En­tre re­li­gión, bos­ques y comercio

Un re­co­rri­do por San­ta Ca­ta­ri­na Pi­nu­la y su pa­rro­quia, mi­ra­dor, al­deas y cen­tros co­mer­cia­les.

Revista D - - VIAJES - Por Ro­ber­to Vi­lla­lo­bos Via­to Fo­tos: Pau­lo Ra­quec

El vien­to co­rre bas­tan­te frío du­ran­te la ma­dru­ga­da y en las pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na. Los ár­bo­les, mu­chos de ellos al­tí­si­mos pi­nos que se es­con­den de­trás de una es­pe­sa nie­bla, se mue­ven de un la­do a otro an­te el po­der de las rá­fa­gas. La tie­rra es­tá hu­me­de­ci­da y res­ba­lo­sa por la te­nue llu­via que cae por mo­men­tos.

Así es San­ta Ca­ta­ri­na Pi­nu­la, el mu dra­dos y po­co más de 103 mil ha­bi­tan­tes ha ex­pe­ri­men­ta­do un boom co­mer­cial y re­si­den­cial en las úl­ti­mas dos dé­ca­das. De hecho, se han inau­gu­ra­do por lo me­nos 11 cen­tros co­mer­cia­les que lo tie­nen to­do: res­tau­ran­tes, ca­fés, es­cue­las de ar­te e idio­mas, ci­nes y tien­das va­ria­dí­si­mas. “Es­te es uno de nues­tros atrac­ti­vos”, con­fir­ma Ar­man­do Lui­si­ño Sán­chez, jefe de Co­mu­ni­ca­ción So­cial de la al­cal­día lo­cal.

Tam­bién va­le la pe­na ha­cer una vi­si­ta a su pa­rro­quia, la cual ha pa­sa­do por di­ver­sas

trans­for­ma­cio­nes. Su his­to­ria es con­fu­sa, ya que mien­tras al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res fe­chan su pri­me­ra cons­truc­ción en el si­glo XVI, otros la da­tan has­ta 1626 y unos más en 1660 o 1675. En cual­quier ca­so, su as­pec­to ac­tual dis­ta mu­cho de lo que fue, ya que se de­rrum­bó en el te­rre­mo­to de 1773 y fue se­ve­ra­men­te da­ña­da en los de 1917, 1918 y 1976.

Hoy, en su fa­cha­da es­tá la ima­gen de San­ta Ca­ta­li­na de Ale­jan­dría, pa­tro­na de la lo­ca­li­dad, quien apa­re­ce con la ca­be­za del em­pe­ra­dor Ma­jen­cio a sus pies, ya que es­te la con­de­nó a mo­rir por de­ca­pi­ta­ción a prin­ci­pios del si­glo IV, en Egip­to. Ade­más, vis­te de ver­de y ro­jo, co­lo­res que re­pre­sen­tan su sa­bi­du­ría y mar­ti­rio, res­pec­ti­va­men­te.

“De ni­ño es­cu­cha­ba que, si mo­vían la ima­gen del al­tar, em­pe­za­ba a llo­ver; por eso, en tiem­pos de se­quía, los fe­li­gre­ses la car­ga­ban en pro­ce­sión, pues tan so­lo al lle­gar al par­que em­pe­za­ba a caer agua”, cuen­ta Max Ven­tu­ra, un ve­cino y fiel ca­tó­li­co.

La fies­ta de es­ta vir­gen y már­tir se ce­le­bra el 25 de no­viem­bre. En esa fe­cha, cuan­do cae el Sol, se lle­va a ca­bo un bai­le que se lla­ma La no­che del re­cuer­do , en la cual par­ti­ci­pan va­rias ma­rim­bas. Tam­bién se or­ga­ni­zan ja­ri­peos y ca­rre­ras de cin­tas de ca­ba­llos, y se ins­ta­lan jue­gos me­cá­ni­cos.

En lo al­to de la es­truc­tu­ra hay cua­tro cam­pa­nas, las cua­les da­tan de 1814, 1869, 1950 y 1969.

Aden­tro se ob­ser­va vi­drie­ría po­li­cro­ma­da con re­pre­sen­ta­cio­nes de la eu­ca­ris­tía, del Es­pí­ri­tu San­to, de án­ge­les y de va­rios san­tos. En las pa­re­des la­te­ra­les es­tán las imá­ge­nes del Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús, de Nues­tra Se­ño­ra del Ro­sa­rio, de la Vir­gen de la Con­cep­ción, de la Vir­gen de So­le­dad y del Se­ñor Se­pul­ta­do.

UN PO­CO MÁS ALLÁ

A la al­tu­ra del ki­ló­me­tro 10 de la ca­rre­te­ra a El Sal­va­dor es­tá el fa­mo­so mi­ra­dor que mu­chas fa­mi­lias y ena­mo­ra­dos vi­si­tan los fi­nes de se­ma­na. Ese, cla­ro, es otro de los atrac­ti­vos de San­ta Ca­ta­ri­na Pi­nu­la.

Si al­guien, aun­que sea por cu­rio­si­dad desea ver los al­re­de­do­res de su cen­tro neu­rál­gi­co, tam­bién lo pue­de ha­cer. Ahí se en­con­tra­rá con sus pe­que­ñas, tran­qui­las y pin­to­res­cas al­deas. Una op­ción es Pie­dra Pa­ra­da, cu­yo nom­bre se de­be a una enor­me ro­ca que es­tá al fon­do de un pre­ci­pi­cio, jus­to al la­do de un ca­mino de te­rra­ce­ría so­li­ta­rio y úni­ca­men­te tran­si­ta­ble con un au­to­mó­vil de do­ble trac­ción.

Lo bo­ni­to del pue­blo es que abun­dan las zo­nas bos­co­sas y la nie­bla ma­ña­ne­ra. La gen­te ama­ble, tam­bién. Lo ma­lo es que, co­mo en mu­chas otras par­tes del país, los po­bla­do­res se que­jan del au­men­to de la vio­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.