi­vien­da”, cuen­ta la ve­te­ri­na­ria.

Con los ga­tos, so­bre to­do los vie­jos, ocu­rre a me­nu­do que ya no en­cuen­tran su are­ne­ro y pro­fie­ren gri­tos muy fuer­tes. En­ton­ces mu­chos ya no pue­den so­por­tar

la si­tua­ción y en­tre­gan sus mas­co­tas a re­fu­gios.

TAM­BIÉN LOS CA­NES

Es­tu­dios he­chos con pe­rros de­mues­tran que con la edad sur­gen da­ños ce­re­bra­les. “Un 60 por cien­to ma­yo­res de 11 años mues­tran sín­to­mas de de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo”, ase­gu­ra En­gert. Es­to de­pen­de tam­bién de las ra­zas.

La Aso­cia­ción Ale­ma­na pa­ra la Sa­lud Ani­mal ha­ce re­fe­ren­cia a un tra­ba­jo se­gún el cual es­ta en­fer­me­dad men­tal afec­ta al 20 por cien­to de los ma­yo­res de nue­ve años y al 68 por cien­to de ma­yo­res de 15 años.

De acuer­do con Tam­men, es es­ca­sa la li­te­ra­tu­ra so­bre es­te te­ma, que has­ta ha­ce muy po­co so­lo afec­ta­ba a los due­ños de las mas­co­tas.

Si bien la in­for­ma­ción es­pe­cia­li­za­da en es­te pa­de­ci­mien­to es es­ca­sa, en los úl­ti­mos años se ha hecho hin­ca­pié. Con­for­me con los ex­per­tos, se com­bi­na­ron va­rios fac­to­res. Por un la­do, los ani­ma­les vi­ven ca­da vez más y me­jo­ra­ron las téc­ni­cas pa­ra ha­cer diag­nós­ti­cos más pre­ci­sos, y por otro, mu­chos aman­tes de las mas­co­tas es­tán dis­pues­tos a gas­tar más di­ne­ro en ellos. Es­to in­cen­ti­va a una ma­yor in­ves­ti­ga­ción opi­na la ve­te­ri­na­ria, quien, sin em­bar­go, re­cal­ca que to­da­vía no se pue­de ata­car la en­fer­me­dad de raíz.

Ch­ris­tia­ne y Ec­kart Al­brecht no tu­vie­ron más re­me­dio que acep­tar la reali­dad y aten­der a su mas­co­ta. To­das las no­ches le dan me­di­ca­men­tos pa­ra ali­viar los sín­to­mas y se ase­gu­ran de que los to­me. Lue­go le acon­di­cio­nan su si­lla pre­fe­ri­da en la co­ci­na con una al­moha­da y le po­nen el are­ne­ro al la­do, con la es­pe­ran­za de que la ga­ta pa­se la no­che sin do­lo­res y sin mie­dos.

A ve­ces Su­si maú­lla fuer­te­men­te du­ran­te la no­che, pe­ro los Al­brecht nunca sa­brán cuál es el mo­ti­vo.

Fo­to: He­me­ro­te­ca PL

Fo­to: DPA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.