Aquel pri­mer día

La ma­jes­tuo­si­dad de Pa­rís vis­ta des­de la óp­ti­ca de un cha­pín.

Revista D - - ASÍ LO VIVÍ - Ho­ward Ci­fuen­tes Mán­de­nos sus re­la­tos de he­chos pun­tua­les a: his­to­rias­re­vis­tad@gmail.com

Pa­ra mu­chos el sim­ple hecho de es­tar den­tro de un ae­ro­puer­to tien­de a ser muy es­tre­san­te. La im­pa­cien­cia por la es­pe­ra de un vue­lo, las can­ce­la­cio­nes y, en mu­chas oca­sio­nes, las aglo­me­ra­cio­nes, pue­den trans­for­mar­se en los mo­ti­vos por los cua­les al­gu­nos de­tes­tan via­jar. En mi ca­so no lo son, por­que po­ner un pie en uno de es­tos lu­ga­res es el co­mien­zo de una aven­tu­ra. Des­de el chequeo de la ma­le­ta has­ta el to­mar un ca­fé en una sa­la de es­pe­ra.

En fe­bre­ro del 2017, con unos ami­gos op­ta­mos em­pren­der una tra­ve­sía por va­rios paí­ses de Eu­ro­pa. De­ci­sión que im­pli­có dis­po­ner de tiem­po, di­ne­ro y, so­bre to­do, la vo­lun­tad de ex­pe­ri­men­tar nue­vas sen­sa­cio­nes.

Tras mu­chos me­ses de pla­nea­ción, lle­gó oc­tu­bre, mes en el que de­ja­mos las tie­rras cha­pi­nas pa­ra ir al Vie­jo Con­ti­nen­te.

Des­de que abor­dé el avión tu­ve an­sie­dad, emo­ción y fe­li­ci­dad. Tras mu­chas ho­ras de vue­lo, des­de la le­ja­nía di­vi­sé nues­tro pri­mer des­tino: Pa­rís, ur­be que nos dio la bien­ve­ni­da con un ae­ro­puer­to enor­me y un ex­ce­len­te cli­ma.

Ya ins­ta­la­dos en el ho­tel, lue­go de una du­cha bien me­re­ci­da y una bre­ve plá­ti­ca con el re­cep­cio­nis­ta, op­ta­mos por ca­mi­nar ha­cia la es­ta­ción del me­tro y re­co­rrer la lla­ma­da Ciu­dad de la luz.

Sin co­no­cer, y so­lo to­man­do re­fe­ren­cias de un ma­pa des­car­ga­do en in­ter­net, lle­ga­mos a uno de los si­tios más vi­si­ta­dos, el fa­mo­so Mou­lin Rou­ge —Mo­lino Ro­jo—, ubi­ca­do en el ba­rrio ro­jo de Pi­ga­lle, al pie de Mont­mar­tre, uno de los dis­tri­tos más be­llos de la me­tró­po­li.

Im­pre­sio­na­dos por la ar­qui­tec­tu­ra, se­gui­mos por es­te ba­rrio has­ta lle­gar a la par­te pos­te­rior de la Ba­sí­li­ca del Sa­gra­do Co­ra­zón, don­de apre­cia­mos la caí­da de Sol.

Lue­go co­mi­mos en un res­tau­ran­te tur­co, con un me­nú, pa­ra mi gus­to, muy bueno. Des­pués lle­ga­mos al Ar­co del Triun­fo. Im­pre­sio­nan­te cons­truc­ción or­de­na­da por Na­po­león Bo­na­par­te pa­ra con­me­mo­rar la vic­to­ria en la ba­ta­lla de Aus­ter­litz, y que es­tá en el ex­tre­mo oc­ci­den­tal de los Cam­pos Elí­seos.

En se­gui­da lo­gra­mos ob­ser­var des­de muy le­jos uno de los mo­nu­men­tos más co­no­ci­dos del mun­do, la To­rre Eif­fel, que, con un des­te­llo nos se­du­jo a lle­gar ha­cia ella y dis­fru­tar su ma­jes­tuo­si­dad.

Fue así co­mo ter­mi­nó nues­tro pri­mer e inol­vi­da­ble día en Eu­ro­pa. La tra­ve­sía con­ti­nuó, cla­ro, en otros paí­ses, pe­ro na­da co­mo aquel pri­mer día.

Fo­to: Ho­ward Ci­fuen­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.